Estoy feliz en El Peñol y Guatapé

Además de estar con la lupa bien puesta en lo que ustedes me escriben, me la pasé estudiando juiciosa toda la semana, en especial Geografía, porque tenía un examen sobre los atractivos naturales más importantes de Suramérica. Mientras veía las fotos de paisajes tan maravillosos como Islas Galápagos, en pleno océano Pacífico, se me ocurrió ir a pasar este puente justo en frente de la represa de Guatapé. Convencí a mis papás, empaqué maleta, agarré la cámara y aquí estoy, lista para la aventura.

Ayer subí las 679 escalas de la Piedra de El Peñol desde donde la vista al embalse es algo fuera de este mundo. Hice un recorrido en lancha y contemplé desde cerquita las pequeñas islas que hay en medio de la Represa.

Hoy, según me prometió mi papá vamos a ver la historia en vivo y en directo, que está pintada de colores muy vistosos en los zócalos de las casas de la calle de Los Recuerdos, justo en el Corazón del pueblo, y porqué no, puede que me le mida a alguno de esos deportes acuáticos que ofrecen aquí.

Por ahora, mientras aprendo, conozco y comparto con mi familia voy a estar pendiente de mi labor investigativa. ¿Saben? Lo visto este fin de semana me enseña que para deslumbrarse con las maravillas del mundo, no es necesario salir de Colombia. Estos paisajes  y las tradiciones que  aprendo de los amigos que hago en cada viaje me hacen ver lo bella que es mi región.

¿Quién responde por la vieja vía a Guarne?

“Hola Malala, espero que también esté interesada en los problemas de los otros municipios por fuera de Medellín. Existe una carretera antigua que va de Medellín a Guarne. Es otra opción para ir al Oriente sin pensar en el tal túnel de Oriente.

Esa carretera es vía de acceso a varias veredas de Guarne y pasa por el Parque Arví.

Es departamental y su estado es terrible. Hemos enviado solicitudes a Infraestructura del Departamento para que le den mantenimiento y nada”.
Este mensaje me lo envió el señor Raúl Alberto Uribe Lenis (rauribe7@hotmail.com), de la vereda Batea Seca, de Guarne.

Lo llamé por teléfono y me informó que desde hace tiempo viene en esta campaña de llamar la atención sobre el mal estado de la vía, de unos 26 kilómetros.
Me dijo que ingenieros de Infraestructura del Departamento estuvieron hace tres años en la zona y él los acompañó en el recorrido.

Le prometieron que la entidad actuaría, pero cree que seguramente los recursos se fueron para atender problemas en otras vías de Antioquia. Que no son pocos con este invierno y los anteriores. Las veredas de Guarne afectadas son Batea Seca, Romeral y Alto de la Sierra.

De todas formas, al señor Lenis y a la comunidad afectada les tengo buenas noticias. Me fui a la Secretaría de Infraestructura de Antioquia y allí me respondieron que esta vía está contemplada en el plan de rehabilitación vial que se ejecutará con recursos del BID por valor de 1.000 millones de pesos. Me contaron los funcionarios que se atenderán problemas básicos como la limpieza y remoción de material de derrumbe.

Susto en Sabaneta por el daño ambiental

Alexánder Heredia me escribió preocupado por lo que llama la reducción de la flora en Sabaneta, ante tanta construcción.

Dice que “la problemática de Sabaneta ya es muy bien conocida, el municipio más pequeño de Colombia, alguna vez el más arborizado, hoy está amenazado por la construcción. Quebradas que hoy en día reciben más caudal de aguas lluvia por la remoción de bosque natural que jamás puede ser reemplazado, la tala de árboles que termina por extinguir las aves y otras especies nativas, etcétera…”.

En su opinión se está pasando de ser un municipio verde a uno dominado por el concreto.

“En su propio periódico algunas semanas atrás se publicaron algunos comentarios de un funcionario de la Alcaldía el cual decía que en Sabaneta todavía quedaba mucho espacio por construir. Nosotros los sabaneteños nos preguntamos ¿y qué de nuestras aguas veredales, nuestra fauna y flora nativa, de nuestros propios pulmones?”, dijo.

También me dijo que todas estas construcciones han creado un caos vial en la localidad.

Busqué lo que había dicho la Secretaría de Planeación. Ella quiere tranquilizar a los ciudadanos y dijo que aún falta mucho por desarrollar, sin tocar las zonas de protección ambiental. Sobre la movilidad del tráfico, cuenta que es prioridad: “El primer paso es una licitación para el mejoramiento de vías urbanas y rurales por 2.000 millones de pesos. Además se le apuesta al mantenimiento y la construcción de la malla vial y peatonal del territorio de Sabaneta”.
Este es un debate interesante. Los sabaneteños tienen la palabra.

Un bello parque ecológico en Envigado

El parque ecoturístico El Salado es un apacible lugar en el sur del Valle de Aburrá, lleno de árboles, senderos peatonales, lugares para el descanso, cruzado por la quebrada La Ayurá que, en esa parte de Envigado, corre cristalina y pura.

