El turismo comunitario se convierte en fuente de empleo y mejores ingresos

san-basilio-de-palenque2

San Basilio de Palenque- Bolívar; 02/08/2013-. Al menos 150 familias del Palenque de San Basilio, a pocos kilómetros de Cartagena, se han visto beneficiadas con experiencias de turismo comunitario en esa población. Así quedó evidenciado durante el IV Encuentro Nacional que sobre el tema se realizó el pasado jueves, 1 de agosto, en el denominado “primer pueblo libre de América”.

Ministerio de Comercio Industria y Turismo realizó encuentro en San Basilio de PalenqueComunidades asentadas en zonas de bajos ingresos encuentran alternativa para mejorar su calidad de vida, con respeto a sus tradiciones y su cultura.

Continuar leyendo

10 impresionantes escaleras no aptas para gente con vértigo

025_kolodec-811

Para muchos, las escaleras son algo a evitar, a no ser que estemos decididos a perder algo de peso. Pero los amantes de la naturaleza y las vistas espectaculares están más que acostumbrados a subir peldaños y más peldaños para recrear la vista.

Esta lista de escaleras supone además un reto para todos aquellos con un poco de vértigo. Creadas aprovechando los recovecos de montañas y accidentes geográficos, y en ocasiones directamente en el propio terreno a recorrer, serán protagonistas de maldiciones y anécdotas por igual.

¿Y dónde van? Pues como decían en ‘Cazafantasmas’ van… ¡hacia arriba!

Continuar leyendo

Perdido …y sin patrocinio! (cuarta y última entrega)

Lea aquí la primera entrega…

Lea aquí la segunda entrega…

Lea aquí la tercera entrega…

Tan pronto estaba decidido que al amanecer salíamos rumbo a Güicán, con eficiencia militar Luz Dari y Carlos, en lo suyo, organizando todo. Carlos rodeó los cuatro caballos, les arregló las herraduras y preparó las monturas. Mientras tanto Luz Dari preparaba la cena: cordero frito, y organizaba la ropa. Con una luz de minero que yo tenía iluminamos el rancho donde estaba la cocina. Con hambre atrasada comí demasiada carne. ¡Increíble! ¡Solamente seis días después supe que estaba perdido desde el principio!

Antes de acostarme le mostré a Carlos la cruz del sur, que la noche anterior tanto ánimo me dio. Como era la primera noche que podía dormir tranquilo, sin pesadillas ni remordimientos, caí en un profundo sueño mezcla de alivio y alegría. A las seis en punto me despertó Carlos y en tiempo record ya tenía todo empacado en mi mochila. Carlos trajo los caballos ensillados.

A mí me tocó Pluma Roja, un alazán quemado cabos negros de crin rebelde y altiva mirada. Con el brazo izquierdo le abracé el cuello y con el derecho le hice cosquillas atrás de la orejas. Lo miré a los ojos y comencé a hablarle… que yo montaba a caballo desde los cinco años cuando me fracturé mi primer codo… que aún monto a caballo en los llanos… que prácticamente los conocía y quería desde siempre… que nos quedaba el tramo más difícil y peligroso y que de él dependía que llegara sano y salvo… que prometía no forzarlo y que le ayudaría en los pasos difíciles… seguía acariciándole y me miró fijamente, estoy seguro que me entendió todo.

Familia

La Familia: Luz Dari, Alberto Valenzuela, Juan Carlos y Lionel

Continuar leyendo

Perdido …y sin patrocinio! (tercera entrega)

Lea aquí la primera entrega…

Lea aquí la segunda entrega…

Lea aquí la cuarta entrega…

Era jueves y si mañana no daba señales de vida, en teoría Javier prendía las alarmas. Eran dos ángeles de la retaguardia, Javier y Alfredo, los únicos dos seres humanos que tenían una noción aproximada de mi recorrido. El último que me vio fue Javier, abajo de Cueva Larga el lunes pasado. Pero como todos los ángeles podrían o no podrían existir.

Aún no me daba por vencido, me quité la mochila y baje varios cientos de metros boquerón abajo con el ánimo de encontrar un rastro, una sombra de una trilla, para lo cual cada día era más experto. Ahora el valle estaba cubierto por un manto de nubes, asemejando un lago espeso y denso que subía cuesta arriba y en cuestión de minutos dejaría sin visibilidad todo el Boquerón al cual bauticé el “Boquerón de las Pieles” porque a pocos metros de la cima había un cambuche con por lo menos cien cueros de oveja secándose.

