¿Para qué la Fe de errores?

“El Colombiano no debe publicar informaciones erróneas. Si, a pesar de todo, llegasen a publicarse, se corregirán con franqueza y claridad, para reparar, en cuanto sea posible, el daño o desinformación que el error pudiera haber causado”, reza el Manual de estilo y redacción.
La Fe de errores se publica desde hace más de un año en Radar, la última página de la sección Metro, por mandato de su política editorial y por petición de la Defensoría de las audiencias. Es una respuesta a los lectores y también el reconocimiento de las equivocaciones.
El mayor volumen de las observaciones de los lectores, de acuerdo con los mensajes que recibo, corresponde a críticas y errores. En 2014, del total de 1.817 comentarios, 698 se clasifican en este grupo, lo que representa el 38,4 por ciento.
Hoy es la oportunidad de expresar nuestra gratitud a los lectores que nos envían los gazapos que cazan en la edición impresa o en la digital, con el afán de contribuir al buen uso de lenguaje y al rigor periodístico.
En el rediseño del sitio web se facilitó el reporte de los errores: al final de la información se puede pulsar Reporte un error, “Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otros que consideren pertinentes”.
En vísperas del Día del Idioma, que se celebra el próximo 23 de abril, es válido recabar sobre la obligación de los periodistas de escribir bien, porque uno de los atributos del lenguaje, la claridad, es requisito para que la información llegue sin distorsiones a las audiencias. Pero no solo por esta razón: corrección, amenidad y fluidez lograrán que los lectores no se aburran después del primer párrafo.
Los errores atentan contra el principio de veracidad y destruye la credibilidad del periodista. Además: “El error más pequeño resulta intolerable, porque causa un grave daño a la imagen del diario”, afirma Javier Moreno, director del periódico español El País.
En este propósito, el de mejorar la calidad de la redacción de las informaciones de El Colombiano, se encuadra la sección Fe de errores. Sin embargo, es preciso insistir en la necesidad de incluir todas las imprecisiones y corregir los contenidos digitales, dejando constancia de las equivocaciones al final del texto modificado. Y, también, aprender de los errores para no repetirlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>