Alejandro Duque, el baterista colombiano

13558697_10154278442777463_8329910093734699417_o

“El Duque toca como si el mundo se fuera a acabar”: escuché a lo lejos, mientras muchos lo veíamos tocar la batería y cerrar los ojos cuando el redoblante nos ponía a vivir una ilusión que terminó cuando la canción llegó a su fin.

Mientras eso pasaba y veía a Alejandro Duque tocar la batería, sudar, gritar, elevar su espíritu con el sonido, imaginé mil cosas sobre su vida; y así lo conozca un poco, lo que más sé de su vida es su batería. Nada más. Continuar leyendo

Jorge Montoya, un valiente rock

Jorge Montoya

Uno no piensa en despedir a los amigos, y cuando hablo de amigos, casi todos los míos hacen parte de la música. Hablé en pocas oportunidades con Jorge Montoya, quizá el ni se acordaba de ese par de conversaciones, pero lo considero un amigo, porque muchas de sus canciones, de la historia en la que participó, me pertenece a mí. Quienes amamos el rock hecho acá, gracias a parte de su trabajo, hoy podemos hablar de rock colombiano. Por eso el corazón musical de este país está de luto, porque se va uno de sus creadores, un latir rockero se apagó. Continuar leyendo

Un merecido homenaje: Los Yetis en Altavoz

_DSC1165

Termina el proceso dedicado a los conciertos clasificatorios del Festival Altavoz, los que darán la ruta para lo que sucederá antes de que acabe el año con el Altavoz Internacional.

Jurados de varias partes del país y del mundo se encontraron para seleccionar las bandas que continuarán la fase siguiente del Festival, antes de culminar 2017.

Una idea: homenajes

Altavoz es un evento esperado por las bandas del país y por fanáticos de la música que vibran con los sonidos en vivo.

Por suerte, desde hace un par de años, viene evolucionando para bien, proponiendo industria, formación y mostrando sonidos diferentes a la fórmula que de entrada funcionaría para el público.

La propuesta está haciendo la tarea, sin embargo, desde su creación en 2004 está en deuda con los homenajes, necesarios para el agradecimiento, para el respeto y para la memoria colectiva de pasadas y nuevas generaciones.

Y si hablamos de un festival con tendencia al rock, y a géneros como el ska, reggae, rap, hardcore, debemos pensar en las raíces de esos géneros en Medellín y Colombia. Y en el rock, inevitablemente así a muchos no les guste, se llama Los Yetis.

¿Por qué?

Unos jovencitos de la burguesía envigadeña que a inicios de 1964 pensaron en la música de manera diferente, y navegaron en contra de una ciudad pacata, religiosa y moralmente radical.

Además de tener el cabello con una extensión considerable, en un momento en el que era vetado, también tenían guitarras colgadas y toda la rebeldía en la sangre de un nuevo sonido para Colombia: el rocanrol.

¿Quiénes eran esos Yetis que en plena ciudad industrial se atrevían a desafiar la mansedumbre del rebaño con sus melenas alborotadas, sus gargantas de volcán y sus guitarras que estremecían el silencio con la furia de una locomotora?

Eran la banda pionera del rock en Medellín.

Los Yetis fueron los primeros en recibir la influencia del exterior de The Beatles, The Yardbirds, The Rolling Stones, y luego, esa misma referencia, la convirtieron en canciones inocentes desde lo musical y agrias desde lo literal, pues sobre Medellín y particularmente sobre Los Yetis, recayó la represión del cabello largo en los años 60.

Se acercaron al Nadaísmo, crearon canciones al lado de los rebeldes poetas. Lograron materializar un concepto llamado rock al estilo colombiano, viajaron por toda Colombia, grabaron discos, ganaron uno de oro que luego dejaron olvidado en un taxi en Medellín, fueron los promotores de ese naciente festival llamado Ancón, y además de muchas otras hazañas, fueron y siguen siendo inspiración para varias generaciones.

Los Yetis luego de 53 años siguen tocando, ensayando, componiendo y con la energía viva para aceptar el homenaje que el país no les ha hecho.

Festival Altavoz, público de Medellín y Colombia, ¿no creen que es necesario hacerlo ya? Siguen vivos, suenan con la fidelidad de su momento de creación y, les debemos tanto, que un homenaje se queda corto.

Yo propongo a Los Yetis, y ustedes, ¿por quién quisieran celebrar?

