La Torre, de Sebastián Múnera

Será mejor que bajemos a confundir su idioma

Manuel Zuluaga – Escuela de crítica de cine de Medellín

56883_9075_es_fotografia_900_410

Una de las tendencias del cine contemporáneo que más me cautiva, es aquella en donde el ser del film radica en un espacio: escenarios vivos y muertos que son explorados por la cámara, y que buscan la atmósfera antes que la anécdota. Atrás queda la trilogía de Escola, o “la película de institución”, de Frederick Wiseman, ahora la exploración se acerca desde la vanguardia, y la reflexión es una duda formal y autoral que encara al espectador, en una prueba de resistencia. En La Torre (2018), ópera prima del artista plástico Sebastián Múnera, la Biblioteca Pública Piloto de Medellín es el centro del dispositivo cinematográfico, y protagonista absoluto.

El argumento que envuelve la película versa sobre la remodelación al edificio de la biblioteca, para reforzar las columnas que lo sostienen, y sobre la relación física que se teje entre la rutina de trabajo de tres personas y el edificio: un obrero, una bibliotecaria y un fotógrafo de laboratorio. Así, durante cerca de ochenta minutos, la cámara recorreré pasillos y salones de la biblioteca con la presencia de estos tres modelos, a quienes vemos almorzar, empacar y desempacar libros, mover objetos, revelar fotografías en un cuarto oscuro, masturbarse, tomar una siesta, etc. Imágenes de un realismo cotidiano que en este contexto parecen aludir más a una película de fantasía, que aquellas a las que nos tiene acostumbrado el realismo contemporáneo

Pero la película, encriptada como su lenguaje, esconde otras dos tramas de forma más sutil. Por una parte, la búsqueda de la única fotografía que existe del atentado que sufrió la biblioteca pública piloto en el año 2004, un registro en negativo que veremos solo hasta el final, como manifiesto de la memoria y el valor que reside en esta institución. La otra trama, aún más difusa, es la del viaje de la luz, como fenómeno físico que busca ser captado y fijado por el film.

Dos imágenes bellas, entre las tantas que entrega la película, nos revelan esta búsqueda. La primera, esa con la que inicia: un travelling que acompaña la caminata del obrero por un túnel oscuro, y que cuando salen, obrero y cámara, el blanco del exterior del túnel se satura de tal manera que invade toda la pantalla. Y la segunda imagen, ya sobre el final, lo que era una pequeña abertura en la pared del cuarto oscuro de fotografía, es completamente reventada para echar al piso el muro, y permitir que la luz roja, característica de estos espacios, invada todo la imagen, que hasta entonces era gris.

La fotografía en La Torre es un blanco y negro lavado, y mantiene una vitalidad a través de los movimientos cuidados que buscan crear tensiones de acción entre el espacio y el sujeto/personaje. El sonido, en donde destaca la música, evoca necesariamente a un rito, en este caso el de la fijación de la luz, o la foto-grafia como escritura de la memoria

Múnera, como artista, ha trabajado especialmente la instalación, incluso, su proceso de investigación para llegar a La Torre derivó de algunas obras instalativas que logró trabajar en el espacio de la Biblioteca Pública Piloto previamente a la realización del film. Y esto se ve en la película, a la cual podría referirme usando el vocabulario con el que se reseña una obra instalativa: atmósfera, experiencia, adaptabilidad. Incluso, pensar la película en un espacio de museo puede ser común, pero la necesidad de lectura de esta obra a partir del espacio de cine, ya configura otra subversión en la tendencia del cine contemporáneo, como un regreso a la sala de proyección tras el cine expandido.

La Torre, al igual que en el mito bíblico de Babel, es una obra que se propone confundir, pero antes que nada busca por sí sola, como una autonomía de la forma. Y en este sentido, el cine que traiga Múnera, me motiva a disfrutarlo en la sala de cine, como si de una experiencia instalativa se tratase, pero a su vez, de la captación de la luz que recorre un espacio y que la cámara nos permite apreciar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>