788 formas de identificar un cáncer

Células cancerosas. Foto Wikipedia

Células cancerosas. Foto Wikipedia

 

Una buena señal aunque difícil de captar todavía: científicos han identificado 788 biomarcadores en la sangre que podrían ser usados para desarrollar un examen de rastreo de cáncer en etapas tempranas en cualquier persona.

Se trata de un estudio de las Universidades de Sheffield, Coventry y Warwick en el Reino Unido que estableció una lista de los biomarcadores relevantes que han sido hallados en los últimos 5 años, a la vez que los agrupa ´por su función molecular y las tecnologías que podrían ser empleadas para detectarlos.

La investigación analizó cerca de 19.000 estudios científicos de los últimos 5 años que investigador esos marcadores. Luego redujeron a 4.000, con los cuales se estableció la lista.

El paso siguiente será analizar en detalle cada investigación detrás de cada uno de los biomarcadores para ver su solidez y determinar si podría ser detectado en un examen de sangre. También serán agrupados por tipo de cáncer.

Los que sean validados se usarán en estudio clínico empleando muestras de pacientes con cáncer y controles sanos para ver si efectivamente identifican la presencia del cáncer.

Aquellos que resulten positivos irán a otro ensayo, para ver si en la práctica funcionan y determinar los costos.

Para el profesor Ian Cree, de Coventry, “nuestras expectativas son que una vez se completen la validación y los estudios clínicos, tengamos alrededor de 50 biomarcadores identificados usando 4 tests distintos que puedan ir a la fase de ensayo clínico. Pata completar la validación y las pruebas tomará de 6 a 8 años, pero en teoría podríamos tener un test en unos 3 años para usar en grupos de alto riesgo”.

Creemos que nuestra prueba detectará incluso pequeñas cantidades de biomarcadores que pueden estar en la sangre en una etapa temprana del cáncer, sin identificar necesariamente con cuál cáncer se relaciona. Entonces los pacientes pueden ser referidos para pruebas más específicas que podrían establecer el tipo de tumor”.

10 noticias científicas de la semana

Un pez que sale a tierra en isla Mauricio. Foto Georgina Cooke.

Un pez que sale a tierra en isla Mauricio. Foto Georgina Cooke.

1. Peces de tierra firme

No es asunto raro como siempre ha parecido. Los peces evolucionaron varias veces la capacidad de vivir en tierra y no solo en tiempos antiguos según un estudio en el journal Evolution que muestra cómo es un comportamiento común en muchas especies contemporáneas de peces. Se encontró que 33 familias de peces tienen al menos una especie con alguna actividad terrestre, situación que en muchos casos evolucionó de manera independiente. Unos pasan poco tiempo fuera del agua, pero otros horas y hasta días.

2. Camaleón tragón

Es un animal formidable, por donde se le mire, y más allá de su capacidad de cambiar de color. Un nuevo estudio añade otra característica increíble al camaleón: es un gran depredador gracias a una lengua que se mueve con una aceleración de 1500 m/s2 extendiéndose 2 veces el tamaño del lagarto y cogiendo presas hasta un 30 % su peso corporal. Esto gracias a una lengua tan pegajosa con una viscosidad de 400 ve es la saliva humana. Hallazgos presentados en Nature Physics.

3. Un baño plutoniano

La actividad geológica en el planeta enano Plutón, de acuerdo con los datos provistos por la nave New Horizons de la Nasa, sugiere que podría haber un océano aún en estado líquido debajo de la superficie del frío planeta, según un estudio publicado en Geophysical Journal Letters. El estudio se basa en modelos corridos por los autores. Para ellos, de existir el océano, podría estar presente en otros cuerpos del Cinturón de Kuiper.

4. Luz nociva

Un estudio de la American Medical Association mostró los efectos nocivos de la iluminación LED, en particular aquella que alumbra en las calles y que tiene alto contenido de luz azul, perjudicial para la salud con efectos en el sueño entre otros problemas. También puede tener consecuencias en el desarrollo de cáncer, diabetes y enfermedad cardiovascular, como incidir en la obesidad. El efecto es notorio con luz que alcanza los 4.000 K.

