Pase la tarde en el parque de Ciudad del Río

Ya estuve anteriormente en dos oportunidades en el parque lineal de Ciudad del Río y en este puente festivo cuadramos con algunos amigos volvernos a encontrar en este apacible lugar de la ciudad.

Está ahí mismo detrás del Museo de Arte Moderno. Es una amplia zona verde que, en la parte norte, tiene grandes árboles. Sin duda, es un lugar especial para pasar una tarde tranquila y en compañía de un grupo de amigos.

De verdad, es un lugar para todos. El grupo familiar también puede encontrar aquí un lugar para el esparcimiento y, además, se puede llevar la mascota.

Los jóvenes encuentran allí una pista para practicar el skate y hay un muro para escalar. El mural de la parte sur es otro atractivo digno de observar.

Si usted se anima a ir con un grupo de amigos o en familias tenga en cuenta llevar líquidos: agua, tes o jugos. Los adultos acostumbran llevar un buen vino. Yo prefiero cosas para comer como frutas, aceitunas, quesos variados en taquitos, sándwichs y postres.

No olvide llevar bolsas para recoger los desperdicios. La idea también es ser respetuosos con el medio ambiente y asegurarse de que el lugar queda limpio

Pasar la tarde en el parque lineal de Ciudad del Río es una grata experiencia, que se puede repetir una y otra vez.

Lo mejor es una tarde de conversación con los amigos. Apúntese, no se va a arrepentir porque pasará una buena tarde.

Espacio público estará en Fátima

De verdad que resultó muy grato acompañar ayer a mi amigo Armando Calle, de nuestro también querido diario Q’hubo. Él logró la solución número 100 para las inquietudes planteadas por la comunidad.

A él, allá y a mí, acá, nos anima un espíritu de colaboración y de abrir nuestros espacios para que la ciudadanía plantee sus problemas y que las entidades llamadas a dar soluciones se comprometan a resolverlas. Bueno Armando, un abrazo, y que sigas ayudando a solucionar los problemas en los barrios.

Por cierto, me escribieron de Belén Fátima y aprovechando a mi tío David hicimos un recorrido. Cada vez más el barrio hace su transición hacia una especie de zona industrial en la que negocios de diferente tipo van ganando espacio, lo que conlleva algunas molestias para los habitantes tradicionales.

Se ven más bodegas, fábricas y talleres de mecánica. Precisamente, frente a estos últimos la comunidad pide recuperar el espacio público. Recuerdan que los andenes son para los ciudadanos de a pie.

Le trasladamos la inquietud a Gabriel González, subsecretario de Espacio Público de Medellín, quien nos respondió que “estaremos visitando la zona”.

“Le contaré de los operativos. Saludos!”, nos dijo vía twitter desde su cuenta @Gabriel Espacio. Pero claro, estaré atenta a los resultados

Drogas, robos y reguero de basuras

Los habitantes de Conquistadores se quejaron por algunos hechos de mala conducta entre la población habitante de calle que deambula por el barrio e, incluso, por algunas de esas personas que se asientan bajo los puentes de las quebradas.

Es notoria las presencia de habitantes de calle en Conquistadores y si bien no es generalizado que todos tengan mala conducta, sí se puede apreciar que en algunos casos se han dado robo de cables telefónicos, consumo de estupefacientes y reguero de basuras.

No conozco bien el tema, pero en mis recorridos por la ciudad sí noto un crecimiento de la población de la calle. Atendiendo la inquietud de los residentes de Conquistadores me hice una pregunta: ¿qué se hace por la gente en situación de calle? Recordé que mi tío David estuvo recientemente en un debate en el Concejo sobre el tema y él recordaba algunos datos importantes.

Según el censo de la Secretaría de Bienestar Social, en Medellín hay 3.381 habitantes de calle y se estima que 20.971 personas con hábitos callejeros están en riesgo de serlo. El 40 por ciento de estos habitantes de calle, provienen de otros municipios.

En el debate, dijo mi tío David, oyó que una de las conclusiones de las que se habló fue seguir fortaleciendo los programas de prevención. Hay centros especializados en la ciudad en los que se les brinda atención, pero no todos se acogen. ¡Uf! tamaño problema que no es solo del barrio Conquistadores, sino que toca a toda la ciudad.

Unos acopios de taxis que molestan

Una vez, recorriendo con mi tío David la Milla de Oro, en El Poblado, vi como algunos conductores de taxi formaban acopios en la avenida, afuera del Centro Comercial Santafé y en la curva bajando de Los Balsos, en el mismo sitio. Resulta que varios ciudadanos me llamaron para quejarse por esa situación y por los tacos que se forman cuando esos acopios se alargan en el tiempo y en el espacio.

Les pregunté a los voceros de Santafé por esta situación y, en efecto, me plantearon que han recibido las mismas quejas y por eso de tiempo atrás han buscado soluciones. Una, fue la disposición de un acopio interno con la empresa Coopebombas, con todo legal, seguro y cómodo para los visitantes del centro comercial, a la salida de Carrefour.

