Estamos buscando #ElDiscoColombiano 2017 ¿Cuál es el tuyo?

WhatsApp Image 2017-11-26 at 11.23.51 PM (1)

Se acerca el fin de año, y ya se hace costumbre en El Colombiano, el ejercicio editorial de @Elfanfatal por encontrar las historias musicales que han contado los músicos del país. La búsqueda discográfica tiene como propósito mostrar y resaltar las producciones sonoras de diversos artistas de todo el territorio, y lo queremos hacer con las propuestas que no están en el boca a boca de la industria mundial y que merecen estarlo. Más que una apuesta por lo independiente o alternativo, es una ventana que queremos se expanda a los nuevos universos sonoros, y una invitación para conocer discos completos, además, para deleitarnos con obras creadas acá en Colombia.

Ésta es nuestra propuesta, nuestros 20 discos del año 2017 en Colombia ¿Para ustedes cuál de estos discos merece tener el número uno?

Hasta el 7 de diciembre estarán activas las votaciones, pueden compartir la información con el HT #ElDiscoColombiano

Para que ustedes puedan juzgar como se debe, les proponemos que antes de votar, escuchen las canciones los discos propuestos en la siguiente playlist.

¡Bienvenidos a este nuevo universo de canciones!

Entrevista a Vetusta Morla (España)

vetusta-morla-2017

Es un buen momento para el rock de España, y desde hace muchos años nos visitan en Colombia agrupaciones como Ilegales, Radio Futura, El último de la fila, Héroes del Silencio, Nacha Pop, Extremoduro, Los Rodríguez, Alaska y Dinarama, entre muchas otras.

Pero este momento es quizá de los más interesantes para esa nueva ola del sonido español que llega con la necesidad imperiosa de contar esta nueva realidad de Iberoamérica.

Desde hace unos años nos visita con agrado el sonido de una agrupación literaria por excelencia. Una que canta sus historias porque no le queda de otra, porque tiene la necesidad y responsabilidad de la creación de ambientes sonoros para las historias que viven.

Vetusta Morla es una banda que se reencuentra, que se aleja de sus influencias, que experimenta con el cadáver exquisito, con las luces que iluminan sus escenarios, con las texturas, con el terciopelo sonoro que le han dado los años de trabajo, de textos y de canciones compartidas.

Ya se publicó el nuevo disco de Vetusta Morla “Mismo Sitio, Distinto Lugar”, un disco que emociona, que es un mapa de encuentros y desencuentros, de melancolías y de finales abiertos que no quieren concluir. Como sus otras placas discográficas es un disco exigente literariamente, que nos deja interpretaciones abiertas para la escucha, nos encripta el mensaje en guitarras que se redescubren en cada canción y que nos pisa los talones con la melancolía de ese rock poético que se niega a morir.

A raíz de su lanzamiento, hablé con Guillermo Galván, guitarrista y compositor de la banda.

 

 

 

 

Jeihhco: un guerrero que pelea la vida con hip hop

13320469_10156952793620261_5203974372790884220_o

La primera vez que hablé con Jeihhco fue a través de un chat. Él, muy molesto, me exigía qué hablara de algunos procesos del rap en la Comuna 13 en Medellín. Me invitó a acercarme y a no obviar la trayectoria de “Revolución sin muertos”, en ese momento el festival que él mismo lideraba. Fue una conversación tensa, nada amistosa ni cordial.

De entrada el contacto no empezó bien. Sin embargo a través del tiempo, entendí la importancia y el trabajo desinteresado que este ser musical y bonachón, le regala a la música del país. Con cada paso, con cada palabra, con cada movimiento de manos, con cada rima, Jeihhco nos dice “Aquí si hay amor”.

Él no hace hip hop, él mismo es hip hop, la calle es su hogar, la gente sus hermanos, su compañía; y la música, sea cual sea, su motor para respirar, fuerte, tan fuerte que rompe el aire. A mediados de los años 90 conoció ese ritmo poderoso de human beatbox e historias, el rap. Se enamoró, y desde ese momento ningún anochecer, ni despertar, carecen de ritmo, de bombo y caja.

