En asuntos de salud, mejor orientar

Dos lectores abren la discusión sobre un asunto que gana cada vez más interés en los medios de comunicación y en la sociedad: la salud.
Cuando la información corresponde a temas de salud pública y en general a médicos y de salubridad y bienestar, no basta con consultar fuentes que revelen los datos. Se requiere del aporte de expertos y científicos que los confirmen y dimensionen para que el periodismo oriente en vez de alarmar y crear pánico.
Estos contenidos, sin la ayuda de fuentes médicas o científicas, también pueden provocar la situación contraria: informar con exagerado optimismo y dar recetas o soluciones a problemas de salud con base en las investigaciones preliminares.
En todo caso hay un alto riesgo de caer en publicaciones desproporcionadas y que pueden repercutir en la salud de las personas al generar comportamientos apresurados y malsanos.
El lector Alejandro Vargas G., médico y magíster en Epidemiología de la Universidad de Antioquia, escribe al respecto:
“Sobre las notas periodísticas que presentan casos de salud pública (eventos de brotes, epidemias, infecciones, muertes maternas, infantiles, etc.), es muy importante que antes de publicarlas en el periódico, pasen por una revisión de un equipo de epidemiología/salud pública de un ente territorial o una entidad Seccional en Salud…”.
Y añade: “Un buen artículo de salud verifica casos de salud pública, confirma evidencias científicas con expertos y provee datos importantes a la comunidad para generar actitudes sanas y seguras. De lo contrario, una nota mal procesada podría generar alarmas o pánico en la comunidad, en forma innecesaria. Es mi amable consejo para sus investigadores del área de salud…”.
La lectora Mariana Mesa también escribió: “…me siento confundida por las informaciones contradictorias de los medios sobre los alimentos que pueden producir cáncer… Ya no se sabe qué es bueno y qué es malo para la salud, ahora dicen que hasta el celular la afecta. ¿Qué pueden hacer por nosotros los televidentes y lectores expuestos a toda clase de informaciones sin control ni responsabilidad…?”.
Los medios de comunicación captan con mayor interés los temas de alto impacto en la salud y el bienestar de las personas pero también se detienen en los casos históricos que afectan a una región.
En la construcción de la agenda informativa o selección de temas noticiables pueden surgir distorsiones que magnifiquen un hecho en particular.
A veces, por la novedad y la rapidez se obvian algunos requisitos de verificación y contextualización de los hechos y en forma notoria se advierte la ausencia de las voces expertas que le pongan dimensiones y alcances a dichas informaciones.
El uso de internet ofrece una gran posibilidad de encontrar información apropiada y complementaria. Uno de los aspectos más relevantes es la colaboración que podemos recibir de grupos organizados de pacientes que plantean cuestiones de actualidad y suma pertinencia. Aunque, como lo he expresado en otras oportunidades, internet es un arma de doble filo, porque no todos los contenidos son veraces, imparciales y responsables. Los periodistas siempre debemos acudir a las fuentes que nos garanticen credibilidad y confirmar y verificar la información antes de publicarla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>