Pese al invierno, no pierda la ocasión de acercarse al lugar. Con un grupo de amigos lo visitamos y pudimos vivir sus encantos naturales. No es tan lejos de la zona residencial, pero tampoco muy pegado al municipio. Está en un rincón natural privilegiado.

Los miradores y su zona de comidas son atractivos del lugar, pero hay más. Los charcos constituyen otro encanto. Incluso, llevan los nombres de algunos personajes curiosos que han existido en Envigado, como Julia Talegos, Cosiaca y Sabina La Llorona. ¡Ah! y se me olvidaba que también hay canopy, con 1.380 metros de recorrido, con 11 estaciones y tres niveles de complejidad.

Para quienes disfrutan de asados, sancocho o fríjoles en leña, el parque dispone de los lugares para preparar un buen plato y también todos los insumos. Pero, igual, en la zona de comidas se encuentra una amplia carta de platos típicos.

En los recorridos a pie, uno puede tomar diversos senderos como Las Achiras, Los Lirios, Los Cartuchos, los Agapantos, las Hortensias; la calle de las Flores; la escalinata Floreal o por el bosque de los pinos.

Está a 5 kilómetros del parque de Envigado, por la antigua vía al Salado o por Chinguí. Hay parqueadero, pero si prefiere puede tomar la buseta de la ruta integrada al metro.

No arrojar escombros en las quebradas

Un vecino de la quebrada La India, en Buenos Aires, me escribió para quejarse de la indisciplina de algunos residentes cercanos al afluente porque arrojan los escombros a las orillas y a un tramo de vía destapada en el sector Los Cerros.

“Uno de ellos los tira a la cañada, y a un pedazo de vía destapada, dizque “para alimentarla de afirmado.

Quisiera que alguna entidad municipal nos pavimente ese parche que tiene la quebrada y nos cerque el lote destapado que linda con la quebrada”, me pidió.

Pregunté en Empresas Varias de Medellín y allí me recordaron que prestan el servicio de recolección de escombros y su disposición en escombreras autorizadas. También pidieron a la comunidad que deje las malas prácticas de tirar esos materiales en lugares no autorizados, que representan riesgos para los habitantes o daños al medio ambiente, y sugirieron pedir ayuda en la línea amiga del aseo 01 8000 410 400.

Para el caso de La India recomendó denunciar el hecho ante la Inspección de Policía del sector.

Dos quejas en Belén Los Alpes

Un lector de la zona de Belén está inquieto por dos temas del sector de Los Alpes.

1. Manejo de basuras. Dice que detrás de la Iglesia de Los Alpes está el parque Quimbaya, a donde algunos de los dueños de los puntos de comida “sacan” la basura y la dejan desde el lunes en la esquina de la carrera 84 con la calle 30A, dos antes que pase el carro recolector. “Esto provoca un panorama desolador y foco de enfermedades”, según sostiene el lector.

2. El otro tema que plantea es que en el parque de Los Alpes, en la cancha de baloncesto, es un lugar donde se reúnen jóvenes a fumar marihuana.

“Preocupa que muchos de ellos sean estudiantes de la Universidad de Medellín o trabajadores que tienen este lugar como su punto de encuentro para compartir sus ‘fumas’, añade el lector.

Sobre el tema de las basuras, es preciso recordar anteriores respuestas de Empresas Varias de Medellín, en el sentido de sacarlas en los horarios y los días que corresponden.

Es cierto, no solo en negocios sino también en los hogares, en ocasiones hay indisciplina ciudadana para respetar estas normas elementales de convivencia.

Sobre el segundo tema, ya la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá y la Alcaldía de Medellín habían informado que se cambiarían estrategias de vigilancia en zonas como Belén, Laureles y El Poblado para combatir el hurto y mejorar la vigilancia.

Por favor, más respeto con los animales

“Querida Malala: en nuestro barrio unos perros nos están perturbando la tranquilidad día y noche y uno de ellos se encuentra amarrado desde hace dos meses en el patio de la vivienda. Se están presentando problemas de sanidad ya que hacen sus necesidades fisiológicas. He acudido a varias entidades sociales, pero por el momento no han solucionado nada”.

El mensaje es de Albeiro Ospina, quien me escribió que el sector donde reside corresponde a la carrera 38E con la calle 39. Este punto es cercano al Parque La Asomadera y al barrio San Diego. Entiendo la molestia del ciudadano, pero esto me anima a una reflexión. El lugar mencionado fue donde recientemente el Escuadrón Anticrueldad Animal de la Policía Metropolitana de Medellín rescató a un perrito que había sido abandonado por sus dueños.

Da lástima el matrato a cualquier ser vivo como no darles alimento suficiente o aporrearlos. Son seres en general inofensivos. Por eso respeto tanto a todas las personas que trabajan sin pago y sin descanso en las organizaciones protectoras de animales bien sean oficiales o privadas. Uno mi voz en defensa de los animales. Recuerdo una crónica de este diario titulada “Un escuadrón al rescate de los animales maltratados”. Narraba el periodista que no importa si llueve o si la tarea hay que cumplirla en el sitio más alejado, los patrulleros de este grupo especial de la Policía Metropolitana dedican su tiempo a salvar animales abandonados, heridos o enfermos.

