Ciudadanos no aceptan que usen las vías públicas como un lavadero de buses

Recibí un mensaje de una ciudadana que está molesta porque en la avenida 80, en los alrededores de Viva Laureles, hay conductores de la ruta Circular Sur que dejan sus buses estacionados en la calle para que se los laven.
Además de que este es un uso indebido del espacio público, la comunidad de la zona se queja porque el hecho de que dejen los vehículos parqueados en el sitio ocasiona congestión en el sector.
De igual manera, y con razón, los vecinos creen que esta actividad le da una mala imagen al barrio, porque el reguero de agua y jabón es diario.
Yo quiero ayudarles a los ciudadanos a encontrar una solución, porque no me parece justo que el mal uso de las vías los perjudique.
Entonces, envié la denuncia a la Secretaría de Movilidad, para que busquen una solución. Me respondió: “Agentes de Tránsito realizarán visitas, con el fin de verificar los problemas de movilidad que se presentan y darle cumplimiento a las normas de tránsito. En cuanto tengamos resultados, los daremos a conocer. La Secretaría agradece a la comunidad la información e invita a los conductores a cumplir las normas”.

Por lavado de buses en la vía, Movilidad y Policía hacen control en Las Mercedes

En ediciones pasadas publiqué una denuncia que me envió la comunidad de Las Mercedes con referencia a la invasión del espacio público por parte de los alistadores que asean los buses de la empresa Santra, en la carrera 84 con la calle 31.
En esa oportunidad la Secretaría de Movilidad aseguró que tomaría medidas al respecto, pues los habitantes de la zona aseguraron que esa actividad entorpecía el tránsito de los vehículos por este punto.
Cumpliendo su promesa, la entidad me envió el reporte de la visita de control que llevaron a cabo, en la que participó también la Policía de Tránsito y Transporte.
Me contaron los funcionarios que la Secretaría coordinó con el personal de Policía para realizar la visita al lugar indicado por los afectados y las autoridades hallaron que, efectivamente, un lavadero funcionaba en la vía pública. Además, descubrieron que había una válvula conectada a un tubo madre de agua que se encuentra debajo del puente.
De acuerdo con Movilidad, “se estableció comunicación con el despachador de los buses de la empresa Santra, a quien se le informó el motivo de la visita y se le sugirió no permitir el alistamiento de estos vehículos en dicho sitio, ya que esta actividad no cuenta con los permisos pertinentes, viola las disposiciones legales de tránsito y afectaba notablemente el medio ambiente y la movilidad en el sector”.
Aunque en el momento de la visita las autoridades no hallaron buses en actividad de lavado en el sitio, el mensaje para los conductores es que se abstengan de acceder a este servicio con el objetivo de evitar que se siga presentando caos vehicular y mal uso de la vía.

Peatones les exigen a las autoridades controlar invasiones al espacio público

Una ciudadana de Aranjuez, que habita en la calle 92 con la carrera 50B, me escribió para contarme que en su barrio algunos comerciantes no tienen respeto alguno por el espacio público.
Ella me pidió que hiciera una visita a la zona y recorriera el barrio, para verificar su queja.
Yo fui en días pasados con mi cámara al sitio, para tomar algunas evidencias del caso. En el recorrido, pude constatar que, como me lo expresó la denunciante, es real que se presentan invasiones a las aceras, incluso hay lugares en donde uno se tiene que bajar a la vía a caminar, porque no hay espacio para transitar.
Además, al problema se le suma la cantidad de basuras que los comerciantes arrojan a las calles en horarios no establecidos, lo que ocasiona que Aranjuez se vea desorganizado y sucio.
A mi me gustaría hacer parte de la solución de este problema, con el fin de que la convivencia mejore entre el comercio y los residentes, de manera que ninguno de los dos gremios vea perturbada su actividad.
Por esa razón, envié la denuncia a la Subsecretaría de Espacio Público y la entidad me respondió que harán “una revisión sobre el tema de la extensión de negocios que se está presentando en el sector que señala la comunidad. De igual manera, es importante que los ciudadanos se comuniquen con la línea de atención de preguntas, quejas y reclamos de la Subsecretaría, para poder hacerle un mejor seguimiento a esta situación y encontrar soluciones. El teléfono al que pueden llamarnos los ciudadanos interesados en el caso es el 385 75 86”.

