¿Serán necesarias más señales de prohibido parquear en El Poblado?

Los habitantes del sector de La Visitación están pasando un mal rato con un local cercano. Saqué mi cámara para reportear.

¡Qué indignación! La gente de la zona ni puede entrar a las unidades residenciales y los fines de semana se hacen eternos por el ruido. FOTO EDWIN BUSTAMANTE

¡Qué indignación! La gente de la zona ni puede entrar a las unidades residenciales y los fines de semana se hacen eternos por el ruido.

La semana pasada me encontré con Laura, una vieja amiga de colegio, mientras salía de la universidad.

Quisimos recordar viejos tiempos y me invitó a su casa para comer y charlar.

Cuando subíamos en su carro hacia su casa, cerca a la calle 2 sur con 34, en el sector de La Visitación, El Poblado, nos topamos de frente con otro carro y casi nos estrellamos.

El susto fue gigante, por suerte no pasó nada y mi amiga, muy enojada, empezó a explicarme que esa calle es doble vía, sin embargo, desde hace dos años un restaurante llegó a la zona y la movilidad en el sector ha cambiado.

Laura, muerta de ira, me contó que las personas que frecuentan el lugar están utilizando como parqueadero la vía y ¡hasta las porterías de los edificios que hay alrededor!

Se acumulan tantos carros en esta calle, doble vía, que termina por ser un solo carril.

Cuando mi amiga se tranquilizó un poco y llegamos a su casa, empezamos a conversar con su madre y nos dimos que cuenta de que la situación no es para nada nueva.

Doña Yolanda nos relató que ya alguien se había chocado cerca al lugar y que ella, junto con otros vecinos, denunciado la situación en la Alcaldía.

“Necesitamos que nos pongan unos prohibido parquear”, me dice la mamá de Laura.

Incluso, me dice, que ella misma dejó entrar un agente de tránsito a su casa para que tomara fotos de la calle y aplicara las medidas respectivas, pero hasta ahora no ha pasado nada. ¡Increíble!

Mientras servía la comida, doña Yolanda interrumpió para aclararme que los dueños del lugar son bastante queridos y que ya han hablado con la comunidad, pero que los problemas de movilidad y ruido se siguen presentando.

Parece que hay voluntad, pero no se han tomado medidas.

Seguimos conversando hasta altas horas de la noche y pude evidenciar que, a pesar de ser un lugar tranquilo, el ruido que de allí proviene puede molestar, hecho que Laura me confirmó, pues a veces le cuesta dormir en la noche.

Espero que las autoridades puedan tomar acciones y, como dijo doña Yolanda y Laura, que el lugar no se cierre, pero que si se haga un control para que todos puedan vivir mejor .

Por
Malala@elcolombiano.com.co

Fotonoticia: no caen mal estas ayuditas para medir el tiempo hacia determinadas vías en Medellín.

Estos paneles miden el tiempo de viaje hacia algunas vías de la ciudad, publican información de lunes a viernes. A las 7:30 a.m. durante media hora, y a las 5:00 p.m. durante una hora. Unos se encuentran en la Av. Regional (sur-norte) y otros en la Autopista Norte (norte-sur). Foto: Secretaría de Movilidad

Estos paneles miden el tiempo de viaje hacia algunas vías de la ciudad, publican información de lunes a viernes. A las 7:30 a.m. durante media hora, y a las 5:00 p.m. durante una hora. Unos se encuentran en la Av. Regional (sur-norte) y otros en la Autopista Norte (norte-sur). Foto: Secretaría de Movilidad

Fotonoticia: la solidaridad de la Policía le devolvió la dignidad a una familia de Urabá con la recuperación de su casa

Para destacar la labor solidaria de la Policía de Urabá que, unida con la comunidad y algunos comerciantes, restauró la vivienda de una familia residente en el barrio Pueblo Nuevo, del corregimiento Currulao (Turbo), la cual estaba a punto de caerse por el deterioro. Se arreglaron techos, muros y pisos y se eliminó el riesgo de colapso.

Hay que destacar la labor solidaria de la Policía de Urabá que, unida con la comunidad y algunos comerciantes, restauró la vivienda de una familia residente en el barrio Pueblo Nuevo, del corregimiento Currulao (Turbo), que estaba a punto de caerse por el deterioro. Se arreglaron techos, muros y pisos y se eliminó el riesgo de colapso.

