Perdomo piensa revolucionar el fútbol colombiano

Jorge Perdomo es el presidente de la Dimayor en Colombia.

perdomos

Jorge Perdomo Polanía llegó en noviembre de 2015 a la presidencia de la Dimayor con varios propósitos: potencializar el fútbol colombiano como empresa, generar transparencia, brindarle herramientas a los equipos para que se proyecten como clubes y poner a rodar el torneo profesional femenino en el país.

Para hacer realidad esas metas “difíciles, más no imposibles, porque tenemos estructura y solidez económica”, este abogado que en 2001 aspiró a la Gobernación del Huila y es amante de los clásicos de la literatura rusa, piensa apoyarse en su experiencia dirigencial con la Cámara de Comercio opita, el Club Campestre y la pasantía que tuvo como presidente del Atlético Huila.

¿Quién es Jorge Perdomo?

Soy un abogado del Externado de Colombia especializado en Derecho comercial. Además de litigar durante varios años, estuve en el Tribunal Superior de Neiva y trabajé en el sector privado; prueba de ello es que fui presidente de la Cámara de Comercio y del Club Campestre de Neiva. En 2001 aspiré a la Gobernación del Huila luego de gerenciar varias campañas y quedé felizmente derrotado”.

¿Cómo llegó al fútbol?

De joven fui un volante 8 normal e integrante de selecciones Huila, pero una herida de guerra me sacó de la actividad, ya que sufrí una fractura de tibia. Sin embargo, el fútbol siguió conmigo y fui el presidente del Huila en la época más importante, porque estuvimos en cuatro cuadrangulares y disputamos dos finales, una ante Nacional y otra frente al DIM. Gracias a ello pasé al Comité Ejecutivo de la Federación Colombiana y el año pasado me nombraron en la Dimayor”.

¿Su familia qué?

Mi esposa, con experiencia en el sector bancario, se llama Esperanza Vega, y tengo un hijo, Jorge Sebastián Perdomo, quien es un gran chef con estudios en Argentina y quien montó restaurante en Neiva”.

¿Qué encontró en Dimayor?

Al cuarto día de mi llegada fui notificado de la obligación del pago de la demanda interpuesta por Claro y Une por violar la cláusula de preferencia de derechos de transmisión. Había que pagar 25.000 millones de pesos y lo hicimos sin recurrir a préstamos bancarios, porque encontré una Dimayor con solvencia económica. Aunque esto afectó nuestras arcas y empezamos la consolidación de esta empresa con varios programas de mercadeo que en unas dos semanas se definirán”.

¿Cómo va a proyectar a los socios de la entidad?

La mayoría de los 36 clubes carecen de estructura como clubes y para ser más competitivos tenemos que trabajar en ese aspecto. Es por eso que empezamos una operación de mercado para ayudarles a gestionar recursos por 15.000 y 20.000 millones de pesos a cada equipo que presente un proyecto serio para que construya su propia sede deportiva, de tal manera que cuenten con infraestructura para fortalecer su talento humano y consoliden el patrimonio para que sean clubes similares a los de Argentina y Brasil”.

¿Cuál será la carta de navegación de la entidad?

Partiendo del escándalo que generó el Fifagate que tocó a los 10 expresidentes de las asociaciones de la Conmebol, nos dimos a la tarea de la construcción de un código de ética y buen gobierno, será público en los próximos días, que renueve las estructuras de la entidad y envíe mensajes de transparencia. Con ese fin trabajamos en la reforma de los estatutos y comenzamos la búsqueda de la Norma ISO 9001”.

¿Qué novedad tendrá la Liga en los próximos días?

Vamos a implementar en intermedios del partido espectáculos culturales, artísticos y lúdicos para que los aficionados tengan más opciones”.

¿Cuándo será profesional el fútbol femenino del país?

