Venecia se está hundiendo

De una cosa pueden estar seguros los gondoleros de la célebre Venecia: están lejos de perder su trabajo.

El agua por los canales de la idílica ciudad italiana de romántica luz como dice la canción está aumentando de nivel año tras año, reveló un estudio. Es decir: Venecia se está hundiendo y lo hace a una tasa de 2 milímetros año.

El estudio reveló además que la ciudad se está inclinando un poco hacia el este.

“Parece que está cediendo continuamente”, dijo Yehuda Bock, geodesista en Scripps Institution of Oceanography en la University of California, San Diego.

“Es un efecto pequeño, pero importante”, agregó. Y dado que el nivel del mar está aumentando en la laguna de Venecia también a 2 milímetros por año, la subsidencia dobla la tasa a la cual las aguas están subiendo en relación con la elevación de la ciudad.

En los próximos 20 años, si el ritmo actual continúa, se espera que la ciudad se sumerja 8 centímetros con relación al mar.

El hallazgo se hizo mediante análisis de datos de GPS y radar espacial (InSAR)

Los parches de tierra en la laguna (117 islotes) también se están hundiendo a un ritmo de 2 a 3 milímetros en la zona norte y 3 a 4 milímetros al sur.

Los hallazgos serán publicados en Geochemistry, Geophysics, Geosystems este 28 de marzo.

La subsidencia de Venecia fue reconocida como un asunto muy serio hace décadas, cuando se detectó que el bombeo de agua y la compactación de la ciudad causaban el problema. Eso se detuvo y en 2000 se dijo que la subsidencia había cesado.

Ahora se ve que el proceso pudo reiniciarse. En parte puede deberse a causas naturales: la tectónica de placas, pues la Adriática, que incluye Venecia, se mete debajo de los Montes Apeninos y provoca que la ciudad y sus alrededores reduzcan elevación.

La compactación de los sedimentos debajo es otro factor. Además, la frecuencia de las inundaciones viene en aumento y ahora 4 a 5 veces al año los residentes tienen que caminar sobre pisos de madera para estar por encima del agua en muchas zonas de la ciudad. Por eso está a punto de terminarse un billonario contrato para instalar muros de protección ante mareas cada vez más fuertes y el aumento del nivel del mar debido al cambio climático.