Tr3sDeCorazón y su cátedra a la música de Colombia

tr3sde

Para empezar, ¿Saben ustedes qué significa tener una banda de rock en Colombia?

Ensayos, dinero, tiempo, creatividad, más dinero, tolerancia, entre muchísimas otras circunstancias que hacen de la música una labor compleja. Quizá por eso los integrantes vienen y van, las bandas de igual manera, nacen pero también con mucha frecuencia, mueren.

Continuar leyendo

Cuando Andrea Echeverri me sacó la lengua

13174156_10153659568712194_6712909498356336564_n

13174156_10153659568712194_6712909498356336564_n

 

Este, es un relato personal, un día con una flor aterciopelada.

Su cabello ya no era rubio, y aunque había crecido más que en los días frenéticos del año 1995, su longitud, con algunas canas, no alcanzaba sino hasta el nivel de sus orejas. Sus tatuajes estaban intactos, al igual que su voz, la misma que desde entrados los años noventa engalanó con toda la sinceridad nuestro rock colombiano.

Sí, hablo de Andrea Echeverri, la florecita rockera que supo sacarle la lengua a todo un país, la que le cantó sus verdades, y las puso en la mente y corazón de miles de personas. Ella, más que la voz femenina del rock colombiano, es el símbolo de una generación que, a través del arte, construyó posibilidades para encontrarnos en el amor.

Al verla de lejos, mientras se acerca, pienso en decirle todo lo que siempre tuve guardado, todo lo que decenas de personas le querrían decir. Pensé en fotos, en abrazos, en canciones, pero solo puede saludar cortésmente y seguir mi camino junto a ella en silencio. Eran las 7 de la mañana, y el trabajo no daba espera. De televisión a radio, luego a prensa y por último un recorrido por Medellín, una ciudad que le guarda amores y, así muchos no sepan, que también la vio crecer en algún momento de su niñez.

Diego quiero caminar ¿Sumercé va conmigo?

Pero, es pleno centro Andrea. – Responde su manager.

No importa, vamos.

Se detiene en cada esquina, saluda, recibe y entrega sonrisas. Hasta ella misma se saca una foto para uno de sus afortunados seguidores.

Recorrió las calles de Medellín como su propio barrio, como un caminante más; no porque no la reconozcan, sino porque no genera distancia con la gente, por el contrario, le gusta estar cerca. Yo seguía en silencio tras su paso, hasta que el rocanrol hizo de las suyas, y rompimos el hielo. Revivió las historias rockeras de La Peste, Ekhymosis, Estados Alterados, Bajo Tierra y Rodrigo D, mientras cantábamos canciones caminando por Junín. Todas las cantó, se las sabía. Su discurso es coherente; en las canciones, en las conversaciones y en la vida real. Es una mujer sin estuche.

Luego de más de 20 años de carrera musical, de pasar por el punk, el rock, el pop y la balada, Andrea, la aminoácida, rechinante y reluciente florecita del rock colombiano, está más vigente que nunca. Y aunque su registro vocal, mezzosoprano, impresione a más de un académico del canto lírico en el mundo, eso es lo que menos importa, o por lo menos a ella. Lo verdaderamente relevante es que su vida se ha reflejado en sus canciones, y su símbolo de mujer rock es el más claro ejemplo de sinceridad estética, musical y humana. Ese camino que decidió seguir debería ser inspiración para más mujeres; menos labial, menos laca y más corazón.

La fidelidad de su creación ha sido vivida, paso a paso, nota a nota, palabra a palabra, como un dejavú que se va haciendo realidad. Ha sobrepasado las crisis de la música, la llegada del internet, el regreso del vinilo y no sé cuántas cosas más; todo, como una bella historia musical cubierta con la sinceridad de su voz aterciopelada.

Llega la noche, y con ella el momento de la despedida luego de horas de trabajo, de estar al lado de La Ruiseñora, de la voz de toda una generación. Nos damos un abrazo que guardaré en mi memoria, y como si leyera mi mente me dice:

Mariquis, ¿nos tomamos una foto? Sorprendido, respondo con una sonrisa. Ella me saca la lengua y yo sonrío mientras hago lo mismo. Congelo ese instante para siempre.