En el 2017 habrá Liga profesional femenina en Colombia. Será con 12 equipos que deberán tener alianza con los clubes masculinos de la Dimayor. Estamos en la tarea de la financiación y la idea es que se hagan preliminares femeninos en la Liga Águila para que el patrocinador tenga beneficios para su marca exponiéndola ante asistencias importantes en los estadios. Este años se harán los ajustes del campeonato que entregará cupo a Copa Libertadores”.

¿En qué va lo del descenso de la B a la C?

Hay una dificultad desde el punto de vista estatutario, porque la rama aficionada cuenta con 34 ligas y no tendrían equilibrio con los 36 socios de Dimayor. Esto genera una grave dificultad que toca analizar en detalle”.

¿Le ve futuro a la Selección en la segunda era de José Pekerman?

Le tengo confianza a este proceso con el profesor José Pekerman y sé que, gracias a su buena voluntad y al repunte de nuestros jugadores en Europa, el panorama de la Eliminatoria será favorable consiguiendo puntos ante Bolivia y Ecuador para volver a soñar con Rusia-2018

Salida de Bedoya podría afectar al fútbol colombiano

28 DE AGOSTODEL 2014BOGOTÀ. El seleccionador nacional de Colombia, el argentino José Néstor Pékerman ofreciò este jueves 28 de agosto una conferencia de prensa en la Sede Deportiva de las Selecciones Colombia de fútbol en Bogotá. Este fue el primer encuentro del seleccionador nacional con los medios de comunicación después de la prolongación de su contrato con la Federación Colombiana de Fútbol en días pasados.( FOTOS COLPRENSA- MARIO FRANCO).  CONFERENCIA DE PRENSA CON JOSE NESTOR PEKERMANJosé Jesurum, José Pekerman, Luis Bedoya y Alejandro Hernández

28 DE AGOSTODEL 2014BOGOTÀ. El seleccionador nacional de Colombia, el argentino José Néstor Pékerman ofreciò este jueves 28 de agosto una conferencia de prensa en la Sede Deportiva de las Selecciones Colombia de fútbol en Bogotá. Este fue el primer encuentro del seleccionador nacional con los medios de comunicación después de la prolongación de su contrato con la Federación Colombiana de Fútbol en días pasados.( FOTOS COLPRENSA- MARIO FRANCO). CONFERENCIA DE PRENSA CON JOSE NESTOR PEKERMANJosé Jesurum, José Pekerman, Luis Bedoya y Alejandro Hernández

Cuando se armó el escándalo de la Fifa, en junio, con la detención de varios dirigentes suramericanos, Luis Bedoya Giraldo les enfatizó a los medios que no tenía “nada que esconder”.

También dijo en esa rueda de prensa en Bogotá que“el día en que no haya nada claro me voy y quedamos con la disponibilidad para asumir las responsabilidades”.

Sin embargo, en la carta de renuncia que pasó la semana anterior y que fue aceptada ayer por el Comité Ejecutivo de Colfútbol no hubo claridad en el porqué abandona el cargo que desempeñaba desde 2006 cuando remplazó en el puesto a Óscar Astudillo.

Pese a que hace cinco meses aseguró que no recibió dádivas, el dirigente dejó de lado el proyecto que defendió. “No recibí coimas, yo siempre estoy sujeto a la vigilancia de mi Comité y me duele que se ponga a la Federación o la Conmebol en tela de juicio, porque las entidades están por encima de las personas”, dijo en esa ocasión.

En los nueve años que estuvo al frente de la entidad logró la sede del Mundial Juvenil para el país en 2011, regresó a Colombia a la Copa Mundo (Brasil-2014), sacó adelante la sede deportiva y administrativa en Bogotá, respaldó el fútbol femenino y gestionó la sede del Mundial de fútbol sala para 2016.

Además, consiguió patrocinios por 54 millones de dólares para las selecciones y potencializó el balompié nacional en todas las categorías.

