Tan conchudos, estacionan en contravía

Las imprudencias viales son muy frecuentes en Medellín, y Belén no es la excepción a esas malas conductas de los ciudadanos maleducados.

Resulta que en la calle 30 con la 70 hay unas ventas de comidas que funcionan por la noche y mi lectora María Herrera me contó que es común que los carros parqueen en ese punto en contravía, confiados porque en la madrugada no hay agentes de tránsito que los sancionen.

A mí me parece muy mal hecho y por esa razón le envié la queja a la Secretaría de Movilidad. La entidad me respondió que los agentes de tránsito realizarán los operativos de control en el lugar con el fin de verificar los problemas de estacionamiento que se presentan.

La secretaría nos dijo que nos estará informando de los resultados y yo estaré atenta para comunicarle a mi lectora y a ustedes la respuesta. También nos invita a respetar las normas de tránsito y adoptar buenas conductas en las vías.

El volumen de la música no deja dormir

Yo muchas veces paso por la avenida 80, cerca al Club El Rodeo, y siempre noto que esa zona tiene un montón de edificaciones nuevas.

Una noche me pregunté si las personas que viven por ahí pueden descansar con la música fuerte que se escucha cuando hay algún evento en el Club El Rodeo. Sonia Vásquez, habitante del sector me contó que “se realizan grados, fiestas de colegios y de entidades públicas y, la música en alto volumen no deja descansar”.

Me dice Sonia, que ella fue a la inspección de Belén y allí la mandaron para la de Guayabal. Por mi parte, consulté a las directivas del Club y me informaron que son conscientes del problema y por eso decidieron no volver a realizar eventos de música electrónica, que son los más bullosos.

“Nosotros alquilamos el sitio y la firma que realiza el certamen tiene todos los permisos de la Secretaría de Gobierno”, me contó el Club.

¡No me gusta que las calles estén sucias!

A-1-6269459.jpg

La basura en el espacio público es uno de los problemas más graves que tenemos en la ciudad, porque demuestra la falta de sentido de pertenencia.

Producto de la mala educación, en Los Colores los vecinos están molestos por la incorrecta destinación de desechos. Hace unos días me escribieron para comentarme que los entristece ver un gran basurero que hay en la calle 50 con la 79, que cada día crece.

Yo les doy la razón porque la basura es horrible. Por eso, le envié la queja a Empresas Varias y me dijeron que “revisamos la dirección y es un sitio de recolección diaria, pero está identificado como punto crítico, precisamente, por la poca colaboración de comerciantes y habitantes que sacan los residuos después de pasar el carro.

Insistimos que Emvarias no es ente de control y vigilancia y no impone sanciones e invitamos a los ciudadanos a poner en conocimiento el caso en la Inspección o la Secretaría de Medio Ambiente”.

Prometieron mejorar este parquecito

5 de Agosto

Creo que los parques son importantes para que las familias compartan, pero cuando están feos y abandonados a la gente no le gusta frecuentarlos.
Una situación así ocurre en el parque Punta de Piedra, ubicado en la carrera 43 con la calle 29, en Barrio Colombia.

El ciudadano César Cárdenas me escribió para pedirme que le ayude a buscar soluciones, porque considera que es urgente hacerles mantenimiento a las bancas y al aspecto en general del sitio.

Yo quiero ayudar y por eso le mandé esta queja a la Secretaría de Infraestructura Física.

Sobre el asunto, la entidad me informó que “este parque fue construido por obligación urbanística y la unidad de Parques trabaja en la reparación y mantenimiento, con un cronograma definido.

En ocasiones deben realizar mantenimientos de urgencia para evitar riesgos y, dado que el deterioro del parque es alto, se incluyó en el listado de prioridades, con miras a conseguir recursos en 2015”

¡Qué bien!, recuperaron andén invadido

Malala 13 de Junio

En la edición del 27 de mayo denuncié que una construcción en la carrera 47 con la calle 76 había invadido parte de una vía en Campo Valdés y que los vecinos de la zona estaban muy inconformes con esa situación, porque habían levantado en la calle un muro de entrada a un parqueadero.