13177231_10153639755717194_7816220496735411812_n

Rock Colombiano: 100 discos, 50 años

rockcolo

Como su nombre lo indica, más que de una biblia del rock nacional, o de un recorrido histórico; se trata de un punto de partida que toma a los vinilos y compactos como eje temático, presentando una visión subjetiva (como argentino criado en el país no podría ser de otra manera) de medio siglo de rock hecho en Colombia ¿Por qué medio siglo? Porque abarca desde 1962 (año en que se editó el primer LP de rock nacional) hasta el 2012.
Cuenta con la participación de 73 entrevistados de diversas épocas. Entre los que se podría destacar la presencia de figuras de la escena alternativa nacional como: Héctor Buitrago, Roberto Fiorilli, Dilson Díaz, Manolo Bellon, Jorge Mackensie, Andrés Cepeda, Iván Benavides, Santiago Arango, Álvaro González Villamarín, Simona Sánchez, José Gandour, Alex Oquendo, Andrés Durán, Eduardo Arias, Héctor Mora, Arturo Astudillo, Sebastián Yepes, Umberto Pérez, Félix Riaño, Julio Nava, Cesar Pimienta, Catalina García, Andrés Cabas, David Viola, Ramiro Meneses, Juan Carlos Garay, Diego Zambrano, Gustavo Arenas y Andrés Ospina, por sólo mencionar algunos. Me complace y enorgullece contarles, que el prólogo del libro está desarrollado por este último.
‘Rock colombiano’ está dividido en tres capítulos, que tienen que ver con las distintas formas que tenemos los jóvenes (y los no tan jóvenes) de ver el rock. El primero “El rock convencional”, tiene que ver con los sonidos más tradicionales del género y con aquellas propuestas que indiscutiblemente entran en dicho término. El segundo “Otras formas de construir rock”, propone otras miradas y da cabida a proyectos que pueden estar sujetos al beneficio de la duda por algunos puristas (y no puristas). El tercero “Los innombrables”,  abarca cinco discos que son netamente pop, pero que habría sido injusto excluir de esta investigación. Por último, también hay un pequeño “bonus-track” —compuesto de reseñas mucho más pequeñas—, dedicado a aquellos colombianos que desde el extranjero trataron de construir sonido criollo o con componentes locales (caso Headcrusher o Che Sudaka).
Músicos colombianos, público, colegas periodistas… ¡Este libro es para ustedes! Para poner un granito de arena a la construcción de una escena nacional y para que artistas que se han partido el lomo y no hay recibido apoyo del mainstream, puedan hacer gala de su talento en algunas de estas 249 páginas.
I-El rock convencional:
1-‘En el maravilloso mundo de Ingesón’ / Los Speakers
2-‘La gran feria’ / Banda Nueva
3-‘Pronto viviremos en un mundo mucho mejor’ / Los Flippers
4-‘Desde España…’ / La Columna De Fuego
5-‘Génesis’ / Génesis
6-‘Kraken’ / Kraken
7-‘Contacto’ / Compañía Ilimitada
8-‘Rodrigo D no futuro’ – banda sonora / Varios artistas
9-‘El álbum de menor venta en la historia del disco’ / Sociedad Anónima
10-‘Un día X’ / Pasaporte
11-‘Estados Alterados’ / Estados Alterados
12-‘Volver a empezar’ / Kronos
13-‘Catedral’ / Catedral
14-‘Plumas de pato’ / Juanita Dientes Verdes
15-‘Documento’ / Distrito Especial
16-‘El Dorado’ / Aterciopelados
17-‘Verdun 1916’ / Neurosis
18-‘Crónicas de una década podrida’ / I.R.A.
19-‘El Amarillista’ / La Pestilencia
20-‘La pipa de la paz’ / Aterciopelados