Igual, dio un paso al costado y sus compañeros de Comité le aceptaron la renuncia remplazándolo, de manera interina, con Ramón Jesurún, quien era el primer vicepresidente de la entidad y actual presidente de la Dimayor y aceptó “la responsabilidad con la misión de seguir con el mismo proyecto y apoyar el proceso del profe José Pekerman”.

¿Asunto personal?

Por eso la sorpresa de algunos dirigentes cuando se conoció su renuncia irrevocable y sin dar la cara, ya que algunos medios aseguran que desde el 4 de noviembre voló hacia Nueva York, donde coincidencialmente una corte de E.U. adelanta investigaciones por el tema de corrupción en la Fifa.

Juan Carlos de la Cuesta, presidente de Nacional, prefiere pensar que la declinación del máximo dirigente del balompié fue “por cuestiones personales” y no por el seguimiento que les hacen a los directivos del fútbol mundial desde el escándalo de Fifa y que ha generado la detención de los presidentes de las federaciones de Venezuela y Brasil, entre otros.

La salida de Luis nos tomó por sorpresa y estoy convencido de que Colombia pierde un gran líder, una persona con buenas relaciones en Conmebol y Fifa, y un poseedor de un conocimiento acumulado que le ha servido mucho a la Selección. Toca recomponer los rumbos y estoy seguro de que con Ramón Jesurún se seguirá parte del proyecto exitoso que traemos”, indicó De La Cuesta.

Mientras en Chile los integrantes de la Selección y su cuerpo técnico, liderado por José Pekerman, guardan silencio, el presidente del Independiente Medellín, Eduardo Silva Meluk, aparece como otro de los sorprendidos.

Todo debe ser algo más personal y no porque esté involucrado en una investigación, ya que en la última asamblea nos dijo que se sentía seguro, tranquilo y no tenía problemas con temas de Fifa”.

Silva Meluk también lamentó que “se pierda un líder y el responsable de la potencialización del fútbol colombiano”, pero espera que con la llegada de Jesurún se le dé continuidad al proceso que sirvió para volver a figurar en el fútbol mundial.

 

Los presidentes de las 10 federaciones

Federación Presidente Período

Argentina Luis Segura Arrancó en julio de 2014

Bolivia Marcelo Ortega Interino desde agosto de 2015

Brasil Marco Polo del Nero Interino desde junio de 2015

Colombia Ramón Jesurún Interino desde noviembre 9 de 2015

Chile Sergio Jadue Jadue Empezó en julio de 2011

Ecuador Luis Chiriboga Arrancó en 1998

Paraguay Alejandro Domínguez Comenzó en agosto de 2014

Perú Edwin Oviedo Arrancó en enero de 2015

Uruguay Wílmar Valdez Inició en septiembre de 2014

Venezuela Laureano González Interino desde junio de 2015

Nota aclaratoria

Carlos Chávez, de Bolivia, está preso desde julio de 2015.

José María Marín, de Brasil, está presio desde mayo de 2015.

Rafael Esquivel, de Venezuela, está preso desde mayo de 2015.

El fútbol de Colombia cautiva a César Cueto

César Cueto con su compatriota Guillermo La Rosa, fueron figuras del Atlético Nacional y la selección peruana.
César Cueto con su compatriota Guillermo La Rosa, fueron figuras del Atlético Nacional y la selección peruana.

César Cueto con su compatriota Guillermo La Rosa, fueron figuras del Atlético Nacional y la selección peruana.

En Colombia César Cueto es recordardo por la magia que derrochaba con su pierna zurda. Muchos de los hinchas de Nacional, América de Cali, Deportivo Pereira y Cúcuta Deportivo pueden dar fe de la exquisitez de su fútbol, del talento que derrochaba y de lo difícil que era quitarle la pelota entre 1979 y 1987, período en el que fue campeón con verdes y Diablos Rojos.

Esas jornadas de gloria en Colombia y el exterior, ya que aún es leyenda del Alianza Lima y marcó diferencia en los mundiales de Argentina-78 y España-82, permanecen intactas en este peruano de 67 años de edad que ahora anda por los caminos del Creador.