16 sanciones por invasión de andenes

Hace un par de semanas la comunidad del barrio Popular que habita por la carrera 42B, entre las calles 107 y 118, en el sector conocido como La Galera, me pidió que hiciera una denuncia a raíz de las invasiones a los andenes que se presentan en el sector.
Yo acepté el reto: visité la zona, tomé fotografías y se las envié a la Secretaría de Movilidad para que la entidad se animara a buscar soluciones. Los funcionarios prometieron imponer sanciones.
Pues bien, se animaron y tal y como lo prometieron, agentes de tránsito se desplazaron al sitio para dialogar con los comerciantes y habitantes del sector, a quienes les informaron sobre la prohibición que tiene el Código Nacional de Tránsito en cuanto al estacionamiento en los sitios no autorizados.
Además, en una inspección que realizaron el jueves 14 de noviembre, desde las 8:00 hasta las 9:00 am, sancionaron a los responsables de cinco vehículos por estacionar en lugares no autorizados. Volvieron a los cinco días, el martes 19 de noviembre, entre las 3:30 y las 5:00 p.m., y también hubo sanciones para los responsables de once vehículos por la misma infracción.
A mí me alegra mucho que la entidad cumpliera su palabra, porque eso demuestra que le interesan las preocupaciones de la comunidad.

Pilas pues con los huecos de la 50 con 33

La comunidad de Buenos Aires de la calle 50, entre las carreras 33 y 35, me escribió para pedirme que fuera a hacer un recorrido por el sector para constatar el deterioro en el que se encuentran sus vías.
Atendí el llamado de los ciudadanos y en la ronda que estuve haciendo por el barrio comprobé que, tal y como lo señalan ellos, hay huecos peligrosos en las calles y, como consecuencia, el tránsito por la zona es muy complicado.
Cuentan los vecinos que el temor más grande de ellos es que algún día se presente un accidente por las maniobras que deben hacer los conductores para andar por esta zona.
Entonces, para saber qué planes tiene la Alcaldía en la solución de este problema, me comuniqué con la Secretaría de Infraestructura Física y en la dependencia me dijeron que el hueco de la fotografía está directamente asociado a una red de servicios públicos, por lo que la responsabilidad de la reparación es de EPM. Así que reenvié el caso a esta segunda entidad y la solicitud ya fue enviada al área encargada.
Sobre los demás huecos del tramo, la Secretaría de Infraestructura aseguró que la petición fue remitida al equipo de malla vial de la Alcaldía para que programe una visita de verificación y atención a los baches relacionados con este deterioro.

Ya es hora de que pavimenten la calle 43

En días pasados estaba haciendo una tarea en la casa de una amiga mía que vive en La América, por la calle 43 entre las carreras 92 y 94, y cuando mi tío David fue a recogerme por poco se accidenta.
El motivo del percance es que esa calle está llena de huecos que dificultan el tránsito de los conductores que se movilizan por allí.
Hernán, un vecino de la zona, me contó que el cemento de la vía está agrietado hace mucho tiempo. De ahí que han resultado deteriorados los carros de muchos ciudadanos que se desplazan por el sector.
Por tratarse de una vía alterna de la avenida San Juan, en la que el tráfico es considerable a lo largo de todo el día, los vecinos le solicitan a la Alcaldía que mejore ese trayecto.
A causa de las molestias, la comunidad del sector me pidió que llamara a la Secretaría de Infraestructura Física, con el fin de encontrar una solución a este asunto.
La entidad me contestó: “realizamos recientemente una visita de inspección a la zona, en la que se identificó a una cuadrilla de servicios públicos de EPM trabajando. La Alcaldía hace todo el esfuerzo posible para cubrir las necesidades de mantenimiento y construcción de malla vial, para lo que distribuye los recursos asignados para este tema en todas las zonas de la ciudad, teniendo en cuenta criterios como jerarquía vial, población intervenida, área de afectación, entre otros. Dicha vía, que es de servicio, se ha incluido en la base de datos del programa de mantenimiento masivo para ser intervenida en futuras vigencias. Por lo pronto, se podrá mitigar el deterioro de la vía con la atención de baches”.

¡Shhh! Piden silencio a la Lola González

Los vecinos que viven junto a la institución educativa Lola González, ubicada en la calle 47F # 94- 63, en San Javier, están inconformes por el ruido que generan en el colegio.
Cuenta la comunidad que “los vecinos ya no descansamos, no podemos dialogar, ver televisión ni escuchar radio, porque en la escuela hacen todo tipo de eventos con parlantes a alto volumen”.
Me cuentan los afectados que sería mucho mejor si los equipos de comunicaciones del colegio los instalan de manera que lo que ocurre adentro no se salga de la institución.
Un problema de convivencia. Entonces me comuniqué con el rector Jesús Giraldo, quien me contó que “aunque hemos tenido cuidado para mantener la buena convivencia con la comunidad, entendemos las quejas de los afectados. Para buscarle una solución al caso, le pedimos a la Secretaría de Educación que nos colabore para convertir uno de los patios en coliseo cerrado y así lograr un aislamiento del sonido. Sin embargo, la entidad nos respondió que las normas de construcción escolar no permiten el cerramiento de patios”.
De acuerdo con el rector, los eventos que se desarrollan en el sitio son todos de carácter público y siempre la institución les hace a los participantes la recomendación de guardar el debido silencio.
El rector Giraldo me dijo entonces que continuará su labor de control del ruido, como dice que ha hecho en los últimos ocho años, para evitarles dolores de cabeza a los residentes del sector. Sin embargo, no pierde la esperanza de que la secretaría les apruebe cerrar el patio.