Su nombre es Jeison Castaño, pero nadie lo sabe. Él mismo construyó su identidad, él mismo proyectó su futuro y su vida con el alias de Jeihhco: JEI (Por su nombre)HH (Por el hip hop) CO (por el lugar que ama: Colombia) y a través de esta propuesta de héroe musical, este personaje ha creado festivales, agrupaciones, canciones, memoria e historia, todo con un beat, una libreta y las ganas de cambiar el mundo entero. Ha despedido amigos por culpa de la violencia, y él con un cariño verdadero los inmortaliza, con arte, con grafittis y canciones, para su ciudad, su país y su corazón. Pero además de despedir, también ha recibido niños y jóvenes y los ha enrutado en el mismo camino que el decidió recorrer.

Para Jeihhco el amor y la paz, no son palabras gastadas, son realidades que tenemos que vivir a diario y que él, las vive desde la propuesta, la ayuda al otro, desde las realidades de su barrio, desde el rap, desde el hip hop.

Por eso este personaje de risa permanente y pasos cadenciosos es inspirador. Por su capacidad de transformar realidades, por su música y su apuesta de vida, por ser cronista desde las canciones, por amar lo que hace y contárselo al mundo.

Y como el bombo y la caja, el corazón de este rapero de Medellín sigue latiendo, con la fuerza de sus canciones, y con las calles impregnadas como el tatuaje más hermoso y doloroso que jamás pueda existir.

Tesituras, un festival para la canción latinoamericana

22539663_1957252641190498_3242882410980762416_nFoto cortesia: Fb Tesituras

Y para ellos, ¿Qué significan las canciones? Quizá son su único refugio, la manera en la que se encuentran, los amores imposibles y también los amores que ya perdieron la magia, las noches en soledad o las fiestas con amigos, los días del sol, las noches de agua o, tal vez, para ellos las canciones signifiquen su vida entera.

Y hablo de quienes toman la guitarra y cantan lo que ven, lo que viven y sienten. De los cancionistas latinoamericanos que se reunieron en Medellín hace pocos días en la quinta versión del Festival Tesituras.

Argentina, Panamá, Costa Rica, Perú y Colombia, se encontraron en los versos, las historias, las armonías y los aplausos de un público que no paró de sonreír con las canciones e ilusiones de cantautores del continente.

Y qué grata sorpresa encontrarme con tantas realidades distintas que se tejen amorosamente desde seis cuerdas de una guitarra, en diferentes lugares de Medellín.

Desde la labor de Daniel Gutiérrez con la dirección y Solo Valencia con la fundación del festival; pasando por los entrañables y siempre queridos Alejo García, Andrés Correa y Pala, cortados con la misma tijera, unidos por el mismo corazón; hasta la voz de las nuevas cancionistas, Felisa, María María, Ana María Vahos, dulces voces y el futuro del género en Colombia; llegando al sur del país, con la vida de un glamuroso y propositivo Provinciano llamado Lucio Feuillet, que nos llenó de declaraciones los ojos y oídos; Lucho Guarnizo, dejó la oscuridad de las historias y una voz bohemia desgarradora; Balerom, desde Costa Rica, arrojó canciones sinceras desde su sentir anárquico y su guitarra rockera repleta de amor; Rodrigo Carazo, desde Argentina, con particulares onomatopeyas y un sentido del humor finísimo, puso a reír y a cantar a los asistentes; también desde Argentina, Facundo Jofré, con los paisajes más hermosos pintados en la armonía de su guitarra; dese Panamá, José Y Au, una voz que crece y nos narrará todas las ilusiones de la Panamá querida; Omar Camino, desde Perú, dio una lección no solo de repentismo, composición y poesía, sino de madurez musical y respeto por el otro; tantas historias que reafirman que la vida se hace canción y que las tesituras pueden ser tan diversas como el mismo sonido.

Y además de ellos, los hacedores de canciones, tantas personas trabajando por este festival que, a su vez, también se hace melodía, acorde, contrapunto y canción.