Se refería al Escuadrón Anticrueldad Animal de la Policía. Para mí, en el fondo, el mensaje de nuestro lector Albeiro Ospina es que los dueños de las mascotas deben respetarlas y brindarles todas las protecciones. ¿Se imaginan ustedes amables lectores unos perros amarrados hace dos meses en el patio de una vivienda? Me duele mucho el sufrimiento que les causan los adultos a los animalitos. Por favor, más respeto.

Árboles de la 85 están que se caen

Me escribe Juan Carlos Rivera para contarme que en el barrio La Floresta, occidente de Medellín, en la carrera 85 con la calle 49D, varios árboles  amenazan con caer sobre la vía y en varias casas.

Agrega que se necesita un trabajo de poda antes de que se presente algún accidente.

El mes pasado, ya otro amigo lector, Juan Carlos Dueñas, me había preguntado sobre un tema similar, pero su preocupación era porque los árboles estaban dañando el andén del edificio donde vive.

Eso fue a mediados de marzo. En esa fecha, coincidencialmente, mi abuelita Emilia me preguntó que una de las ramas del árbol que está en frente de su casa, ya se le entraba por la ventana.

En esa ocasión como en esta debo recordarles a los amigos que me escriben que, en primer lugar, nuestro compromiso debe ser con el medio ambiente y con el cuidado de los arbolitos que tanta frescura nos dan.

Pero si hay riesgo de accidente, también debo recordar que Empresas Varias se encarga de prestar el servicio de poda de árboles y lo hace en convenio con el Municipio de Medellín.

La entidad corta el césped de las vías y las áreas públicas. Para esas labores hay 126 empleados. La línea de atención a la que la comunidad se puede comunicar es la 470 50 00, para que les cuenten a los funcionarios de Empresas Varias sobre la zona que se necesita que se intervenga. Los horarios son de lunes a jueves de 7:00 a.m. a 5:00 p.m. y viernes hasta las 4:30 p.m.

Ese gato sí que está hermoso

Emocionada con la presencia del maestro Fernando Botero en la ciudad me fui muy animada a conocer su obra El Gato en San Cristóbal y el nuevo Parque Biblioteca.

Valió la pena no solo por el valor artístico de la escultura sino también por el entorno cultural que tendrán los habitantes del corregimiento.

Pero yo creo que será orgullo de San Cristóbal, de los medellinenses y de los visitantes porque todo en el lugar quedó muy chévere.

Les cuento un poquito de El Gato. Pesa 1.050 kilogramos y es una escultura monumental que llegó al corregimiento desde Italia, no sin antes viajar en barco y en camión. El maestro Botero la entregó el pasado lunes en un acto muy emotivo, en el que la comunidad le agradeció la donación.

Se mostró motivado porque hubieran escogido su nombre para el Parque Biblioteca y por eso agradeció el detalle con El Gato.

Y les quiero recordar esta anécdota, que el propio Maestro contó a este diario sobre el nombre del Parque Biblioteca:  “a mí me llamaron hace como año y medio, que tenían ese proyecto, a preguntarme que si yo permitía (obviamente), que se llamara Fernando Botero y yo les dije, más que feliz, siento un gran honor. Y bueno, apenas vi que estaba terminada, me precipité a ver la biblioteca, allá me recibió la directora, me mostró todas las salas, lo salones, cuando vi ese lugar tan maravilloso, que no me lo esperaba, desde ese momento le dije, me gusta tanto esto, que les quiero regalar una escultura monumental”.

El humo de las fábricas en el Aburrá Sur

Uno de nuestros lectores me escribió para quejarse por el humo que ve salir de algunas empresas de Envigado e Itagüí y, entre ellas, mencionó a la firma Peldar.

Yo veo el humo que sale de algunas empresas, pero también me he enterado de que muchas de ellas hacen grandes inversiones para ser amigables con el medio ambiente.

Por ejemplo, leí en El Colombiano, en octubre del año, pasado una información de los directivos de Peldar en la que consignaban sus actividades, entre ellas el reciclaje.

Citó ese informe que con inversiones anuales por encima de los 21 mil millones de pesos, las cuatro plantas de Owens-Illinois en Colombia, matriz de Cristalería Peldar, le apuestan al reciclaje del vidrio, adquiriendo unas 120 mil toneladas, equivalentes a 500 millones de envases.

Y explicó Eduardo Restrepo Duque, gerente de la planta de Peldar en Envigado, que con la ampliación del complejo industrial, la empresa pasó de tener un horno con cuatro líneas de producción a dos hornos con siete líneas de producción, en los que mensualmente fabrican 65 mil unidades, equivalentes a 15.500 toneladas empacadas, de más de cien referencias de envases. Según agregó el señor Restrepo, la planta cumple con regulaciones vigentes para emisiones de partículas y ruido y trabaja con las autoridades en la protección del medio ambiente.

La compañía redujo en 2010 en un 14 por ciento las emisiones de gas carbónico, debido a la implementación de nuevas estrategias.