Salida de Bedoya podría afectar al fútbol colombiano

28 DE AGOSTODEL 2014BOGOTÀ. El seleccionador nacional de Colombia, el argentino José Néstor Pékerman ofreciò este jueves 28 de agosto una conferencia de prensa en la Sede Deportiva de las Selecciones Colombia de fútbol en Bogotá. Este fue el primer encuentro del seleccionador nacional con los medios de comunicación después de la prolongación de su contrato con la Federación Colombiana de Fútbol en días pasados.( FOTOS COLPRENSA- MARIO FRANCO).  CONFERENCIA DE PRENSA CON JOSE NESTOR PEKERMANJosé Jesurum, José Pekerman, Luis Bedoya y Alejandro Hernández

28 DE AGOSTODEL 2014BOGOTÀ. El seleccionador nacional de Colombia, el argentino José Néstor Pékerman ofreciò este jueves 28 de agosto una conferencia de prensa en la Sede Deportiva de las Selecciones Colombia de fútbol en Bogotá. Este fue el primer encuentro del seleccionador nacional con los medios de comunicación después de la prolongación de su contrato con la Federación Colombiana de Fútbol en días pasados.( FOTOS COLPRENSA- MARIO FRANCO). CONFERENCIA DE PRENSA CON JOSE NESTOR PEKERMANJosé Jesurum, José Pekerman, Luis Bedoya y Alejandro Hernández

Cuando se armó el escándalo de la Fifa, en junio, con la detención de varios dirigentes suramericanos, Luis Bedoya Giraldo les enfatizó a los medios que no tenía “nada que esconder”.

También dijo en esa rueda de prensa en Bogotá que“el día en que no haya nada claro me voy y quedamos con la disponibilidad para asumir las responsabilidades”.

Sin embargo, en la carta de renuncia que pasó la semana anterior y que fue aceptada ayer por el Comité Ejecutivo de Colfútbol no hubo claridad en el porqué abandona el cargo que desempeñaba desde 2006 cuando remplazó en el puesto a Óscar Astudillo.

Pese a que hace cinco meses aseguró que no recibió dádivas, el dirigente dejó de lado el proyecto que defendió. “No recibí coimas, yo siempre estoy sujeto a la vigilancia de mi Comité y me duele que se ponga a la Federación o la Conmebol en tela de juicio, porque las entidades están por encima de las personas”, dijo en esa ocasión.

En los nueve años que estuvo al frente de la entidad logró la sede del Mundial Juvenil para el país en 2011, regresó a Colombia a la Copa Mundo (Brasil-2014), sacó adelante la sede deportiva y administrativa en Bogotá, respaldó el fútbol femenino y gestionó la sede del Mundial de fútbol sala para 2016.

Además, consiguió patrocinios por 54 millones de dólares para las selecciones y potencializó el balompié nacional en todas las categorías.

Igual, dio un paso al costado y sus compañeros de Comité le aceptaron la renuncia remplazándolo, de manera interina, con Ramón Jesurún, quien era el primer vicepresidente de la entidad y actual presidente de la Dimayor y aceptó “la responsabilidad con la misión de seguir con el mismo proyecto y apoyar el proceso del profe José Pekerman”.

¿Asunto personal?

Por eso la sorpresa de algunos dirigentes cuando se conoció su renuncia irrevocable y sin dar la cara, ya que algunos medios aseguran que desde el 4 de noviembre voló hacia Nueva York, donde coincidencialmente una corte de E.U. adelanta investigaciones por el tema de corrupción en la Fifa.

Juan Carlos de la Cuesta, presidente de Nacional, prefiere pensar que la declinación del máximo dirigente del balompié fue “por cuestiones personales” y no por el seguimiento que les hacen a los directivos del fútbol mundial desde el escándalo de Fifa y que ha generado la detención de los presidentes de las federaciones de Venezuela y Brasil, entre otros.

La salida de Luis nos tomó por sorpresa y estoy convencido de que Colombia pierde un gran líder, una persona con buenas relaciones en Conmebol y Fifa, y un poseedor de un conocimiento acumulado que le ha servido mucho a la Selección. Toca recomponer los rumbos y estoy seguro de que con Ramón Jesurún se seguirá parte del proyecto exitoso que traemos”, indicó De La Cuesta.

Mientras en Chile los integrantes de la Selección y su cuerpo técnico, liderado por José Pekerman, guardan silencio, el presidente del Independiente Medellín, Eduardo Silva Meluk, aparece como otro de los sorprendidos.

Todo debe ser algo más personal y no porque esté involucrado en una investigación, ya que en la última asamblea nos dijo que se sentía seguro, tranquilo y no tenía problemas con temas de Fifa”.

Silva Meluk también lamentó que “se pierda un líder y el responsable de la potencialización del fútbol colombiano”, pero espera que con la llegada de Jesurún se le dé continuidad al proceso que sirvió para volver a figurar en el fútbol mundial.

 

Los presidentes de las 10 federaciones

Federación Presidente Período

Argentina Luis Segura Arrancó en julio de 2014

Bolivia Marcelo Ortega Interino desde agosto de 2015

Brasil Marco Polo del Nero Interino desde junio de 2015

Colombia Ramón Jesurún Interino desde noviembre 9 de 2015

Chile Sergio Jadue Jadue Empezó en julio de 2011

Ecuador Luis Chiriboga Arrancó en 1998

Paraguay Alejandro Domínguez Comenzó en agosto de 2014

Perú Edwin Oviedo Arrancó en enero de 2015

Uruguay Wílmar Valdez Inició en septiembre de 2014

Venezuela Laureano González Interino desde junio de 2015

Nota aclaratoria

Carlos Chávez, de Bolivia, está preso desde julio de 2015.

José María Marín, de Brasil, está presio desde mayo de 2015.

Rafael Esquivel, de Venezuela, está preso desde mayo de 2015.

El fútbol de Colombia cautiva a César Cueto

César Cueto con su compatriota Guillermo La Rosa, fueron figuras del Atlético Nacional y la selección peruana.
César Cueto con su compatriota Guillermo La Rosa, fueron figuras del Atlético Nacional y la selección peruana.

César Cueto con su compatriota Guillermo La Rosa, fueron figuras del Atlético Nacional y la selección peruana.

En Colombia César Cueto es recordardo por la magia que derrochaba con su pierna zurda. Muchos de los hinchas de Nacional, América de Cali, Deportivo Pereira y Cúcuta Deportivo pueden dar fe de la exquisitez de su fútbol, del talento que derrochaba y de lo difícil que era quitarle la pelota entre 1979 y 1987, período en el que fue campeón con verdes y Diablos Rojos.

Esas jornadas de gloria en Colombia y el exterior, ya que aún es leyenda del Alianza Lima y marcó diferencia en los mundiales de Argentina-78 y España-82, permanecen intactas en este peruano de 67 años de edad que ahora anda por los caminos del Creador.

Desde el norte de su país, donde hace las veces de misionero y en vez del balón que tanto dominó y lo acompañó lleva consigo la Biblia, César destacó que ahora también trata de generar alegría pero mostrándoles “el camino del bien” a sus compatriotas “enseñando el evangelio y la Palabra de Dios”.