Los conductores son conocidos y trabajan en coordinación con Santafé. Frente a los acopios externos, esos mismos voceros expusieron que han trabajado con la Secretaría de Tránsito para que no se formen los acopios. Lo que ocurre es que cuando los guardas están presentes, estos no se presentan, pero una vez se retiran, aparecen los conductores de taxi y arman fila.

Por el momento, la recomendación de la administración de Santafé es que se use el acopio interno, mientras sigue el trabajo coordinado con el Tránsito. Por cierto, felicito a Santafé porque recibieron un reconocimiento de los Premios a Centros Comerciales Latinoamericanos por el Tapete de Flores de agosto de 2011, en homenaje a la ciudad en la Feria de las Flores.

Centro operacional en el Parque Arví

Ustedes recordarán que el mes pasado les conté de mi visita al Parque Arví, ya que la naturaleza es una de mis grandes pasiones. Les dije que invité a algunos de mis amigos a pasar el día rodeados de animales y plantas, cogí mi cámara de fotos y emprendí la aventura. Rematé afirmando que me sorprendí con la diversidad natural que encontré y no pude evitar parar en cada uno de los senderos del parque para contemplar la belleza de los bosques y de los animales que se escondían entre los árboles.

Aunque me llegaron algunos mensajes al respecto de algunos casos de inseguridad, la administración del Parque Arví me informó que como una estrategia de seguridad entre el Municipio de Medellín y la Policía, en el Fuerte Carabineros de Arví inicia actividades este mes el centro integral especializado en despliegue operacional conformado por escuadrones de carabineros montados, unidades caninas, patrulleros técnicos y la Policía ecológica y ambiental.

Este año los Carabineros han realizado 2 capturas en flagrancia, se han incautado 40 armas blancas, 800 gramos de marihuana y un arma de fuego y se han presentado 6 casos de incautación de flora y fauna. Igualmente este centro de seguridad adelanta programas sociales con la comunidad.

El Parque Explora y su entorno

Intrigada por los buenos comentarios sobre el Parque Explora y de todos los atractivos a su alrededor me fui entusiasmada al lugar y, de verdad, que me encantó.

Lo digo con sinceridad: este es un espacio de la ciudad que todos estamos obligados a conocer.

Como algo de científica tengo, llegué al lugar preciso porque anduve por las diversas salas interactivas y resultó ser una experiencia gratificante.

Pero eso no fue todo, al entrar al acuario fue un descubrimiento porque no pensé que un encuentro de este tipo con la vida marina y fluvial fuera posible en la ciudad.

Sobre el acuario, estoy de acuerdo con lo que leí en un plegable. Es un espacio para el encuentro con la vida en su más fascinante expresión: el agua, y en su más poderosa lección: la diversidad. Una conversación respetuosa e infinita con la naturaleza.

Por estos días, además, hay una interesante exposición que se denomina Mayas: sociedad y tiempo.

Aprendí que los mayas son una cultura con más de tres mil años de historia y se destacan en el escenario de la América prehispánica.

Bueno, pero lo mejor es que se animen y se den su vueltica por esta zona norte de la ciudad.

Hay muchos más lugares vecinos que son un encanto. Por ejemplo, el Jardín Botánico, que es un verdadero pulmón de la ciudad y que cuenta con unos puntos especiales para degustar un buen café o una deliciosa comida.

Y hay más. Qué tal el Parque Norte, con todos sus atractivos mecánicos y su lago para montar en bote.

Y está el Parque de los Deseos, un lugar para el descanso y donde uno puede conversar tranquilo. Mejor dicho, vaya y disfrute.

Necesitan puente peatonal en Marinilla

Gustosa atendí un llamado de los habitantes de Real Bellavista, de Marinilla, quienes se sienten angustiados y con temor cuando deben cruzar la autopista Medellín-Bogotá.

En verdad, el problema afecta a más personas: habitantes de la Ciudadela Real La Dalia, La Alameda, Beato Melquiades y de San Joaquín.

Viven al otro lado de donde quedan los colegios, la iglesia, la plaza de mercado y, por eso, desde hace bastante tiempo, están pidiendo un puente peatonal. Han ido de entidad en entidad, pero ninguna les ha resuelto su solicitud.

Los vi muy desesperados y piden que su reclamo se haga realidad. Ven que en otros sitios de la autopista han dispuesto puentes peatonales espectaculares e intercambios viales y por eso están pidiendo una obra igual en su sector.

Aunque en una construcción de este tipo tienen que ver entidades como el Municipio y el Ministerio de Transporte, pregunté en la firma Devimed, que tiene la Autopista en concesión.

El director Técnico, John Jairo Otálvaro explicó que, también de tiempo atrás, la concesión ha gestionado recursos ante la Nación para acometer las obras de doble calzada en el paso urbano por Marinilla y del tramo faltante hasta El Santuario, lo que incluye dos puentes peatonales en Rionegro, cuatro en Marinilla (Cementerio, Ciudadela Artesanal, La Dalia y La Ramada) y uno en El Santuario, pero hasta el momento no han tenido éxito.