Fotonoticia: campantes en la autopista, a plena luz del día con las placas de la motocicleta tapadas

Con total descaro estos hombres transitaban por la Autopista Regional con las placas de su motocicleta ocultas. A uno le quedan muchísimas preguntas. ¿Para dónde se dirigían? ¿Querían burlar las fotomultas? ¿Es la técnica de los fleteros para poder cometer sus delitos sin ser ubicados? ¡Qué impotencia!

Con total descaro estos hombres transitaban por la Autopista Regional con las placas de su motocicleta ocultas. A uno le quedan muchísimas preguntas. ¿Para dónde se dirigían? ¿Querían burlar las fotomultas? ¿Es la técnica de los fleteros para poder cometer sus delitos sin ser ubicados? ¡Qué impotencia!

San Pablo se llenó de carros, pero habitantes no pueden parquear

Malala Twitter

Las calles del barrio parecen un estacionamiento público. Apenas pude transitar por allí en mi bicicleta.

Un amigo me llamó muy aburrido, a pedirme mi bicicleta porque estaba cansado de usar su carro en su cuadra, ya que no tenía dónde parquearlo.

Él me dice que desde hace unos meses, una empresa de transporte llegó su barrio, San Pablo, en Guayabal, para instalar sus oficinas y, paulatinamente, han estado llegando carros de transporte al barrio.

Su mayor preocupación, me dice, es que no solo se están parqueando al frente de su casa, sino que está pasando lo mismo con otros vecinos del sector, que tampoco tienen dónde parquear. Los carros abarcan toda la cuadra lo que, para él, representa un abuso.

Preocupada por la situación y pensando en la gente del barrio, busqué a la persona encargada de la empresa Transportes MontoYa S.A.S. y pude hablar con don Sixto Sánchez, el propietario.

Don Sixto me aseguró que no es cierto que los carros estén constantemente parqueando alrededor de las calles, aunque sí reconoció que los conductores pasan para recoger la papelería y la facturación de su trabajo.

El señor, muy respetuosa y amablemente, me dijo que la comunidad no lo había contactado directamente y que no había recibido ningún tipo de quejas, pero me contó que estaba dispuesto a conversar con las personas, de ser necesario, para revisar los problemas que estaban afectando al barrio y llegar a acuerdos, pues su intención no es molestar ni mucho menos.

Personas dispuestas al diálogo. ¡Eso es lo que necesitamos!
Decidí explorar mejor la situación y pasar con mi bicicleta por el barrio de mi amigo. Cuando llegué a su casa me di cuenta que, en efecto, había muchísimos carros a ambos lados de la calle y en otras a su alrededor. Entonces, les pregunté a algunas personas por los parqueos en la zona.

Me dijeron que no solo se trata de una empresa, sino de varias que, a un costado del barrio, han empezado a crear una especie de zona industrial.

Además, me dijeron que otros “avispados” que viene al centro empresarial Olaya Herrera, ubicado al frente del barrio, vienen a dejar sus carros, pues los parqueaderos en ese lugar no alcanzan.

Cuando hablé con la administración del centro empresarial, fue clara al explicarme que son pocos los parqueaderos con que cuenta ese lugar, pero que siempre han dejado en manos de las empresas que allí tienen oficinas la utilización de estos, por lo que, deduje, son las compañías las que deben tener control sobre la situación.

No podemos disponer de los espacios de otros y menos en zonas residenciales ¿a quién le gusta la idea de tener carros parqueados en frente de su casa todo el día?

Deberíamos movernos más en bicicleta, a pie o en transporte público, evitaríamos todo esto, además, los parqueaderos públicos ya están inventado, usémoslos y no abusemos de las calles, ¡por favor!

Por
Malala@elcolombiano.com.co

Fotonoticia: manteniendo los motores sincronizados para evitar altas emisiones de gases, cuidamos el aire

Qué horror. No hace mucho salimos de una emergencia ambiental en el Valle de Aburrá y todavía vemos vehículos dejando humo negro a su paso. ¿Dónde está el control de las autoridades? Debemos ser responsables con nuestra ciudad y el medio ambiente, manteniendo las emisiones de gases debidamente controladas.

Qué horror. No hace mucho salimos de una emergencia ambiental en el Valle de Aburrá y todavía vemos vehículos dejando humo negro a su paso. ¿Dónde está el control de las autoridades? Debemos ser responsables con nuestra ciudad y el medio ambiente, manteniendo las emisiones de gases debidamente controladas.