Sin dejar de lado “las épocas inolvidables que viví con los verdolagas al lado de Hernán Darío Herrera, Pedro Sarmiento, Eduardo Vilarete y Sergio Santín” y recordando que “el 10 siempre será necesario en los equipos, porque es la fuente de inspiración y el encargado de marcar diferencia”, Cueto calificó a Colombia “como una Selección poderosa” y cree que el balompié peruano “está mejorando”, sólo que le falta algo de más inteligencia para ser ese equipo que cautivó con su estilo hasta comienzos de la década de los ochenta.

Esa apreciación lo lleva a pensar que el partido que tendrán cafeteros e incas, el 8 de octubre en el comienzo de la Eliminatoria Suramericana hacia Rusia-2018

en Barranquilla será parejo, porque los dos conjuntos se conocen hace mucho rato y cuando se lo proponen derrochan creatividad con el balón. Además, empataron 1-1 en el amistoso del 8 de septiembre en Norteamérica.

¿Qué función cumple el 10 para usted?

El 10 no debe dejar de existir, porque son los hombres que marcan diferencia en el medio campo; son los de la inspiración y la creatividad. Nacional siempre tuvo los mejores, modestia aparte por lo que me toca. Recuerdo lo lindo que jugába con Hernán Darío Herrera gracias al apoyo de Pedro Sarmiento, Nolberto Peluffo, Guillermo La Rosa (en la foto con Cueto) y Sergio Santín. Teníamos un equipo de gran nivel”.

¿Usted que producía de jugador?

En mi época se jugaba durísimo, con intensidad, marcación hombre a hombre y zapato de lado y lado. Sin embargo, superé a los demás y con la ayuda de Dios pude aumentar la creatividad en el fútbol”.

¿Cuáles recuerdos tiene de Medellín?

A Medellín la recuerdo mucho, porque la cordialidad de los antioqueños me hizo vivir en familia. Siempre se me llena la boca diciendo que comía bandeja paisa y me encantaba dar la vuelta a Oriente”.

¿Aún le dicen el Poeta de la Zurda?

Muchas personas, especialmente las de antes. También me dicen La Cucharita, maestro y muchas cosas lindas, pero ahora ya no vivo en el fútbol, estoy ciento por ciento con Dios”.

¿Con quiénes mantiene contacto?

Ha sido poco, casi siempre hablo con mis excompañeros cuando Nacional festeja algo. En los 50 años del club me encontré con muchos, en especial con Pedro Sarmiento y Hernán Herrera. Y acá en Perú, cuando no estoy en Piura, hablé con Luis Fernando Suárez en Lima”.

¿Cómo visualiza a Colombia y Perú?

Colombia despertó al encontrar su identidad con Francisco Maturana y la ha sabido manetner; nosotros los peruanos nos estancamos porque olvidamos la esencia del juego, pero Dios mediante con Ricardo Gareca volvimos a algo de ello y ojalá mantengamos la inteligencia para volver a figura jugando bien. Antes Colombia no aparecía en ningún lado, hoy nos cuesta a los incas; la idea no es renegar del pasado, sino mejorar”.

¿Cuál es su actual misión?

Ando en Piura con la iglesia católica; estoy en la comunidad haciendo una labor de misionero itinerante. Trabajo con un equipo de catequistas llevando la palabra de Dios; mi misión es enseñar el Evangelio y lo hago con 30 personas más por el norte de Perú”.

¿Cómo se siente en esa labor?

Es algo espectacular y no piense que ando de chancletas o túnicas por el estilo. Escuchar a Dios va obrando poco a poco porque aparece el amor, la fe y las obras, algo muy lindo. La iglesia es un cuerpo y ahí la comunidad es importante y por ella trabajamos”.

¿Y la familia qué?

Está bien en Lima; tengo cuatro hijos y siete nietos, ninguno me heredó el fútbol. El mayor, de nombre Ricardo, arrancó bien, pero se fue quedando”.

¿A qué le apuesta Perú con Gareca?

He visto a la Selección de Perú con Ricardo Gareca y le apuesta al fútbol de toque. Creo que lo viene haciendo bien, porque en tan poco tiempo ha avanzado, no al nivel de los colombianos, pero en la Eliminatoria se encontrarán con un rival en buena forma, eso es lo que aprecio a la distancia”.

¿Cómo define usted a la Selección de Colombia?

Lleva un trabajo de más de 20 años y eso hace que sea una selección poderosa; cuenta con cantidad y calidad, se mantiene en ascenso y tienen un gran entrenador. Colombia hace rato juega a lo mismo, al buen toque, y por eso marca diferencia sobre los demás”.

¿Qué fútbol se verá en la Eliminatoria?

Si bien Colombia y Chile han crecido mucho, las distancias se han acortado, porque los demás también se hacen notar. Claro que el cupo para el Mundial de Rusia, al que queremos ir, Perú lo tendrá que pelear con colombianos, chilenos y uruguayos, porque Brasil y Argentina, así luzcan parejos, casi siempre son fijos”.

¿Ya hay un nuevo César Cueto en Perú?

Cada uno tiene su estilo y no me comparo con nadie, hay jugadores con condiciones, jóvenes que van saliendo, pero todavía no aparece uno que fortalezca ese toque que tanto extraño y que yo defendí hasta el final”.

El talento no le alcanzó a Macnelly para ir al Mundial

Macnelly Torres se quedó por fuera del Mundial al irse para Arabia Saudita.

Macnelly Torres se quedó por fuera del Mundial al irse para Arabia Saudita.

El nombre de Macnelly corresponde al apellido del beisbolista norteamericano Rusty, quien jugó en Barranquilla en los setenta y encantó tanto a Cristóbal Torres y Adiela Berrío que le rindieron un homenaje a través de su hijo.

Lo que no se imaginaron sus papás, quienes siempre lo han acompañado en cada una de sus etapas, es que el pequeño nunca le haría señas a las manillas ni al bate, pese al nombre famoso que le habían puesto y a que llevaba el deporte de la pelota caliente en las venas, porque en los setenta su tío Trinchete Berrío fue un jardinero destacado en las novenas barranquilleras.

Lo que empezó a quitarle el sueño aMacnelly Torres fue la pelota pecosa, esa que manejaba tan bien que de una manera acelerada se destacó en el equipo García Hermanos Fotografía y por eso fue recibido en las divisiones menores de Junior.

Entre los distintos formadores que tuvo a su lado estaba Carlos Ricardo Díazgranados, quien sin vacilar le brindó la atención indicada convencido de que estaba al frente de un nuevo Carlos Arango, Alfredo Arango, Jairo Arboleda y Carlos el Pibe Valderrama.

De verdad que hacía cosas similares a esos genios que hicieron maravillas en el fútbol colombiano. Es cierto que los jugadores mejoran todos los días, pero Macnelly siempre ha sido un gran director de orquesta con su liderazgo, pase gol, inteligencia y técnica para pegarle al balón”.

Esas “pinceladas de magia cuando el rival menos lo espera y la capacidad para echarse el equipo al hombro en momentos críticos” fueron determinantes para que Torres se ganara un sitial de honor en Junior entre 2000 y 2005, debutando en el profesionalismo en 2002 y siendo campeón en 2004.

