Fe de errores: buena práctica

La sección Fe de errores de El Colombiano se publica en Radar, a continuación de la información de Metro, en la página de Malala. El Manual de estilo y redacción de El Colombiano expresa la voluntad de corregir los errores y equivocaciones publicados. Es un deber del periodista hacerlo porque atentan contra el principio de veracidad y pone en riesgo su credibilidad y la del medio.

Dice textualmente el Manual: “La primera obligación del periodista de El Colombiano es la de ser veraz en sus informaciones y en sus comentarios. Los lectores tienen derecho a estar informados veraz, oportuna y suficientemente. El periodista está obligado a informarlos en estos términos”.

Añade que “El Colombiano no debe publicar informaciones erróneas. Si, a pesar de todo, llegasen a publicarse, se corregirán con franqueza y claridad, para reparar, en cuanto sea posible, el daño o desinformación que el error pudiera haber causado”.

“Nada mina tanto la confianza del lector como encontrar errores e incorrecciones idiomáticas en las páginas de su periódico”,  declara el libro de estilo del periódico ABC, de Madrid. Y el director de El País,  también diario madrileño, Javier Moreno, expresó hace poco: “El error más pequeño resulta intolerable, porque causa un grave daño a la imagen del diario”.

Los errores arruinan los textos periodísticos, irrespetan a los lectores, apenan al periodista y menoscaban la confianza del medio de comunicación.

Sobran razones para que el periódico corrija las faltas de ortografía, de concordancia, mala puntuación, imprecisiones, erratas y toda suerte de equivocaciones.

Corregir es un acto de coherencia editorial, transparencia informativa y, claro, de humildad y honradez. Todos nos equivocamos. Todos, también, debemos corregir y disculparnos por el error. No corregir es otro error.

La Fe de errores se publica en un sitio fijo: Radar, contiguo a la sección Metro, en la misma página en donde aparece Malala. Es una buena práctica porque, es la estrategia inicial de la gestión integral orientada a la prevención y corrección de los errores. Es decir, esta práctica corresponde a cualquier programa que busque mejorar la calidad periodística.

Expreso mi gratitud a los lectores que nos ayudan a detectar errores, inexactitudes, equivocaciones y los invito para que me envíen sus observaciones. Bienvenida la crítica de las audiencias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>