Al César lo que es de Balvin

J-Balvin-Metallica-Farandula

Imagen: Fulaleo

Hablar bien del reguetón es motivo de discusión, todos lo sabemos. Se hable del personaje que sea. Pero es momento de romper con esa idea, pues el género tiene argumentos para defenderse y más si hablamos de José Álvaro Osorio Balvin, J Balvin. Todos ustedes saben del éxito y conocen el proceso de este personaje que poco a poco se fue ganando no solo los números de la industria musical, sino el respeto de fanáticos, de intérpretes en todos los géneros y de toda la escena artística mundial. 

El proceso musical de José no empezó hace cuatro, cinco o siete años. Su historia profesional inició hace muchos más, en el rap, en las calles de Medellín, en los colegios guerreando nuevos públicos y haciéndose a una historia a pulso al lado de su familia. Él conoce su esencia callejera y musical, por eso su estética sonora actual es tan clara, por eso su proyecto no es solo el de un protagonista, el de un buen frontman que canta reguetón; su proyecto es moda, es baile, es artes plásticas, es tendencia, es cultura popular y, quiéranlo o no, comercialmente él es uno de los presentes más exitosos de la música latina.

La figura de J Balvin ha sido un sueño creado, trabajado, pensado, y a través de ese sueño que se hizo realidad, Balvin cambió las normas del juego en la música, en las ventas, no solo en Colombia, sino en muchos territorios del mundo. Nos puso a bailar a todos, hasta a sus contradictores, hasta a rockeros, raperos y metaleros. Él entendió que la música debía expandirse y por eso hasta sus más grandes referentes ahora están a su lado, y no solo artistas, también el expresidente de Estados Unidos, Barack Obama, que se declaró, no solo fanático del reggaetón, sino del mismo Balvin. Él ha hecho colaboraciones con personajes que nunca pensó, Daddy Yankee, Diplo, Nicky Jam, French Montana, Carla Morrison, Sean Paul, Major Lazer, Willy William, hasta el mismo Pharrel Williams.

La propuesta de José ya no es reggaetón, y es más que evidente, él dejó de encasillarse para hacer música para la gente. Su sonido se nutre de muchas manifestaciones, por eso podríamos decir que es world music, y con esa apuesta le ratifica al pop que debe dejar de ser aburrido, le dice en susurros entrecomillados al rock que debe saber venderse, y sin encerrarse en su circulo musical, recibe influencias de clásicos, contemporáneos, vanguardistas, underground o mainstream y demuestra en su propuesta que un concierto no es simplemente cantar. Hace realidad que un fanático viva una experiencia y que pueda modificar su vida en dos horas de canciones con sus shows mágicos, fiesteros y pirotécnicos, no solo con los adultos, también lo hizo con los niños: hace poco llenó la Plaza de Toros La Macarena en Medellín con un baile inocente y cariñoso.

El tema de la droga, la guerrilla, el nombre de Pablo Escobar como primera referencia ante cualquier colombiano en el extranjero ha cambiado un poco, ahora Colombia, Medellín, en el mundo, tienen otros referentes que nos llenan de orgullo, y uno muy importante es él, el reggaetonero que empezó siendo rapero y que ahora le enseña a hacer música hasta a los más experimentados académicos del sonido. Y es que no es tiempo de radicalismos, es el momento de encontrarnos y de aprender juntos, y muchos ya lo han sabido hacer, desde Fito Páez que interpretó Despacito en un piano jazz, Travis Barker de Blink182 tocando una canción de Balvin con una camiseta del grupo estadounidense de thrash metal Exodus, hasta el encuentro de J Balvin con Dilson Díaz de la banda de rock La Pestilencia donde los dos, ante cámaras, dijeron que por ser rockeros o reggaetoneros, no iban a dejar de ser amigos.

El mundo y la música están cambiando, y la verdad alegra. Y acá en estas líneas, le doy gracias también a J Balvin porque en gran parte es gracias a su trabajo. Por esto, y por muchas cosas más, al César lo que es de Balvin.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>