Por eso, desde este espacio, celebro que sigue existiendo este festival para la canción latinoamericana, y digo que existe, porque luego de cinco ediciones se consolida, muestra madurez y según lo evidencian las mismas canciones, serán muchos más años de tesituras sonoras, de historias entreveradas por el amor y las vidas de la guitarra. Tenemos un festival que se defiende solo y que queremos ver crecer. Y si las canciones son la vida, pues aprendamos a cantar entre todos.

Las bandas Altavoz

image_content_28567013_20170502151514

En pocos días en la ciudad de Medellín, se vivirá una nueva edición de el esperado Festival Internacional Altavoz. Muchos comentarios surgieron en los muros de Facebook de quienes construyen la escena virtualmente. Bien o mal, el festival ha ido creciendo en la medida de sus posibilidades; y esta edición 2017 trae consigo riesgos artísticos que fueron asumidos por la dirección, pues le apostaron a bandas que no están clavadas en el imaginario de las personas. Sin embargo, es una decisión inteligente que le mostrará a Medellín otra realidad sonora, y la industria musical no vista desde las super estrellas saturadas por los medios, sino desde agrupaciones que quizá le aporten más a los músicos y a la acomodada escena musical de la ciudad.

En esta ocasión, la idea no es hablar del cartel de bandas que desarrollará el Festival este año, pero sí será el espacio adecuado para seguir hablando de las bandas de Medellín.

De las bandas que tienen un nombre definido y concertado por cada uno de sus integrantes, pero a su vez tienen un apellido: Altavoz. Trabajan todo un año componiendo, ensamblando, puliendo, ensayando y naturalmente comprando cuerdas, baquetas, parches y pagando salas de ensayo y transporte. En una fecha definida preparan material de presentación: brochure, fotografías y discos. Corren para no perder la hora de entrega y esperan ansiosos los resultados de dicha convocatoria. Pero si pasa que no están dentro de los “ganadores”, de inmediato se sumergen en un hoyo negro que parece no tener fondo, o en el peor de los casos, esa agrupación con nombre y apellido sencillamente se acaba, pues su meta era “tocar en Altavoz”.

De esto es de lo que quiero hablar, de la comodidad en la que se han establecido algunos proyectos musicales, que no crean música sino pensando en una época del año y en un espacio definido, que en este caso puede ser Altavoz, Feria de Flores, Circulart, u otros. Estas agrupaciones no imaginan un mundo diferente a éste y su zona de confort se limitó a esperar resultados para participar en espacios que se realizan cada año, lo que genera falta de independencia, creación y autogestión.

Sin duda alguna, Altavoz ha sido una ventana de profesionalización y cualificación de las bandas de la ciudad, que año tras año, ha brindado espacios para que éstas maduren y se afronten como proyectos de vida más allá de hobbies. Pero también es cierto que no es el único escenario; que los festivales independientes viven en la ciudad, que los circuitos locales funcionan, que Antioquia tiene escenarios a la espera de descentralizar y definitivamente, que la autogestión sigue siendo una propuesta que el mismo rock nos enseñó.

Altavoz y otros espacios, aunque se han convertido en políticas públicas de la ciudad, no tienen asegurada la eternidad. Puede llegar una administración sin visión cultural y estos espacios sencillamente acaban. ¿Qué sería entonces de estas bandas? La música de la ciudad no se debe hacer cuando un festival diga, debe hacerse a diario y además, debe crecer por sí misma. Las bandas deberían nacer, crecer por si solas, y con el Altavoz fortalecerse para continuar su proceso, más no nacer, crecer y morir tras el festival.

Chocquibtown, los queremos de vuelta

IMAGEN-16025855-2

Antes que nada. He respetado, recomendado, admirado y gozado de la música de Goyo, Slow y Tostao.

Para mí son un referente sonoro del arte colombiano de vanguardia. Cuando viajo, siempre los tengo en mis historias, hablo de su natal Chocó, muestro sus videoclips, cuento sobre su evolución y crecimiento, y créanme, me siento orgulloso de Chocquibtown. De su compromiso con las raíces, de su historia guerrera, de su amor por la raza, por el folclor, por la calle y el hip hop.

De sus historias sencillas, de su amor por la música, de esa gran familia que han construido con los años y las canciones, y sobre todo de su valentía para decidir salir adelante y vivir de hacer historias sonoras.

