Reversión de la vasectomía, una alternativa para recuperar la fertilidad masculina

InSer_BLOG-semana-3-02

 

Con el pasar de los años, los métodos de planificación familiar dejaron de ser un tabú entre las parejas para ser un tema de conversación cada vez más habitual entre ellas. De esta manera, son muchas más las personas que se informan sobre las alternativas que tienen para no tener hijos a mediano y a largo plazo y así tomar decisiones al respecto.

Uno de los métodos anticonceptivos que han tomado más fuerza en los últimos lustros es la vasectomía, una intervención que permite bloquear o cortar los conductos deferentes que transportan los espermatozoides desde los testículos. Este procedimiento es considerado un método de anticoncepción permanente e irreversible, al que se someten los pacientes que no planean ni desean tener hijos en el futuro.

Pero, como muchas decisiones de la vida pueden cambiar con el paso del tiempo, muchos hombres que se sometieron a una vasectomía reconsideran la determinación que tomaron años atrás. La llegada de una nueva pareja, la pérdida de un hijo, entre otras situaciones personales, hace que los hombres se pregunten si pueden tener un nuevo bebé a pesar de haberse realizado una vasectomía en el pasado.

La respuesta para aquellos hombres que hoy quieren aumentar su familia después de haberse sometido a una intervención definitiva en su fertilidad es la llamada reversión de la vasectomía, una intervención que consiste en recanalizar los conductos deferentes y volver a permitir el paso de los espermatozoides hacia la uretra. El éxito de intervención es muy alto,  lo que quiere decir que la mayoría de los hombres que se someten a ella vuelven a recuperar su fertilidad.

La reversión de la vasectomía es una cirugía de mayor complejidad que requiere de capacitación especializada y experiencia. Los médicos que realizan esta cirugía por lo general vuelven a unir el conducto deferente así:

  • Vasovasostomía. Mediante este procedimiento, el cirujano vuelve a unir con puntos los extremos seccionados de cada conducto que transporta los espermatozoides (conducto deferente).
  • Vasoepididimostomía. Esta cirugía une los conductos deferentes directamente al órgano pequeño que se encuentra detrás de cada testículo y que contiene los espermatozoides (epidídimo). Una vasoepididimostomía es más complicada que una vasovasostomía y, por lo general, se opta por ella cuando no se puede realizar una vasovasostomía o cuando no es probable que esta funcione.

 

Pero, como toda intervención quirúrgica, los resultados satisfactorios sólo se pueden contar a partir de una serie de condiciones que todo paciente que desea hacer una reversión de la vasectomía debe conocer. La diferencia radica, entre otros, de la edad de la pareja, de la experiencia del cirujano y del tiempo transcurrido entre la vasectomía y la reversión de la misma. Si este lapso es de pocos años, el porcentaje de éxito está cercano al 90% , pero este porcentaje se reduce cuando esta se realizó hace más de 15 años. Cuando se presenta esta situación, el médico puede optar por un tratamiento de fertilidad de alta complejidad como la Fertilización In Vitro.

Si tienes más preguntas sobre este y otros procedimientos relacionados con la fertilidad en una pareja, consulta con un especialista en fertilidad humana en tu ciudad. Allí, podrás obtener las respuestas que necesitas para formar una familia.

 

Grupo InSer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>