Desde el norte de su país, donde hace las veces de misionero y en vez del balón que tanto dominó y lo acompañó lleva consigo la Biblia, César destacó que ahora también trata de generar alegría pero mostrándoles “el camino del bien” a sus compatriotas “enseñando el evangelio y la Palabra de Dios”.

Sin dejar de lado “las épocas inolvidables que viví con los verdolagas al lado de Hernán Darío Herrera, Pedro Sarmiento, Eduardo Vilarete y Sergio Santín” y recordando que “el 10 siempre será necesario en los equipos, porque es la fuente de inspiración y el encargado de marcar diferencia”, Cueto calificó a Colombia “como una Selección poderosa” y cree que el balompié peruano “está mejorando”, sólo que le falta algo de más inteligencia para ser ese equipo que cautivó con su estilo hasta comienzos de la década de los ochenta.

Esa apreciación lo lleva a pensar que el partido que tendrán cafeteros e incas, el 8 de octubre en el comienzo de la Eliminatoria Suramericana hacia Rusia-2018

en Barranquilla será parejo, porque los dos conjuntos se conocen hace mucho rato y cuando se lo proponen derrochan creatividad con el balón. Además, empataron 1-1 en el amistoso del 8 de septiembre en Norteamérica.

¿Qué función cumple el 10 para usted?

El 10 no debe dejar de existir, porque son los hombres que marcan diferencia en el medio campo; son los de la inspiración y la creatividad. Nacional siempre tuvo los mejores, modestia aparte por lo que me toca. Recuerdo lo lindo que jugába con Hernán Darío Herrera gracias al apoyo de Pedro Sarmiento, Nolberto Peluffo, Guillermo La Rosa (en la foto con Cueto) y Sergio Santín. Teníamos un equipo de gran nivel”.

¿Usted que producía de jugador?

En mi época se jugaba durísimo, con intensidad, marcación hombre a hombre y zapato de lado y lado. Sin embargo, superé a los demás y con la ayuda de Dios pude aumentar la creatividad en el fútbol”.

¿Cuáles recuerdos tiene de Medellín?

A Medellín la recuerdo mucho, porque la cordialidad de los antioqueños me hizo vivir en familia. Siempre se me llena la boca diciendo que comía bandeja paisa y me encantaba dar la vuelta a Oriente”.

¿Aún le dicen el Poeta de la Zurda?

Muchas personas, especialmente las de antes. También me dicen La Cucharita, maestro y muchas cosas lindas, pero ahora ya no vivo en el fútbol, estoy ciento por ciento con Dios”.

¿Con quiénes mantiene contacto?

Ha sido poco, casi siempre hablo con mis excompañeros cuando Nacional festeja algo. En los 50 años del club me encontré con muchos, en especial con Pedro Sarmiento y Hernán Herrera. Y acá en Perú, cuando no estoy en Piura, hablé con Luis Fernando Suárez en Lima”.

¿Cómo visualiza a Colombia y Perú?

Colombia despertó al encontrar su identidad con Francisco Maturana y la ha sabido manetner; nosotros los peruanos nos estancamos porque olvidamos la esencia del juego, pero Dios mediante con Ricardo Gareca volvimos a algo de ello y ojalá mantengamos la inteligencia para volver a figura jugando bien. Antes Colombia no aparecía en ningún lado, hoy nos cuesta a los incas; la idea no es renegar del pasado, sino mejorar”.

¿Cuál es su actual misión?

Ando en Piura con la iglesia católica; estoy en la comunidad haciendo una labor de misionero itinerante. Trabajo con un equipo de catequistas llevando la palabra de Dios; mi misión es enseñar el Evangelio y lo hago con 30 personas más por el norte de Perú”.

¿Cómo se siente en esa labor?