5. Ciudades que matan

Los carboneros comunes (Parus major) que viven en áreas urbanas tienen mayor riesgo de morir jóvenes que los que viven afuera de las ciudades encontraron científicos de Lund University en Suecia. Esas aves urbanas tienen telómeros más cortos debido al estrés que les genera el ambiente urbano. El acortamiento está relacionado con la esperanza de vida. El estudio apareció en Biology letters.

6. El más joven

Astrónomos revelaron el hallazgo del planeta más joven conocido, con solo 5 a 10 millones de años de edad, cuando la Tierra tiene 4.500 millones de años. Se encuentra hacia la constelación Escorpión, en una zona de formación de estrellas. Es un poco más grande que Neptuno pero anda muy cerca de su estrella, a la que orbita en 5 días. Se trata del planeta K2-33b, presentado en un artículo en Nature.

7. Corales estresados

Por tercer año consecutivo los corales del planeta están expuestos a temperaturas marinas más elevadas de lo normal, derivando en un blanqueamiento casi general, muy sentido en algunas regiones del Caribe. Aunque el blanqueamiento no es una sentencia de muerte para estos animales en ecosistemas únicos, la persistencia del calentamiento podría serlo para muchos de ellos, dijeron expertos reunidos en un encuentro auspiciado por la National Oceanographic and Atmospheric Administration de Estados Unidos. Para algunos será peor, pues La Niña que podría venir inducirá calor en áreas de las islas nación del Pacífico.

8. Huella de viejas estrellas

Ya murieron pero dejaron su huella: astrónomos detectaron químicos dejados tras las explosiones de supernova de unas de las primeras estrellas que poblaron la Vía Láctea, nuestra galaxia. Encontraron trazos de azufre y fósforo producido por las estrellas de segunda generación esas formadas a partir de la muerte de las primeras estrellas en el universo y que en esencia contenían helio e hidrógeno. El hallazgo provino de una estrella a solo 600 años luz de nosotros, que puede ser visible en un buen par de binoculares. El artículo aparece en Astrophysical Journal Letters.

9. Tumor educativo

En un llamativo estudio observacional, científicos relacionaron un mayor nivel educativo (3 años de universidad) con el desarrollo de tumores cerebrales, gliomas. En los hombres el riesgo era 19 % mayor y en las mujeres 26 %. También se presentan más casos de meningioma, un turno generalmente no maligno en la meninge. El estudio fue publicado en el Journal of Epidemiology & Community Health y no establece una relación causa-efecto pues ese no era el objetivo, pero los hallazgos parecen muy consistentes.

10. Oxígeno pero muy lejos

Con el AtacamaLarge Millimeter/submillimeter Array (Alma) en los Andes chilenos, astrónomos detectaron una señal evidente de la presencia de oxígeno a 13.100 millones de años luz, el más lejano detectado, en la infancia del universo. Se halló en una galaxia, SXDF-NB1006-2 hallada en 2012. Está ionizado por estrellas jóvenes. Un hallazgo para avanzar en el estudio de la formación inicial de estrellas y la llamada era de reionización del universo primigenio. El descubrimiento apareció en Science.

Estudiar mucho… ¿da cáncer?

Foto Wikipedia commons

Foto Wikipedia commons

Estudiar mucho mejora las perspectivas laborales, también cansa en un momento dado y puede… provocarle cáncer.

Un estudio publicado en el Journal of Epidemiology & Community Health sugiere que quienes han estudiado en una universidad al menos 3 años tienen mayor riesgo de desarrollar tumor cerebral.

Se trata de un estudio longitudinal que incluyó más de 4,3 millones de suecos nacidos entre 1911 y 1961 y que vivían en Suecia hacia 1991.

En particular, eran más comunes los gliomas entre las personas que habían estudiado esos años o más frente a quienes no habían ido a la universidad.

Fueron monitoreados entre 1993 y 2010 para ver si habían desarrollado un tumor primario, mientras que la información acerca del logro educativo, los ingresos, el estado civil y la ocupación se obtuvo de datos nacionales del censo y el mercado laboral entre otros.

Durante el período monitoreado, 1,1 millón murieron y más de 48.000 emigraron, pero 5.735 hombres y 7.101 mujeres desarrollaron un tumor cerebral.

Los hombres con aquel nivel educativo mínimo tenían 19% más riesgo de desarrollar un glioma, un tipo de tumor canceroso que surge en las células gliales que rodean las neuronas, que aquellos que no habían pasado de la educación secundaria.