Diazgranados no olvida que para que pudiera competir internacionalmente el difunto Dragan Miranovic le sugirió un poco más de sacrificio y con ello hizo que el volante creativo, que nació en Barranquilla en 1984, llegara a los combinados patrios, triunfara en el país y se consagrará en el exterior.

Dragan le pidió más sacrificio, mejor dominio de balón y mayor juego colectivo. Macnelly lo interpretó tan bien que fue una de las figuras del Cúcuta campeón en 2006 y semifinalista de la Copa Libertadores en 2007, torneo que lo llevó al Colo Colo, donde también se hizo notar, porque es un jugador ganador, pues donde va consigue títulos”.

Tiene razón Carlos Ricardo, porque en sus 12 años de profesionalismo Macnelly acumula ocho campeonatos y gracias a que en Atlético Nacional marcó diferencia en las dos etapas que estuvo generó el llamado a la Selección de Colombia que clasificó al Mundial.

Su madre Adiela admitió que “teníamos muchos nervios”, porque se especulaba que por jugar en Arabia Saudita no haría parte de la lista del grupo que empezó a preparar la Copa Mundo en Bogotá.  La corazonada de mamá salió real, porque a Macenelly lo convocaron entre los 30, pero no hizo parte de los 27 que viajaron con Colombia a Argentina a preparar la última fase del Mundial. 

La disciplina y el descubrir a tiempo que “lo suyo era el fútbol y no el béisbol como esperaban algunos” le ayudó a Torres a despejar el camino y a consolidarse como un creativo moderno y un líder positivo que genera credibilidad. Sin embargo, el entrenador José Pekerman, quien siempre lo respaldó en la Eliminatoria, lo dejó de lado y no valoró como debía el talento que le sirvió para darle una mano en la fase clasificatoria a la Selección.

Hemos hecho un buen recorrido y todos aportamos; cada quien ha colocado su granito de arena para llegar donde estamos. Después de clasificar, nos toca mantener la misma unidad y el buen trabajo para que a Colombia le vaya bien en el Mundial”.

Pese a que el mismo Pekerman le dijo que “no estaré entre los 23, porque se definirá por otros compañeros que también trabajaron con la misma ilusión”, Macnelly está preparado para seguir ratificando su calidad, porque tiene claro que “en la Selección hemos vivido muchas cosas lindas, pero el fútbol no se me ha acabado y tocará seguir fortaleciendo para nuevos retos profesionales, no sin antes admitir que la no ida a Brasil me generó mucha tristeza y que deseo que a la Colombia le vaya muy bien en la Copa Mundo“.

A la Selección le duele en varios frentes

La alegría colombiana ante Túnez fue pasajera, porque el equipo no respondió a las expectativas en el último amistoso con miras a Brasil-2014.

La alegría colombiana ante Túnez fue pasajera, porque el equipo no respondió a las expectativas en el último amistoso con miras a Brasil-2014.

Desde el 10 de junio de 2012, cuando cayó en Quito 1-0 ante Ecuador, y la vez que perdió por el mismo marcador de visitante frente a Venezuela el 26 de marzo de 2013, la Selección de Colombia no dejaba tantas dudas en su funcionamiento como lo hizo ante los africanos.

Frente a Túnez los altibajos fueron, según el técnico Óscar Quintabani, en la defensa y la delantera, aunque la zona de contención tampoco convenció.

El capitán Mario Yepes admitió, luego del 1-1 con los africanos, que “para eso son los partidos amistosos, para jugar con problemas, tratar de mejorar y no quedarse en los errores puntuales”, pero la premura del tiempo es la que más preocupa, ya que el entrenador José Pekerman cuenta con pocos días para ajustes.

Aunque aclara que “de los ensayos no se pueden sacar conclusiones finales”, Quintabani es partidario de que su colega argentino aproveche los escasos 20 días que tendrá antes de Brasil-2014 para que “planteé las fórmulas ofensivas sin Falcao García, recupere la salida por las bandas y enfatice en el buen nivel individual y colectivo que se necesita para ser competitivo en en Mundial”.

James Rodríguez tiene razón cuando recalca que “estas son pruebas para lo que viene”. En lo que no profundizó es en el bajón que evidenció el combinado patrio, lo que inquieta más, porque cuando se vuelvan a reunir a finales de mayo el repaso táctico será escaso y los jugadores llegarán con más cargas a Brasil-2014.

Otro que quedó preocupado con la presentación nacional fue el entrenador Santiago Escobar. Para él no hubo elaboración de juego, debido a que el rival le copó todos los espacios. Rescató que Colombia mejoró para el complemento; también es consciente de que para regresar bien al Mundial, la Selección debe despedir las dificultades. “En términos generales creo que no fue un partido bueno, así y todo el balance debe ser positivo en cuanto a los correctivos”.

La Colombia del miércoles fue muy distante a la de la Eliminatoria y si bien algunos luchan por impresionar, Pekerman invita a la calma resaltando que así el equipo tenga variantes en nombres no variará su idea de juego, ya que “la esencia es ser ofensivos, generar espacios y hacer goles”.

 Voces

Colombia no tuvo buen funcionamiento al dejar espacios y retroceder mal. Hay muchas cosas por mejorar, pero confío en que Pekerman aprovechará el poco tiempo para tener claridad”.

Óscar Quintabani, entrenador

El partido frente a Túnez nos sirvió para seguir ratificando algunas cosas que se hacen bien y también para corregir, aprender y fortalecer muchos aspectos positivos de la pasada Eliminatoria”.

Abel Aguilar, volante de Colombia 

 Quizás el equipo no pudo jugar tan lúcido o no hizo un partido espectacular, pero el amistoso nos ayudó a conocer a los jugadores y a saber cuál es el plan a futuro”.

José Pekerman, técnico de Colombia

Armero pasó de delantero sin gol a lateral con mucha llegada

Pablo Armero suma un gol en la Eliminatoria y fue uno de los de más minutos en la búsqueda del cupo hacia el Mundial.

Pablo Armero suma un gol en la Eliminatoria y fue uno de los de más minutos en la búsqueda del cupo hacia el Mundial.

Eduardo Lara le habían hablado muy bien de un delantero rápido nacido en Tumaco, la misma tierra de Willington Ortiz, y cuyo nombre era Pablo Stifer Armero.

Convencido de que le hablaban de un dichado de virtudes en las redes contrarias le hizo seguimiento al morocho de 1,74 metros de estatura que salió del semillero Nottingham Forest que dirigía Arquimides Mina en el barrio Alfonso López de Cali, pasó por el club Boca y fue formado en América por el difunto Édgar Mallarino.

Vaya sorpresa “me llevé”, relata el exentrenador de las selecciones de Colombia, cuando convocó a Armero para un combinado patrio sub-16 en 2002.

Lara reconoce que “me encontré con un delantero alegre y rápido, pero de muy poco gol. Ante esa situación le dije que lo mejor era que lo aprovecháramos de lateral, porque tenía buena salida, velocidad y centraba bien. Pablito aceptó y empezó su proceso en el Suramericano de Bolivia-2003 y el Mundial sub-17 de Finlandia, donde fuimos cuartos”.