Por otro lado, en este espacio periodístico y de opinión, a través de las letras que siempre hablan de música, he sido también un defensor del respeto, la tolerancia y sobre todo la diversidad en la música, y precisamente por eso me siento en la necesidad de hablar del nuevo rumbo estético y artístico de los Chocquibtown.

Y por eso quiero hablar del nuevo lanzamiento de la banda, de la canción “No hay dinero”, que hacen en feat con Wisin, uno de los reggaetoneros reconocidos de esa industria. Todos ya conocemos los surcos que han recorrido los Chocquibtown, también que son defensores del sonido de su pacífico, y del rap que se abre al mundo, pero en esta canción exploran con el trap, muy popular por estos días.

Una música con cadencia lenta, con tresillos interminables y por lo general, con una lírica oscura, agresiva y ofensiva. En el caso de esta canción, invierten la perspectiva fuerte de la lírica y la hacen desde el respeto, la lucha, los sueños. Pero la música, ese trap, está más que presente ¿Por qué?

Quizá, la respuesta sea tan evidente que hasta dé risa, pues ahora en todos los discos de los nuevos artistas que hacen fusión o simplemente tienen ya una respuesta positiva en la industria, se hace necesario un pop o un reggaetón, y al parecer no es su propia iniciativa sino de la disquera.

“En tu disco, queremos mínimo dos canciones en reggaetón”. Y este fenómeno ya le ha ocurrido a varios artistas, no es un secreto que hasta a los mismos Chocquibtown lo han vivido con el pop y quizá, uno podría deducir que a Juanes, Carlos Vives, hasta Bomba Estéreo los tocó de manera obligada el dembow. Ahora, al parecer, le llegó el turno a Chocquibtown pero con el trap, qué triste.

Es entendible las nuevas búsquedas, los nuevos experimentos sonoros, el comercio y la viciada industria, yo no espero que una banda permanezca estática en el tiempo y en el sonido. Me encanta la exploración, pero la invitación para Los Chocquibtown es que piensen en el sonido con el que Colombia y el mundo entero los amó.

Y no porque odie el reggaetón y sus derivados, en lo absoluto, yo respeto a cualquier persona que se atreva a hacer música y que viva de ella. Que a mi me guste o no, es otra cosa muy diferente. Pero lo que sí siento es una incoherencia fuerte, frente a lo que hemos estado acostumbrados con esa raíz maravillosa y propositiva llamada Chocquibtown.

Dejémosle el reggaetón al reggaetón. Chocquibtown, los queremos de vuelta a las marimbas, al rap, al break, a las historias de la calle y del río que navega con ilusiones, de los amores humildes y de la música que de entrada sentimos no tiene pretensiones de pegar por pegar, queremos de vuelta su sinceridad. Con seguridad que sus ventas y nuestro respaldo no necesitan del reggaetón y menos del trap.

Paul McCartney pospone su concierto en Medellín

paul

 

Esta es la noticia que entristece a los fanáticos del ex Beatle que se presentaría en Medellín el próximo 24 de octubre. Acá el comunicado oficial de Tayrona Eventos.

Bogotá 4 de Octubre, 2017. A consecuencia de problemas de producción imprevistos, la próxima gira de One On One de Paul McCartney en Colombia ha sido pospuesta. Paul lamenta mucho la decepción que esto causará a sus fans, debido a circunstancias que están fuera de su control.

El equipo de gira de Paul y los promotores están estudiando la reprogramación del show como parte de una próxima gira en América del Sur.
Lamentamos comunicar esta noticia y que el público tenga que esperar para disfrutar de este espectáculo. Por supuesto, se procederá al reintegro del valor total de su boleta de la siguiente forma:

A continuación proceso para reembolso de boletas adquiridas.

