Tristes por el parque María Auxiliadora

Es triste recibir correos en los que la gente me cuenta acerca del mal estado en el que se encuentran los espacios públicos, porque eso demuestra que falta más sentido de pertenencia por los lugares que son para el disfrute de todos nosotros.
En este caso la denuncia se refiere al parquecito que está ubicado al frente del colegio María Auxiliadora, en la carrera 45 entre las calles 58 y 59. Me contaron los vecinos de la zona que “las aceras están en mal estado, pues en 53 años de existencia del parque no las han reparado y más de la mitad de la cerca ha sido arrancada”.
A mí me gustaría que las autoridades pongan sus ojos sobre ese lugar, para que la comunidad pueda disfrutarlo. Entonces, con el fin de hallar soluciones de las autoridades, envié la queja a la Secretaría de Infraestructura Física.
Los funcionarios me informaron que “recientemente, a través del contrato con el Jardín Botánico se les realizó mantenimiento a las zonas verdes y a las jardineras y, tiempo atrás, mediante el Comité de Aseo, se ha intervenido la arborización”.
La entidad aseguró que “en este momento no disponemos de recursos para realizar más intervenciones, pero, tan pronto haya disponibilidad de recursos, se programarán actividades para las necesidades que presenta dicho parque”.
Con relación a la reparación de la reja, Infraestructura dijo que le solicitó al grupo de parques evaluar y determinar la debida intervención.

Acera lisa hace caer a más de uno

Sí lo reconozco, a veces ando muy elevada, pongo el pie donde no debo y ¡zaz! quedo extendida en el piso. Esta vez me pasó en Itagüí, afuera de la clínica Antioquia, y como había mucha gente me puse rojita de la pena.

Una señora que pasaba por ahí me dijo: tranquila niña no le dé pena que no es la primera vez que alguien se cae en esta acera. Eso aquí pasa muy seguido. Y es que el problema con ese andén no es mal estado, huecos o sobresaltos, sino que está muy liso.

Entonces me paré, me sacudí y esperé a mi mamá que estaba haciendo una vuelta. Mientras estuve allí vi como más de uno estuvo a punto de descalabrarse y más porque estaba lloviendo.

Entonces le dije a mi mamá que buscáramos a alguien de Infraestructura del municipio para que nos dijeran qué se podía hacer frente al problema.

El secretario de Infraestructura, José Fernando Escobar, me dijo que a ellos no les han llegado cartas con las quejas de los ciudadanos, pero que enviará los más pronto posible a su personal técnico para que estudie la situación de la acera. Luego determinarán quiénes deben responder.