Si se acuerdan, me puse en la tarea de buscar respuestas en las autoridades, porque no podemos permitir que nadie haga mal uso del espacio público.

Entonces, mis amigos de la Secretaría de Gobierno me comentaron que los funcionarios de la Secretaría de Espacio Público visitaron el sitio y al llegar allí encontraron que el muro ya había sido tumbado por la persona que lo construyó.

Según la información de los funcionarios, la persona que lo levantó argumentó que esa estructura era un refuerzo temporal para sostener la rampa del garaje.

¡Qué bueno que las autoridades cumplan su tarea!

Por fin limpiaron la esquina de la 48E

Imagen DSC01593

En la edición del martes 13 de mayo publiqué una denuncia de la comunidad que vive en la calle 48E con la carrera 90A, en el barrio La Pradera.

Resulta que los vecinos de la zona se quejaron porque los habitantes de una casa del sector convirtieron el espacio público de afuera de su propiedad en un acopio de reciclaje.

Los habitantes del sector estaban molestos porque, a raíz de la cantidad de basuras que había en esa esquina, el barrio lucía muy sucio.
Entonces, le envié la queja a Fabio Arturo Rodríguez, inspector de Policía Urbana, y el funcionario programó una visita al sitio para tomar las medidas pertinentes.

En compañía de la Secretaría de Medio Ambiente, Espacio Público, Empresas Varias y la Policía, la Inspección realizó una intervención el jueves 15 de mayo y recogieron toda la basura del sitio señalado.

A mí me alegra mucho que el problema tuviera solución y espero que no se vuelva a presentar de nuevo

¿Por qué será que ven una acera y parquean?

Hace algunos días los habitantes del barrio Cuarta Brigada, en la calle 51, entre las carreras 70 y 72, se comunicaron conmigo para protestar por el mal uso que algunos conductores le dan al espacio público y a los andenes de la zona.
Los afectados me contaron que “los peatones tenemos que caminar por las calles porque las aceras permanecen llenas de carros que parquean”.
Según la comunidad del sector, esta situación se presenta entre las 9:00 de la mañana y las 5:00 de la tarde, incluyendo los sábados. ¡Mejor dicho, por ese punto no se puede transitar seguro casi que en ningún momento del día!
Entonces, teniendo en cuenta que las aceras están destinadas para el tránsito seguro de los peatones y no para el parqueo de carros que beneficia a unos pocos, yo le envié la denuncia a la Secretaría de Movilidad, para que la entidad tome medidas.
Sobre el asunto, la entidad me respondió que “los agentes de tránsito realizarán las visitas de control pertinentes en el sector, con el fin de verificar los problemas de estacionamiento que se presentan en la zona”.
Además, los funcionarios invitaron a los conductores a cumplir las normas de tránsito y a respetar los pasos peatonales, para evitar que se presenten accidentes con los transeúntes. Yo continuaré atenta del caso hasta que haya soluciones.

¡Controlen la rochela de comerciantes!

Ya les he contado que a mí me gusta salir a caminar por la ciudad, porque es una actividad que me relaja. Sin embargo, no me agrada caminar por ciertos lugares, porque en lugar de sentirme mejor, me da estrés tanto ruido.
Una de esas zonas es Ayacucho, entre Cúcuta y Tenerife, porque existen ciertos almacenes que ponen sus parlantes con un volumen excesivo.
Hace unos días hice un recorrido por esa zona y me di cuenta de que no soy la única persona a la que le aburre ese “problemita”.
Me contó una ciudadana que tiene que padecer la rochela que “en el sector estamos fundidos por el ruido de los equipos de sonido que los comerciantes ponen a alto volúmen todo el santo día para promocionar las mercancías”.
Entonces, como yo sé que la Alcaldía es la encargada de ejercer estos controles, le envié la denuncia a la Subsecretaría de Espacio Público. Al respecto, la dependencia me informó que “todos los días hacemos operativos de sensibilización y control a los comerciantes formales e informales que utilizan el perifoneo para sus ventas. Y, cuando el comerciante sigue incurriendo en la violación de la norma, con el apoyo de la Policía se procede a retener el parlante o el megáfono”.
Además, los funcionarios de la entidad aclararon que “ningún almacén que use parlantes para atraer a sus clientes cuenta con permiso de Espacio Público. Sin embargo, cuando lo hacen, la Subsecretaría solo puede intervenir si el parlante se encuentra ubicado por fuera del almacén y si está en la vía pública. Si los parlantes se encuentran en el interior del almacén, los ciudadanos deben denunciar directamente con la inspecciones de Policía de la zona”.
En vista de la situación, hago un llamado a los comerciantes para que cumplan las normas y desempeñen su actividad sin perturbar a nadie.