¿Qué debo hacer para obtener la devolución del dinero cancelado por concepto de venta de boletería?
A todos los compradores de boletería de ONE ON ONE – PAUL McCARTNEY se les devolverá la totalidad del dinero cancelado al momento de la compra, incluyendo el valor del servicio de tu Boleta que será asumido por el EMPRESARIO.
El periodo de devolución establecido a nivel Nacional será desde el 9 de Octubre de 2017 y hasta el 30 de Diciembre de 2017 siguiente:
Después de esta fecha, quienes no hayan realizado el proceso que se detalla a continuación deberán comunicarse directamente con Tu Boleta a través de su Call Center para recibir mayor información al respecto.
¿Que documentos se deben presentar al momento de solicitar la devolución?
1. Si usted realizó la compra en efectivo o con tarjeta débito en punto de venta el procedimiento es el siguiente:
Debe presentarse en los puntos de venta detallados a continuación, en los horarios establecidos y con el documento de identidad válido y el recibo entregado al momento de la compra. *Solo se autorizará devolución a la persona titular de la compra registrado en el sistema.
2. Si usted realizó la compra en cualquier punto de venta Éxito a nivel nacional con cualquier medio de pago el procedimiento es el siguiente:
Debe presentarse en los puntos de venta detallados a continuación con el documento de identidad válido y el recibo entregado al momento de la compra. *Solo se autorizará devolución a la persona titular de la compra registrado en el sistema
Puntos autorizados Tu Boleta:
Bogotá: Centro Comercial Santafe Tercer Piso – Plazoleta Francia – Italia Horario: Lunes a Viernes 9:00 AM a 9:00 PM
Centro Comercial Andino Segundo Piso – Local 242 Horario: Lunes a Viernes 9:00 AM a 9:00 PM
Galerias Centro Comercial Galerias – Entrada Puerta 5 Horario: Lunes a Viernes 11:00 AM a 2:00 PM y 3:00 PM a 7:00 PM
Medellin: Centro Comercial El Tesoro Todo En Artes – Local 1290 Horario: Lunes a Viernes 11:00 AM a 2:00 PM y 3:00 PM a 8:00 PM
Centro Comercial Molinos Todo En Artes – Local 2037 Horario: Lunes a Viernes 11:00 AM a 2:00 PM y 3:00 PM a 8:00 PM
Centro Comercial Santafe Todo En Artes – Local 3191 Horario: Lunes a Viernes 11:00 AM a 2:00 PM y 3:00 PM a 8:00 PM
Plaza Mayor Calle 41 # 55 – 80 local 239 Horario: Lunes a Viernes 11:00 AM a 2:00 PM y 3:00 PM a 7:00 PM
3. Si usted realizó la compra a través de nuestros canales no presenciales (página web, Call center, mobile) (nacional o internacional), en otras ciudades o realizó la compra en nuestros puntos de venta pero canceló con tarjeta de crédito, el procedimiento es el siguiente:
Deben contactar la línea de servicio al cliente de Tu Boleta, registrar el caso e iniciar el proceso de devolución.

Alfonso Lizarazo, un visionario de la música

alfonso-lizarazo

 

Quizá muchos recuerden el nombre de Alfonso Lizarazo con la etiqueta del humor, por su mítico paso por uno de los programas más representativos de la televisión colombiana “Sábados felices”, pero este nombre y apellido, no solo cargan con la historia del humor y la televisión, sino también con la de la radio, los descubrimientos musicales y el surgimiento del rock y la balada en Colombia. Desde temprana edad Lizarazo sabía qué quería hacer de su vida, sin embargo, los azares del destino lo llevaron a la radio, donde empezó un hermoso camino que tenemos que agradecer. Radio 15 fue su primera casa, allí a través de su trabajo y de su tacto visionario al lado de Carlos Pinzón, pudo reconocer nuevas tendencias que llegaban a Colombia en los años 60. Óscar Golden, Lyda Zamorá, Los Yetis, Los Speakers, Los Flippers, Vicky, Los Ampex, Ana y Jaime, Harold, Juan Nicolás Estela, Pablus Gallinazus, Fausto de América, entre muchos otros artistas, pasaron por sus micrófonos, como una premonición de lo que sería nuestra identidad sonora colombiana.

En ese trabajo de escuchar y sonar nuevos artistas, Lizarazo se convirtió en una figura importantísima del disc jockey en Colombia, que descubría música y la programaba para el público; fue así que inicio una nueva generación de músicos, que fue llamada Nueva Ola. A través de este movimiento que era romántico, revolucionario y sonoramente internacional, se consolidó el inicio de nuestro sonido rock and roll, que era etiquetado como yeyé o gogó, y que sin darnos cuenta nos cambió la vida.