El cambio de posición le sirvió tanto que gracias a su buen funcionamiento América lo puso a debutar en el profesionalismo en 2004 y “lo hizo tan bien, que después fue campeón de Juegos Bolivarianos y Centroamericanos.

Eduardo es respetuoso de su colega José Pekerman, pero admite que debe ser uno de los fijos entre la lista de los 23 que disputarán el Mundial de Brasil-2013. El por qué está en que “se quedó con el puesto porque perfeccionó su estilo jugando en el Palmeiras de Brasil, ganó experiencia en Europa y con el Wesham inglés ganará más elementos”.

Mantiene su alegría

Lara fue el que le dio continuidad a Armero en la selección absoluta y lo hizo porque “le vi progresos”. Pese a que no lo dirige desde finales de 2009, el entrenador vallecaucano considera que “Armero ha cambiado para bien, pero mantiene sus características especiales: la alegría, el buen ambiente, la humildad y la velocidad, con la que enmienda sus falencias en marca y su capacidad para superar las adversidades, ya que salió de una familia humilde de Tumaco”.

Haber sido delantero en sus inicios fue fundamental para que Pablo le dé salida a sus equipos y llegue con facilidad al área contraria, virtud que Lara trató de potencializarle mientras lo dirigió “exigiéndole mucha claridad en los centros”.

Miñia, quien viene armando el baile en la Selección en las dos eliminatorias que lleva, jugó la última Copa América y en 2011 fue el mejor lateral izquierdo de la liga italiana, sigue tan humilde que él mismo se goza. Lara recuerda que “vive mostrando su mocho, ya que en el morro, como llama al mar, perdió parte del dedo gordo de una de sus manos”.

Todavía faltan tres meses para conocer los privilegiados que irán a Brasil-2014 y apenas empieza su adaptación al fútbol inglés, pero el mismo Pablo Armero mantiene intactos los sueños gracias al respaldo de José Pekerman y al sabor que le pone a la Selección.

Sin dejar de darle gracias a Dios por todas las bendiciones, Pablo está convencido de que manteniendo “el compromiso y la mentalidad ganadora que nos ha caracterizado en los últimos años” estará en la lista de los 23.

Para ello tiene claro que no pude dejar de “rendir y correr” si quiere culminar el objetivo que se trazó en 2002 cuando Lara lo acercó a la Sub-16: “jugar el Mundial de mayores y con fe lo vamos a alcanzar”.

La motivación también juega en la Selección

belgica

Jorge Valdano calificó a José Pekerman como un “líder discreto, con acciones profundas, que nunca les quita protagonismo a sus jugadores”. Yen ello tiene mucho que ver Marcelo Roffé.

Quizá este sicólogo y motivador deportivo es de un perfil más bajo que el entrenador de la Selección de Colombia, pero su discurso le ha generado credibilidad entre los grandes del fútbol argentino.

De ello pueden dar fe el portero Roberto el Pato Abbondanzieri y el delantero Maxi Rodríguez, a quienes “llenó de confianza y reforzó mentalmente”, según el periodista Diego Borinsky, de El Gráfico de Buenos Aires.

El libro “Psicología del jugador de fútbol. Con la cabeza hecha pelota”, escrito por Roffé en 1999,impactó tanto a Pekerman que al leerlo vinculó a su cuerpo técnico -en el año 2000- al especialista que también estudió en España y llegó al fútbol a través del equipo Ferrocarril Oeste.

Un líder tiene que ser creíble y confiable, posee visión y trata de que cada dirigido tenga clara la misión”, resaltó Roffé (tiene 46 años de edad y es padre de tres hijos) en una de las columnas que escribe en su página web.

En ese espacio, en su consultorio personal y en las universidades habla sobre el papel del sicólogo en el deporte y de las experiencias vividas (las que le permiten contar) al lado de José Pekerman, con quien estuvo en el Mundial Juvenil de 2001. No acepta entrevistas personales para mantener la confidencialidad de su trabajo.

Borinsky recuerda que “Pekerman venía de ser campeón del Mundial Juvenil en 1995 y 1997, y temía que los chicos de 2001 tuvieran la presión de repetir lo hecho por sus camadas anteriores; llamó a Roffé y a partir de ahí no lo ha separado de sus proyectos personales”.

El éxito que tuvo en la Eliminatoria con Argentina hacia Alemania-2006 motivó a Pekerman a contar con Marcelo, autor de nueve libros, entre ellos el Partido Mental, para su programa con Colombia, con la que clasificó para el Mundial, le ganó a Bélgica y enfrentará a Holanda.

Su manera particular de apreciar el deporte y la claridad entre el “decir y el hacer” le sirvió para proyectar el liderazgo de Pekerman y fortalecer la mentalidad de los integrantes de la Selección, retándolos, con mensajes positivos y reales a cumplir los compromisos. El primero fue clasificar a Brasil-2014..

Marcelo Roffé tiene mucho que ver con el perfil discreto y efectivo de José Pekerman.

Los sicólogos sí tienen que ver en la producción colectiva

El antioqueño Luis Alfonso Sosa, motivador del Once Caldas que ganó la Copa Libertadores en 2004 con el técnico Luis Fernando Montoya, definió varios aspectos claves del papel de un sicólogo en el funcionamiento de un equipo de fútbol.

En los equipos de fútbol es básico el apoyo motivacional que deben tener todos los integrantes para lograr los objetivos propuestos. Los grados de intensidad en dicho aspecto varían de acuerdo a los integrantes, a los entrenamientos, a las competencias, a las edades y a lo que se desea alcanzar.

Para lograr la eficacia del trabajo al interior de los equipos es clave la credibilidad por parte de los directivos, el cuerpo técnico y los futbolistas; por eso dicha labor debe estar incluida en el plan general a la par con el trabajo físico, técnico y táctico, es decir, darle importancia.

Al motivador del fútbol debe gustarle este deporte, comprenderlo, estar atento a sus particularidades, ser un líder discreto, alegre, tener capacidad de persuasión y de comunicación. También ser capaz de trabajar los cuatro elementos básicos del rendimiento del futbolista: motivación, confianza, concentración y control de presiones (internas y externas).

Las sesiones de trabajo grupal deben ser alegres, amenas, cortas participativas y preferiblemente cerca a la competencia, donde debe haber cooperación y trabajo en equipo, cuando sea necesario realizar asesorías individuales, con los suplentes y lesionados, entre otros.

Afortunadamente, a la selección Colombia de mayores acercaron al psicólogo argentino Marcelo Roffé, con el aval de los directivos y del cuerpo técnico, convirtiéndose en una persona importante para el profesor José Pekerman, ya que sus conceptos y actividades tienen un gran reconocimiento, los jugadores recibieron de muy buena manera el trabajo serio y profesional que se les brinda.

Esto ratifica lo importante que es la herramienta del trabajo motivacional en el fútbol y el deporte. Ojalá los dirigentes la valoren para que los entrenadores y deportistas también puedan gozar de buena salud mental.