Tanto cable hace ver muy feo el barrio

Hace un par de días estuve de visita en el barrio de mi amigo Alfonso, en el sector de Simón Bolívar, por la carrera 83A con la calle 35.
Él me escribió para que fuera a ver el cablerío tan impresionante que hay en su cuadra, por cuenta de la instalación de redes de televisión en los postes de energía de la zona.
La comunidad de ese sector se pregunta si existe algún tipo de reglamentación para instalar este tipo de acometidas, porque cada vez el paisaje se ve más contaminado.
Además, me contó Alfonso que cada vez que un vecino se va del barrio, quedan colgando de los postes los cables cortados, de manera que la estética ha desmejorado.
Yo hice una inspección por el sector y vi que los vecinos tienen razón, las calles se ven muy feas y desordenadas.
Por esa razón, consulté con la empresa Une este caso y la entidad me respondió que enviaron a sus funcionarios a hacer una inspección a la zona que indicó el ciudadano y encontraron que “en la dirección referenciada se encontró que la red a la que hace alusión la consulta no es de Une, se trata de una red de fibra óptica de otra entidad”.
Entonces, la recomendación para los ciudadanos es que verifiquen, en lo posible, cuál fue la empresa que instaló el servicio y le hagan llegar la solicitud de retirar esos cables.
En caso de tratarse de instalaciones de Une, la línea de atención al cliente para hacer llegar la petición es 444 41 41. También es posible hacer el requerimiento en la página web de la entidad que es www.une.com.co/hogares.
Allí hay un formulario disponible para hacer peticiones, quejas, reclamos y sugerencias.

Las calles parecen más un parqueadero

Hace un par de días salí a caminar con mis papás y resultamos en Belén Alameda, en donde la comunidad está desesperada porque las calles parecen un parqueadero público.
Me contaron los vecinos que la situación más crítica se presenta en la carrera 75 con la calle 32A, porque a todas horas del día hay carros estacionados que obstaculizan tanto las vías como los andenes.
Me cuenta Fernando, un habitante del sector, que en la zona ya no hay por dónde transitar y es necesario que la Secretaría de Movilidad tome medidas urgentes para controlar el caso, antes de que el problema sea irremediable.
Ante las peticiones de los vecinos, me comuniqué con las autoridades de tránsito de Medellín y los funcionarios me respondieron que “los agentes estarán visitando la zona, para evidenciar las irregularidades en el estacionamiento de los vehículos”.
De ser el caso, los guardas procederán con las sanciones correspondientes, que les aplicarán a las personas que incumplan con las normas.
La entidad se comprometió a informarles a los ciudadanos cuál es el reporte de los controles que se llevarán a cabo en la zona en cuestión.
Esperemos que sí apliquen una solución eficaz en este asunto tan molesto que afecta la tranquilidad de los vecinos.

Hay andenes que parecen unos cráteres…

Los habitantes de Barrio Triste me llamaron a contarme que los andenes de ese sector, sobre todo los que quedan alrededor de la iglesia Sagrado Corazón de Jesús, están demasiado deteriorados y es muy difícil y peligroso caminar por ese lugar.
Para confirmar la denuncia de la comunidad, me fui a hacer una caminata por allí y encontré que la molestia de los ciudadanos es real.
Hay huecos en varias de las aceras y en ciertos puntos tuve que transitar con mucho cuidado, porque me dio temor de que de pronto me cayera y me aporreara.
Los habitantes me pidieron el favor de conversar con los funcionarios de la Secretaría de Infraestructura Física de Medellín, para que ellos hagan una visita y se comprometan a reparar los daños, pero hasta el momento de escribir esta denuncia nada habían dicho acerca del caso.
Claro, cuando ellos me manden sus respuestas, se las compartiré a todos.
Es importante resaltar que la Alcaldía de Medellín anunció que construirá 70 kilómetros de andenes multicolores, en los que invertirá 30.000 millones de pesos. En el Centro, en asocio con EPM, gastarán $11.000 millones y en la medida en que EPM renueve las redes de acueducto, irán ejecutando esos trabajos.