Transformers

Este ha sido un buen año para el llamado cine de entretenimiento, es especial para las adaptaciones de los cómics en la pantalla grande.

La primera gran sorpresa del año nos la habíamos llevado con Los cuatro fantásticos, un filme que superó todas las expectativas, tanto de producción como de guión.

La otra sorpresa corrió por cuenta de The transformers, versión cinematográfica programa de televisión producido por Hasbro Inc. para promover su línea de juguetes japoneses.

Más allá de la nostalgia por los años 80 y  los robots que se convertían en carros, la cinta de Michael Bay (La Roca o Armageddon) tiene todos los elementos propios del cine de acción, de aventuras: impacto visual.

The Transformers es una película que obviamente sorprende por la calidad de sus efectos especiales, sobre todo en la puesta en escena de los robots y su transformación en carros.

A diferencia de filmes como Hulk, donde el gigante desafiaba cualquier ley de física (elemento que le quitó credibilidad) los Transformers tienen vida propia, limitaciones de desplazamiento y movilidad en medio de una gran ciudad, de cierta manera, se ven reales y con credibilidad.

La historia tiene elementos atractivos, giros en la historia y mucha adrenalina, sin necesidad de basar todo su peso narrativo en la lucha de las legiones de Transformers (Autobots y Decepticons).

Así como el filme tiene todas estas virtudes, hay que aclarar que no es una cinta para todos los públicos, que es una cinta que requiere compromiso o por lo menos afinidad con el tema. A la hora de tomar la decisión de ver The Transformers hay que tener claro que se trata de un filme de ciencia ficción, en la que todo puede suceder, de allí la necesidad de estar dispuesto a dejarse sorprender y atrapar por una película, que con seguridad no cambiará la historia del cine, pero sí brindará dos horas de buen entretenimiento.

La historia, por su parte, incorpora elementos de la geopolítica mundial con los conflictos armados en Medio oriente y la constante puja bélica entre Estados Unidos, Rusia, China y Corea. Este elemento le da realidad y contexto al filme.

Los fanáticos de Transformers, sin duda, se deleitarán con la lucha final entre Autobots y Decepticons, en medio de una gran ciudad.

Título original: Tranformers
Director: Michael Bay
Reparto: Shia LaBeouf, Tyrese Gibson y Josh Duhamel
Género: Ciencia ficción
Duración: 142 minutos

Se jubiló Marco Aurelio

Marco Aurelio Álvarez logró lo que muchos no han podido en la radio: pensionarse. El popular locutor y compositor de música colombiana terminó hace un par de semanas su trabajo en RCN Radio, donde últimamente estaba al frente de espacios como Buenas noches humor y Lluvia de estrellas.
Marco Aurelio fue uno de los gestores de La Luciérnaga, en Caracol, y después tuvo la conducción de La Zaranda, de RCN.

El cuento de Marocco

¿Qué será lo que tiene Andrés Marocco? es la pregunta que se hacen muchos de los periodistas de la radio deportiva del país, especialmente sus compañeros de Caracol Radio.
Marocco parece ser el consentido de esa casa radial, ya que nunca falta a un evento internacional (Ha estado en el Mundial de Alemania y la Copa América de Venezuela) mientas que otros de mayor trayectoria -Hernán Peláez y Carlos Antonio Vélez- no viajaron al vecino país.
Lo extraño es que Marocco no participa de las transmisiones nacionales y poco se le escucha en las emisiones de noticias.
Por ahí nos contaron que gana más que el mismo Wbeimar Muñoz.

La web de Skin

Para quienes estaban preguntando por la revista Skin Addiction – que está empelotando a la mayoría de las modelos antioqueños- les contamos que la publicación está estrenando página web. Se trata de  www.skinaddicctionmagazine.com
Esta revista está polarizando la opinión pública con sus desnudos explícitos y por la cantidad d emujeres que dicen estar dispuestas a posar para Skin Addiction , una revista mucho más picante que Soho

Renovación panamericana

Muy bien por los canales regionales en la emisión de los juegos Panamericanos, desde Brasil, un certamen deportivo que para RCN y Caracol casi que ha pasado desapercibido.
Una lástima sí, que no haya renovación en el equipo de locutores y periodistas. Son los mismo de toda la vida, los mismo Esteban Jaramillo y compañía que vinimos escuchando en la radio desde hace varias décadas.
La pregunta es ¿O no hay renovación en el periodismo deportivo o los “viejos” no le dan espacio a los nuevos prospectos?

Duelo de reinas


Mientras que RCN le está apostando a la ex reina Valeri Domínguez en Hasta que la plata nos separe (Ya la había tenido en Factor X VIP), Caracol decidió jugársela con la también ex reina Andrea Nocetti para el protagónico de Nuevo rico, nuevo pobre.
Lo cierto es que pese a la prevenciones que uno podría tener frente a las ex Señoritas Colombia, tanto la Domínguez como la Nocetti han dado la talla.
¿A cuál le ha ido mejor?