Entre las mujeres el riesgo era 23 % mayor para glioma y 16 % más alto para meningioma, un tipo de tumor cerebral no canceroso por lo general que aparece en las capas que protegen el cerebro y la médula.

Al analizar las diferentes variables, se encontró que la ocupación afectaban tanto a hombres como a mujeres: comparados con aquellos en roles manuales, los roles de dirección se asociaban con un 20 % de más riesgo de glioma en hombres en hombres, del 26 % en las mujeres.

Los hombres solteros tenían un menor riesgo de glioma, pero mayor de meningioma.

El estudio, valga aclarar, fue observacional por lo que no se pueden tener conclusiones firmes acerca de causa-efecto, así los hallazgos sean consistentes.

El café también sirve para…

Foto pixabay.com

Otra posible ventaja para el café: prevendría la reincidencia de cáncer de colon una vez un tratamiento ha mejorado las chances de cura.

Eso sugiere un estudio del Instituto Dana-Farber Cancer publicado en el Journal of Clinical Oncology.

Y los pacientes tratados con cirugía o quimioterapia para un cáncer de colon etapa III son los que tendrían el mayor beneficio de consumir 4 o más pocillos de café al día, unos 600 miligramos de cafeína. Era un 42% menos probable que estos pacientes tuvieran un regreso del cáncer que los no bebedores de café y era un 33% menos probable de que murieran de cáncer que de otra causa.

Ingerir 2 a 3 pocillos al día tenían menos beneficio, mientras que 1 o menos no tenían beneficio alguno, reportaron los científicos encabezados por Charles Fuchs, MD, MPH, director del Gastrointestinal Cancer Center en el Dana-Farber.

En el estudio se incluyeron cerca de 1.000 pacientes que completaron cuestionarios durante la quimioterapia y luego 1 año después.

“Hallamos que los tomadores de café tenían menos riesgo de recaer del cáncer y un mayor chance de curarse”, dijo Fuchs. La mayoría de las recurrencias se dan dentro de los 5 años de tratamiento y son poco comunes luego de eso, agregó. En pacientes en etapa III de la enfermedad el cáncer ha sido hallado en los nodos linfáticos cerca del tumor original pero no hay señales de metástasis más allá. Fuchs indicó que esos pacientes tienen un 35% de chance de recurrencia.

Pese a los resultados, el investigador duda en recomendar el café a los pacientes hasta que no haya confirmación con otros estudios. “Si usted consume café y está siendo tratado por el cáncer de colon, no lo deje. Pero si no es bebedor y se pregunta si comenzar a tomarlo, consulte con su médico”.

Fuera de proteger contra otros cánceres según algunos estudios, esta bebida ha demostrado reducir el riesgo de diabetes tipo 2. Y factores de riesgo para la diabetes, como el sedentarismo, la obesidad y una dieta alta en calorías, están implicados en el cáncer de colon.

Un café, por favor.

Resumen científico de la semana (10-16)

1. Llegaron mensajes de las estrellas

Las partículas del más allá. Al fin se esclarece. La nave Stardust, que viajó por el espacio para capturar partículas interestelares sí cumplió su cometido. Lanzada en 199 voló cerca del cometa Wild 2 para recoger material en un gel especial y luego cayó sobre el desierto del Lago Salado en Utah, Estados Unidos, en 2006. Se dijo que el golpe del aterrizaje había contaminado las muestras. Ahora un estudio en Science demuestra que 71 rastros de partículas, 25 parecían haber sido atrapadas en el espacio y 7 tienen origen interestelar. En la foto se aprecia uno de esos finos granos traídos por la sonda.

2. Salados hasta la muerte

Cerca de 1.650.000 personas mueren cada año por exceso de sal. No es que suden mucho ni que les caiga un bulto encima. No. Ingieren más de los 2 gramos diarios recomendados por la Organización Mundial de la Salud y en consecuencia mueren por enfermedades cardiovasculares reportó el New England Journal of Medicine. El consumo promedio mundial es de 3,95 gramos, de los 2,18 en África subsahariana a los 5,51 en Asia central. Salados.

3. Edición de genes

Nuevas tecnologías en uso permitirán la edición de genes en distintos productos agrícolas como las frutas, no solo para mejorar su sabor sino agregarles algunas características como el dulzor. El estudio fue publicado en Trends in Biotechnology. La edición de genes comienza a ser empleada además en el arreglo de mutaciones que causan enfermedades. La edición permitiría mejorar incluso frutos modificados genéticamente para crear, por ejemplo, un superbanano.