El fútbol colombiano entró a la modernidad

sede1

En mis viajes por Europa y Suramérica sentía envidia de la buena cuando equipos chicos como Rayo Vallecano, con asiento en el populoso sector de Vallecas (en Madrid, España), disponen de una confortable sede compuesta por cuatro canchas, zona húmeda, restaurante y auditorio.

También me dejaban pensando las selecciones de Perú y Venezuela, que en la actualidad son de las más discretas en nivel en la región, y gozan de sedes propias para sus trabajos con miras a las eliminatorias mundialistas o la Copa América.

Es normal que Brasil y Argentina lleven la delantera por el desarrollo de su fútbol, pero que otros elencos de menor presente nos llevaran años luz de ventaja en la organización deportiva daba mucho qué desear.

Por eso fui de los más felices cuando hace casi una década unas empresas quindianas casi que le donaron un terreno a la Federación Colombiana para que hiciera una sede en Armenia.

La idea pegó tanto que hasta se alcanzó a poner la primera piedra y Colfútbol licitó los diseños después de la Copa América del 2001 gracias al respaldo de la Fifa a través del Programa Goal, que le facilita a sus 208 socios recursos para proyectarse construyendo centros deportivos.

Luis Bedoya, con la aprobación de los demás miembros del Comité, logró pasar ese proyecto hacia Bogotá, por las facilidades administrativas, aéreas, económicas y otras que no vienen al caso profundizar. Allí lideró el proyecto de casi 10 millones de dólares que sirvió para que el fútbol colombiano se pusiera pantalones largos.

“Estamos haciendo realidad un sueño que teníamos todos los integrantes del fútbol colombiano. Todas nuestras selecciones, incluyendo el fútbol sala, el fútbol playa y el fútbol femenino, ya tienen dónde entrenar; es la principal alegría que tenemos en los 89 años de historia de nuestro fútbol”, resaltó emocionado Luis Bedoya al presentar el confortable lugar de entrenamientos y luego de los elogios recibidos de parte de Juan Manuel Santos, presidente de Colombia, y Eugenio Figueredo, presidente de la Conmebol.

Tenía razones suficientes para sentirse pleno, feliz y emocionado, ya que cuando Colombia jugó las eliminatorias mundialistas en Bogotá tenía que mendigar espacios dónde entrenar.

Es cierto que los partidos seguirán siendo en Barranquilla, por todos los beneficios que trae esa ciudad, pero las concentraciones previas y las adaptaciones a plazas similares serán en la Capital y en un espacio propio, además de contar con zonas húmedas, auditorios, canchas, habitaciones, salas de prensa y todas las comodidades propias de una sede moderna.

Luis Bedoya recordó que la anhelada sede de las selecciones tiene seis hectáreas, 4.300 metros cuadrados construidos y “un verde que nos facilitará muchas cosas por lo congestionada que son las ciudades”. Fuera de eso, dispone de 53 habitaciones, 2 canchas (una sintética y otra de grama; luego se construirán otras dos), gimnasio y consultorios médicos.

La financiación de los 10 millones de dólares la asumió en su mayoría Colfútbol, sin desconocer el aporte de la Fifa y la Alcaldía de Bogotá.

Ya no sentiré envidia de la buena cuando viaje al exterior a cubrir eventos deportivos, porque gracias a la visión de nuestros dirigentes futbolísticos, ahora me toca es chicanear diciendo que Colombia no sólo está clasificada para Brasil-2014, sino que cuenta con una de las sedes deportivas más modernas de Suramérica. De eso no quedan dudas. 

Lo que tiene la sede de las selecciones de Colombia

- Área total de 62.975 M2

– Área Total Construida de 4.327,5  M2
– Área Zonas Comunes de 3.014 M2
– Hotel con 53 habitaciones
– Sala de juegos y sala de televisión
– 6 salas de reuniones
– 1 Bloque Administrativo y Zonas Comunes
– Oficinas
– Camerinos
– Zonas húmedas.
– Restaurante
– Gimnasio de 310 M2
– Zona Médica
– Lavandería
– Auditorio de 190 Metros cuadrados con capacidad para 150 personas
– Sala de conferencia de prensa de 130 m2 para 50 personas
– Campo de fútbol Sintético
– Campo de fútbol Natural

Amaranto Perea todavía se siente del DIM

Luis Amaranto Perea jugó con Jorge Horacio Serna en el DIM.

Luis Amaranto Perea jugó con Jorge Horacio Serna en el DIM.

Luis Amaranto Perea es un ejemplo único de superación, de esos que se dan hoy de vez en cuando en la vida y que generan envidia de la buena, porque pocos pueden contar tranquilamente que pasó de vender helados por las principales calles de la capital antioqueña a ser campeón con Independiente Medellín, monarca intercontinental con Boca Juniors, leyenda del Atlético de Madrid, subcampeón con Cruz Azul de México y referente de la defensa de la Selección de Colombia durante una década.

Con su buen estado físico, comportamiento de señor, capacidad deportiva y mente soñadora, Perea llegó tan lejos que fue uno de los pocos jugadores hechos en Independiente Medellín que figuraron en Europa y se sostienen en el exterior por sus condiciones (entre los otros aparecen César Quintero y Jackson Martínez). Su velocidad le dio un lugar especial en el Atlético, donde entre 2004 y 2012 se codeó contra los oncenos de mayor alcurnia del Viejo Continente como Milán, Barcelona y Real Madrid, y midió sus fuerzas ante los principales jugadores del planeta, caso del argentino Lionel Messi, el portugués Cristiano Ronaldo y el ibérico Andrés Iniesta por citar sólo a los que ocuparon los tres primeros lugares en las últimas elecciones del Mejor Jugador del Mundo.

Este zaguero central, que hizo sus pinitos en los elencos Cristal Caldas e Italia de Turbo y que se mostró oficialmente en el Palacio de las Novias, no se cansa de agradecerle a Dios “por todas las bendiciones que me ha brindado; con su ayuda y mi capacidad he conseguido cosas muy importantes como jugar una gran Copa Libertadores con el DIM, ser campeón con Boca Juniors, estar en la Copa América y la Eliminatoria con Colombia, sostenerme en España ganando una Intertoto, dos veces la Europa League y una Supercopa de Europa”.

A sus 34 años de edad conserva la humildad que se le conoció en 1998 cuando vendía helados en la capital paisa y se paseaba por las canchas Marte tratando de impresionar con su estado atlético y condiciones a los estrategas. Y lo consiguió porque entre 2000 y 2003 fue irremplazable en el Poderoso.

Así los dirigentes de la escuadra colchonera valorizaran sus derechos derechos deportivos en más de 30 millones de euros en 2008, su familia (su esposa es la atleta Digna Luz Murillo y tiene dos hijos varones con la misma figura del papá) y él hayan recibido la nacionalidad española, Amaranto no cambió y conservó esa personalidad firme que lo mantiene como uno de los hombres de confianza del entrenador José Pekerman para el sueño mundialista de Brasil-2014.

