Cerros de Mavicure (Mavecure)

mavecure

En una laja situada en la margen izquierda del caño San Joaquín, afluente del Río Inírida, había un pueblo habitado por puinaves. En él vivía una bellísima mujer, la más hermosa de las de aquella tribu. Su nombre era Pirraro, que quiere decir ave hermosa. Todos se enamoraron de ella, pero a nadie correspondía con su amor.

mavecure

Diariamente iba al cerro Paujil, situado detrás de los grandes cerros de Mavicure. Desde la cumbre contemplaba sin cesar el espectáculo maravilloso de la naturaleza; constantemente era perseguida por sus pretendientes. Un día sus padres la intimidaron para que se casara, pues era muy peligroso vivir soltera. Respondió que se conformaba con ir diariamente a los cerros del Mavicure, especialmente al cerro Juo-joven o la Jupirrali (pájaro perfumado), hoy Cerro Pajarito.

La pidió un pretendiente príncipe Yoy, pero ella no lo aceptó. El hombre, desilusionado, se fue buscando la manera de poder conseguir su amor. Ella contemplaba de continuo la maravilla de la naturaleza con la idea de ser una princesa siempre célibe. Un día fue donde el príncipe Yatsu, éste le dijo que le llevara hierbas y flores del cerro, le dio también la Jipirraripan (semen del cerro), en la punta de una verada y le dijo que bastaba tocarla con ésta. El hombre creyó que con esto la conquistaría.

mavecure

Tomó la vara untada de Jipirraripan y subió al cerro hasta donde se encuentran las hierbas perfumadas que exhalan un perfume natural muy agradable. Esta hierba se llama Puzana o Zoon de Mavicure; es un arma mágica entre los seres visibles que pueblan el seno de la selva, que sirve como remedio del amor no comprendido. Miró hacia lo alto y se untó las manos con un poco de ellas y se fue a donde la mujer. Ella estaba tejiendo el Pautap o estera de cogollo de palma cuipe. El hombre le presentó las flores diciendo que eran perfumes. Ella se puso a olerlas, la tocó con la verada y se despidió. Al rato la muchacha comenzó a ver visiones y se prendió del hombre.

La princesa enloquecida daba gritos imitando al mono (Buri); rápidamente se dirigió al cerro Paujil (Tiwen), pasó luego el Cerro Mono (Buwen), y en todos los cerros arañaba la tierra con sus preciosas manos buscando una entrada, hasta que llegó por fin al Cerro Pajarito. La princesa, en límite de locura, miró por última vez a su tía y desprendiéndose de sus collares se los arrojó como último recuerdo. A medida que iban cayendo los collares al suelo se convertían en piedras preciosas, que aún los podemos encontrar en el lugar de los hechos (Entrada de la Princesa). Algunos de estos collares cayeron en el cerro Mavicure y se quedaron en el cuello de éste y son observados como una piedra roja.

mavecure

A los siete días de haber entrado al cerro fue vista por los familiares que iban con el fin de rescatarla. Ella salió a la puerta vestida de hierbas, con un largo manto de color blanco y con flores de todos los colores, una corona también de hierbas y con una cabellera larga.

Su fragancia llegó hasta la base del cerro. Desde la puerta dijo a sus familiares estas palabras “yo no soy para ustedes. Aspiré a ser princesa y lo soy por medio del encantador cerro del cual llevo el nombre”.

Entró al cerro y se escucharon voces y gritos de alegría por la entrada de ella, y luego tapó la puerta con su estera, que es el símbolo del pueblo. El príncipe dueño del cerro le cantó este poema: “Tu nombre será Pájaro Perfumado. Para todos los seres vivientes serás “Mujer Olorosa”, para que así te recuerden”.

Cerros de Mavecure (2)

¡El espectáculo natural más hermoso de Colombia es Caño Cristales… muchos dicen! Yo digo que son los Cerros de Mavicure (o Mavecure). ¡En ningún otro lugar de Colombia he presenciado tanta naturaleza junta, tanta inmensidad, tanta abundancia, tanta grandiosidad!

Tres cerros, afloraciones misteriosas del Escudo Guyanés, pura roca antigua en medio de la selva y de la sabana, justo en el límite entre la Orinoquía y la Amazonía, zigzagueados por el imponente río Inírida, de aguas puras vino tinto, con playas de arena limpia que suena al tocarla …y completo silencio y misterio…