Es algo espectacular y no piense que ando de chancletas o túnicas por el estilo. Escuchar a Dios va obrando poco a poco porque aparece el amor, la fe y las obras, algo muy lindo. La iglesia es un cuerpo y ahí la comunidad es importante y por ella trabajamos”.

¿Y la familia qué?

Está bien en Lima; tengo cuatro hijos y siete nietos, ninguno me heredó el fútbol. El mayor, de nombre Ricardo, arrancó bien, pero se fue quedando”.

¿A qué le apuesta Perú con Gareca?

He visto a la Selección de Perú con Ricardo Gareca y le apuesta al fútbol de toque. Creo que lo viene haciendo bien, porque en tan poco tiempo ha avanzado, no al nivel de los colombianos, pero en la Eliminatoria se encontrarán con un rival en buena forma, eso es lo que aprecio a la distancia”.

¿Cómo define usted a la Selección de Colombia?

Lleva un trabajo de más de 20 años y eso hace que sea una selección poderosa; cuenta con cantidad y calidad, se mantiene en ascenso y tienen un gran entrenador. Colombia hace rato juega a lo mismo, al buen toque, y por eso marca diferencia sobre los demás”.

¿Qué fútbol se verá en la Eliminatoria?

Si bien Colombia y Chile han crecido mucho, las distancias se han acortado, porque los demás también se hacen notar. Claro que el cupo para el Mundial de Rusia, al que queremos ir, Perú lo tendrá que pelear con colombianos, chilenos y uruguayos, porque Brasil y Argentina, así luzcan parejos, casi siempre son fijos”.

¿Ya hay un nuevo César Cueto en Perú?

Cada uno tiene su estilo y no me comparo con nadie, hay jugadores con condiciones, jóvenes que van saliendo, pero todavía no aparece uno que fortalezca ese toque que tanto extraño y que yo defendí hasta el final”.

Continuidad de Pekerman garantiza éxito del proceso, más no títulos: Óscar Córdoba

Oscar Córdoba

Oscar Córdoba

Oscar Córdoba aún celebra la actuación de Colombia en el Mundial de Brasil y la continuidad del entrenador José Pekerman, pero les recuerda a los que “sólo piensan con el corazón” que eso no garantizará el éxito en lo que viene, porque todo dependerá de “la respuesta de los jugadores en la cancha y del momento que tengan”.

Ahora que ve el fútbol desde afuera, concluye que el fútbol colombiano “se ha transformado para bien, pero todavía requiere de más ajustes”.

Esto lo hizo saber en el seminario Retos del marketing deportivo que organizó la Universidad Autónoma de Medellín. Allí también, la leyenda del Boca Juniors de Argentina, el mundialista de Estados Unidos-94 y el campeón de la Copa América de 2001, resaltó la renovación con miras a la Copa América de Chile-2015 y lo que significa para el país tener James Rodríguez en el Real Madrid español.

 

¿Qué genera la Selección?

Colombia fue capaz de reunir al país generando orgullo y sentido de pertenencia. El equipo ha dado un vuelco total a la imagen de un país lleno de problemas por uno de unidad, gracias a la causa que se llama fútbol”.

 

¿Cómo la siente usted?

Como un vehículo de gestión social y patriotismo. En el fútbol mi hijo quiere ser James y para nada Óscar Córdoba. Así como él quiere ser el número 10 de la Selección, los demás chicos, aún en situación problemática, quieren emular los ídolos gracias a la labor social”.

 

¿Por qué cambió el futbolista colombiano?

Hace 20 años ser jugador no generaba buena imagen, porque se pensaba en borrachos y mujeriegos e irresponsables. Hoy una chica le dice al papá estoy saliendo con James o Falcao y de una se alegra porque ya cambió la percepción del futbolista gracias a que , porque son más profesionales y se internacionalizaron”.

 

¿Por qué debió la transformación de la Selección?