Dijo que la concesión seguirá insistiendo en la consecución de recursos.

Preocupan habitantes de calle en Prado

Conmovida, mi amiga Catalina me contó su preocupación porque en su barrio, Prado Centro, hay muchos indigentes y por la cantidad de basuras. Yo había oído hablar alguna vez de programas que la Alcaldía tenía para los habitantes de la calle, pero como no sabía cuáles, fui a la Secretaría de Bienestar Social para saber qué decirle.

Allá me explicaron que hay una mesa de trabajo de la comunidad con la que los funcionarios de la Secretaría se han reunido para tratar estos temas que a Cata tanto le preocupan.

En esas reuniones han recomendado a los vecinos brindar un trato digno a los habitantes de calle, pero no darles limosna, porque eso no ayuda a que estas personas se vuelvan a integrar a la sociedad.

La Alcaldía tiene en Prado una sede de resocialización, que además es la oficina de la familia, de la unidad de programas sociales especiales y de la comisión social del Simpad, y desde allí realizan diferentes intervenciones.

También me hablaron de los problemas de inseguridad, expendios de droga, y de un sector muy delicado, que es Lovaina. En estos temas, que dan tristeza a mi amiga y a los que quieren a Prado Centro, las acciones las toma la Policía y los organismos de control.

Una noticia buena para Cata me la dieron en la Secretaría de Cultura: me anunciaron que pronto crearán en el barrio una sede para dar a conocer a todos el valor patrimonial del barrio, que es como un museo todavía habitado

Los robos y el vicio en Cabañitas

Me contaron que en el barrio Cabañitas un parque infantil se ha vuelto imposible para los niños por tantos viciosos que se mantienen allá metidos en una nube de humo. ¡Gas, huácala que ese sea el ambiente para los niños! Me duele mucho también lo que pasa en Bello porque es un municipio donde tengo muchos amigos.

Como quedé aburrida con esos comentarios y con otros rollos de atracadores y riñas en el barrio, me fui a ver al comandante de la estación de Policía de Bello, el capitán Francisco Javier Narváez, que responde por lo que pase en el sector.

Algo positivo que mencionó el capitán Narváez y que es, en medio de todo, un motivo para tranquilizar a mis amigos en Cabañitas, es que este año no se ha presentado ningún homicidio en la zona, teniendo en cuenta que el año pasado por la misma fecha ya iban cinco personas asesinadas.

Es verdad que se han robado un carro y una moto este año. Al menos el carro se recuperó una semana y media después en Niquía, me contaron.

Sí hay casos de raponeo, no por nada la Policía ha decomisado tres armas de fuego. Pero hay algo más difícil y es que muchos de los atracos son con armas de mentiras; las autoridades ya han decomisado 15, pero uno no se va a poner a averiguar si el arma es de verdad.

Han capturado a 17 adultos y también aprehendido siete menores de edad por diferentes delitos y se han incautado 745 dosis de estupefacientes entre los que los venden, los portan y los consumen.

La recomendación del capitán Narváez fue la de dar aviso tan pronto como sea posible a la patrulla encargada de vigilar la zona, porque solamente así se puede actuar. El teléfono de la patrulla que permanece en Cabañitas es el 312 721 60 01 y en Las Cabañas 312 721 4739

Me voy de picnic para el Jardín Botánico

Me sorprendí en estos días, cuando mi amiga Linis me dijo que nos fuéramos de picnic para el Jardín Botánico. Me pareció raro, porque yo solo había ido por allá cuando necesitaba hacer una tarea, quería tomar fotos de las flores o para llevar a mi tía Rosa, que vive en Estados Unidos, y que cuando viene de visita a la ciudad le gusta ir a sitios bonitos. Vimos los patos, nos sentamos en las sillas de madera y comimos oblea.

Pero, el domingo pasado con Linis en el Jardín, descubrí que en la zona del fondo, más allá del lago, las familias y grupos de amigos llegan con sus manteles y hasta con sus sábanas, los extienden en la grama, y sacan sánduches, pollo, ensaladas, frutas, en fin, delicias caseras que disfrutan en buena compañía y en un ambiente relajado. Y, lo mejor, todo sin gastar.

Me contaron que esto se vive también en el sector de Ciudad del Río y hasta en el Museo El Castillo, en El Poblado, en donde, pagando una tarifa muy baja, se pueden usar sus jardines espectaculares.

Hay que aprovechar el sol, el aire puro y los sitios de la ciudad que aún tienen vegetación, pájaros y nos hacen sentir el bienestar de la naturaleza, eso me dijo Linis que es súper ecológica, pero estoy de acuerdo con ella.

Lo que sí les recomiendo a los que quieran seguir este plan es que dejen estos espacios verdes tan o hasta más limpios de lo que los encontraron: botar la basura, evitar regueros y cero daños.

Hoy es domingo, ¡vámonos de picnic!