21-‘Ekhymosis’ / Ekhymosis
22-‘Lavandería real’ / BajoTierra
23-‘Buenas gracias, muchas noches’ / Poligamia
24-‘Ultrágeno’ / Ultrágeno
25-‘De la Tierra a la Luna’ / Santa Sangre
26-‘En vivo’ / Morfonia
27-‘Libertad y desorden’ / Polikarpa Y Sus Viciosas – Libra (split)
28-‘POP(O)’ / Defenza
29-‘Muerte verdadera muerte’ / Masacre
30- ‘Voices’ / Tenebrarum
31-‘No estamos solos’ / Mojiganga
32-‘No hay tiempo que perder’ / Tres De Corazón
33-‘Más allá de la realidad’ / Akash
34-‘No radical, no subliminal’ / De2
35-‘Stereoblaster’ / Skampida
36-‘Piedra’ / La Rueda De La Fortuna
37-‘Pornomotora’ / Pornomotora
38-‘Tempus mortis’ / Parabellum
39-‘The Black Cat Bone’ / The Black Cat Bone
40-‘Kraken filarmónico’ / Kraken
41-‘Los mejores ruidos de los Nadie’ / Nadie
42-‘Error’ / Error
43-‘Punto cero’ / El Sie7e
44-‘Soluciones para todo menos para los problemas’ (CD1) / Hora Local
45-‘Vio logic’ / Koyi K Utho
46-‘Moldoba’ / Dar A Cada Uno Lo Que Es Suyo
47-‘Ter.co’ / La Tumbaga
48-‘Tiempo’ / 69 Nombres
49-‘Babel’ / The Mills
50-‘En paz’ / Ciegossordomudos
51-‘Nadaísmo a Go-go’ / Los Yetis
52-‘Putiadero Gore 2012’ / Compadres Recerdos
53-‘Alegría por encima de la tristeza’ / 1280 Almas
54-‘Engranaje’ / Artefacto
55-‘Miénteme prométeme’ / Don Tetto
56-‘Return of the dead rudeboys’ / Unidad 69
57-‘Trinidad’ / Szarruk
58-‘Ánima’ / Alfonso Espriella
59-‘Corazon bombea vivo’ / Doctor Krápula
60-‘Dando lata’ / Latin Latas
61-‘Excitando la guerra’ / Nepentes
62-‘Odiamos el rock nacional’ / Varios artistas
63-‘Ruido de Bogotá’ / Carlos Reyes & La Killer Band
64-‘Sultana: Manual psicodélico del ritmo vol.1’ / Superlitio
65-‘Resistiendo al silencio’ / Grito
66-‘Sumercé’ / Velo De Oza
II-Otras formas de construir rock:
67-‘El ataque del metano’ / La Etnnia
68-‘Bloque De Búsqueda’ / Bloque De Búsqueda
69-‘Moregrip’ / Sidestepper
70-‘Golpe de ala’ / Mario Duarte
71-‘Sonorama’ / Sonorama
72-‘Alerta’ / Alerta Kamarada
73-‘Vol.1’ / Diva Gash
74-‘Conéctor’ / Conéctor
75-‘Somos Pacífico’ / Choc-Quib-Town
76-‘La cura para todos los males’ / Pescao Vivo
77-‘No lo hagas’ / Sanalejo
78-‘Once rasqas’ / Velandia Y La Tigra
79-‘Colección de mundos’ / Victoria Sur
80-‘Radio Candela’ / Providencia
81-‘Vol.2: Estalla’ / Bomba Estéreo
82-‘Systema Solar’ / Systema Solar
83-‘Root boy’ / Dub Killer Combo
84-‘Ten cuidado’ / La 33
85-‘Ecco’ / Nawal
86-‘Providence’ / V For Volume
87-‘Baila’ / Profetas
88-‘Coctel intergaláctico’ / Tripulantes
89-‘Cruzando el universo’ / Zona Cero
90-‘Del mar y del desierto’ / The Klaxon
91-‘Hecho a mano’ / Monsieur Periné
92-‘1er acto’ / Estemán
93-‘Nerdside’ / Jiggy Drama
94-‘Tropico ritual’ / Gux Swadharma & La Candela Machine
95-‘¿Qué hay para la cabeza?: Rhythm from Colombia / Vía Rustica
III-Los “Innombrables”:
96-‘La tierra del olvido’ / Carlos Vives
97-‘Fijación oral vol.1’ / Shakira
98-‘Amores difíciles’ / Cabas
99-‘Día tras día’ / Andrés Cepeda
100-‘P.A.R.C.E. / Juanes
Bonus Track:
‘Unión Verdadera’ / Culcha Candela
‘Día de los muertos EP’ / Día De Los Muertos
‘Mirando el mundo al revés’ / Che Sudaka
‘Street album’ / Tres Coronas
‘Unbruja’ / Sexydeath
‘Sonidero revolucionario’ / Caballo & The Mothafu-Kings
‘Congost’ / Lucrecia
‘Let the blood run’ / Headcrusher
‘Somos de la calle’ / Locos Por Juana
‘Sumas’ / Mateo Lewis