4. Tatequieto a la fiebre

La chikungunya es una enfermedad de reciente aparición en las Américas aunque lleva tiempo deambulando por el planeta. Provoca fiebres, dolores articulares y de cabeza entre otras manifestaciones, aunque rara vez ocasiona la muerte. Científicos revelaron que los primeros ensayos clínicos de una vacuna en desarrollo provocó reacción inmune en 25 personas. El anuncio fue de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos.

5. Mente y cuerpos conectados en la enfermedad

El sistema inmunitario estaría ligado a las enfermedades mentales. Científicos reportaron en Jama que los niños con niveles altos de una proteína liberada en la sangre en respuesta a infecciones tienen mayor riesgo de desarrollar enfermedades mentales como sicosis o depresión, lo que sugiere que la enfermedad mental y las enfermedades físicas crónicas como la diabetes 2 y la enfermedad coronaria pueden compartir un mecanismo biológico común.

6. Obesidad cancerígena

Ojo al sobrepeso. Un índice de masa corporal alto aumenta el riesgo de desarrollar 10 de los más comunes tipos de cáncer. Cada 5 kilos por metro cuadrado de aumento en ese índice está claramente relacionado con un mayor riesgo de cáncer de útero (62%), vesícula biliar (31%), riñón (25%), cerviz (10%), tiroides (9%) y leucemia (9%). También aumenta el riesgo general de cáncer de hígado, colon, ovario y seno. El estudio apareció en The Lancet.

7. Hablando en silencio

Científicos descubrieron lo que parece una nueva forma de comunicación entre las plantas por medio de la cual comparten una gran cantidad de información genética. El estudio se hizo con dos plantas (Arabidopsis y tomate) y su parásita. Esta envía una gran cantidad de moléculas mensajeras, al parecer diciendo las acciones que quiere que desarrolle la planta atacada, tal vez para que reduzca sus defensas, algo que será objeto de otro estudio. La investigación fue publicada en Science.

8. Un sueño desordenado

Un gen, Lhx1, responsable en gran parte de los ciclos de sueño y vigilia, fue identificado por científicos del Instituto Salk, lo que lo convierte en un objetivo claro para tratamiento de desórdenes del sueño y para el reconocido efecto del jet lag que afecta a los viajeros, se reveló en eLife. Hay varios genes relacionados con el sueño, pero este parece ser pieza clave en mantener todos en sincronización. El hallazgo podría derivar un día en un medicamento que regule su funcionamiento.

9. El hombre encoge los glaciares

El derretimiento de los glaciares se ha acelerado por razones antropogénicas, reveló un estudio publicado en Science. Aunque estos responden a variaciones como la radiación solar, queda claro que el ritmo actual se debe a la acción humana. La desaparición de estas masas de hielo incide en el aumento del nivel del mar y en la disponibilidad de agua. En las dos últimas décadas la tasa de deshielo aumentó de manera significativa por la mano del hombre.

10. Esporas al ataque

Las esporas de una bacteria común en el ambiente ayudas a encoger los tumores sólidos reveló un estudio en Science Translational Medicine, una estrategia que sería útil dado que no afecta las células vecinas al tumor. El procedimiento se hizo con perros mediante inyecciones de la bacteria Clostridium novyi modificada. El resultado podría deberse a las enzimas de la bacteria que destruirían células cancerígenas una vez adentro del tumor explicaron los científicos.

Lo último contra el cáncer: ¡una bomba!

Paciente con glioblastoma

Qué no se ha intentado. Todo con el fin de vencer un enemigo común a la humanidad: el cáncer. Ahora hay un nuevo intento: una bomba. Sí, una bomba para que las células cancerosas exploten.

El caso es este: científicos del Instituto Karolinska en Suecia descubrieron una sustancia, Vacquinol-1, que hace que las células del glioblastoma, el tipo más agresivo de tumor cerebral, exploten literalmente.

El ensayo se hizo en ratones. Cuando se les daba la sustancia en forma de tabletas, se revertía el crecimiento del tumor y la supervivencia se prolongaba. Los hallazgos fueron reportados en Cell.