Ovejas

Ovejas de la Sierra

Continuar leyendo

Perdido …y sin patrocinio! (segunda entrega)

Lea aquí la primera entrega…

Lea aquí la tercera entrega…

Lea aquí la cuarta entrega…

Fue una noche en que me recosté varias horas pero dormí muy poco, preludio a las noches por venir. Sin embargo, ya más descansado y con los primeros rayos de luz, identifiqué el camino de ayer que unos pequeños mojones iban señalando. Subí desde la terraza donde acampé, como persiguiendo huellas de un animal furtivo seguí los mojoncitos y sí… encontré el trazo del camino que remontaba toda esa morrena hasta el Boquerón de la Sierra. Caminaba a un ritmo lento, descansaba, un sorbo de agua muy medido… y poco a poco subía la inmensa tajada de queso buscando la diminuta media luna… el último repecho es muy inclinado y observé los perfiles de unos caminantes en la cima del boquerón. Eran los intrépidos fotógrafos extranjeros de la lujosa camioneta que llegó a la Parada de Romero cuando yo comenzaba.

Boquerón de la Sierra

Boquerón de la Sierra

Continuar leyendo

Perdido …y sin patrocinio! (primera entrega)

Los próximos cuatro posts los dedicaré a publicar la crónica de la aventura que vivió este enero mi amigo caminante Alberto Valenzuela en su travesía por la Sierra Nevada del Cocuy, espero la disfruten.

Lea aquí la segunda entrega…

Lea aquí la tercera entrega…

Lea aquí la cuarta entrega…

“La montaña -esta verdad debe ser confesada- no tiene generosidad. Ninguna muestra de cualidades humanas -coraje, templanza, resistencia, fé- nunca se ha sabido que toquen su irresponsable conciencia del poder. ”

Joseph Conrad.

Este escritor nacido en Polonia, aprendió a hablar inglés a los 19 años y aún así es de los grandes novelistas en esa lengua, ganador de un Nobel. Se desempeñó como oficial de la marina mercante británica, su vida real fue más audaz que muchas novelas. Toda su narrativa se centra en temas del mar, y en la frase transcrita, originalmente en lugar de “la montaña” dice “el mar”. La cambié, porque el significado es perfectamente aplicable a la montaña.

Recosté el morral de montaña sobre una piedra en el prado de las cabañas, al pie del Ritacuba Blanco. Venía con Alfredo, un guía de montaña que había conocido esa mañana en el hotel en El Cocuy. Esa madrugada, parecía el pueblo un bazar persa, muy distinto al pueblo somnoliento que conocí en varias ocasiones anteriores. Se agolpaban varios guías turísticos ofreciendo sus servicios para transportar a los viajeros al “nevado”.

Continuar leyendo

Parque Nacional Canaima y Santo del Ángel

Parque Nacional Canaima

El Parque Nacional Canaima es un parque nacional ubicado al suroeste del río Orinoco, en el Estado Bolívar, Venezuela. Fue instaurado el 12 de junio de 1962 y declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 1994.

Se extiende sobre 30.000 km² hasta la frontera con Guyana y Brasil, por su tamaño es considerado el sexto parque nacional más grande del mundo. Cerca de 65 % del parque está ocupado por mesetas de roca llamadas tepuyes. Sus acantilados escarpados y sus caídas de agua (incluyendo el Salto Ángel, que es la caída de agua más elevada del mundo, con 979 m) forman paisajes espectaculares.

canaima1

Continuar leyendo

Mi viaje a San Agustín desde Quito

Texto: Blanka Pesinova

Blanka nació en la antigua Checoslovaquia, en la bella ciudad de Praga. La conocí cuando vivió en Bogotá siendo la esposa del embajador de Bélgica en Colombia. Incansable caminante y viajera, vivió en Inglaterra, Australia, Filipinas, Suiza (donde le tomó gusto a caminar por las montañas), Bélgica, Ecuador, Yugoslavia, Holanda, Siria y por supuesto Colombia, donde viajó y conocio más que muchos de nosotros que nacimos y vivimos aquí, y donde tuve el gusto, muchas veces, de ser su guía.

En marzo de 1996, diez años antes de que nos mudáramos a Colombia, había venido a Bogotá desde Quito, donde estábamos viviendo entonces. ¿Razón? Había leído todos los libros de Erich von Daniken, un suizo, que afirmaba, que nuestra civilización nos llegó de otro mundo del universo. En uno de ellos, “La estrategia de los dioses”, habla de San Agustín y sus estatuas, como uno de los testimonios para su teoría.


dscn6693

Continuar leyendo