Las 10 noticias científicas de la semana

Foto cortesía A. Loveridge

1. El destino del león

Perseguido sin desmayo, emblema casi mundial, icono de su región. El león africano se extingue sin compasión humana. Un estudio aparecido en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) en el que se evaluaron 47 poblaciones de leones estimó que África Oriental perderá al menos 37% de sus leones en las próximas dos décadas y África Occidental perderá la mitad, mientras que en el sur, donde la mayoría vive en áreas protegidas, tiende a crecer el número de individuos, mostrando la importancia de crear esas zonas. El estudio sugiere declararlo como críticamente amenazado en África del oeste y regionalmente amenazado en la del este.

2. ¡Cánteme mejor!

Cuando al bebé se le habla para calmarlo no se logran tan buenos resultados. Es mejor cantarle, según un nuevo estudio publicado en Infancy. En el estudio el canto tuvo el doble de efectividad que hablarle para que se calmara. Aunque no hay una razón clara, los investigadores creen que el canto ayuda a los bebés a aprender el autocontrol emocional.

3. La tentación de la carne

El instituto de investigación del cáncer de la Organización Mundial de la Salud concluyó que el consumo continuo de carnes procesadas es cancerígeno, mientras que las carnes rojas de distintos animales probablemente lo sean pero no hay suficientes evidencias. El organismo no llamó a evitar su consumo sino a hacerlo de manera moderada, de todas maneras la carne contiene elementos nutritivos de alto valor.

4. El fósil de los pequeños simios

Científicos reportaron el hallazgo de un fósil de hominoideo Pilobates cataloniae que vivió hace 11,6 millones de años y que ayuda a resolver el misterio sobre la divergencia de los simios, ofreciendo pistas firmes sobre el origen de los actuales gibones. El estudio fue publicado en Science. Aunque se extinguió, no se habían hallado hominoides de ese tamaño, y tenía rasgos parecidos a algunos de los actuales primates, heredados tal vez de un ancestro común que vivió antes que él.

5. Oxígeno, por favor

Una de las sorpresas mayores en el análisis del cometa Churyumov-Gerasimenko hecho por los instrumentos de la sonda Rosetta que aún va detrás de él, fue encontrar tan elevada proporción de moléculas de oxígeno en su atmósfera. Toda una sorpresa considerando que se descartaba su presencia en esos viajeros del espacio. El oxígeno es el cuarto gas más común en el cometa según el estudio en Nature.

6. El golfo será un horno

Sobrevivir seis horas expuesto a temperaturas de 35°C es casi imposible según estudios recientes. Pues bien, esa será la temperatura media del Golfo Pérsico en unas décadas de acuerdo con estudio publicado en Nature Climate Change. Ese límite casi lo alcanza este verano Bandahr Mashrahr en Irán, con 34,6°C. Los modelos sugieren que ciudades grandes como Doha, Qatar, Abu Dhabi y Dubai en los Emiratos Árabes Unidos, así como Bandar Abbas en Irán podrán alcanzar esas temperaturas varias veces en un periodo de 30 años.

7. Pica que pica

Cuando un zancudo se posa en los vellos de la piel, surge la necesidad de rascarse. Científicos revelaron en Science un hallazgo sorprendente: las neuronas involucradas en esa sensación son distintas a las relacionadas con el dolor y a la picazón que produce un elemento químico. Es decir, hay una red neuronal exclusiva para esta sensación en la médula espinal. Un mecanismo muy complejo.

8. Se creció la casa

Astrónomos descubrieron un componente no observado antes de nuestra galaxia, la Vía Láctea. Al hacer un mapa de ubicación de las estrellas variables Cefeidas encontraron un disco de estrellas jóvenes detrás de una densa capa de polvo en el bulbo central. Hallaron 655 Cefeidas, estrellas que varían de brillo al contraerse y expandirse, de las cuales 35 son más jóvenes de lo que se pensaba, de menos de 100 millones de años, un hallazgo que sugiere que en esa región sí se están formando nuevas estrellas. El estudio fue publicado en Astrophysical Journal Letters.

9. Evolución de afán

La evolución a veces no tarda tanto. Al estudiar un grupo de gallinas de pedigrí, científicos encontraron mutaciones en el genoma de la mitocondria, dos de las cuales se formaron en solo 50 años. Se estimaba que esos cambios eran menos de 2% por millón de años. También encontraron un ejemplo de ADN mitocondrial transmitido por el padre, cuando siempre han sido las hembras las que lo transmiten. El estudio apareció en Biology letters.

10. Aire en la oficina

Las personas que trabajan en oficinas bien ventiladas e índices bajos de CO2 y otros contaminantes en el interior tienen resultados cognitivos más altos reveló una investigación publicada en Environmental Health Perspectives, un hallazgo significativo dada la cantidad de horas que por lo general pasan los empleados en el lugar de trabajo y que da pautas para mantener ambientes óptimos de trabajo y bienestar.

Un cangrejo cultiva su propia comida

Agricultores hay en todas partes, pero en el fondo del mar no. En las profundidades cerca de las costas de Costa Rica científicos hallaron un cangrejo que cultiva jardines de bacterias en sus pinzas ¡para comérselas!

El cangrejo yeti, como se le llama por sus vellos que cubren sus brazos es apenas el segundo se su familia en ser descubierto: el primero –Kiwa hirsuta- se encontró en 2005 cerca de la Isla de Pascua.

El hallazgo y la forma como cultiva su propio jardín fue reportado en el journal Plos One.

Andrew Thurber, ecólogo marino de Oregon State University, identificó la segunda especie un año después. Abundan y se hallan a seis horas del principal puerto tico.

El nuevo cangrejo fue llamado Kiwa puravida y es también un cangrejo yeti.

En verdad Thurber hacía parte de un crucero que estudiaba fisuras de metano, sitios del piso marino donde se mezclan metano y sulfuro de hidrógeno. Mientras exploraba la vena del piso en un sumergible, el piloto Gavin Eppard advirtió esos cangrejos de 9 centímetros que movía sus brazos sobre el chorro de gas y recogió uno. “Me lo entregó”, dijo Thurber.

Los bigotes que cubren las pinzas y el cuerpo están cubiertos a la vez por jardines de bacteria simbiótica que obtienen energía de los gases inorgánicos en esas vetas submarinas. El cangrejo se come la bacteria usando partes de su boca con forma de peine con las que recoge las bacterias de los bigotes.

Las bacterias en los jardines de K. puravida están relacionadas con especies que viven en otras vetas frías y en venas hidrotermales calientes en todo el mundo. “Parece que usa esas vetas para crear una población global conectada que consume la energía que sale por ellas”, dijo Thurber.

El investigador cree que el cangrejo mueve sus pinzas en esos chorros para cultivar su jardín: el movimiento revuelve el agua alrededor, asegurando un suministro fresco de oxígeno y sulfuro que las baña y alimenta. “Es una danza extraordinaria y cómica”, agregó según un artículo en Nature.com.

Se conocen otros crustáceos que cultivan jardines e bacterias, el cangrejo Shinkaia crosnieri y el camarón Rimicaris exoculata.

(1) Video sobre el cangrejo

(2)  Video S2.

Fotos A. Thurber.