El señorío adquirido lo llevó a ser campeón con el Poderoso en 2002, le sirvió para ser una de las figuras de la Copa Libertadores de 2003 y le significó el voto de  confianza del reconocido técnico argentino Carlos Bianchi, quien apenas fue testigo de sus condiciones en el Poderoso de hace 10 años, le hizo señas a los directivos del Boca Juniors para que adquirieran sus derechos deportivos.

La velocidad, propia de atletas mundialistas, sus 1.81 metros de estatura, seguridad en la marca, capacidad para jugar de central o lateral y la responsabilidad que muestra en cada compromiso fueron los argumentos que exhibió Perea en el cuadro xeneize y los que lo convirtieron en estandarde del elenco colchonero que apenas en 2012 le culminó el contrato para que se quedara con sus derechos deportivos y terminara en el mexicano Cruz Azul, club con el que hizo sus primeros dos goles como profesional apenas en 2013 y en el que a los tres meses consiguió el título de la Copa de México.

Su consigna siempre ha sido “Mi responsabilidad es sostenerme en el fútbol internacional, porque si hago las cosas bien podrán llegar más colombianos. Con esfuerzo, convencimiento en mis condiciones y manteniendo siempre la calma en los momentos difíciles, que han sido muchos, cumplí muchas metas trazadas. Ser campeón con el DIM después de 45 años de tristezas del cuadro escarlata, triunfar con Boca Juniors, ser un referente del Atlético, tener el privilegio de jugar en uno de los grandes de México como Cruz Azul y mantenerme en la Selección es algo que genera orgullo y lo compromete a uno como profesional y persona, ya que los más jóvenes quieren aprender de uno”.

A diferencia de otros deportistas en el país, esos logros y tantos elogios no han “mareado” a Luis. Al contrario, lo han revitalizado. Él sabe de lo que significa para sus cuatro hermanos, su papá Amaranto, su madre Feliciana, sus dos hijos Juan David y Daniel, y su esposa Digna Luz Murillo, quien representó a Colombia en los Juegos Olímpicos de Atenas-2004.

Lo positivo de Amaranto es que no se ha conformado con triunfar. Sus logros y ganancias las ha compartido con los menos favorecidos, especialmente en Urabá, donde es tildado de héroe. La demostración de ese cariño ganado a pulso fue cuando en 2003 quedó campeón argentino e intercontinental con Boca Juniors: lo recibieron en caravana desde el aeropuerto de Carepa y generó una locura colectiva por las calles.

Los niños de la escuela de fútbol de Currulao, corregimiento de Turbo, reciben la colaboración económica en implementación e indumentaria para que participen en los torneos regionales y construyan ese castillo de sueños que nunca se le derrumbó a Amaranto.

Su padre Amaranto Perea Pestaña maneja los cerca de 200 pequeños de la escuelita municipal. “Cada fin de año Lucho viene y le colabora a los niños con muchas donaciones y no solo su gratitud y generosidad me mantienen orgulloso, es su personalidad y caballerosidad; mi hijo sigue siendo humilde y el mismo que un día se fue a buscar otros rumbos a Medellín y tuvo que vender helados para empezar a sobresalir”.

Uno de los sueños de Luis Amaranto Perea era jugar en Europa y es de los pocos que se mantuvo en la Liga ibérica casi una década, en la que compartió el éxito con Falcao García (jugaron en el mismo Atlético) y Aquivaldo Mosquera, y por donde también pasaron sus compatriotas Carlos el Pibe Valderrama, René Higuita, Leonel Álvarez, Freddy Rincón, Edwin Congo y Harold Lozano.

Amaranto era un ser más que normal antes de surgir en ese DIM de 2002, que dio la vuelta olímpica en Pasto y que enloqueció a la sufrida afición escarlata con la tercera estrella que estaba en espera desde 1957 cuando se alcanzó la segunda. Once años después de esa gesta admite que “el Medellín siempre estará en mi corazón, porque fue en el que me dí a conocer internacionalmente; todos los recuerdos rojos son inolvidables al igual que sus grandes dirigentes como Fernando Jiménez y Javier Velásquez, ojalá este centenario le sirva al equipo para ganar más grandeza y consolidarse como la gran institución que ha sido”.

En las páginas del DIM tiene su espacio ganado como uno de los grandes, por su temple y seguridad entre 2000 y 2003, pero a Amaranto le falta algo para que su consagración sea total: un Mundial. Esa posibilidad la buscaba desde la eliminatoria de Alemania-2006 con los técnicos Pacho Maturana, Reinaldo Rueda, Jorge Luis Pinto, Leonel Álvarez. La alcanzó en octubre con José Pekerman.

En el fútbol es de reafirmar a diario el buen momento. Esto es lo que intento con Cruz Azul y en el combinado patrio preparándome a tope para actuar, porque soy de los que no gusta bajar los brazos y siempre desea venir de atrás hacia delante, como ha sido mi vida. En esta Eliminatoria partimos de la seguridad, la motivación y el compromiso en todas las líneas y de no repetir los mismos errores anteriores para alcanzar la clasificación que nos permita devolverle la alegría al país con la vuelta a los mundiales”.

Esa seguridad que se le nota a Amaranto en la conversación es la misma que se tiene en su función de padre. Le  gustaría que sus hijos siguieran el mundo del deporte que los ha acompañado en familia; sin embargo, está preparado para apoyarlos en caso de que tomen otro camino y decidan emprender aventuras como las que tuvo que protagonizar él desde Currulao para sobresalir y convertirse en uno de los jugadores insignias en los 100 años del Independiente Medellín.

Este centenario nos pone orgullosos a todos los que pasamos por el rojo y a los que lo seguimos a la distancia; hay que disfrutarlo y aprovecharlo para que el Poderoso alcance otra dimensión y continué siendo el motivo de satisfacción y la principal alegría de esa gran hinchada que acude a cada uno de sus compromisos a alentarlo para que siga siendo una fábrica de alegrías y uno de los más importantes en el fútbol colombiano. Ojalá la pasen bien y espero estar en la celebración, porque el Medellín siempre será mi casa”.

A Colombia le sobraron argumentos para volver al Mundial

Mario Yepes llegó a 97 partidos con Colombia y los celebró con los dos goles para el triunfo 2-1 sobre Paraguay en el cierre de la Eliminatoria hacia Brasil-2014.

Mario Yepes llegó a 97 partidos con Colombia y los celebró con los dos goles para el triunfo 2-1 sobre Paraguay en el cierre de la Eliminatoria hacia Brasil-2014.

Colombia superó sus propios miedos y dejó atrás tres eliminatorias de insatisfacciones, porque asumió “el compromiso”, como lo ratificó el técnico José Pekerman, desde el primer partido el 11 de octubre de 2011.

Esa aventura nacional en el premundial, ya que además de los jugadores se vieron involucrados los directivos, en cabeza de Luis Bedoya Giraldo, necesitó de la participación de 35 jugadores de manera directa, aunque fueron 49 los convocados en el proceso que emprendió Leonel Álvarez durante cuatro fechas y prosiguió con éxito Pekerman en las 12 jornadas determinantes.

Terminar con la valla menos vencida de la Eliminatoria, la tercera mejor delantera, superar en puntos las jornadas gloriosas de Chile-62, Italia-90, Estados Unidos-94 y Francia-98 (aunque en las tres primeras se jugó con otro formato) significa que aprendió de las fallas del pasado y potencializó sus fortalezas.

