¿Por qué será que ven una acera y parquean?

Hace algunos días los habitantes del barrio Cuarta Brigada, en la calle 51, entre las carreras 70 y 72, se comunicaron conmigo para protestar por el mal uso que algunos conductores le dan al espacio público y a los andenes de la zona.
Los afectados me contaron que “los peatones tenemos que caminar por las calles porque las aceras permanecen llenas de carros que parquean”.
Según la comunidad del sector, esta situación se presenta entre las 9:00 de la mañana y las 5:00 de la tarde, incluyendo los sábados. ¡Mejor dicho, por ese punto no se puede transitar seguro casi que en ningún momento del día!
Entonces, teniendo en cuenta que las aceras están destinadas para el tránsito seguro de los peatones y no para el parqueo de carros que beneficia a unos pocos, yo le envié la denuncia a la Secretaría de Movilidad, para que la entidad tome medidas.
Sobre el asunto, la entidad me respondió que “los agentes de tránsito realizarán las visitas de control pertinentes en el sector, con el fin de verificar los problemas de estacionamiento que se presentan en la zona”.
Además, los funcionarios invitaron a los conductores a cumplir las normas de tránsito y a respetar los pasos peatonales, para evitar que se presenten accidentes con los transeúntes. Yo continuaré atenta del caso hasta que haya soluciones.

Piden orden a buseros de la ruta San Javier

La lectora Nancy Velásquez me escribió para pedirme que le ayude con un problema de movilidad que le preocupa.
Me contó que “todos los días en la calle San Juan, en el costado norte junto a la acera contigua a la Plaza de las Luces, se parquean varios buses de San Javier y eso origina una gran congestión”.
Según Nancy, ese problema es generado “por la imprudencia y la falta de consideración de los conductores, quienes, de manera permanente, bloquean a los demás buseros que tratan de estacionar allí”.
Como consecuencia se forma un taco en el sitio que, según la ciudadana, “en ocasiones llega hasta la oreja que viene de la Oriental y desemboca en San Juan”, dice.
La idea es que las autoridades tomen las medidas del caso, por eso envié la queja a la Secretaría de Movilidad. La entidad me respondió. Dijo que ese sector es un paradero múltiple autorizado y que le pedirá a la empresa responsable que cumpla las normas de tránsito. También dijo que enviará Agentes de Tránsito para hacer controles en la zona.

En Santa Mónica se quejaron por un semáforo lento y el Tránsito lo arregló

Hace unos días un habitante de Santa Mónica se comunicó conmigo para expresarme su inconformidad a causa de la lentitud del semáforo que está ubicado en la calle San Juan con la carrera 90, en donde a veces los conductores deben esperar varios minutos para poder entrar a su barrio.
De acuerdo con el lector, Luis Carlos Cock, “ese semáforo se queda en rojo hasta tres minutos y, como no hay ninguna explicación sobre los tiempos de espera, los conductores creen que está malo y se lo pasan en rojo”.
La preocupación de la comunidad radica en que esta conducta da pie a la posibilidad de que ocurran accidentes, que podrían afectar a cualquiera de los ciudadanos que por allí se desplazan.
Yo quiero ayudar a los afectados a encontrar una solución, entonces envié a la Secretaría de Movilidad esta denuncia. Las autoridades me respondieron sobre este caso que “analizamos la situación que se presentaba en el semáforo que nos indicaron los vecinos y fueron realizados los correctivos pertinentes en la programación, con el objetivo de mejorar la movilidad del sector. Por eso, le agradecemos a la ciudadanía habernos hecho esta solicitud e invitamos a la comunidad a respetar las normas de tránsito y a circular con precaución en las vías”.

No respetan el semáforo ni el cruce libre

En ediciones pasadas publiqué la historia de una lectora de Suramericana que está preocupada porque en la calle Colombia con la carrera 65 hay conductores que, según ella, se pasan en amarillo el semáforo que ordena la movilidad de sur a norte.
A veces estos infractores no alcanzan a terminar de cruzar la vía entonces quedan atravesados y afectan a los vehículos que van por Colombia de oriente a occidente.
Por esa razón, la ciudadana le pidió a la Secretaría de Movilidad que tome medidas en el sitio, para evitar que se siga presentado esta problemática.
Agentes de esa entidad recorrieron el sector y reportaron que “estas vías son de tráfico lento, debido a la alta circulación. Es un corredor vial usado no solo por particulares residentes, sino también por vehículos de servicio público que se desplazan sobre la calle 50 en los sentidos oriente a occidente, y viceversa, y en el sentido sur a norte, sobre la carrera 65”.
Según la Secretaría, el sector es controlado constantemente por agentes para regular el tráfico vehicular. Además, allí hay una cámara de fotodetección, ubicada en el cruce de Colombia con la carrera 65, la cual registra los pasos en rojo del semáforo.
El año pasado, lean esto, “se elaboraron 750 órdenes de comparendo, por no detenerse en una luz roja o amarilla del semáforo, una señal de pare, o un semáforo intermitente en rojo”, me contaron en la entidad.
De ahí que es responsabilidad de los conductores respetar dicho rectángulo antibloqueo, señal que prohíbe obstaculizar la intersección así el semáforo esté en verde. Por supuesto, también las luces amarilla y roja.
Yo les aconsejo a todos los conductores que se abstengan de cometer esta infracción porque, además de evitar accidentes, se ahorran tener que pagar multas y también permiten que los demás vehículos puedan transitar.
Recordemos que de nosotros también depende tener una buena movilidad.

Camioneros convierten las calles en parqueaderos privados

Esta semana acompañé a mi tío David a hacer unas diligencias y pasamos por la zona industrial de Barrio Antioquia, por las carreras 54 y 55, entre las calles 25 y 30.
Me llamó la atención que moverse allí es complicado, porque hay conductores de camiones y de mulas que se apoderan de un lado de la calzada para parquear.
Me dijeron los habitantes del sector que “en ocasiones hemos contado hasta 30 camiones parqueados en el espacio público y hay algunas personas que cobran hasta $10.000 por cuidarles los carros a los infractores”.
Entonces, los ciudadanos le piden a la Alcaldía que haga controles, debido a que no están conformes con este uso, de alguna manera privado, que se le está dando al espacio público.
Para alertar a las autoridades y buscarle solución al caso, envié la denuncia a la Secretaría de Movilidad y los funcionarios de la entidad me informaron que “realizarán las visitas pertinentes en el sector, con el fin de verificar los problemas de estacionamiento que se presentan en el lugar y darles cumplimiento a las normas. En cuanto tengamos los resultados se los daremos a conocer”.
Quedo pendiente.