El fútbol de salón de Colombia es mundialista

Paula Botero anotando uno de los goles que tienen a Colombia haciendo respetar la localía del Mundial de microfútbol en Barrancabermeja.

Paula Botero anotando uno de los goles que tienen a Colombia haciendo respetar la localía del Mundial de microfútbol en Barrancabermeja.

El microfútbol también ayuda en la formación personal, genera pasiones y brinda alternativas de superación. De esto puede dar fe la antioqueña Paula Botero, clave en la búsqueda del tercer título mundial que se alcanzó con el triunfo 3-2 sobre Venezuela en la gran final.

Sin dejar de lado su feminidad, porque no le faltan sus aretes, moñas, pulseras, el color en los labios y las diademas, Paula se divierte jugando el fútbol de salón y está muy ilusionada en el Mundial que se juega en Barrancabermeja, en el que suma 12 goles que la tienen como la máxima artillera del torneo (7 ante Canadá, 1 con Australia y 4 frente a Marruecos).

Al lado de su amiga Paola Estrada son las únicas paisas en el combinado patrio que juega de anfitrión y tiene como meta conseguir el primer título femenino para el país, luego de ser tercera en Reus, España, en 2008, donde el campeón fue Cataluña.

Precisamente, en la península ibérica fue donde Paula se llenó de experiencia internacional y corrigió sus debilidades para terminar, al lado de la caucana Nayla Imbachi (ausente por situación laboral) como una de las referentes del conjunto tricolor que este miércoles tendrá su cuarta salida enfrentando a Cataluña, por los cuartos de final luego de golear 16-0 a Canadá y Marruecos, y  5-0 a Australia.

Jugar en el exterior, hacer parte del actual quinteto campeón de la Copa Postobón (Paisitas-Girardota) y conocer en detalle el desarrollo del salonismo femenino en el país le dan argumentos a Paula Botero para asegurar que Colombia “puede ganar este Mundial” si aprovecha su técnica y el respaldo de la afición, el mismo que fue clave para ganar el torneo masculino de 2011 con Jaime Cuervo, hoy asesor en Barrancabermeja.

 

¿Qué gana el país haciendo el Mundial?

Gana reconocimiento y la oportunidad de ratificar lo hecho por los hombres en 2011. Esta clase de torneos sirven para potencializar el fútbol de salón en el país”.

 

¿Qué significa ser una de las referentes de Colombia en este deporte?

No significa presión, pero sí me ayuda a entender más el juego y a adaptarme mejor a las compañeras. Es una gran responsabilidad y una experiencia que sirve para sumar y alcanzar nuevos objetivos. Sería una maravilla aprovechar todo esto para ser campeonas del mundo”.

 

¿Hasta dónde puede llegar esta selección?

Tenemos un grupo bueno y la meta es alcanzar el título, aunque eso mismo están pensando los demás participantes. Será difícil pasar las primeras rondas, pero hay con qué lograrlo”.

 

¿Cuáles son los fuertes de Colombia?

Tenemos un grupo que se destaca por su capacidad técnica; basamos nuestro juego en ese aspecto, más cuando en este Mundial hay unas rivales muy fuertes físicamente. La tenencia de la pelota, el proceso que traemos en la Copa Postobón con tres meses de competencia, la experiencia internacional y la buena preparación también ayudan”.

 

¿Cuáles son los rivales a vencer?

Es duro enfrentar a rivales que no has visto ni por la televisión, sin embargo, cuando hay potencial eso termina siendo secundario. El rival a vencer es Venezuela, con su base en la liga colombiana, aunque no se puede dejar de lado a Cataluña”.

 

¿Cómo ha sido la concentración en pleno calor?

En Bogotá fue una concentración larga con una parte física tediosa; en Barrancabermeja, pese al fuerte calor, todo se va rápido. Hemos tenido tiempo de entrenar, hacer rumba aeróbica, visitar centros comerciales, realizar dinámicas y compartir con la afición”.

 

¿Por qué las mujeres deben jugar microfútbol?

Sí vale la pena jugarlo, porque es una alternativa de recreación. Gracias a su facilidad, en cualquier placa barrial se puede practicar el fútbol de salón. Sí paga jugar el micro, ya que también impulsa a las chicas a buscar el desarrollo de la sociedad con valores”.