Los puristas dirán que la de Estados Unidos-94 fue la mejor, ya que el rendimiento fue del 83 por ciento, pero en esta oportunidad no fueron seis sino 16 los partidos y en vez de tres hubo que enfrentar a ocho rivales.

Terminar con 30 puntos de 48 posibles significa, de acuerdo con Pekerman, que Colombia hizo bien la tarea, mantuvo la regularidad que hacía falta y con fútbol, táctica, goles y corazón superó los momentos difíciles que aparecieron en las últimas cuatro fechas.

Tenemos que sentirnos orgullosos de la Selección, porque no es fácil culminar en el segundo lugar y llegar al sorteo como cabeza de serie”, repitió emocionado el entrenador Pekerman después del triunfo 2-1 sobre Paraguay.

Y con mucha razón, porque tuvieron que pasar ocho técnicos, cuatro procesos, 70 partidos y casi 200 jugadores para que Colombia pudiera volver al Mundial. Por fortuna lo hace con otra generación dorada que viene en constante crecimiento y tiene renovación, ya que cuenta con jugadores experimentados y jóvenes con roce internacional.

Esas cualidades, más el poder de reacción, tienen al delantero Carlos Bacca en seguir la marcha triunfal “apostándole de nuevo a la unión, a la preparación, la convicción y a la responsabilidad” para volver al Mundial con la idea de ser animador para superar la actuación de 1990, cuando se llegó hasta octavos de final.

Tendremos un equipo importante en esa cita y vamos a trabajar para continuar demostrando los progresos de esta gran generación de jugadores”, prometió Pekerman, quien en noviembre iniciará la preparación con los partidos amistosos.

 

Así fueron las campañas para clasificar 

Brasil-2014

Total

PJ: 16

PG: 9

PE: 3

PP: 4

GF: 27

GC: 13

Puntos: 30

Rendimiento: 62.5%

 Local

PJ: 8

PG: 5

PE: 2

PP: 1

GF: 19

GC: 6

Puntos: 17

Rendimiento: 70,3%

Visitante

PJ: 8

PG: 4

PE: 1

PP: 3

GF: 8

GC: 7

Puntos: 13

Rendimiento: 54%

Técnico: José Pekerman

Posición: 2°

Francia-98

Total Local Visitante

PJ: 16 8 8

PG: 8 6 2

PE: 4 0 4

PP: 4 2 2

GF: 23 13 10

GC: 15 4 11

Puntos: 28 18 10

Rendimiento: 58.33%, 75% 41.66%

Posiciones: tercero

Técnico: Hernán Darío Gómez.

USA-94

Local Visitante

PJ: 6 3 3

PG: 4 2 2

PE: 2 1 1

PP: 0 0 0

GF: 13 6 7

GC: 2 1 1

Puntos: 10 5 5

Rendimiento: 83.33% 83.33% 83.33%

Técnico: Francisco Maturana

Italia-90

Local Visitante

PJ: 6 3 3

PG: 3 3 0

PE: 2 0 2

PP: 1 0 1

GF: 6 5 1

GC: 3 1 2

Puntos: 8  6 y 2

Rendimiento: 66.66% 100% y 33%

Técnico: Francisco Maturana

Chile 62

Total Local Visitante

PJ: 2   1   1

PG: 1   1  0

PE: 1    0  1

PP: 0  0 0

GF: 2   1 1

GC: 1   0  1

Puntos: 3  2 1

Rendimiento: 75% 100% Y 50%

Técnico: Adolfo Pedernera

Posición: 1°

Rendimiento de las eliminatorias de Colombia

 Para el Mundial Suecia 1958: 12,5 por ciento (un punto de ocho posibles)

- Para el Mundial Chile 1962: 77% por ciento (enfrentamiento directo con Perú donde obtuvo 3 de los seis puntos posibles).

- Para el Mundial Inglaterra 1966: 25 por ciento (dos puntos de ocho posibles)

- Para el Mundial México 1970: 25 por ciento (3 puntos de doce posibles)

- Para el Mundial Alemania 1974: 62,5 por ciento (cinco puntos de ocho posibles)

- Para el Mundial Argentina 1978: 25 por ciento (dos puntos de ocho posibles)

- Para el Mundial España 1982: 25 por ciento (dos puntos de ocho posibles)

- Para el Mundial México 1986: 50 por ciento (seis puntos de doce posibles)

- Para el Mundial Italia 1990: 62,5 por ciento (cinco puntos de ocho posibles)

- Para el Mundial EE.UU 1994: 83,3 por ciento (diez puntos de doce posibles)

- Para el Mundial Francia 1998: 58,3 por ciento (28 puntos de 48 posibles)

- Para el Mundial Corea y Japón 2002: 50 por ciento (27 puntos de 54 posibles)

- Para el Mundial Alemania 2006: 44,44 por ciento (24 puntos de 54 posibles)

-Para el Mundial Sudáfrica  42,6 por ciento (23 puntos de 54 posibles)

– Para Brasil-2014 62,5% (30 de 48 puntos posibles)

 

¡Ya están comprando los pasajes para Brasil!

Colombia festeja su quinta clasificación para un Mundial

Colombia festeja su quinta clasificación para un Mundial

Lo bueno se hace esperar. Saquen el pasaporte y compren los pasajes, porque Colombia ya está en el Mundial de Brasil.

Hubo que soportar 16 años de impotencia, una eliminación por falta de un gol, otra por hacer un punto menos y la final por muchos inconvenientes, pero llegó la hora de festejar en la Eliminatoria Suramericana.

El viernes tocó asimilar un chaparrón de Chile ante las equivocaciones colectivas en el primer tiempo y por ahí Ecuador hacía el favor venciendo a Uruguay, pero el honor estaba en juego y el compromiso de los jugadores fue de tal dimensión que se sobrepusieron de tres goles en contra para conseguir un dramático 3-3 que significó el anhelado punto que faltaba para iniciar la fiesta que estaba apagada desde 1998.

Esta vez fue Falcao, con el segundo penalti convertido, el que repitió lo de Wílmer Cabrera en 1997 cuando se le ganó 1-0 a Venezuela para clasificar a Francia-98. En esta oportunidad no se superó a los australes, pero Colombia fue grande en el segundo tiempo, derrochó corazón y con esa anotación histórica del minuto 83 puso a llorar a 40.000 personas en el estadio y a 45 millones de colombianos de la emoción, las mismas que antes estallaron en llanto ante los goles australes de Arturo Vidal (17′, penalti) y Alexis Sánchez (21′ y 29′).

 Gracias a que el grupo puso a prueba su pundonor acudiendo a la táctica fritanga (con corazón y huevos) y el técnico José Pekerman aceptó que se equivocó corrigiendo a tiempo, el público olvidó que se perdía 3-0 en el primer tiempo y la Selección tiene el tiquete en el bolsillo y la autorización para que sus jugadores se metan a clases de samba por el gran remate de James Rodríguez,, el tanto de Teófilo y el doblete de Falcao.

