¡Por favor señalicen el cruce de la 86!

¿Cómo es posible que un punto donde se encuentran cinco calles no tenga ni una sola señalización? Eso es terrible, y más cuando ese “pequeño problemita” ha generado hasta cuatro accidentes en la semana ¡guácala!

Ayer estuve en la carrera 86 con calle 49D porque mis amigos del barrio Calasanz me han estado llamando, desde hace varios días, muy preocupados por la cantidad de accidentes que se generan allí y que están a punto de causar una tragedia.

Jaime Marín, un vecino del barrio, me dijo que ya no saben qué hacer para que les solucionen el problema y ¡qué susto! Porque como es una zona residencial muchos niños están en peligro.

Según me contaron Jaime y sus amigos, hace como 20 días una señora fue atropellada por una moto. Pero otro habitante de la zona me alertó aún más porque la semana pasada una buseta chocó contra un carro de transporte escolar.

Yo estuve en el lugar durante un rato y quedé muy impresionada con este punto rojo al que llegan carros de cinco cuadras diferentes a toda velocidad, no hacen el pare y no tienen ni idea quién lleva la vía ¡uich!

Entonces me comuniqué con el Tránsito, pues es necesario que pongan un resalto, pinten la señalización o hagan cualquier otra cosa con tal de que esta zona se libre del peligro. En la Subsecretaría Técnica me dijeron que lo primero que se debe hacer es revisar los índices de accidentalidad y enviar al lugar personal técnico para que revise el problema. Además me dejaron muy tranquila porque me prometieron que incluirán este punto en el Plan de Señalización que ejecuta la Administración Municipal en la ciudad.

Incluso, si comprueban que la situación es muy grave, contemplarán la posibilidad de hacer otras cosas en la zona como instalar reductores de velocidad.

Los discapacitados necesitan ascensores

Que chévere que contemos con nuevos transportes para movilizarnos en Medellín y aún mejor, que todos tengamos acceso a ellos. Esta semana aproveché para ir a montar en metroplús y me di cuenta de que en todas las estaciones hay rampas para que los discapacitados usen el servicio sin ningún problema.

Sin embargo, al ingresar a la estación Hospital corroboré lo que mi amigo Juan Pablo me escribió por Twitter: que no hay ascensor que empalme la estación del metroplús (que queda en el primer piso), con la del Metro (que queda en el segundo).

Yo sé que el servicio está muy reciente y que no podemos pretender que todo se haga como con una varita mágica. Ojalá eso se pudiera. Pero de todas maneras llamé a Metroplús para que me contaran qué piensan hacer al respecto.

Y resulta que la demora es porque no lograron conseguir a alguien que pudiera construir este tipo de ascensores, que no se asemejan a los de un edificio, sino que deben contar con unas condiciones especiales. Sin embargo, está adelantando un convenio con el Metro para que sean ellos los encargados de la construcción, eso sí, con recursos del Metroplús. Se espera que a finales de noviembre ya tengamos ascensor.

A denunciar lo que está mal hecho

Huácala, me huelen mal ciertas cosas que pasan en la ciudad. Cómo es que mientras hablan maravillas del metro y de los cables, cuando uno va por la calle se va a un hueco.

Iba en la moto con mi tío David, por la 65, y casi nos caemos en un huecote que no pudimos esquivar. Él me dijo que ya le ha pasado tres veces.

Me gusta esta ciudad mucho y no me voy a quedar callada. Tengo 14 años, estoy en noveno y aprendí que uno no puede tragar entero con lo que está mal hecho. Por ejemplo, que a los parques infantiles no se pueda ir porque hay marihuaneros.

Mi nombre va con mi personalidad: soy Malala, no la mala del paseo, pero sí la que estará pendiente de que las cosas se hagan bien. Y voy a aprovechar EL COLOMBIANO para denunciar lo que no funcione como debe ser.

Que en el barrio hay calles malas, que los parques estén bien cuidados, que los buses no corran tanto por las zonas escolares… es que no tenemos por qué aguantar, esta ciudad se merece lo mejor.

Pero quiero que en cada barrio haya más Malalas. Que la gente llame a reportar lo que debe mejorarse: la mala atención en el centro de salud, los basureros en plena calle, la gente tirando cosas a la quebrada… No sé a ustedes, pero a mí me da rabia todo eso.

Desde hoy, recibo las denuncias y en Radar las voy a publicar. No se queden callados pensando que ¡qué oso! El oso lo hace el que no obra correctamente.

Mucho gusto, soy Malala. Si quieren, desde hoy estoy con ustedes, con los que no tragan entero. Huácala.