Camiones invaden vías de San Fernando

“Malala, ‘parecés’ una señora cantaletosa”: con esa joyita me salió mi mamá en estos días, luego de hablarle de uno de mis recorridos por la ciudad.

Entonces la invité para que me acompañara al barrio San Fernando, en Itagüí, donde unos amigos del sector están muy indignados por el parqueo de camiones, que no solo obstruye la movilidad sino que genera un alto grado de contaminación en esta zona residencial. Así se daría cuenta del porqué de mi cantaleta.

Cuando llegamos al lugar y mi mamá vio ese montón de camiones en zonas donde incluso dice “prohibido parquear”, hizo una expresión muy conocida para mí: se puso rojita de la rabia, así como yo cada vez que veo algún infractor ¡Uich!

Entonces tomamos fotos y llamamos al Tránsito de Itagüí para contarles que cerca de 200 familias están afectadas por los camiones que ocupan cuadras enteras.
En esa oficina nos respondieron que ya estaban interviniendo el sector con grúas y todo, y que además han hecho varios comparendos. Pero esto no ha sido suficiente, porque mi mamá y yo vimos mucho camión por ahí mal parqueado.

El Tránsito me prometió intensificar labores y sancionar a los indisciplinados, así los vecinos estarán más cómodos. Además mi mamá entendió el porqué de mis rabietas.

Abuso del espacio público en Bello

A Bello me invitaron esta semana para que viera la invasión del espacio público que hay en el municipio, principalmente en las zonas peatonales.

Me fui a mirar qué está pasando y me encontré con algunos puntos críticos, que por el elevado número de comercio que tienen, necesitan intervención: el parque, las afueras del Éxito y la estación Niquía del metro.

En el parque vi a muchos vendedores ambulantes que llevan varios años trabajando allí y que dicen que no pueden dejar su labor porque son quienes llevan la obligación en sus hogares.
Entonces le pregunté al Secretario de Gobierno de los bellanitas, Alexander Osorio, a ver qué están haciendo para que las personas puedan transitar con comodidad y, al tiempo, los vendedores ambulantes también puedan trabajar.

Alexander me contó que tienen 18 personas encargadas de cuidar el espacio público de la ciudad y que constantemente están haciendo monitoreo.

Para el parque están estudiando la posibilidad de reubicar a algunos vendedores ambulantes en el antiguo teatro Rosalía. Ya tienen un censo de cuántos son.

El llamado es para que la comunidad respete un poquito el espacio, que es para todos, y que denuncie los abusos en caso de ser necesario.

 

Pasacalle en El Poblado afecta visibilidad

Después de un merecidisimo descanso en el puente festivo, madrugué ayer a cazar infracciones que atenten contra cualquiera ciudadano, cosa que tristemente no es difícil encontrar ¡Uich!

Mientras iniciaba mi recorrido ¡zas!, vi algo que me llamó mucho la atención y que Luis Puche, uno de mis seguidores en Twitter, ya me había comentado: en plena avenida El Poblado (en la carrera 43A con la calle 19, para ser más exacta), un pasacalles está a pocos metros de una pantalla del Tránsito cosa que podría afectar la visibilidad de los conductores, quienes tienen todo el derecho del mundo de estar informados a través de estos dispositivos.

Entonces me fui para donde los de Espacio Público, que son los que se encargan de los pasacalles. Ellos visitaron el lugar y determinaron que el material está a una distancia prudente de la pantalla del Tránsito sin que se obstruya la visibilidad.

Me dijeron también que el artículo 55 del decreto 1683, prohibe que se ubiquen pasacalles interfiriendo la señalización del tránsito, pero la distancia de este supera los 80 metros. Así que ese pasacalles como que no será retirado.
——————-
La foto de arriba también me la pasó mi amigo Luis Puche, @luispuche en Twitter.

Maleza acaba con parque en El Poblado

Caminando con mi tío Salomón por el barrio Santa María de los Ángeles, me encontré con algo que no me gustó: el parque que queda al frente de la iglesia del sector, está muy descuidado y no provoca ni siquiera recorrerlo.