Hoy los tratamientos para esa forma de cáncer incluyen cirugía, radiación y quimioterapia, pero aún con ellos el promedio de supervivencia es de tan solo 15 meses, por lo que se hace urgente encontrar otros tratamientos más eficaces para los tumores malignos del cerebro.

La nueva molécula se encontró entre 200 que fueron examinadas para ver si ofrecían alguna alternativa.

Se encontró que la sustancia hace que las células entren en un proceso desenfrenado de ‘vacuolización’, un proceso por el cual la célula transporta sustancias del exterior al interior, vía las vacuolas, esos sacos de membranas celulares.

Cuando las células cancerosas se llenaban con una gran cantidad de vacuolas, las membranas celulares la pared externa, colapsaba y la célula explotaba y se necrotizaba.

“Es un nuevo mecanismo para el tratamiento. Una medicina basada en este principio podría atacar el glioblastoma de una nueva manera y podría funcionar para otros tipos de cáncer, aunque no se ha explorado”, dijo Patrik Ernfors, del Karolinska.

Los ratones que no recibieron la sustancia sobrevivían cerca de 30 días. Los que la recibían estaban vivos a los 80.

La etapa siguiente es entrar en la fase 1 de un ensayo clínico.

Ciencia de la buena: mis 10 noticias científicas de la semana (24-1)

Extracción del diente del tumor cortesía NEJM

1. Tengo un diente en el cerebro

Aunque los médicos sospechaban ya que el craniofaringioma, un raro tumor cerebral que puede crecer hasta el tamaño de una bola de golf se formaba con las mismas células que configuran los dientes, no esperaban hallar esto: en un niño de 4 meses detectaron que su cabeza crecía más rápido. Al practicar una escanografía detectaron un tumor y dentro de este algo raro: un diente. El bebé fue sometido a operación y le extrajeron eso precisamente: un diente, convirtiéndose quizás en el primer paciente en el mundo en tener una pieza dental en sitio distinto a la mandíbula. El caso fue presentado en el New England Journal of Medicine.

2. Mi papá me enloqueció

De hace tiempo se conoce que los hijos de una madre de más edad pueden tener complicaciones, pero ahora también crece el número de evidencias de que los padres que conciben en una edad adulta pueden impactar de manera negativa la salud del hijo. En un estudio del Instituto Karolinska en Suecia, publicado en Jama Psychiatry, se encontró que los descendientes de padres que los habían concebidos a los 45 o más años tenían mayor riesgo de desórdenes mentales como hiperactividad, bipolaridad, sicosis, abuso de sustancias e intentos de suicidio.

3. La primera piedra de veras

Científicos hallaron el más antiguo fragmento de roca encontrado hasta ahora en la Tierra: tiene 4.375 millones de antigüedad y se formó cuando el planeta solo tenía unos 165 millones de años. Es un pequeñísimo cristal de circón encontrado en Australia. La datación se logró con el análisis de algunos átomos. La confirmación de la edad puede tener implicaciones para los modelos sobre esa Tierra inicial. Los elementos en el circón tomado de la formación Jack Hills sugiere que provienen de un ambiente rico en agua de rocas como granodiorita o tonalita, lo que sugiere que la tierra primigenia era húmeda. El estudio apareció en Nature Geoscience.

4. Y la piel se oscureció

Fue la selección natural. El 80% de las personas con albinismo en África ecuatorial padecen cáncer de piel y mueren a temprana edad. Así, un estudio presentado en Proceedings of the Royal Society B precisa que por esa razón los humanos desarrollaron piel negra, un rasgo que debió adquirirse hace 1,2 a 1,8 millones de años, cuando nuestros ancestros aún vivían en esa región africana. Cuando perdieron el pelo que cubría todo el cuerpo, apareció luego la piel oscura pare reducir los nocivos efectos del sol.

5. Las gallinas y la materia

No solo su carne es apetitosa, como lo son sus huevos. Las gallinas aportan algo más a la humanidad: sus ojos. Científicos reportaron en Physical Review E un una inusual disposición de células en el ojo que constituye la primera ocurrencia biológica conocida de un potencial nuevo estado de la materia conocido como hiperuniformidad desordenada. Esa clase de materiales tienen propiedades únicas para transmitir y controlar las ondas de luz.

