El vecino más feo de La Milagrosa ¡Increíble!

Unos amigos del barrio La Milagrosa, en el oriente de la ciudad, me habían contado que desde hace casi dos años tenían un problema con un vecino. Así que aproveché el fin de semana y fui a recorrer la zona. Pero no se imaginan la sorpresa que me llevé.

No era un vecino bullicioso, ni desorganizado con las basuras. ¡Era peor! Se trataba de un edificio que nunca se terminó de construir y que hoy es como un fantasma que no deja dormir: aguas estancadas, malos olores, mosquitos y el temor de que las casas vecinas se vayan al hueco.

malala

Foto: Julio César Herrera

El predio en el que se edificaría la torre residencial, de 20 pisos, fue comprado hace tres años por una constructora a Henry Carvajal. Llegó la maquinaria pesada, los materiales de construcción y también los problemas.
“Retiraron la tierra del predio. Alcanzaron a hacer unas vigas y huecos muy profundos, pero no más. Incluso, no pagaron todo lo que prometieron por el lote”, me dijo Henry.
A partir de ese momento se volvió una piscina. En época de invierno, el agua se estanca causando malos olores y es el lugar ideal para las plagas y roedores. ¡Qué pena!
“Tenemos que cerrar las puertas y ventanas, porque los malos olores y los mosquitos nos invaden”, me dijo Nelly Carvajal, otra afectadas.
Pero el riesgo no para ahí. Buscando información sobre este desagradable espacio, encontré que en mayo del año pasado, un taxi se fue a un hueco producto de los daños de la “obra”.
Ese día, afortunadamente, no hubo lesionados. No obstante, se puede repetir, pues existen otros huecos en los iban las columnas, pero hoy están cubiertos con tablas que los mismos residentes utilizaron para evitar que niños o animales caigan allí.

Se quedaron sin vía
El problema no sólo es el “estanque”. Resulta que poco a poco el hueco se está “tragando” la calle. Cada que llueve, un fragmento de la vía se cae, hasta el punto en que se perdió medio carril y la carrera, una de las principales del barrio y de amplia circulación de buses y particulares, fue cerrada hace tres meses y las rutas urbanas a esa zona de Medellín modificadas.
Cuando esto pasó, dos tuberías de servicios públicos se dañaron, causando una emergencia que fue atendida por los bomberos. Una de esas redes, la de acueducto, fue trasladada unos metros más hacia el interior de la calle; mientras que la de alcantarillado fue reparada, pero sigue en el sitio sin protección alguna.

Una intervención lenta
Luego de ver esta triste escena y de que los vecinos me contaran que están cansados de contactar a las autoridades, llamé a la Secretaría de Gestión y Control y me contaron que adelantaron visitas y controles hasta agosto pasado, pero no han hecho intervenciones. Quienes no me contestaron fueron los constructores, aunque el aviso promocional de la obra siga en una casa vecina al predio donde operaba la sala de ventas.
Esperamos que la intervención sea pronta y oportuna. Al menos para mitigar una tragedia mientras el responsable se hace cargo de la situación. ¡Qué descaro!

Lote basura La Milagrosa

Foto: Julio César Herrera

Lote basura La Milagrosa

Foto: Julio César Herrera

Lote basura La Milagrosa

Foto: Julio César Herrera

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>