La dirigencia del fútbol suramericano se renueva obligadamente

Luis Bedoya, después de nueve años en la Federación Colombiana de fútbol, será investigado por las autoridades internacionales.
Luis Bedoya, después de nueve años en la Federación Colombiana de fútbol, será investigado por las autoridades internacionales.

Luis Bedoya, después de nueve años en la Federación Colombiana de fútbol, será investigado por las autoridades internacionales.

Cuando en junio de este año el polémico exarquero paraguayo José Luis Chilavert le aseguró a la BBC que debían investigar a la Conmebol, “porque es un antro de corrupción terrible”, puso, sin proponérselo, en cuidados intensivos a la dirigencia del fútbol suramericano.

Ese señalamiento a la cofradía, como llama Chila al grupo que no quería soltar el mando del balompié de la región, se sumó al encarcelamiento de los máximos jefes de la entidad, por el escándalo de la Fifa, y produjo algo positivo: la renovación de los cargos directivos de las asociaciones que conforman la entidad.

Después de que a mediados de este año las autoridades suizas detuvieron a siete miembros de la Fifa por corrupción y el Departamento de Justicia de Estados Unidos denunció que 100 millones de dólares fueron repartidos entre los presidentes de las 10 federaciones de la Conmebol, la transformación empezó a ser una obligación.

El balance no podía ser peor: tres expresidentes en prisión (Carlos Chávez, Bolivia; José María Marín, Brasil; Rafael Esquivel, Venezuela), dos renuncias intempestivas (Luis Bedoya Giraldo, Colombia, y Sergio Jadue Jadue, Chile) y uno que tiene los días contados, Luis Chiriboga, Ecuador, el único veterano del grupo.

Mauricio Parodi, presidente de la Liga Antioqueña de Fútbol, califica el difícil momento como “un llamado de atención, porque nuestros líderes deben hacer del fútbol una empresa viable y una industria del espectáculo”.

Consciente de que las crisis algo positivo deja, Parodi considera que en esta oportunidad “entre las pocas cosas buenas se puede resaltan el surgimiento de nuevos dirigentes que seguramente sacarán adelante el fútbol de la región, empezando por Ramón Jesurún, presidente de Colfútbol, un hombre capaz y conocedor del tema”.

La prueba está en que entre 2014 y este año se han estrenado nueve presidentes (sólo sobrevive Chiriboga de la vieja corte) de federaciones y la Conmebol pasó de casi tres décadas de mandato de Nicolás Leoz (1986-2103) a dos cambios en tres años: Eugenio Figueredo (2013-2014, en prisión) y Juan Ángel Napout.

La misión de Napout, en medio de los escándalos, las especulaciones y renuncias, es recuperar la credibilidad de una Confederación que ha ganado 9 mundiales y tiene el torneo de selecciones más antiguo, la Copa América

 

Muchos cambios

Los últimos dos presidentes en llegar a las asociaciones de la Conmebol fueron el colombiano Ramón Jesurún (ante la renuncia de Luis Bedoya) y el chileno Jaime Baeza Zet. Este último remplazó a Sergio Jadue, quien dejó el cargo para colaborar con Estados Unidos en el escándalo de la Fifa que dejó por fuera al presidente Joseph Blatter.

Los otros dirigentes que recién llegan a sus federaciones son Luis Segura (Argentina y entró por el fallecido Julio Grondona, quien estuvo 35 años en la AFA), Marco Polo del Nero (brasileño), Alejandro Domínguez (Paraguay), Edwin Oviedo (Perú) Wílmar Valdez (Uruguay) y Laureano González, que ocupó el cargo de Rafael Esquivel (Venezuela), encarcelado por el caso Fifa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>