6. Qué cantidad de mundos

De un golpe la cuenta se trepó. La Nasa informó la confirmación de otros 715 planetas extrasolares detectados por el ahora averiado observatorio espacial Kepler. Con esto suman ya más de 1.700 planetas hallados en otros mundos. Del nuevo grupo, 4 están en zona de habitabilidad, donde el agua líquida es posible, pero no se ha estudiado aún si reúnen otras características para poseerla. De hecho menos del 0,5% de todos los exoplanetas hallados han sido estudiados con más profundidad.

7. Explosión en la Luna

Fue un destello repentino visible desde la Tierra, pero ocurrió en la Luna. Sí, el 11 de septiembre pasado una roca de 60 a 140 centímetros chocó con la superficie lunar a una velocidad de 61.000 kilómetros por hora, produciendo una explosión de unas 15 toneladas de TNT, revelaron astrónomos en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society. Fue 3 veces más potente que el evento similar más poderoso que se había observado hasta ahora. El meteorito produjo un cráter de 40 metros.

8. La lora generosa

Un estudio con una lora gris llamada Griffin sugiere que pueden aprender los beneficios de la reciprocidad, según el artículo aparecido en Animal Cognition. En un experimento, continuamente la lora favorecía la opción de compartir con dos personas en distinta ocasión. En una prueba para escoger tazas de colores con distintas opciones, casi siempre escogía la que representaba una recompensa para ella y su compañero, desechando la que la beneficiaba a ella o a él. Griffin había observado primero a la persona eligiendo la opción de mutuo beneficio. Dado que fue con un solo individuo, el estudio debe replicarse en una población mayor.

9. Existe la gota cuántica

Físicos reportaron en Nature el hallazgo de una nueva cuasipartícula conductora, un manojo de partículas pequeñísimas que brevemente se condensan en una gota tipo líquido. Las cuasipartículas están compuestas de partículas más pequeñas que pueden ser creadas dentro de materiales sólidos y actuar de una manera predecible. La nueva, llamada gota de cuanto (quantum) por sus características cuánticas, es un complejo microscópico de electrones y agujeros en una nueva disposición o arreglo. Su tiempo de vida es de 25 picosegundos (billonésimas de segundo).

10. Un buen examen prenatal

Hay una manera mejor de determinar si un feto viene con el síndrome de Down que las muestras sanguíneas y el ultrasonido. Un estudio en el New England Journal of Medicine encontró que la secuenciación del ADN del plasma materno libre de células (cfDNA) ofrece menos falsos positivos y una mayor tasa predictiva por las trisomías 21 y 18 (síndromes Down y Edwards). Hoy esa prueba se usa más en embarazos de alto riesgo y no en todos. Hoy las pruebas sanguíneas tienen una precisión de apenas el 4% mientras el cfDNA la eleva al 40.

Para poner el cáncer en huida

Avances de todos los días. Un nuevo examen para el cáncer de ovario parece detectar la enfermedad en sus etapas tempranas. Si se confirma en las pruebas clínica, podría llegar a ser un examen rutinario para las mujeres.

En el estudio, la estrategia se probó en más de 4.000 mujeres durante un lapso de 11 años. Fueron sometidas a exámenes de sangre anuales y los investigadores grabaron los niveles de la proteína CA-125, producida en su mayoría por tumores de ovario. Aquellas que presentaban un aumento súbito eran referidas al ginecólogo y se les practicó ultrasonido.

Con base en los resultados de ultrasonido, 10 mujeres fueron sometidas a cirugía y 4 de ellas tenían cáncer de ovario aún en etapa temprana, otras 5 presentaban tumores benignos o que podrían ser peligrosos. Una tenía cáncer endometrial según el estudio publicado en el journal Cancer.

El estudio sugiere que la prueba tuvo una especificidad del 99,9%, o sea que apenas 0,1% de pacientes sin cáncer serían identificados falsamente como que tuvieran cáncer.

Dos mujeres del estudio tuvieron cáncer no detectado por la nueva prueba, pero en ambos casos fueron benignos.

“Los resultados no son para cambiar la práctica, pero sugieren que usando una estrategia de chequeo longitudinal puede beneficiar las mujeres postmenopáusicas con riesgo de desarrollar cáncer de ovario”, dijo Karen Lu, autora y profesora de Ginecología y Oncología en la Universidad de Texas.