Por cumplir con un proceso que arrancó tuvo varias etapas y contó con la semilla de mucha gente, especialmente de los que abrimos camino en el exterior. Y porque los Falcao, James, Jackson y compañía han progresado demasiado y se encargaron de ratificar que en este país hay responsabilidad, talento y virtud”.

 

¿Cómo se preparan los futbolistas colombianos?

Ahí hemos mejorado, pero todavía falta. En mi caso me tocó capacitarme, asesorarme en expresión oral y corporal, hablar con sicologos, sociólogos y aprender a hablar”.

 

¿Por qué Colombia llegó tan lejos en Brasil?

A nadie se le pasó por la mente que Colombia iba a hacer tan buen papel, pero lo hizo porque en este país abunda la calidad. Hoy uno saca uno por bueno y entra otro por bueno. Además tienen experiencia, se codean con los mejores del mundo, son figuras”.

 

¿Cuál jugador le gusta más de los nuevos?

Daniel Bocanegra por ser polifuncional, aunque Edwin Cardona también es un gran jugador”.

 

¿La continuidad de Pekerman garantiza el éxito?

Garantiza la continuidad del proceso, más no el éxito ni títulos, porque eso depende de muchos factores y de los jugadores. Seguramente ahora le van a pedir que seamos campeones del mundo. Supo proyectar esta generación, lo que me hace pensar que los resultados serán mejores y mayores los reconocimientos”.

 

¿Su hijo quiere ser James, usted con cuál jugador se ha tomado fotos?

Con ninguno, porque en el Mundial estuve con Fox Sports, pero si me gustaría con James o los demás”.

 

¿Qué le dice a los chicos para proyectarlos?

Que disfruten en la cancha y que aprovechen la nueva mentalidad; jugar fútbol no es fácil, es bien difícil, porque tocan muchos sacrificios”.

 

¿Por qué terminó usted metido como vehículo social?

Mi paso por Argentina, Turquía e Italia me llevó al tema social, por eso es que llevo cuatro años en trabajo con la sociedad del Bbva en una carrera a largo plazo, ya que el pensar en cortos plazos nos lleva a cometer muchos errores”.

 

¿Cómo llegó a la publicidad?

La primera empresa con la que hice un comercial fue con Bavaria, gracias al vínculo de la Selección con el marketing deportivo que se apoyó en el deportista para generar confianza en una marca. Eso ha sido mi fuerte en 25 años de carrera deportiva y ahora publicitaria con Bbva y otras empresas”.

 

¿Qué pasará con Falcao?

Pase lo que pase seguirá siendo un referente para la Selección. Nadie puede asegurar si hubiéramos llegado más lejos o retrocedido con él en Brasil. Lo que pasó fue positivo, porque el equipo funcionó en su forma de juego”.

 

¿Cuál es el problema de nuestro fútbol?

Me preocupan las barras generando caos fuera y dentro de los estadios. Por esto la gente compra más televisores y va menos a los estadios. El fútbol es muy lindo para echarle la culpa de todo lo que pasa en la sociedad y se replica en las barras. Hay que hacer algo urgente”.

 

¿Qué hacen los clubes para capacitar a los deportistas?

Talleres de capacitación, el jugador viene de estratos bajos con muchos problemas sociales. Hicimos estrategias de choque, esto es de prusupuestos, salud mental y física del jugador. La escolaridad ha mejorado, pero falta mucho. No se capacitan porque no siguen los ejemplos buenos”.

 

¿Qué se puede esperar en la Copa América?

Una buena actuación en Chile-2015, porque hay un equipo competitivo, la base sigue siendo del exterior y los que llegan son buenos. Claro que nadie puede pronosticar el futuro y tampoco podemos pasarnos de triunfalistas y exigir más de la cuenta”.

 

¿Es partidario de la renovación en la Selección?

Los que han llamado pueden ofrecer varias alternativas, y los que no eran titulares sí que más. Ahí veo bien a Juan Fernando Quintero y Daniel Bocannegra, ya que James está en otra dimensión”.

