La búsqueda de la imparcialidad

El lector Juan David Arango llamó inquieto por las fotografías publicadas este viernes, en primera plana, sobre las manifestaciones registradas en Caracas en contra y a favor del gobierno venezolano de Nicolás Maduro.

Esta fue la pregunta: “Me puede decir ¿qué quisieron decir ustedes con la foto dividida de las protestas en Caracas? Me gusta esa imagen porque presenta las dos caras de esas manifestaciones pero quiero que usted me diga su opinión como defensor….”.

En primer lugar valoro la capacidad de observación y el deseo de conocer cómo se decide la primera página del periódico.

Al respecto,  el macroeditor Gráfico, Germán Calderón Linares, explicó: “La información sobre marchas multitudinarias y número de participantes siempre ha sido compleja en cuanto a su cálculo por llevarse a cabo en espacios abiertos. Adicionalmente las cifras sobre manifestantes difieren en el número de simpatizantes dependiendo de las diversas fuentes, al no existir una oficial”.

Y añadió: “Ante este hecho, la propuesta desde el área gráfica fue remitirnos a la revisión de todas las fotografías que nos proveen nuestros servicios de prensa. En aras de la imparcialidad, usamos dos imágenes contrastadas en forma diagonal para que los lectores pudieran tener referencia visual de la magnitud de las dos movilizaciones, guardando la equidad en el tamaño y la disposición, y presentando simultáneamente dos espacios diferentes de la protesta a fin de informar de manera imparcial sobre las concentraciones”.

La información periodística se basa en hechos verificados y contrastados.  Los principios de veracidad, imparcialidad y pluralidad son requisitos fundamentales del periodismo.

La búsqueda de la imparcialidad llevó los macroeditores y editores a ponerse de acuerdo sobre  la mejor manera de ilustrar los acontecimientos de Caracas.

Un vistazo a las  imágenes de las portadas de la prensa venezolana desvela tres tendencias: los periódicos gobiernistas ignoraron la marcha de la oposición que clama por el revocatorio; los diarios del otro bando, desconocieron la protesta oficial, y un tercer grupo le dio cabida, en primera plana, a las dos marchas.

El Colombiano, tal como lo explica Calderón Linares, rompió el esquema y presentó dos segmentos de ambas marchas para informar sobre este asunto que marca un hito clave de la historia del hermano país.

Las portadas motivan observaciones frecuentes. En otro caso, el lector César Cárdenas cuestionó: “El domingo El Colombiano publicó en la portada una foto de espaldas del boxeador Yubergén Martínez como campeón. Me parece que a nuestros deportistas negros también se les puede dar un trato sin discriminaciones raciales. En cambio cuando es la campeona Mariana Pajón, publican sus fotos sonriendo y de frente. Le dejo la inquietud al editorialista”.

Quizá la duda quedó resuelta el jueves pasado cuando con idénticas especificaciones aparece la imagen de Dilma Rousseff, la depuesta presidenta de Brasil…

El macroeditor Calderón Linares respondió: “Extiendo la invitación a revisar nuestro suplemento deportivo que acompaña la edición del domingo 14 de agosto (página 6). Allí aparece la imagen frontal de nuestro Boxeador Yuberjén Martínez durante el combate. Foto acompañada de una crónica que destaca su actuación. En la misma portada del deportivo usamos otra de las imágenes suministrada por nuestras agencias de noticias aliadas en el cubrimiento Olímpico en donde se aprecia la foto de espaldas del gimnasta Jossimar Calvo”.

Considero que se trata de un recurso gráfico usado con frecuencia, ajeno a cualquier intención discriminatoria. Basta revisar el despliegue informativo que han tenido nuestros deportistas olímpicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>