Habitantes del Estadio, cansados con daños

Imagen SDIM disturbios final (33857827)


La reciente final del fútbol profesional colombiano este fin de semana, volvió a preocupar a los habitantes de los alrededores del Estadio por los problemas que se viven después de cada partido.

Uno de mis lectores, de la Corporación Cívica del Estadio, me contó que se volvió costumbre terminar de forma violenta los partidos, lo que afecta a ciudadanos y al comercio del sector.

Denuncia que pese a muchas reuniones realizadas no hay conclusiones concretas ni medidas que visualicen mejoras en la situación. Dice que falta coordinación entre las diferentes entidades estatales.

Además, agrega, la situación es tan compleja que la propiedad raíz del sector se está desvalorizando.

A ello se suma que algunos comerciantes deciden cerrar los domingos porque los vendedores ambulantes tienen más clientes que los negocios formalizados. Por todo ello, piensan interponer una acción popular y estudian vías jurídicas. Yo consulté en la Alcaldía y les contaré su respuesta.

¡Qué lío! Otra vez las casas pintadas

Mestadio

Habitantes del sector del Estadio que se comunicaron conmigo están molestos porque ya no aguantan más que en las fachadas de sus casas les pinten grafitis.

Dicen que son los hinchas de los equipos de la ciudad, los cuales el domingo pasado volvieron a hacer de las suyas y llenaron las paredes con sus mensajes. Es cierto que líderes de las diferentes barras vienen trabajando en los programas de convivencia con la Alcaldía y han pedido respetar y no invadir los muros con mensajes, pero la verdad es que no todos los miembros de las fanaticadas se comprometen con el respeto al otro.

No se trata solo del respeto al hincha del rival del patio sino también a las familias que viven en los alrededores del Atanasio Girardot.
Y no solo son los grafitis sino también el ruido y el consumo de estupefacientes. Es un problema grande y lo hago público para que se siga trabajando en el tema de la convivencia y el respeto.