No tiene pene pero es papá

El M. ibericus. Foto J. Abolafia

El M. ibericus. Foto J. Abolafia

Es papá, pero carece de pene. Y no lo logra mediante fertilización asistida.

Un nemátodo descubierto en la península ibérica se aparea sin penetrar la hembra. En vez de eso bombea una cápsula llena de esperma que sale de su cuerpo y pasa a una estructura tipo embudo en la vulva de ella. Así, entra al tracto reproductivo para fertilizarla.

Hace tiempo examinamos la península y nunca encontramos una especie similar”, dijo Joaquín Abolafia, biólogo de la Universidad de Jaén, descubridor de la nueva especie, reportó Live Science.

Esta especie es diferente a las demás en sus extraños genitales. Tiene además dos capas de piel, una de las cuales viene de una muda juvenil. En vez de eliminar esa piel la mantiene atada. La segunda piel lo protege de secarse en los veranos, según el artículo presentado en Zootaxa.

El nemátodo posee además cavidades bucales asimétricas, a diferencia de los otros.

La criatura fue hallada en una pila de compost cerca a Jaén, viviendo junto a otro nemátodo también desconocido, Protorhabditis hortulana, que es uno de los más pequeños nemátodos de suelo encontrados, de solo 222 micrómetros.

La nueva especie sin pene es la Myolaimus ibericus. Es un género con pocos miembros, solo unas 15 especies, varias registradas solo una vez.

Este nemátodo es pequeño, de solo 0,8 milímetros.

Para Abolafia, los extraños genitales de M. ibericus pueden haber evolucionado debido a la competencia por el apareamiento. La secreción pegajosa del esperma es similar a los tapones de apareamiento de ciertas especies, con los que se tapa el tracto reproductivo de la hembra para evitar fertilización por otro individuo. Incapaz de penetrar esos tapones, los espículos pueden haberse hecho innecesarios y desaparecieron.

Genitales femeninos serían la expresión artística más antigua

La primera obra artística humana conocida datan de hace cerca de 37.000 años y representan… la vulva femenina.

Eso es lo que se deduce de un artículo publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences sobre hallazgos en la caverna Abri Castanet en el valle Vezere al sur de Francia.

Se trataría de la más antigua representación de arte mural, superando por poco la caverna Chauvet, en donde en 1994 se encontraron espectaculares pinturas de leones, rinocerontes y otros animales.

El Homo sapiens colonizó Europa hace cerca de 40.000 años, pero hasta comienzos de los 90 no existía evidencia firme de que individuos de nuestra especie se hubiesen embarcado en una actividad artística sofisticada.

No pocos arqueólogos asumen que los humanos modernos desarrollaron sus habilidades artísticas gradualmente hasta culminar en las espectaculares galerías de hace cerca de 15.000 años en cavernas como las de Altamira (España) y Lascaux (Francia).

Desde el hallazgo de Chauvet no se había encontrado nada parecido, pero desde su descubrimiento un equipo liderado por Randall White de la Universidad de New York City había estado trabajando en Abri Castanet. Comenzada a excavar a comienzos del siglo pasado, fue considerada uno de los primeros sitios en albergar humanos en Europa. En 2007 se comenzó a excavar un pedazo de techo caído y se encontró en su lado bajo lo que se considera la representación de los genitales femeninos.

Al datar restos de varios animales hallados en el sitio, se encontró que data de al menos hace 37.000 años, situándose quizás un poco antes que Chauvet según los autores del nuevo artículo.

En la foto tomada del artículo, detalles del arte mural de Abri Castanet.