No tengo palabras para definir lo que logramos”, dijo en medio de la locura David Ospina en la cancha del estadio Metropolitano mientras sus compañeros le daban gracias a Dios y corrían embriagados de felicidad. Las lágrimas de Faryd Mondragón hicieron recordar el último Mundial diciendo “nos merecemos esta clasificación” y el público, ese que aplaudió en el entretiempo pese a la derrota parcial, se quedó 40 minutos de pie aplaudiendo, repartiendo abrazos y dándole las gracias a esos gladiadores vestidos de amarillo que cumplieron su promesa: regresar a Colombia al mundial de mayores. Será la quinta vez, ya que las otras fueron en Chile-62, Italia-90, USA-94 y Francia-98.

Seguramente vendrán correciones, especialmente en la preparación que empezará con los amistosos de noviembre ante Bélgica y Holanda, pero por ahora toca merecidamente festejar por merecimiento y agradecerle a José Pekerman, quien después de meterle la mano al partido ante los chilenos fue cargado como un héroe y resaltaba “cumplimos con una generación fantástica y tenemos muchas cosas por disfrutar” al conseguir el cupo para Brasil-2014.

 

Ficha del partido

Colombia 3-Chile 3

Evento: fecha 17 de la Eliminatoria Suramericana.

Lugar: estadio Metropolitano de Barranquilla.

Árbitro: Paulo Oliveira. Asistentes:  Altemir Hausmann y Kleber Lucio (brasileños).

Asistencia: 40.000 personas, aproximadamente.

Taquilla: $2.400 millones, aproximadamente.

Colombia: David Ospina; Stefan Medina (Fredy Guarín, 46′), Amaranto Perea, Mario Alberto Yepes, Pablo Armero; Juan Guillermo Cuadrado,Carlos Sánchez (Carlos Bacca, 67´), Abel Aguilar (Macnelly Torres, 46′), James Rodríguez; Falcao García y Teófilo Gutiérrez.

Técnico: José Pekerman.

Goles: Teófilo Gutiérrez (68′) y Falcao García (75′ y 83′).

Chile: Claudio Bravo; Gary Medel, Marcos González, Gonzalo Jara, Mauricio Isla (José Rojas, 52′), Carlos Carmona, Arturo Vidal, Eugenio Mena, Alexis Sánchez, Jorge Valdivia (Jean Beausejour, 60′) y Eduardo Vargas (Franciso Silva, 67′).

Técnico: Jorge Sampaoli.

Goles: Arturo Vidal (17′, penalti) y Alexis Sánchez (21′ y 29′).

Expulsado: Carlos Carmona (65′).

Figuras: James Rodríguez, Falcao García y Alexis Sánchez.

Ser cabeza de grupo en un Mundial cambiaría la historia del fútbol colombiano

El nivel de los jugadores tiene a Colombia arriba.

El nivel de los jugadores tiene a Colombia arriba.

De darse lo que viene manejando la Fifa, entidad que quiere poner de cabezas de grupo del Mundial de Brasil-2014 a los siete primeros de la clasificación mensual (la que saldrá el 17 de octubre) y al local, el fútbol colombiano tendría un acontecimiento histórico.

Porque ni en la pasada Copa Mundo Juvenil de Turquía, donde el país llegó como el campeón de Suramerica por encima de Brasil y Argentina, tuvo ese privilegio.

Francisco Pacho Maturana, miembro de la Comisión Técnica de la Fifa, explicó que la rectora del balompié en el planeta Tierra sí está analizando la posibilidad de no sólo poner a los campeones mundiales a mandar en las ocho llaves del próximo campeonato, sino analizar el presente de los países clasificados.

Eso significa que Colombia, si no sale de los siete (actualmente es quinto) y asegura su tiquete directo en los partidos ante Chile (11 de octubre) y Paraguay (15 de octubre), tendría muchas posibilidades de llegar a Brasil a hacer una de las mejores presentaciones en el certamen, del cual sólo ha hecho parte en cuatro oportunidades (1962, 1990, 1994 y 1998).

Alejandro Hernández, vocal de la Federación Colombiana, asegura que su entidad no ha recibido confirmación alguna y por eso prefiere esperar. Sin embargo, también admitió que la Fifa podría cambiar la forma de elegir las cabezas de serie y si se da sería demasiado importante para el país.

Para ello habrá que esperar los resultados de los próximos dos juegos de la Eliminatoria Suramericana y la clasificación Fifa de octubre que se conocerá el 17.

Todos los caminos conducen a Brasil-2014

James Rodríguez le aseguró el repechaje a Colombia hacia Brasil-2014 igualando lo de Italia-90.

James Rodríguez le aseguró el repechaje a Colombia hacia Brasil-2014 igualando lo de Italia-90.

Razones suficientes hay para seguir creyendo en la Selección de Colombia, porque así la derrota 2-0 en Uruguay la haya frenado un poco, mantiene sus posibilidades intactas de avanzar de manera directa al Mundial.

Al combinado patrio le sobra tanta vida en la Eliminatoria que el mismo arquero David Ospina recuerda que “el saber que ya estamos en el repechaje genera felicidad, pero nos quedan dos partidos para ratificar el objetivo que nos tiene muy cerca de Brasil”.

Aunque el técnico José Pekerman se mantiene en que “no miramos las matemáticas, sino que confiamos en la capacidad de este grupo que nos puso a soñar otra vez”, hay que recordar que gracias a los 26 puntos que lo tienen en el segundo lugar, el onceno nacional hasta perdiendo con Chile accederá de manera directa el próximo 11 de octubre.

Todo gracias a que Ecuador y Uruguay se verán en la fecha 17 en Quito y si allá hay un ganador Colombia, mínimo, será cuarta de la clasificatoria que ya tiene 10 selecciones listas .

La idea con este análisis no es pecar de triunfalistas, pero las cosas buenas son para destacar y casi siempre juegan a favor. La Selección está tan bien ubicada que supera el rendimiento de la Eliminatoria de Francia-98 (61,9 por ciento contra 58,3) cuando se clasificó con 27 puntos faltando una fecha por jugar.

Por eso Andrés Orozco, zaguero de Envigado y campeón de la Copa América en 2001, recomienda aumentar la confianza en el grupo, ya que depende de sí mismo, es el tercer mejor local del campeonato y tiene fútbol para asegurar la quinta presencia del país en un Mundial de mayores.

En vez de hacerle cuentas a la Selección, Orozco cree que lo mejor en este momento es empezar a dar ideas para ir a Brasil-2014 a hacer la mejor presentación en la historia de los mundiales.

Opciones para clasificar en Suramérica

 

Equipo Puntos Clasificaría sí… Llegaría

1° Argentina 29 Clasificado

2° Colombia 26 Le empata a Chile 27

o hay ganador entre Ecuador y Uruguay

3° Chile 24 Le gana a Colombia o Ecuador 27

4° Ecuador 22 Va directo ganándole a Uruguay y empatándole a Chile 26

5° Uruguay Va directo superando a Ecuador y empatando con Argentina 26

6° Venezuela Lograría repechaje si le gana a Paraguay y Uruguay o Ecuador pierden los dos juegos por 2 o más goles para mejorar en la diferencia 22

 

123