Carta abierta a Carlos Vives

Carlos VIves

 

Apreciado Carlos. Primero que todo, debo confesar mi admiración. Esto no me pasaba con su música y su trabajo hasta hace algún tiempo. Evidentemente su voz siempre estuvo en el radar, por la familia, por los amigos, por los amores pasados, por la televisión, por cultura general, y por el simple hecho de ser colombiano. Y más que una carta abierta, es una carta de confesión y de agradecimiento. Gracias por la autenticidad, por la sinceridad artística, gracias por los mochos con flecos, por los dreadlocks, por el baile y por el fútbol. Continuar leyendo

Alejandro Duque, el baterista colombiano

13558697_10154278442777463_8329910093734699417_o

“El Duque toca como si el mundo se fuera a acabar”: escuché a lo lejos, mientras muchos lo veíamos tocar la batería y cerrar los ojos cuando el redoblante nos ponía a vivir una ilusión que terminó cuando la canción llegó a su fin.

Mientras eso pasaba y veía a Alejandro Duque tocar la batería, sudar, gritar, elevar su espíritu con el sonido, imaginé mil cosas sobre su vida; y así lo conozca un poco, lo que más sé de su vida es su batería. Nada más. Continuar leyendo

¡El momento de la música colombiana!

servicios-escuela-musica

El año que pasó sin duda fue un despertar maravilloso para darnos cuenta de que la música colombiana en la actualidad está para grandes cosas. Producción discográfica constante, videoclips de gran factura, circulación nacional e internacional, consolidación de festivales, ruedas de negocio y mercados musicales, arribo de artistas internacionales al país, medios de comunicación alternativos y privados con la mirada en nuestro sonido, entre muchas, pero muchas o tras cosas. Gracias a la música, cada vez nos ubican más fácil en el mapa.

Continuar leyendo

Jeihhco: un guerrero que pelea la vida con hip hop

13320469_10156952793620261_5203974372790884220_o

La primera vez que hablé con Jeihhco fue a través de un chat. Él, muy molesto, me exigía qué hablara de algunos procesos del rap en la Comuna 13 en Medellín. Me invitó a acercarme y a no obviar la trayectoria de “Revolución sin muertos”, en ese momento el festival que él mismo lideraba. Fue una conversación tensa, nada amistosa ni cordial.

De entrada el contacto no empezó bien. Sin embargo a través del tiempo, entendí la importancia y el trabajo desinteresado que este ser musical y bonachón, le regala a la música del país. Con cada paso, con cada palabra, con cada movimiento de manos, con cada rima, Jeihhco nos dice “Aquí si hay amor”.

Él no hace hip hop, él mismo es hip hop, la calle es su hogar, la gente sus hermanos, su compañía; y la música, sea cual sea, su motor para respirar, fuerte, tan fuerte que rompe el aire. A mediados de los años 90 conoció ese ritmo poderoso de human beatbox e historias, el rap. Se enamoró, y desde ese momento ningún anochecer, ni despertar, carecen de ritmo, de bombo y caja.

Su nombre es Jeison Castaño, pero nadie lo sabe. Él mismo construyó su identidad, él mismo proyectó su futuro y su vida con el alias de Jeihhco: JEI (Por su nombre)HH (Por el hip hop) CO (por el lugar que ama: Colombia) y a través de esta propuesta de héroe musical, este personaje ha creado festivales, agrupaciones, canciones, memoria e historia, todo con un beat, una libreta y las ganas de cambiar el mundo entero. Ha despedido amigos por culpa de la violencia, y él con un cariño verdadero los inmortaliza, con arte, con grafittis y canciones, para su ciudad, su país y su corazón. Pero además de despedir, también ha recibido niños y jóvenes y los ha enrutado en el mismo camino que el decidió recorrer.

Para Jeihhco el amor y la paz, no son palabras gastadas, son realidades que tenemos que vivir a diario y que él, las vive desde la propuesta, la ayuda al otro, desde las realidades de su barrio, desde el rap, desde el hip hop.