Como su nombre lo indica, más que de una biblia del rock nacional, o de un recorrido histórico; se trata de un punto de partida que toma a los vinilos y compactos como eje temático, presentando una visión subjetiva (como argentino criado en el país no podría ser de otra manera) de medio siglo de rock hecho en Colombia ¿Por qué medio siglo? Porque abarca desde 1962 (año en que se editó el primer LP de rock nacional) hasta el 2012.

Cuenta con la participación de 73 entrevistados de diversas épocas. Entre los que se podría destacar la presencia de figuras de la escena alternativa nacional como: Héctor Buitrago, Roberto Fiorilli, Dilson Díaz, Manolo Bellon, Jorge Mackensie, Andrés Cepeda, Iván Benavides, Santiago Arango, Álvaro González Villamarín, Simona Sánchez, José Gandour, Alex Oquendo, Andrés Durán, Eduardo Arias, Héctor Mora, Arturo Astudillo, Sebastián Yepes, Umberto Pérez, Félix Riaño, Julio Nava, Cesar Pimienta, Catalina García, Andrés Cabas, David Viola, Ramiro Meneses, Juan Carlos Garay, Diego Zambrano, Gustavo Arenas y Andrés Ospina, por sólo mencionar algunos. Me complace y enorgullece contarles, que el prólogo del libro está desarrollado por este último.

‘Rock colombiano’ está dividido en tres capítulos, que tienen que ver con las distintas formas que tenemos los jóvenes (y los no tan jóvenes) de ver el rock. El primero “El rock convencional”, tiene que ver con los sonidos más tradicionales del género y con aquellas propuestas que indiscutiblemente entran en dicho término. El segundo “Otras formas de construir rock”, propone otras miradas y da cabida a proyectos que pueden estar sujetos al beneficio de la duda por algunos puristas (y no puristas). El tercero “Los innombrables”,  abarca cinco discos que son netamente pop, pero que habría sido injusto excluir de esta investigación. Por último, también hay un pequeño “bonus-track” —compuesto de reseñas mucho más pequeñas—, dedicado a aquellos colombianos que desde el extranjero trataron de construir sonido criollo o con componentes locales (caso Headcrusher o Che Sudaka).

Músicos colombianos, público, colegas periodistas… ¡Este libro es para ustedes! Para poner un granito de arena a la construcción de una escena nacional y para que artistas que se han partido el lomo y no hay recibido apoyo del mainstream, puedan hacer gala de su talento en algunas de estas 249 páginas.

I-El rock convencional:

1-‘En el maravilloso mundo de Ingesón’ / Los Speakers

2-‘La gran feria’ / Banda Nueva

3-‘Pronto viviremos en un mundo mucho mejor’ / Los Flippers

4-‘Desde España…’ / La Columna De Fuego

5-‘Génesis’ / Génesis

6-‘Kraken’ / Kraken

7-‘Contacto’ / Compañía Ilimitada

8-‘Rodrigo D no futuro’ – banda sonora / Varios artistas

9-‘El álbum de menor venta en la historia del disco’ / Sociedad Anónima

10-‘Un día X’ / Pasaporte

11-‘Estados Alterados’ / Estados Alterados

12-‘Volver a empezar’ / Kronos

13-‘Catedral’ / Catedral

14-‘Plumas de pato’ / Juanita Dientes Verdes

15-‘Documento’ / Distrito Especial

16-‘El Dorado’ / Aterciopelados

17-‘Verdun 1916’ / Neurosis

18-‘Crónicas de una década podrida’ / I.R.A.

19-‘El Amarillista’ / La Pestilencia

20-‘La pipa de la paz’ / Aterciopelados

21-‘Ekhymosis’ / Ekhymosis

22-‘Lavandería real’ / BajoTierra

23-‘Buenas gracias, muchas noches’ / Poligamia

24-‘Ultrágeno’ / Ultrágeno

25-‘De la Tierra a la Luna’ / Santa Sangre

26-‘En vivo’ / Morfonia

27-‘Libertad y desorden’ / Polikarpa Y Sus Viciosas – Libra (split)