Damnificados de las dietas

Las dichosas y constantes dietas que las mujeres inician cada dos o tres meses, en la mayoría de los casos sin resultados a la vista, solo dejan un damnificado: el compañero de la dama en dieta.
 Gracias a la decisión femenina de iniciar un estricto régimen alimenticio -tarea para la que piden, casi imploran colaboración- atrás quedan los parches de domingo con empanada, torta de chócolo, palito de queso, chorizo y la infaltable gaseosa, eso sí light.
Por culpa de la decisión femenina de perder unos kilitos y del “apetitoso” menú sugerido por la nutricionista, la crocante empanada de papa, llena de ají pique, es cambiada por unas tostaditas acompañadas por una rodaja de queso -también light.
La dieta no solo cambia la rutina de los domingos, de los algos y las meriendas, sino del mercado mismo.
La mantequilla tradicional, la cremosita, la buena, es remplazada por una baja en calorías y cero grasas. Igual sucede con el aceite, el jamón (que ahora debe ser gourmet), el pan, los jugos y la leche.
La verdad es que cada vez que en mi casa comienza una rutina de dieta, los desayunos ya no saben igual. Nunca, pero nunca, un cereal por muy nutritivo que sea remplazará el sabor de una arepa llena de mantequilla, huevo con aliños, quesito (que cuentos de queso), tocineta, jamón y galletas, acompañado por una taza de café en leche o chocolate y, por qué no, hasta un buen calentao de fríjoles con hogao.
Gracias a las dietas, de la cocina desaparece el mecato (papitas, tortas, chocolatinas, arequipes…) porque “tanta tentación junta hace daño”.
Damnificados, casi en víctimas, quedamos convertidos los hombres de cuenta de estas maniáticas que ya no pueden consumir nada sin saber cuantas calorías tiene, sin hacer la cuenta del consumo de las mismas al día, de cuántas ingirió de más o cuántas le quedan.
Lo más triste es que de cuenta del régimen ordenado por la nutricionista de nuestra pareja, vemos como nuestro gran orgullo, esa barriga que sobresale por encima de la camisa, va perdiendo volumen.
Lo más paradójico del asunto, en términos económicos, de billete, es que uno cree que la dieta le va a convenir al bolsillo, porque ya no se va comer tanto en la calle.
Esa es la peor mentira de todas, porque lo que uno se termina ahorrando  en la supresión de los gusticos callejeros lo termina invirtiendo y poniendo aún más en la compra de productos light, deslactosados, descremados, bajos en grasa o sin calorías.
De la nevera desaparecen las gaseosas, los helados y los postres y del bar se esfuma el ron y el aguardiente -porque tienen mucha azúcar y engordan demasiado-
De cuenta de la dieta también cambia una rutina tan establecida como la ida a cine: adiós a las crispetas o en su defecto sin sabor -ni dulces ni saladas-. ´Bueno… es en lo único en que se ahorra alguito: pasamos de un combo que no bajaba de 20.000 pesos a una botella de agua que no llega a tres mil.
Lo peor del asunto es que a las cuatro semanas, cuando ya estamos resignados a la comida integral y sana, ante la falta de visibles resultados (el bluyín sigue sin servirle, así la nutricionista diga que tiene 30 por ciento menos de grasa en el cuerpo)- nuestra pareja decide mandar al carajo la dieta.
Ahí sí, bienvenidas las empanadas, los chorizos, las crispetas, los postres… ¿Quién las entiende?

Factor XS, niños madurados como artistas

Es extraño que ninguno de los concursantes de Factor XS, niños menores de 14 años, interpreten temas o canciones infantiles.
Desde la distancia se nota que muchos de estos jóvenes participantes quieren crecer a la fuerza, la mayoría de los casos impulsados por sus familiares.
La verdad es que nos parece riesgoso que los padres de familia tilden a niños de diez años, como artistas y los sometan a rutinas en las que los menores no deberían estar.

Hora 13 necesita otra set y Gaitán un mago para escribir

* Hora 13 es uno de los espacios con más rating en Teleantioquia y uno de los informativos de más tradición en Medellín.

Nos parece, sin embargo, que necesita refrescar su imagen y, sobre todo, darle un nuevo aire al set, en el que los presentadores parecen hacinados, especialmente el conductor de deportes.
* Fernando Gaitán es un verdadero mago para encontrarle giros a las historias que escribe. Sucede con Hasta que la plata nos separe.

En los últimos dos meses hemos vistos buenos momentos, escritos sobre la marcha.