Por eso este personaje de risa permanente y pasos cadenciosos es inspirador. Por su capacidad de transformar realidades, por su música y su apuesta de vida, por ser cronista desde las canciones, por amar lo que hace y contárselo al mundo.

Y como el bombo y la caja, el corazón de este rapero de Medellín sigue latiendo, con la fuerza de sus canciones, y con las calles impregnadas como el tatuaje más hermoso y doloroso que jamás pueda existir.

Paul McCartney pospone su concierto en Medellín

paul

 

Esta es la noticia que entristece a los fanáticos del ex Beatle que se presentaría en Medellín el próximo 24 de octubre. Acá el comunicado oficial de Tayrona Eventos.

Bogotá 4 de Octubre, 2017. A consecuencia de problemas de producción imprevistos, la próxima gira de One On One de Paul McCartney en Colombia ha sido pospuesta. Paul lamenta mucho la decepción que esto causará a sus fans, debido a circunstancias que están fuera de su control.

El equipo de gira de Paul y los promotores están estudiando la reprogramación del show como parte de una próxima gira en América del Sur.
Lamentamos comunicar esta noticia y que el público tenga que esperar para disfrutar de este espectáculo. Por supuesto, se procederá al reintegro del valor total de su boleta de la siguiente forma:

A continuación proceso para reembolso de boletas adquiridas.

¿Qué debo hacer para obtener la devolución del dinero cancelado por concepto de venta de boletería?
A todos los compradores de boletería de ONE ON ONE – PAUL McCARTNEY se les devolverá la totalidad del dinero cancelado al momento de la compra, incluyendo el valor del servicio de tu Boleta que será asumido por el EMPRESARIO.
El periodo de devolución establecido a nivel Nacional será desde el 9 de Octubre de 2017 y hasta el 30 de Diciembre de 2017 siguiente:
Después de esta fecha, quienes no hayan realizado el proceso que se detalla a continuación deberán comunicarse directamente con Tu Boleta a través de su Call Center para recibir mayor información al respecto.
¿Que documentos se deben presentar al momento de solicitar la devolución?
1. Si usted realizó la compra en efectivo o con tarjeta débito en punto de venta el procedimiento es el siguiente:
Debe presentarse en los puntos de venta detallados a continuación, en los horarios establecidos y con el documento de identidad válido y el recibo entregado al momento de la compra. *Solo se autorizará devolución a la persona titular de la compra registrado en el sistema.
2. Si usted realizó la compra en cualquier punto de venta Éxito a nivel nacional con cualquier medio de pago el procedimiento es el siguiente:
Debe presentarse en los puntos de venta detallados a continuación con el documento de identidad válido y el recibo entregado al momento de la compra. *Solo se autorizará devolución a la persona titular de la compra registrado en el sistema
Puntos autorizados Tu Boleta:
Bogotá: Centro Comercial Santafe Tercer Piso – Plazoleta Francia – Italia Horario: Lunes a Viernes 9:00 AM a 9:00 PM
Centro Comercial Andino Segundo Piso – Local 242 Horario: Lunes a Viernes 9:00 AM a 9:00 PM
Galerias Centro Comercial Galerias – Entrada Puerta 5 Horario: Lunes a Viernes 11:00 AM a 2:00 PM y 3:00 PM a 7:00 PM
Medellin: Centro Comercial El Tesoro Todo En Artes – Local 1290 Horario: Lunes a Viernes 11:00 AM a 2:00 PM y 3:00 PM a 8:00 PM
Centro Comercial Molinos Todo En Artes – Local 2037 Horario: Lunes a Viernes 11:00 AM a 2:00 PM y 3:00 PM a 8:00 PM
Centro Comercial Santafe Todo En Artes – Local 3191 Horario: Lunes a Viernes 11:00 AM a 2:00 PM y 3:00 PM a 8:00 PM
Plaza Mayor Calle 41 # 55 – 80 local 239 Horario: Lunes a Viernes 11:00 AM a 2:00 PM y 3:00 PM a 7:00 PM
3. Si usted realizó la compra a través de nuestros canales no presenciales (página web, Call center, mobile) (nacional o internacional), en otras ciudades o realizó la compra en nuestros puntos de venta pero canceló con tarjeta de crédito, el procedimiento es el siguiente:
Deben contactar la línea de servicio al cliente de Tu Boleta, registrar el caso e iniciar el proceso de devolución.