Posteriormente Alfonso trabajó para la tv en los programas Juventud Moderna y Estudio 15, dos producciones vitales donde pudo evidenciar los procesos musicales del mundo y unirlos a lo que se vivía en Colombia. Allí nacieron por fortuna muchos de nuestros artistas. Esta solo es una pequeña muestra del brillante y admirado camino de un grande en todo el sentido de la palabra. Por esto y mucho más, Lizarazo es importante para nuestra historia e idiosincrasia musical; lastimosamente no todo el mundo dimensiona lo que significa para los medios de comunicación en Colombia y sobretodo para la música y el rock colombiano. Un ser visionario que vio propuesta y evolución en el sonido nacional. Alfonso, no te olvidamos, pero más que eso, agradecemos tu amor y compromiso por el sonido nacional.

La música es la paz

andreaFoto por: El Tiempo.com /Carrusel

 

SÍ. En eso pensé cuando, recorriendo las calles de Medellín en un auto, escuché a través de un radio un momento histórico y significativo para la vida de muchos: “Yo estoy que me digo esta vaina: señores, señoras, chicas, chicos…La guerra ha terminado, a abrazar a todo el mundo”. Eso dijo Andrea Echeverri, la voz rechinante y reluciente de nuestra banda de rock colombiana Aterciopelados. Todo esto ocurrió en Bogotá, ante cientos de almas en el Concierto Radiónica del año 2016. Lo único que pude hacer fue detener el vehículo, escuchar con atención y sonreír satisfecho por la valentía, sensatez y coherencia de esta increíble mujer.

“Que ya la guerrilla más importante, y que por más años ha estado en guerra, no esté en guerra, o sea mariquis, eso es un paso el hp, es increíble”. Textualmete finalizó Andrea, y ahí estaba yo, atento detrás del radio a más de 444 kilometros, entendiendo cada una de sus palabras, escuchando los acordes que le siguieron y los gritos de las personas que continuaron luego de su apuesta, de su compromiso con el país, con su música, con su voz y su vida.

Horas después, veo a través de redes sociales un video de músicos de Medellín que le apuestan a la vida, al diálogo, al fin de una nefasta y fatal historia. Ellos invitan, desde el respeto, desde su música, a pensar en la paz como una solución, como una realidad que requiere de todos. Frankie Ha Muerto, Perros de Reserva, Zatélite, Usted, Rayken, K.N.K, Black Fairy, S.A.V, Nueve, Mabyland y Hasta el Fondo tomaron la iniciativa, expusieron sus razones y se unieron a ese corazón sonoro que late con esperanza.

De inmediato pensé en el punk, en su sinceridad, en sus gritos viscerales que defienden la vida y la integridad. Pensé en el metal, en su respeto por el otro y en su defensa de la estética artística. También pensé en la salsa, su sudor, sus sonrisas y en el baile que solo tiene como propósito reunir. Llegó también el rap, sus historias, su propuesta, su respeto por la calle y la memoria, su mano arriba por el drama del otro. Luego el reggae, su necesidad de libertad, su apuesta por la vida y por el libre pensamiento. Y así, el jazz, el hardcore, la música electrónica, la champeta, el reggaetón y todas las que se puedan imaginar.

También pensé en el compromiso de los músicos, en el poder de sus palabras, en lo peligroso que puede ser la irresponsabilidad frente a un micrófono, en la importancia de su labor de influencia y formación de públicos, de personas.

Los conciertos se convierten en la mejor zona para estar bien, para bailar, para cantar sin pena, para cuidarnos entre todos. Para llorar y para anhelar una frase ya recurrente en nuestras canciones “todo va a estar bien”.

En la música están el perdón, la conciencia, la amistad y el amor. En el pogo están el respeto, el cuidado por el otro y también, por fortuna, las apuestas políticas y amorosas de vida. Más allá de un SÍ o un no, la música debe estar comprometida con la construcción de país, de mundo, de vidas. ¡La guerra ha terminado! SÍ. En eso pensé, la música es la paz.