Pese a los tratamientos contra esta clase de cáncer, permanece como una enfermedad mortal, en particular porque muchísimas mujeres son diagnosticadas cuando el cáncer está en etapa avanzada. Cuando se detecta pronto, del 75 al 90% de las pacientes sobreviven al menos 5 años, dijeron los investigadores.

Una esperanza.

Secuenciaron la célula más famosa ¡y es bien loca!

Una célula sobre la cual se han escrito más de 60.000 artículos es noticia una vez más: su genoma fue decodificado.

Se trata de la célula humana más famosa de todas, la línea HeLa, que se originó en un tumor cervical mortal en una paciente llamada Henrietta Lacks.

Establecida luego de que Lacks falleció en 1951, fueron las primeras células en ser cultivadas sin problema en laboratorio. Han sido fuente para aquella inusitada cantidad de artículos de investigación y sirvieron para el desarrollo de la vacuna contra la polio en los 50. Más reciente, fue parte de la iniciativa internacional para caracterizar el genoma, el proyecto Encode.

Un estudio previo demostró que las células HeLa, como otros tumores, tienen genomas repletos de errores con una o más copias extras de varios cromosomas. Para mirar más de cerca esas alteraciones, un equipo dirigido por Lars Steinmetz, genetista del European Molecular Biology Laboratory en Heidelberg, Alemania, secuenciaron esa línea celular y la compararon con un genoma humano de referencia. Los resultados se publicaron en G31.

Se confirmó que esas células contienen una versión extra de la mayoría de los cromosomas, con más de 5 copias de algunos. Varios genes aparecen duplicados mucho más, con 4, 5, 6 copias a veces presentes en vez de las usuales 2. Es más: segmentos grandes del cromosoma 11 y de varios otros fueron ‘revueltos’ como una baraja de cartas, alterando de manera sustancial la disposición de los genes.

Sin la secuencia de las células sanas de Lack o de su tumor original, es difícil trazar el origen de las alteraciones. Steinmetz señaló que otros tumores cervicales masivos tienen reacomodos masivos en el cromosoma 11, por lo que los cambios en la célula HeLa pudo haber contribuido al tumor de Lack.

Habiendo sido replicado en laboratorios de todo el mundo durante 6 décadas, las células HeLa también acumularon errores no presentes en el ADN original del tumor. Es más, no todas las células son idénticas por lo que sería interesante descifrar su evolución.

El estudio pone a dudar sobre el uso de estas células como modelo celular en biología humana dada su alta variabilidad: más de 2.000 genes aparecen en niveles más altos que aquellos de tejidos normales debido a sus duplicaciones.

Avanza método para detectar cáncer en fase inicial

No pocos cánceres se manifiestan cuando ya queda poco por hacer. Por eso se recomienda estar atentos a múltiples señales o síntomas, pero muchos cánceres no se manifiestan sino ya en estado avanzado.

Examinando secuencias de ADN que corren por el flujo sanguíneo, investigadores podrían detectar temprano las señales genéticas del cáncer.

Un método para diagnosticarlo acaba de avanzar un paso, se publicó en Science Translational Medicine. Se detectó que los pacientes con cánceres colorrectal y de seno portan cromosomas alterados en su sangre, liberados por los tumores, lo que no se ve en los pacientes sanos.

“Esta técnica es muy promisoria y si llega a ser económica tendría importantes aplicaciones en la detección temprana del cáncer”, dijo a ScienceNow Daniel Haber, del Massachusetts General Hospital en Boston. Haber no participó en la investigación.

El método, sin embargo, aún no es tan sensible para detectar los cánceres temprano, debido sobre todo al costo de la secuenciación. Los exámenes de sangre que detectan las últimas fases del cáncer cuestan miles de dólares por paciente. Los científicos esperan que cuando el precio baje no solo el test sea más abordable sino que los científicos serán capaces de aumentar el cubrimiento de la secuencia para detectar pequeñísimas cantidades de ADN del tumor en la sangre en sus etapas iniciales.

“En un futuro muy cercano esto será muy barato”, dijo el autor senior del estudio Victor Velculescu, de Johns Hopkins University School of Medicine in Baltimore.

Quizás en 5 a 10 años, dijeron otros investigadores.

Una muy buena noticia.

En la foto, mamografía, método actual de detección de cáncer de seno.

12