 

¿Que siente viendo a James en el Real Madrid?

Mucho orgullo y me hace acordar de Freddy Rincón porque él fue quien tuvo que abrir el camino en ese club, donde el racismo lo hizo salir. Por fortuna James entró bien y respondió”.

 

¿James es de la calidad del Pibe Valderrama?

Son generaciones distintas, pero tiene con qué ganarse un lugar especial en el fútbol colombiano si continúa por el camino que va. En el Real le tocó una época muy diferente a la que vivió Freddy Rincón”.

 

¿Por qué aún se apoyan en la generación de los noventa?

Es un cambio generacional, tuvimos la fortuna de hacer y ver cosas mejores. Al tener acceso a la información, a la educación crecemos como profesionales. Eso nos mantiene como vehículos publicitarios, pero es un hecho que ya vienen los James, Falcao, Cuadrado y muchos que se están preparando para ser figurar internacionales. Antes no se conocían más allá, pero ahora estamos en la globalización y estamos creciendo todos los días gracias a la mentalidad de nuestros deportistas”.

 

¿Se pasa fácil de jugador a dirigente?

Fue una linda experiencia ser presidente del Bucaramanga, llegué con muchas expectativas. Uno como jugador cree que puede cambiar todo, pero para ello necesita plata. Convencido de las divisiones menores llegue con un proyecto de vida a largo plazo, pero querían ascenso a seis meses y el equipo tenía demasiados problemas económicos. Era difícil conseguir el presupuesto para hacer competitivo el equipo sin canchas, sin caja y eso me llevó a aprender”

 

¿Cuál es la clave del éxito de un jugador?

Apoyarse en su familia, tener valores. Los padres son fundamentales en la formación con su apoyo”.

 

¿Si conviene tener tan apartada la Selección de la gente?

Soy ajeno a su forma de pensar, sin embargo, tengo entendido que a sus responsables les gusta tener su espacio libre para la competencia específica. Las cosas han cambiado”.

Colombia hará el Mundial de fútbol sala Fifa

El fútbol sala también tendrá su Mundial en Colombia.

El fútbol sala también tendrá su Mundial en Colombia.

Entre el 2011 y el 2016 Colombia podrá chicanear porque en sus cuentas tendrá cuatro mundiales: uno de fútbol juvenil en 2011, dos de microfútbol (varones en 2011 y damas 2013) y fútbol sala Fifa, que se hará en tres años en el país.

La buena nueva la dio ayer desde Islas Salomón, donde se hace el congreso de la Fifa, Luis Bedoya Giraldo, presidente de la Federación Colombiana de Fútbol. Allá le confirmaron la aprobación del proyecto previo que había pasado la entidad con sedes en Bogotá, Cúcuta, Ibagué, Tunja, Neiva, Villavicencio y Bucaramanga.

“Nos sentimos realmente complacidos por este gran respaldo que nos dio la Fifa una vez más. Es un verdadero honor y compromiso para el país. El legado que dejó el Mundial Sub-20, el apoyo gubernamental a nivel nacional y local, la capacidad de organización de grandes eventos, la disciplina y la seriedad de los procesos, han sido factores fundamentales para que Colombia vuelva a organizar un Mundial”, fue el comunicado que entregó desde Oceanía Luis Bedoya en la página web de Colfútbol.

El sí de la Fifa se debió al buen proyecto que pasó Colombia, a la infraestructura que tiene, ya que en Bogotá, Neiva y Bucaramanga cuenta con coliseos modernos para el evento (y eso que no incluyeron a Medellín que dispone de cuatro escenarios de última calidad) y a la destacada actuación de la Selección en el pasado Mundial de Tailandia donde fue cuarto detrás de Italia (tercero), España (segundo) y Brasil (campeón).

En el Mundial de fútbol sala participarían 24 selecciones de los cinco continentes que tienen federaciones afiliadas a la Fifa. En los próximos días Colfútbol determinará el plan a seguir en cuanto a los ajustes de las sedes, boletería y detalles del campeonato.

