Habitantes del Estadio, cansados con daños

Imagen SDIM disturbios final (33857827)


La reciente final del fútbol profesional colombiano este fin de semana, volvió a preocupar a los habitantes de los alrededores del Estadio por los problemas que se viven después de cada partido.

Uno de mis lectores, de la Corporación Cívica del Estadio, me contó que se volvió costumbre terminar de forma violenta los partidos, lo que afecta a ciudadanos y al comercio del sector.

Denuncia que pese a muchas reuniones realizadas no hay conclusiones concretas ni medidas que visualicen mejoras en la situación. Dice que falta coordinación entre las diferentes entidades estatales.

Además, agrega, la situación es tan compleja que la propiedad raíz del sector se está desvalorizando.

A ello se suma que algunos comerciantes deciden cerrar los domingos porque los vendedores ambulantes tienen más clientes que los negocios formalizados. Por todo ello, piensan interponer una acción popular y estudian vías jurídicas. Yo consulté en la Alcaldía y les contaré su respuesta.

Aprendamos a vivir en convivencia

Convivencia

Dé las gracias, salude y respete al otro, son palabras que escuchamos como órdenes de profesores, padres y mayores a las que en muchas oportunidades no prestamos atención, pues no les damos valor.

Pues resulta que un simple saludo o una sonrisa puede ayudar a mejorar la convivencia con los compañeros de colegio, familia y vecinos.

Y como me llamó la atención el tema, pregunté y en la Alcaldía de Medellín me contaron que desde el martes y hasta el domingo se realiza la semana de la convivencia. La idea es fomentar el respeto por el otro, aunque sea diferente y, además, buscar armonía en los barrios y corregimientos de la ciudad, me informaron los organizadores.

En el evento está programado para hoy, jueves 16, de 9:00 a.m. a 11:00 a.m. un foro sobre mediación escolar, en el Parque Biblioteca León de Greiff (La Ladera). Además, se realizará el taller si convivo conmigo, convivo contigo, a esa misma hora en el Parque Biblioteca Belén

El vicio afecta primer parque de Laureles

El fin de semana salí a dar una vuelta con mis papás por Laureles y decidimos visitar el tradicional primer parque.
Yo desde que era más chiquita iba allá con mi hermanita Lucía y nos encantaba jugar a las escondidas con mi tío David. Sin embargo, de esos buenos recuerdos queda poco, porque ahora hay a todas horas sujetos extraños que se dedican a consumir drogas en el sitio.
Me puse a conversar con una vecina del sector y me contó que “son demasiados los consumidores que frecuentan el lugar y, aparte del problema que conlleva esto, también es grave que se ha convertido en un punto donde se practica el microtráfico de alucinógenos”.
Otra de las quejas de los residentes es que el sitio se mantiene sucio, pues hay ciudadanos incultos que arrojan los desechos a la calle.
A mi me preocupa demasiado que este sea el panorama del parquecito, porque se supone que estas zonas verdes de la ciudad están pensadas para el goce de las familias.
Entonces, para ayudar a la comunidad, me comuniqué con el mayor Abraham Paz, comandante de la Estación de Policía de Laureles, y el oficial me contó que “en este momento, con el apoyo de la Policía Metropolitana, estamos haciendo rondas permanentes con auxiliares. Sin embargo, esta semana ocurrió un hecho lamentable, porque cuando los policías iban a requisar a un grupo de consumidores de droga, fueron rechiflados por los vecinos”.
Así que el mayor Paz le pidió a la comunidad que sea coherente y practique la cultura ciudadana, pues, en sus palabras, “no es lógico que se quejen y, cuando nosotros vamos a actuar, nos maltraten”.

Quejas por ruido de vendedores ambulantes

El ruido que generan vendedores ambulantes con sus megáfonos y parlantes motiva una de las quejas que, de manera más frecuente, me expresan los lectores.
Esta vez fue Rubén, un amigo que me escribió para contarme su caso:

“No es solo en mi barrio sino en avenidas, parques o cualquier parte de Medellín, los venteros de carretilla copiaron el ya ilegal uso de los megáfonos que utilizan los venteros del centro de la ciudad y el ruido es impresionante. No veo por ningún lado la efectividad de las autoridades encargadas de controlar esta anomalía”.

Al final de su mensaje, consideró que una solución a este problema la agradecerán él y muchos ciudadanos “que quieren una Medellín más tranquila”.
Me comuniqué con el secretario de Gobierno, Jorge Mejía Martínez, quien dijo que las quejas por ruido se pueden presentar en las inspecciones de Policía, casas de justicia, los Mascerca y en la Subsecretaría de Espacio Público, con sede en las Torres de Bomboná. Agregó que la Alcaldía adelanta una campaña contra el perifoneo en el Centro. Eso sí, reconoció que ante esa indisciplina, las autoridades “no tienen muchos dientes, aparte del decomiso del instrumento”.

¡Sacan la basura antes de que pase el carro!

Varias veces he criticado la indisciplina ciudadana con las basuras. Me llegó un mensaje de una lectora desde Santo Domingo Savio que hace ver lo que pasa en ese barrio y en otros de la ciudad.

Aquí se los resumo: “Hola Malala, te escribo porque estoy agotada con el manejo de las basuras y la actitud de los ciudadanos en Santo Domingo Savio. Es un caos, se produce basura por montón, pero el problema es la disposición que se hace. La gente deja acumular cantidades de desperdicios que luego son dejados en andenes, mucho antes de que pasen los carros recolectores. Para colmo hay perritos callejeros (otro problema) que rompen bolsas y despliegan papeles, pañales, comida, etc. Queda aún más reguero después de que los recolectores pasan.

Es inaceptable la indiferencia y falta de compromiso de la gente (ni siquiera se preocupan por mantener limpios los andenes de sus propias casas). Sé que es difícil y a veces imposible cambiar las costumbres de las personas, pero tal vez programas de educación pueden ser pertinentes. Cabe recalcar, la ausencia notable de canecas de basura. No sé si puede haber mayor control de las autoridades.

Santo Domingo es un barrio visitado por turistas, así que es vergonzoso que encuentren un basural”.

Ahí está la inquietud de la lectora. Los ciudadanos deben poner su parte y creo que la Alcaldía y Empresas Varias deben aportar a la solución.