De hecho, ya Paulina, una amiga que me escribió en el blog, me había contado que está muy triste porque el parque había sido un regalo que algunas constructoras le habían entregado al barrio y que el Municipio hacía más de cinco meses que ni se asomaba por allí para hacerle mantenimiento.
Don Abraham, quien también vive en Santa María de los Ángeles dice que el parque se presta para verse bonito, pero necesita que alguien lo proteja para que la maleza y el moho no se lo coman.

Yo también pienso que se necesita una manita de gato, pues los caminos peatonales están cubiertos de maleza, las sillas están deterioradas y las flores están marchitas.
Entonces, luego de ver lo acabado que está el parque y de notar las caras largas de los vecinos, le seguí la pista a Obras Públicas para que le eche un vistazo a la zona.

La entidad se comprometió a radicar mi petición para realizarle el mantenimiento requerido al parque. Esa solicitud, me dijeron, la puede hacer cualquier ciudadano.
Espero que en menos de lo que canta un gallo el parque se convierta en un hermoso jardín bien aprovechado.

 

Basuras afectan un hogar de ancianos

Ayer no tuve clases entonces aproveché para ir a conocer a unos abuelitos que viven en un ancianato de las Hermanas de los Pobres, en San Juan con Niquitao.

Mi prima Mariana me había hablado mucho de ese lugar entonces no dudé y me fui para allá. Pero no se imaginan la impresión que me dio por el irrespeto de la población que vive al rededor de la zona: las afueras del hogar de los abuelitos se volvieron un acopio de basura impresionante, además los habitantes de la calle hacen sus necesidades en el lugar y ¡guácala! el olor es insoportable. Don Iván, un señor que vive cerquita de allí, me dijo que hay días en que ni siquiera se puede transitar por la acera, lo que expone a los transeúntes a un accidente.

Las religiosas que cuidan a los abuelitos están muy tristes, porque ellas no pueden tocar la casa para construir una barrera o algo que impida tantos perjuicios, pues la edificación es patrimonio de la ciudad.

Ya le avisé a la subsecretaría de Espacio Público que las hermanas y los abuelitos necesitan ayuda y allí me respondieron que programarán operativos de control en el sector para a atender a los habitantes de calle y para darle solución a la problemática que se presenta en este lugar.

Todos esperamos que las cosas mejoren.

Parqueo y rumba en la transversal 39ª

En un mensaje que me envió una lectora, habló de dos problemas que los aquejan en un sector de Laureles, cerca a la avenida Nutibara, concretamente en la transversal 39A con la carrera 70A.

Primero, se refirió al parqueo informal y no regulado en las afueras de sus casas que no permite la llegada, por ejemplo, de los transportes escolares.
Dice que tapan la visibilidad de las señales de tránsito, además de bloquear un carril. El otro tema es que, en su opinión, la calle se volvió un lugar de rumba, a lo que asocia licor y vicio.

“Se robaron la paz, el sueño y la tranquilidad de nuestro barrio… hasta la valorización de los bienes inmuebles se ha visto afectada, cuesta mucho encontrar arrendatarios y hay apartamentos que se quedan mucho tiempo desocupados…”, dice la lectora.

También me contó que le dieron licencia a un establecimiento para vender licor, que además saca las mesas a los andenes para sus clientes.
Pregunté en la Subsecretaría de Espacio Público y Logística de ciudad y me respondieron que es importante poder trabajar de la mano con quienes quieran aportar por mejorar la cultura del espacio público.

Prometieron que harán una visita para revisar las condiciones del lugar y adelantar el trabajo de sensibilización con los dueños de los establecimientos para mejorar la convivencia.

Y sobre el parqueo informal que rechaza la lectora, funcionarios de la Secretaría de Tránsito de Medellín me contaron que enviarán guardas a verificar el parqueo en el sector e hicieron un llamado a los conductores a respetar las normas y señales de Tránsito.

Las aceras de Miraflores se están convirtiendo en parqueaderos

Dora López, habitante del barrio Miraflores, me contó que cerca a su casa hay una Unidad Deportiva en la que sus aceras se convirtieron en parquederos de motos.