 

¿Y la parte femenina qué?

No se pierde la condición de mujer. Eso va en cada persona y cada quien tiene la forma de vivir, pero el que piense que esta clase de deportes atenta contra la parte femenina está equivocado”.

 

¿Cuál ha sido el respaldo de los barranqueños?

La gente ha estado pendiente de nosotras, nos apoya, pide autógrafos. Ese respaldo será vital para buscar el título que anhelamos”.

¿Por qué se dio el título?

“Porque le apostamos a la integración, la gente apoyó, nos comprometimos y tuvimos el respaldo de los dirigentes y los técnicos aportaron demasiado. También fue un orgullo ser la goleadora del torneo con 15 tantos”.

 

Colombia hará el Mundial de fútbol sala Fifa

El fútbol sala también tendrá su Mundial en Colombia.

El fútbol sala también tendrá su Mundial en Colombia.

Entre el 2011 y el 2016 Colombia podrá chicanear porque en sus cuentas tendrá cuatro mundiales: uno de fútbol juvenil en 2011, dos de microfútbol (varones en 2011 y damas 2013) y fútbol sala Fifa, que se hará en tres años en el país.

La buena nueva la dio ayer desde Islas Salomón, donde se hace el congreso de la Fifa, Luis Bedoya Giraldo, presidente de la Federación Colombiana de Fútbol. Allá le confirmaron la aprobación del proyecto previo que había pasado la entidad con sedes en Bogotá, Cúcuta, Ibagué, Tunja, Neiva, Villavicencio y Bucaramanga.

“Nos sentimos realmente complacidos por este gran respaldo que nos dio la Fifa una vez más. Es un verdadero honor y compromiso para el país. El legado que dejó el Mundial Sub-20, el apoyo gubernamental a nivel nacional y local, la capacidad de organización de grandes eventos, la disciplina y la seriedad de los procesos, han sido factores fundamentales para que Colombia vuelva a organizar un Mundial”, fue el comunicado que entregó desde Oceanía Luis Bedoya en la página web de Colfútbol.

El sí de la Fifa se debió al buen proyecto que pasó Colombia, a la infraestructura que tiene, ya que en Bogotá, Neiva y Bucaramanga cuenta con coliseos modernos para el evento (y eso que no incluyeron a Medellín que dispone de cuatro escenarios de última calidad) y a la destacada actuación de la Selección en el pasado Mundial de Tailandia donde fue cuarto detrás de Italia (tercero), España (segundo) y Brasil (campeón).

En el Mundial de fútbol sala participarían 24 selecciones de los cinco continentes que tienen federaciones afiliadas a la Fifa. En los próximos días Colfútbol determinará el plan a seguir en cuanto a los ajustes de las sedes, boletería y detalles del campeonato.

El visto bueno de las rectoras mundiales del fútbol de salón (AMF: Asociación Mundial de Fútbol de Salón) y Fifa también se debe a la gran trayectoria del país en el salonismo, ya que ha sido animador en Suramérica, suma dos títulos  mundiales de micro (2000 y 2011) y actualmente cuenta con dos ligas profesionales: la Copa Postobón de micro y la Liga Argos de fútbol sala.

 

Medellín también sudó petróleo

Julián Guillermo y John Hernández no tenían ni idea de que el Oro Negro había sido el Medellín.

Julián Guillermo y John Hernández no tenían ni idea de que el Oro Negro había sido el Medellín.

Independiente Medellín y Alianza Petrolera son rivales hoy por la Liga Postobón-I. Y, coincidencialmente, además de ser un duelo inédito, ambos tienen mucho que ver con Barrancabermeja, porque en su historia llevan impreso el “olor” a petróleo.

Ese municipio santandereano, el cual vio nacer en 1991 al rival esta tarde de los escarlatas de Antioquia, se estrenó en el fútbol profesional de Colombia gracias al DIM que en 1971 tuvo el nombre del Oro Negro y jugó por esa localidad.

Mauricio, hijo de Alfonso Arrriola Delvalle, uno de los propietarios del club, entre 1953 y 1972, al lado de su hermano Javier, recuerda con nostalgia cómo fue el pasajero periplo del Medellín por esa región que hoy no tiene su estadio disponible, porque anda en reparación. Debido a ello, el juego Alianza-DIM le tocó a Yopal.