El visto bueno de las rectoras mundiales del fútbol de salón (AMF: Asociación Mundial de Fútbol de Salón) y Fifa también se debe a la gran trayectoria del país en el salonismo, ya que ha sido animador en Suramérica, suma dos títulos  mundiales de micro (2000 y 2011) y actualmente cuenta con dos ligas profesionales: la Copa Postobón de micro y la Liga Argos de fútbol sala.

 

La doble moral hace que el fútbol colombiano retroceda

Los mismos directivos no se ponen de acuerdo y se hacen quedar mal en el fútbol colombiano.

Los mismos directivos no se ponen de acuerdo y se hacen quedar mal en el fútbol colombiano.

Así es el fútbol colombiano, cuando los resultados internacionales de los equipos parecen mejorar y la Selección empieza a convencer aparece un escándalo que nos devuelve a la normalidad: jugadores pensando sólo en la plata y sin sentido de pertenencia, directivos de poca gestión o tratando siempre de acomodarse para esquivar los impuestos, hinchas inconformes y poca proyección.

Esa frase del presidente Fernando Salazar “los jugadores de hoy son una prostitutas vestidas con uniforme de fútbol” fue muy pesada, de mal gusto e irrespetuosa para los que viven de la pelota, pero sirvió para ratificar la doble moral y la falta de unión que reina entre los que responden por el deporte más popular de este país.

Porque así como no le quedó bien hablar mal de los deportistas al mayor accionista del onceno dorado, tampoco es válido que un directivo viole los “códigos de camerino” haciendo públicas conversaciones de una asamblea que sólo deben quedar entre los responsables de los equipos. Si el colega de Salazar le entregó lo confidencial a un medio de comunicación es porque tampoco le duele el fútbol nacional  y sólo buscaba “vengarse” por razones que sólo el sabe y que merecen ser investigadas por la Dimayor y la Federación Colombiana.

La idea en este artículo no es validar la salida en falso de Fernando Salazar, pero debe conducir a la reflexión a futbolistas, técnicos y dirigentes, porque no tiene presentación que en pleno siglo XXI, cuando los ingresos por mercadeo y venta de derechos son millonarios, algunos jugadores se presten para hacer contratos con sueldos irrisorios, con la disculpa de que los ingresos por publicidad no hacen parte de la nómina, olvidando que cuando tienen problemas de invalidez (caso Arley Dinas, Diego Cortés y Luis Fernando Montoya) es donde llegan los arrepentimientos.

Eso, más el veto de jugadores (que sí existe en Colombia y he sido testigo de ellos en mis 17 años de periodismo deportivo; también dicho por varios deportistas que lo han sufrido), porque hacen respetar sus derechos, la manera desleal como los directivos intentar llevarse los deportistas sin terminar los contratos y los continuos pagos atrasados, porque en Colombia si seis conjuntos de los 36 pagan a tiempo son muchos, hacen que nuestro balompié en vez de progresar de un paso atrás. 

Es en este momento en el que recuerdo las entrevistas con Humberto Turrón Álvarez y Alfredo Di Stefano, ídolos para siempre. Turrón me dijo el año pasado “yo jugaba por amor, a veces ni me pagaban y eso era secundario, porque me interesaba era sudar la camiseta”. Y sentado en su oficina del estadio Santiago Bernabéu, la casa del Real Madrid, Di Stéfano recordó también en el 2012 que “en mi época en Argentina, Colombia y España derrochábamos sentido de pertenencia y lo único que nos preocupaba era agradarle a la gente jugando bien al fútbol“.

Eso para decir que en la actualidad y en Colombia lo único que desvela a jugadores y directivos es la plata. Por ello tantos escándalos y contradicciones que ratifican que nuestro fútbol todavía no es profesional y cada día retrocede, pese a que tenemos representantes en las principales ligas del mundo.