Tiburones tienen amigos en el mar

Tiburón tigre. Foto Universidad de Delaware

¿Ha escuchado hablar de la agitada vida social de los tiburones? ¿Cierto que no? Es que no la tienen. Bueno, o la creencia de que son animales solitarios sin mayor interacción con sus congéneres.

Un nuevo estudio pondría fin a esa creencia. Dos tiburones tigre rastreados revelaron que tienen entre 170 y 200 conocidos y también sus mejores amigos, entre 7 y 17 en estos casos, con los que se encontraron más de 10 veces.

Y no se crea que solo tratan con los de su especie. No, dentro de sus conocidos hay tiburones de otras especies y otros peces, como tiburones blancos, tiburones limón, tollos, esturiones y otros.

Mediante dispositivos de rastreo en estos individuos en océano abierto encontraron que los tienen redes sociales complejas, algo que se creía reservado para mamíferos.

“Los procesos de toma de decisiones superiores han sido asociadas con mamíferos o especies que pensamos que son muy inteligentes, como delfines, elefantes o chimpancés”, explica Danielle Haulsee, de la Universidad de Delaware. “Nuestro estudio muestra que es importante para la comunidad científica no descartar esas conductas en especies de no mamíferos, dado que a menudo nos dan una ventana a cómo interactúan con sus ecosistemas y cómo recursos de los que los humanos dependen están distribuidos por el mundo”.

Los tiburones tigres de la arena viven en aguas costeras y han experimentado un rápido declive durante las décadas pasadas. Son unos reguladores importantes de las cadenas alimenticias marinas y han sido poco estudiados.

En el verano se congregan en las aguas de Delaware y no se sabía cómo interactuaban. Con los dispositivos se estudiaron las interacciones tiburon-tiburón en el curso de un año.

El número de tiburones en un grupo y los individuos de este cambian en cada localidad y tiempo del año. Se halló que permanecen juntos ciertos periodos y están aparte otras veces. Y vieron que se reencuentran con los mismos tiburones a través del año.

No se juntaban con otros tiburones tigre a finales del invierno y comienzos de la primavera, entran en una fase de dispersión, lo que podría relacionarse con otros aspectos de su vida, como el apareamiento y la búsqueda de comida, lo que sugiere que podrían estar realizando una especie de análisis costo-beneficio.

El hallazgo fue presentado en el congreso de Ciencias del Océano en Estados Unidos.

Tenemos 86.000 millones de neuronas

Por más que creamos que tenemos muchas neuronas y que algunos, erróneamente, digan que no usamos todo nuestro cerebro, científicos acaban de revelar un dato sorprendente. Los humanos tenemos 14.000 millones de neuronas menos de lo que se creía, un número que tienen los monos babuinos.

A esa cifra llegaron científicos encabezados por Suzana Herculano-Houzel, de la Universidade Federal do Rio, que analizaron cerebros humanos con edades de 50, 51, 54 y 71 años donados a la ciencia por hombres.

Para contarlas, disolvieron las membranas celulares del cerebro creando una mezcla homogénea. Luego tomaron una muestra de esa sopa, contaron el número de núcleos celulares de las neuronas y las llevaron a escala apra obtener el número total.

En promedio, entonces, un cerebro humano posee 86.000 millones de neuronas. Ninguno de los cerebros alcanzaba las 100.000. Los 14.000 millones menos equivalen al cerebro del babuino y casi la mitad de las que posee un gorila, o sea que es una diferencia importante, dijo la investigadora.

La cuestión ahora es qué tan importante es aquella cantidad, a sabiendas de que investigaciones previas han indicado que grande no es necesariamente mejor. La cantidad que poseemos, argumentan algunos, es lo que necesitamos para controlar nuestro cuerpo grande. Otros sostienen que nuestros grandes cerebros son necesarios para nuestra compleja vida social, el uso de herramientas o pensar sobre el pensar (metacognición).

Algunos científicos, sin embargo, creen que nuestra inteligencia no están en el tamaño del cerebro sino en la complejidad de las interacciones cerebrales, al punto de aún no conocemos mucho de su funcionamiento.