Audiencias críticas: el centro del debate

Este fin de semana se realizó en Cartagena el Segundo Congreso Latinoamericano de Defensorías de las Audiencias.
En el escenario académico participaron más de treinta defensores, investigadores y expertos nacionales e internacionales, quienes expusieron sus ponencias sobre diversos asuntos.
Las reflexiones y debates se centraron en las audiencias como sujetos de garantía del derecho de comunicación; los nuevos desafíos que enfrentan hoy las defensorías; la formación de audiencias críticas; el estímulo a la participación; la regulación, corregulación y autorregulación de los medios de comunicación, y en la exposición de los casos más exitosos gestionados por las defensorías participantes en este certamen latinoamericano.
Los derechos de las audiencias corresponden al principio universal según el cual la información es un bien público, esencia y requisito de la democracia.
“Si algún estatus tenemos como ciudadanos es el de ser audiencias. Somos audiencias, no consumidores”, sostuvo Guillermo Orozco Gómez, investigador y profesor de la Universidad de Guadalajara, México.
Regular o no regular ha sido un dilema. En general hoy los países han optado por la regulación o la corregulación del derecho a la información y el establecimiento mecanismos que ejercen el papel de veedores públicos de los contenidos de los medios de comunicación, mediante el cumplimiento de leyes y normas.
Estas estrategias son adoptadas para los medios audiovisuales, que son los beneficiarios de las concesiones, al usufructuar licencias del espectro radioeléctrico, un bien de la nación.
Sin embargo, algunos países son partidarios de extender también esas normas a los medios de comunicación privados.
Considero que la autorregulación es el escenario ideal en el que los periodistas y los medios pueden asumir el respeto de los derechos de las audiencias por convicción y norma de conducta, mediante el respeto de las normas constitucionales y legales, los códigos de ética, los manuales de redacción y estilo y las guías de cubrimiento periodístico de los acontecimientos más complejos.
Las defensorías, los observatorios de medios y las audiencias críticas se convierten en instrumentos que le ayudan a la sociedad a que el derecho a la información sea una garantía real y no mera letra muerta en las normas legales y en los códigos profesionales.
Las audiencias, como titulares de este derecho: merecen información veraz, contextualizada, imparcial, plural, transparente, oportuna y de calidad.
Incluso tienen derecho a que los contenidos observen las normas de uso correcto del idioma y a otros aspectos puntuales y detallados, como los expresados por el investigador y escritor Germán Rey Beltrán al referirse a la falta de rigor: “Son graves enfermedades del periodismo el unifuentismo, la restricción de los géneros periodísticos a las noticias y breves y fallas del contexto, la exagerada atención a los victimarios y no a las víctimas…”.
“Los lectores critican la falta de memoria, las versiones parciales y las acusaciones sin fundamentos…”, agregó.

En el caso de la televisión, las audiencias tienen derecho a no ser engañada con propaganda y publicidad encubierta y a no ser sorprendida con contenidos que afecten la sensibilidad, vulneren los derechos de los niños o discriminen.

Varios de los expositores coincidieron en la urgencia de formar audiencias o al menos facilitar la comprensión de los contenidos y los procesos de producción y difusión de los medios y, por supuesto, en la promoción de sus derechos.
En cuanto las defensorías, la urgencia pasa por divulgar mejor el papel mediador entre las audiencias y dentro de las salas de redacción producción, con el fin de que contribuya con más eficacia a la garantía de los derechos y a mejorar la calidad de los contenidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>