Tristes por el parque María Auxiliadora

Es triste recibir correos en los que la gente me cuenta acerca del mal estado en el que se encuentran los espacios públicos, porque eso demuestra que falta más sentido de pertenencia por los lugares que son para el disfrute de todos nosotros.
En este caso la denuncia se refiere al parquecito que está ubicado al frente del colegio María Auxiliadora, en la carrera 45 entre las calles 58 y 59. Me contaron los vecinos de la zona que “las aceras están en mal estado, pues en 53 años de existencia del parque no las han reparado y más de la mitad de la cerca ha sido arrancada”.
A mí me gustaría que las autoridades pongan sus ojos sobre ese lugar, para que la comunidad pueda disfrutarlo. Entonces, con el fin de hallar soluciones de las autoridades, envié la queja a la Secretaría de Infraestructura Física.
Los funcionarios me informaron que “recientemente, a través del contrato con el Jardín Botánico se les realizó mantenimiento a las zonas verdes y a las jardineras y, tiempo atrás, mediante el Comité de Aseo, se ha intervenido la arborización”.
La entidad aseguró que “en este momento no disponemos de recursos para realizar más intervenciones, pero, tan pronto haya disponibilidad de recursos, se programarán actividades para las necesidades que presenta dicho parque”.
Con relación a la reparación de la reja, Infraestructura dijo que le solicitó al grupo de parques evaluar y determinar la debida intervención.

Autoridades merecen nuestro respeto

Quiero aprovechar este espacio para hacerles un llamado a todos los ciudadanos de Medellín, con el fin de que tomemos conciencia y respetemos a los gestores operativos que trabajan con la Subsecretaría de Espacio Público.
Resulta que, debido a las constantes invasiones de los andenes que se presentan en el centro de la ciudad, esa dependencia se ve en la obligación de desplegar brigadas de gestores que se encargan de hacer controles en la zona.
“Con esta labor que ejercen los gestores de la Subsecretaría se busca hacer equipo con la comunidad y con los comerciantes, para que el espacio público sea un lugar de encuentro y se pueda disfrutar libremente del mismo, teniendo presente los derechos y deberes ciudadanos”, comentan funcionarios de la entidad.
Sin embargo, me parece reprochable que ciertas personas decidan agredir a esos funcionarios, por el simple hecho de cumplir las funciones que les corresponden.
Me contaron en Espacio Público que “en intervenciones realizadas durante las últimas semanas, gestores operativos, en especial las mujeres, han sido víctimas de reiteradas agresiones físicas por parte de algunos comerciantes informales o de ciudadanos que no permiten la retención de ventas no autorizadas”. Incluso, y lo que me parece más grave aún, es que uno de los vendedores agredió al gestor con arma blanca.
Yo creo que esta es una conducta que debemos revaluar todos los ciudadanos, porque la labor que cumplen estos funcionarios es vital para que la comunidad pueda transitar con libertad por el centro de Medellín.
No es justo que continuemos fomentando la violencia en nuestro entorno. Por esa razón, la invitación que les hago a todos los habitantes es que respetemos a las autoridades y solucionemos los problemas como gente civilizada.