28-‘POP(O)’ / Defenza

29-‘Muerte verdadera muerte’ / Masacre

30- ‘Voices’ / Tenebrarum

31-‘No estamos solos’ / Mojiganga

32-‘No hay tiempo que perder’ / Tres De Corazón

33-‘Más allá de la realidad’ / Akash

34-‘No radical, no subliminal’ / De2

35-‘Stereoblaster’ / Skampida

36-‘Piedra’ / La Rueda De La Fortuna

37-‘Pornomotora’ / Pornomotora

38-‘Tempus mortis’ / Parabellum

39-‘The Black Cat Bone’ / The Black Cat Bone

40-‘Kraken filarmónico’ / Kraken

41-‘Los mejores ruidos de los Nadie’ / Nadie

42-‘Error’ / Error

43-‘Punto cero’ / El Sie7e

44-‘Soluciones para todo menos para los problemas’ (CD1) / Hora Local

45-‘Vio logic’ / Koyi K Utho

46-‘Moldoba’ / Dar A Cada Uno Lo Que Es Suyo

47-‘Ter.co’ / La Tumbaga

48-‘Tiempo’ / 69 Nombres

49-‘Babel’ / The Mills

50-‘En paz’ / Ciegossordomudos

51-‘Nadaísmo a Go-go’ / Los Yetis

52-‘Putiadero Gore 2012’ / Compadres Recerdos

53-‘Alegría por encima de la tristeza’ / 1280 Almas

54-‘Engranaje’ / Artefacto

55-‘Miénteme prométeme’ / Don Tetto

56-‘Return of the dead rudeboys’ / Unidad 69

57-‘Trinidad’ / Szarruk

58-‘Ánima’ / Alfonso Espriella

59-‘Corazon bombea vivo’ / Doctor Krápula

60-‘Dando lata’ / Latin Latas

61-‘Excitando la guerra’ / Nepentes

62-‘Odiamos el rock nacional’ / Varios artistas

63-‘Ruido de Bogotá’ / Carlos Reyes & La Killer Band

64-‘Sultana: Manual psicodélico del ritmo vol.1’ / Superlitio

65-‘Resistiendo al silencio’ / Grito

66-‘Sumercé’ / Velo De Oza

II-Otras formas de construir rock:

67-‘El ataque del metano’ / La Etnnia

68-‘Bloque De Búsqueda’ / Bloque De Búsqueda

69-‘Moregrip’ / Sidestepper

70-‘Golpe de ala’ / Mario Duarte

71-‘Sonorama’ / Sonorama

72-‘Alerta’ / Alerta Kamarada

73-‘Vol.1’ / Diva Gash

74-‘Conéctor’ / Conéctor

75-‘Somos Pacífico’ / Choc-Quib-Town

76-‘La cura para todos los males’ / Pescao Vivo

77-‘No lo hagas’ / Sanalejo

78-‘Once rasqas’ / Velandia Y La Tigra

79-‘Colección de mundos’ / Victoria Sur

80-‘Radio Candela’ / Providencia

81-‘Vol.2: Estalla’ / Bomba Estéreo

82-‘Systema Solar’ / Systema Solar

83-‘Root boy’ / Dub Killer Combo

84-‘Ten cuidado’ / La 33

85-‘Ecco’ / Nawal

86-‘Providence’ / V For Volume

87-‘Baila’ / Profetas

88-‘Coctel intergaláctico’ / Tripulantes

89-‘Cruzando el universo’ / Zona Cero

90-‘Del mar y del desierto’ / The Klaxon

91-‘Hecho a mano’ / Monsieur Periné

92-‘1er acto’ / Estemán

93-‘Nerdside’ / Jiggy Drama

94-‘Tropico ritual’ / Gux Swadharma & La Candela Machine

95-‘¿Qué hay para la cabeza?: Rhythm from Colombia / Vía Rustica

III-Los “Innombrables”:

96-‘La tierra del olvido’ / Carlos Vives

97-‘Fijación oral vol.1’ / Shakira

98-‘Amores difíciles’ / Cabas

99-‘Día tras día’ / Andrés Cepeda

100-‘P.A.R.C.E. / Juanes

Bonus Track:

‘Unión Verdadera’ / Culcha Candela

‘Día de los muertos EP’ / Día De Los Muertos

‘Mirando el mundo al revés’ / Che Sudaka

‘Street album’ / Tres Coronas

‘Unbruja’ / Sexydeath

‘Sonidero revolucionario’ / Caballo & The Mothafu-Kings

‘Congost’ / Lucrecia

‘Let the blood run’ / Headcrusher

‘Somos de la calle’ / Locos Por Juana

‘Sumas’ / Mateo Lewis