Esta situación además de darme rabia me pone triste. Hace poco una abuelita se cayó y se fracturó la cadera al esquivar uno de estos vehículos, parqueados en zonas para peatones.

No solamente allí se presenta este tipo de infracción. Jorge Mario Escobar, me dijo que estaba molesto porque en Belén en la calle 32D estacionan un carro que impide la movilización segura de los transeúntes.

Por eso llamé a las autoridades para que paso a paso nos dijeran cómo la comunidad puede denunciar este tipo de atropellos.

Carlos Alberto Marín, subsecretario de control de la Secretaría de Tránsito de Medellín, explica que los ciudadanos pueden dirigirse a la Secretaría y hacer su denuncia por medio de cartas o de registros fotográficos. Es así como un grupo de agentes es destinado para que haga controles y se responsabilicen de la situación.

Por otra parte, asegura que falta cultura ciudadana y hace una invitación para que todos los actores en las vías asuman su rol con responsabilidad.

Un muro amenaza a los peatones en Bello

Desde Bello, Alejandro me escribió muy preocupado porque en el barrio Niquía Camacol, en la avenida 47 A con diagonal 63, un muro está a punto de colapsar.

La pared, que hace parte de una casa, linda con un sendero peatonal en el que podría ocasionar un accidente.

En este momento estoy investigando sobre el tema porque a Alejandro le dijeron que eso era responsabilidad del propietario y él está muy inquieto porque hasta ahora nadie se quiere hacer responsable de este problema.

Estoy tratando de comunicarme con la alcaldesa encargada de ese municipio para que nos explique qué se debe hacer en esos casos.

Pero no se preocupen, ustedes serán los primeros en conocer su respuesta para que esta zona peatonal vuelva a ser tan segura como antes para todos los que la transitan.

Molestia por acopios en Laureles

La lectora Liliana Muñoz me invitó a visitar el primer parque de Laureles un día de semana porque, en su opinión, tengo que ver el descaro por parte de los conductores de taxi.

Dijo que hacen tres filas, mientras esperan a que les resulte alguna carrera o los llamen de la central que los coordina.

Agregó que algunos se la pasan jugando ajedrez, que además orinan en todo el parque, lo que, en su sentir, resulta bastante incómodo.

Gracias a Liliana por su comunicación. En otros lugares de la ciudad me han reportado incomodidades por los acopios de taxis, sobre todo cuando no hay orden y entorpecen el normal tráfico de los otros vehículos.

Me puse a averiguar por soluciones y el Subsecretario de Control de la Secretaría de Tránsito de Medellín, Carlos Alberto Marín, me respondió que los agentes visitarán el lugar para verificar el uso de la vía y si es del caso, hacer el llamado de atención o los comparendos a los vehículos que se encuentren mal parqueados.

“Hago un llamado a todos los conductores para que respeten las señales de tránsito”, me dijo el funcionario.

Añadió que el compromiso del Tránsito es hacer respetar las normas, establecidas en el Código Nacional.

De las inquietudes de esta semana me faltó dar respuesta a la planteada por el lector Jorge Calle, quien pregunta cómo tramitar la poda de un árbol.

La próxima semana le daré respuesta, con la colaboración del Área Metropolitana.

Unos agentes muy mal parqueados

Me contaron que dos motos de la Secretaría de Tránsito de Medellín fueron parqueadas al parecer de manera indebida en uno de los carriles de Metroplús, cerca al Hospital Universitario San Vicente de Paúl.

Ángela Correa una de mis nuevas amigas en Twitter (@soymalala), me reportó una fotografía que describe la situación. Ella señala que unos uniformados quiénes no aparecen en la imagen, dejaron los vehículos estacionados y entraron a una panadería próxima al lugar.

Sin embargo, Carlos Marín, subsecretario de Control del Tránsito, explica que la entidad cuenta con un grupo de agentes dedicados solo a controlar y vigilar dichas vías. Es por esto, que ellos pueden transitar por las zonas y estacionar sus vehículos cuando sea necesario.