NicolaiFella, una tinta que suena a rap

WhatsApp Image 2017-09-11 at 11.18.32 AM

 

¿El mundo está hecho de átomos? No, el mundo está hecho de historias, y este escritor rebelde y musical tiene todas por contar. Por eso, sagradamente, como un obrero de la escritura, como un arquitecto de sueños sonoros jamás imaginados, Nicolás Barragán, conocido como NicolaiFella o como Mc Mr Error, sale a la calle a buscar historias, a conocer personas, a escudriñar conversaciones o simplemente a parpadear mientras el mundo pasa enfrente suyo. Luego, como un ritual inamovible, a las once en punto de la noche, en la tranquilidad de su casa, de su espacio, usa su cama de escritorio o de aeropuerto, abre la ventana bajo el cielo del barrio Carlos Llegas Restrepo en Bogotá, prende un cigarrillo y se deja llevar por el olor del café y de las palabras que se cruzan por su mente. A las seis de la mañana, mientras unos están despertando y él sigue despierto, cierra el computador, deja la mente en quietud y duerme todas las palabras, todos los sueños que ya imaginó en su pluma.

Su cabeza es un diccionario, y su corazón vibra con las miradas del público que corea sus canciones como himnos de vida. Nicolás no imagina sus historias cantadas, las vive y por eso el público las hace suyas, las siente reales y las hace parte de su vida, él ante eso solo expresa gratitud, y prefiere ser fan de su gente antes que ser un rockstar más.

Día a día, además de escribir, rapear, ensayar e imaginarse toda una vida viviendo de la música, de Los PetitFellas, este personaje le dedica tiempo a su familia, a hablar de fútbol con su papá, un rolo enamorado de el Club Deportivo Los Millonarios y a estar en complicidad con su mamá, una boyacense que con sus palabras guía su vida.

Cada una de sus canciones es una libreta, bien escrita, y también tachada para recordarse a sí mismo cuánto le costó, cuánto le dolió cada palabra y que siempre todo puede ser mejor. Esa exigencia, hoy en día, da como resultado ser considerado uno de los mejores letristas de la música actual colombiana. Su corazón es una efervescencia sonora constante, por eso sus latidos no solo rapean, también gustan del blues, del jazz, del ruido del rock y de la tradición sonora de su padre, la salsa.

Nicolás quiere vivir de hacer canciones, es su sueño y a diario trabaja para lograrlo. No se conforma con lo que hace, repite, borra, va, vuelve, canta, y saca lo mejor de su alma. Una de sus canciones puede tardar meses en escribirse, y si así tiene que ser, para él está bien. Es un personaje que cuestiona, que a veces incomoda con sus letras, con sus canciones, como debe ser el arte, incómodo y real, y por fortuna aún tiene más preguntas que respuestas ¿Podré llenar la nevera con esto? ¿A cuántos versos estoy de la muerte? ¿Qué de la religión, si Dios fuera mujer? ¿En la guerra puede haber empate? ¿Por qué al amor ya no le gustan las flores y el chocolate? ¿Qué demonios queda después de la soledad? ¿Cuál es el color preferido del camaleón? ¿Cuál es la opinión de la moral en las escuelas? ¿Si al mundo no lo cambia el amor, quién lo puede hacer? Y nos hace una invitación: Amen en vez de amén. Sí, así, sin tilde.

Y esta historia, no como todas, termina con final abierto, porque Nicolás sigue construyendo la historia de la música en el país con sus letras, con su corazón y con la tinta de un lapicero que suena a rap.