Corría el año de 1970 y los antiguos dueños del conjunto montañero estaban al borde de la quiebra por la acumulación de pérdidas desde la primera intervención en la Copa Libertadores en 1967 y la única forma de no dejar perder la ficha era negociándola.

Mauricio, luego de varios amistosos que tuvieron en el puerto petrolero, le recomendó a su papá alquilar la ficha a la gente que hacía fútbol en 1971 en Barranca y llevar la base que lideraban Álvaro Santamaría y Jorge la Rata Gallego.

Eso fue hace 42 años y el heredero de los Arriola aún cree que de no haber prosperado esa idea, el elenco escarlata se hubiera privado de cumplir el centenario que festeja en este 2013.

Porque si bien fueron demasiadas las críticas por sacar el equipo de Medellín, su ausencia aumentó el cariño por la institución y generó un sentido de pertenencia que inició el regreso del elenco que había nacido en 1913.

En Barrancabermeja ni nos cumplieron y las deudas aumentaron, poniendo en riesgo la familia, mientras en Medellín la gente creía que nos estábamos tapando de la plata”, recuerda Mauricio.

Por ello cuando Alejandro Restrepo, uno de esos hinchas enfermos por el rojo, les contó que algunos amigos querían comprar al Medallo no lo dudaron en adelantar el negocio.

La venta al grupo que lideraban Augusto López Valencia y Óscar Serna fue por dos millones y medio de pesos, de los cuales nos alcanzaron a pagar uno y medio, cuando mi padre perdonó la deuda, porque tampoco tenían más dinero”.

Ese negocio significó el regreso del Medellín al Atanasio Girardot, el adiós al nombre de Oro Negro y el acrecentar su historia en la ciudad de origen. En esta época pocos recuerdan este hecho y menos en Barranca.

Colombia alista otro Mundial de microfútbol

Las antioqueñas deberán buscar cupo para el Mundial en la Copa Postobón.

Las antioqueñas deberán buscar cupo para el Mundial en la Copa Postobón.

 

En este 2013 el microfútbol colombiano gozará de buena salud, porque a sus acostumbrados campeonatos anuales le sumará un nuevo patrocinador y la realización del Mundial femenino.

La continuidad, mínimo dos años, de Postobón, y la llegada de Claro tienen a Manuel Sánchez, presidente de la Federación Colombiana de fútbol de salón, convencido de que su deporte seguirá convocando adeptos con la pelota que pesa 450 gramos y le dio vida a esta actividad hace 83 años.

Para que la convocatoria sea mayor y los practicantes aumenten fuera de la región, Sánchez anticipó que “logramos que en los Juegos Mundiales de Cali, que se harán a finales de julio y principios de agosto, el micro sea uno de los deportes de exhibición”.

Esas noticias tienen al responsable del futsal en el país muy optimista para la temporada que arrancará el 20 de abril con la quinta edición de la Copa Postobón masculina que se hará con 18 equipos, los cuales serán sorteados el 2 de abril.

 

Las damas, con la mayor responsabilidad

Si bien lo anterior le dará mucho bienestar a la disciplina, Manuel Sánchez considera que la responsabilidad mayor será la realización de la Copa Mundo femenina, programado del 7 al 16 de noviembre en Barrancabermeja. El costo del evento sería de 1.500 millones de pesos.

El sorteo ya se definió para el 18 de julio en Bogotá e intervendrán 16 equipos, 15 provenientes de Europa, Asia y América, más el anfitrión. “El nombre de los participantes se empezará a definir la próxima semana cuando viaje a Europa y Asia, avalado por la Asociación Mundial de Futsal, para definir la eliminatoria; inicialmente vendrían Rusia, República Checa, España e Italia, porque ya hicieron la parte preliminar. En marzo, exactamente el día 7, estaremos en Argentina definiendo la programación para escoger los representantes en el campeonato que ya tiene su Comité Organizador”, explicó Manuel Sánchez.

El dirigente también anunció que la base para la Selección de Colombia saldrá de la cuarta edición de la Copa Postobón femenina, que empezará competencias el 26 de mayo con 12 quintetos que contarán con refuerzos extranjeros y tratarán de terminar con la hegemonía de las vallecaucanas y cundinamarqueses.