Nos vamos a quedar sordos por el ruido

ARANJUEZ. / A-1-248055.jpg

Los habitantes de Aranjuez se quejan porque la bulla de los fines de semana no deja descansar ni dormir. Uno de mis lectores me contó que le ha solicitado cordialmente a los administradores de las discotecas que bajen el volumen a los equipos, pero hacen caso omiso.

Los enfiestados no respetan ancianos, niños enfermos, ni nada. Además, las personas que tienen las viviendas arrendadas se afectan pues los usuarios abandonan las casas.

Yo consulté sobre el tema y en la Secretaría de Gobierno me dijeron que se han realizado jornadas pedagógicas sobre el tema del ruido a través del programa Convive la Noche. También, se ha capacitado a los comerciantes en temas higiénicos y sanitarios, seguridad, ruido.

Asimismo, desde las Inspecciones de Policía de la Zona se hacen controles a las indisciplinas sociales e iniciado procesos a quienes no cumplen con la norma.

Hay negocios que no dejan dormir

“Buenos días Malala. Quiero hacer una denuncia por este medio ya que en ningún otro he tenido eco. En el barrio San Joaquín, hace dos o tres meses abrieron una videotienda y lo particular es que solo funciona desde las 6 de la tarde hasta las 10 o 11 de la noche, vendiendo cerveza y poniendo música a altos volúmenes.

Los fines de semana es igual:_abren hasta altas horas de la noche. El negocio es muy raro, estamos cansados de sus altos volúmenes y constantes desmanes. La Policía no hace caso de este hecho de alteración de la paz del barrio. Necesitamos que la voz de ustedes sea escuchada y por favor nos den una solución con este local el cual ha entorpecido la tranquilidad de los habitantes”.

Gracias amigos por compartirme su inquietud. También recibí otro mensaje de una situación similar planteada por habitantes de la carrera 47, en Manrique, con una taberna.

Sobre estos problemas de convivencia, el secretario de Gobierno de Medellín, Mauricio Facio Lince, indicó que el ciudadano o la Junta de Acción Comunal del barrio deben visitar la inspección de policía e instaurar la queja formal para que inicie el proceso en el que se aclarará si el negocio tiene permiso para ese horario, vender licor y poner música hasta tarde.

De lo contrario, el inspector deberá tomar las medidas pertinentes.