El rigor del periodismo medioambiental

El lector León Darío Giraldo J. dice: “…he leído en las últimas columnas sus respuestas a quienes vemos con preocupación el problema energético empeorado por el fenómeno del Niño y por el cambio climático. Soy docente y hoy quiero preguntarle a usted, señor defensor, cuál es la responsabilidad de un medio de comunicación en materia de medioambiente, ahora que todos los ciudadanos debemos interesarnos más por cuidar la naturaleza…”.
Ramiro Velásquez Gómez, periodista y columnista del periódico, especializado en temas científicos y medioambientales explica al respecto: “En cuanto a la temática medioambiental los medios están en el deber de informar sobre las acciones, afectaciones y medidas relacionadas con el sector, más hoy en día cuando es uno de los temas prioritarios para el bienestar individual y colectivo no solo en el presente sino a futuro”.
Añade: “No se pueden limitar a la información oficial, por lo general referida a determinaciones sobre una situación específica sino que deben contextualizar sobre el estado general de esa problemática, y tampoco pueden limitarse a la denuncia o inquietud ciudadana sin profundizar en ella, una denuncia que cobra mayor realce hoy por la conciencia ciudadana acerca de la protección al medio ambiente. El tema debe tener continua presencia en los medios por ser un asunto esencial”.
Quizá el título de periodismo medioambiental no es el más preciso, tampoco el de periodismo verde o ecológico. En realidad falta una especialización académica que lo acredite, incluso estos temas escasean en la bolsa de asignaturas de las facultades y programas de Periodismo y Comunicación.
Veracidad, rigor, contraste de informaciones, transparencia y responsabilidad social son los valores fundamentales del periodismo, independientemente de la naturaleza de los hechos que relate.
En asuntos sobre medioambiente es frecuente encontrar tonos subidos que crean cierto pánico o al menos alarma entre las audiencias. O bien, matices que copian las voces de calma, y aún de engaño, emitidas por autoridades gubernamentales o por otros agentes.
El periodismo debe informar sin palabras sensacionalistas ni frases apaciguadoras que desvían la atención o distorsionan la realidad de los hechos.
El reto consiste en consultar, además de los voceros gubernamentales y empresariales, a los académicos y a las personas afectadas para construir una información más completa y aproximada a la verdad.
Siempre ir más allá de la noticia escueta. Siempre ir al origen y a las causas. Profundizar, investigar los porqués y los impactos de una catástrofe o contingencia; explicarlos en términos sencillos; hacer pedagogía y orientar a la ciudadanía, y mantener la continuidad del tema, como lo describe Ramiro Velásquez Gómez.
Con respecto a las fuentes, insisto en la formalidad de oír a todas las partes, de preguntarles y repreguntarles y de buscar a los expertos para que traduzcan en un lenguaje más asequible y elemental los conceptos más técnicos y complejos.
Los periodistas encargados de los temas medioambientales tienen por delante el gran objetivo de formarse en asuntos como biodiversidad, huella de carbono, capa de ozono, desarrollo sostenible, recursos naturales, calidad del aire y del agua, contaminación, combustibles fósiles, energías alternativas, erosión, cambio climático, reciclaje y decenas de conceptos más. Este aprendizaje continuo le dará la solvencia profesional necesaria para informar con mejores estándares de calidad y de responsabilidad social.
Una frase final para alertar sobre la magnitud de contenidos tóxicos, interesados y distorsionantes que encontramos en internet al lado de otros valiosos, transparentes y pertinentes sobre el medioambiente, su gestión responsable y la formación de una opinión pública bien informada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>