¿Las exportaciones de Medellín?

image

Desde que la ciudad quedó marcada bajo la pobre etiqueta de “la capital mundial del reggaetón” tras la quiebra económica de Puerto Rico, una isla que hasta hace una década cosechaba músicos que tocaban instrumentos y variaban desde salseros hasta metaleros, pasando por baladistas e insuperables compositores, las condiciones económicas de Medellín y el ecosistema musical se prestó para que evidentemente se fortaleciera el naciente gremio con la llegada de numerosos artistas, productores, promotores y estudios musicales del género a vivir en la ciudad.

A pesar del surgimiento de nuevos “talentos” urbanos que deben salir del país a desarrollar sus carreras tras firmar con sellos discográficos interesados hasta en el 100% de las ganancias de sus derechos, Medellín no sólo exporta malumas y yei bálvines.

Artistas realmente forjados en medio del duro negocio de la música como Puerto Candelaria llevan décadas en giras, presentaciones y serios trabajos por fuera del país que sorprenden, primero que sean desconocidos y segundo, que pasen más tiempo girando en festivales que en casa.

Entiendo la buena intención y el cariño de Leila Cobo en Billboard, quien ha fomentado desde las páginas de la revista más importante de la industria musical las carreras de otros paisas como Juanes y otros colombianos como Carlos Vives, Fonseca y Shakira, pero me encantaría invitarla alguna vez a la ciudad a que conozca procesos en los que los muchachos están formándose en música a partir de la disciplina de los instrumentos como la Red de Escuelas de Música, que cumplió 20 años y otros artistas como Crew Peligrosos se tomaron el Hip Hop en serio para representarnos desde la complejidad del ghetto/comuna.

El reggaetón solo ha fomentado en la ciudad la cultura del dinero fácil, la superficialidad de ser famosos instantáneamente, y se arraigó en las comunidades más pobres arrodillándolos ante una limitación de las oportunidades sin plan de vida, heredando la actitud postiza/prestada del rap que ya escuchamos y la herencia de una apatía que en Puerto Rico llevó a lo muchachos a ver cómo el país fracasaba con los brazos cruzados y el brillo del “blim blim”.

Medellín es mucho más, musicalmente que reggaetón para exportar.
Gabriel Posada.

Los Tops en la música de 2010

Eminem, artista del año 2010

Pasa la navidad y empiezan los balances, los morales, financieros, físicos y las resoluciones de año nuevo. Por eso es muy importante hacer memoria y tener en cuenta qué fue lo importante y empacarlo en una maleta, una de esas en las que solo caben las cosas que no se pueden dejar atrás.

Continuar leyendo

Jowell & Randy: hablamos de Reggaetón, por el momento

Jowell & Randy en la casa!

Mientras escribo esta historia, escucho Eminem, uno de los pocos artistas que tenemos en común mis invitados y yo.  Si un artista urbano no sabe hablar de rap, entonces no tenemos nada de qué hablar, porque es el único punto de encuentro con el mundo urbano latino. Jowell detesta todo lo que suene gringo, me parece honesto, a pesar de haber nacido en Massachusetts, Randy, al contrario, vive enterado y de esta manera hablamos de Drake y otros artistas que siguen llegando al asfalto. Participa su manager, quien también sabe bastante de Lil Wayne y T.I.

Continuar leyendo

Crew Peligrosos, reconocidos en su ciudad

Juanes, El Jeke y Daniel Crowe de la Crew Peligrosos

¿Reconoce estas caras?

La ciudad también, porque han trabajado muy duro por ella durante el último tiempo.
Nos complace contarle que Crew Peligrosos, el grupo de muchachos que la apuestan al desarrollo de su cultura por medio de los cuatro elementos que involucra el Hip Hop, ha sido seleccionado entre las personalidades de mayor influencia en Medellín, entre los que también se cuentan los cantantes  Juanes y J. Balvin.

Continuar leyendo

Nubes blancas y tarde de paz en la Comuna 13

3:00 PM Apenas miro por encima de los techos mojados y desde mi ventana se ven los nubarrones cargados de agua sobre la comuna trece, allá mismo desde donde también tronaban recientemente los disparos de fusiles en la madrugada y se escuchaban desde mi cuarto por la disputa del territorio; una guerra de años, que terminó llamando la atención urgente del gobierno y en este caso, de los artistas.

Más de 1.250 personas han muerto y 2.266 han tenido que abandonar sus hogares en la Comuna 13 de Medellín.
¿Y cuántos mas en la Ciudad?

Continuar leyendo