Tr3sDeCorazón y su cátedra a la música de Colombia

tr3sde

Para empezar, ¿Saben ustedes qué significa tener una banda de rock en Colombia?

Ensayos, dinero, tiempo, creatividad, más dinero, tolerancia, entre muchísimas otras circunstancias que hacen de la música una labor compleja. Quizá por eso los integrantes vienen y van, las bandas de igual manera, nacen pero también con mucha frecuencia, mueren.

Continuar leyendo

Cuando la música necesita más PLAY


vinyl

Tocar, reproducir y también JUGAR son las acepciones que le podríamos dar a play, esa palabra que también usamos de manera coloquial para referirnos a lo gomelo, o refinado. Pero acá vinimos fue a hablar de música, o ni siquiera de eso. Más bien, hablar de lo que le falta o le empezó a faltar a la música, a lo que perdió en su juego por sobrepasar el tiempo, las crisis económicas, los cambios de la industria, los relevos generacionales y el destructor y ruidoso ego.

¿Hace cuánto no juegan con la música? ¿Hace cuánto no le dan a los tambores, a las guitarras, al bajo y al piano, como un niño disfrutando de un caramelo interminable?

De eso se trata, de la música como un juego, como una diversión, como una alegría para la vida. De tocar por que sí, porque se siente, porque hace falta el sonido, porque las cuerdas llaman, porque las teclas gritan. Esas situaciones que parecen absurdas e infantiles solo las percibe quien de verdad vive la música. ¿Por qué ponerle nombre a una guitarra? ¿Por qué decir que nuestra vida puede resumirse en canciones? ¿Por qué gastar dinero en discos, en conciertos? ¿Para qué pasarse la vida componiendo? A eso juegan los que creen, los que sienten el sonido en cada poro, en cada cabello. Y eso de “jugar”, espero lo entiendan en el buen sentido de la palabra.

Play music, como una forma de incitar, de llamar, de vivirlo de manera divertida. Lastimosamente ahora eso poco se ve. Pero lo que sí se ve en muchos músicos, “no todos” para no entrar en generalidades polémicas, es el rimbombante destello efímero de crear música, de hacer una banda como si hiciera parte de una moda pasajera que nos vendieron las secciones de entretenimiento. Muchos ahora se dedicaron a crear bandas para figurar, para que la gente les pida fotos, autógrafos o los reconozcan en la calle, para conquistar a pretendientes deseosos de fama, para lucir sus mejores gafas, para reconocerse entre los demás como mejores, como intocables, como artistas en medio de las luces. Lo peor de todo es que mucha gente no nota eso, y sigue en ese círculo vicioso de una fama efímera y llena de vacíos artísticos; lastimosamente, la gente admira más la arrogancia que la sencillez, cuando de música se trata.

Play para vivir, play para disfrutar, play, play, P-L-A-Y para la música. Eso necesitamos. Pensar menos en la fama, menos en el dinero y más en la creación sincera de los sentimientos con la música. Necesitamos más músicos en escenario disfrutando su arte, sus canciones, su espectáculo frente al público. No se trata de cumplir horarios o compromisos, se trata de vivir de lo que se ama. Con seguridad que si se practica ese ideal de vida: “hacer por gusto”, todas esas cosas llegarán solas, y lo mejor, ya no importarán. Se sobreentiende que la música también significa sustento para muchos, pero eso no implica que el disfrute pase a un plano menos importante.

Cuando no existía una industria artística consolidada, la música se disfrutaba con las vísceras, con todo el amor, se gozaba; ahora que hay una gran industria que maneja mucho dinero, la música perdió brillo y se desvió por el lado fantasioso que legitimaron las cámaras y la fama en la actualidad, mucho maquillaje alrededor. Mucho excel, fotografías, redes sociales, fiestas y reuniones. El equilibrio es necesario, este asunto también requiere de ensayos, composición, escucha y mucha pasión por el sonido, así las dos visiones sean válidas. El disfrute, los conciertos y las canciones como la misma vida se convierten en un cuarto de hora, en un One Hit Wonder que no podemos desperdiciar.