Qué pesar, venden alucinógenos

n

Muchas veces los habitantes de Medellín me han llamado y escrito para contarme que están intranquilos por la venta de estupefacientes en los barrios y las esquinas.

El tema me preocupa mucho porque los niños están expuestos a este tipo de situaciones.

Les cuento este relato, porque uno de mis lectores me comentó que está inquieto por la situación que se presenta en el sector de Niquía en Bello.

Dice el mensaje que me envió, a través de las redes sociales, que en varias esquinas del sector hay expendedores de toda clase de sustancias prohibidas.

Dice que hace un llamado muy respetuoso a la Policía y demás autoridades para que se intensifiquen las acciones que buscan atacar este problema.

Yo quiero entender qué pasa en ese sector de Bello y consulté a las autoridades municipales. Estoy atenta y les estaré contando.

Dicen que sí hay acción contra el microtráfico

Imagen mpalacé (6)

Hace unos días les compartí una denuncia ciudadana sobre delincuentes que venden estupefacientes en el centro de la ciudad. Dice mi lector que Palacé con Amador se convirtió en una especie de oficina para su trabajo.
Yo quise entender más sobre el tema y pregunté.
Me cuentan en la Secretaría de Seguridad que el sector es muy vulnerable por su ubicación.
También me contaron que sí trabajan en control. El CAI de San Antonio, al que corresponde el sector de la queja, realizó en 2014, 563 capturas por tráfico, fabricación o porte de estupefacientes.
Agregaron que las capturas son el fruto del trabajo de la Secretaría con la Mesa de Seguridad del Centro. Allí se articula el esfuerzo de varias de las oficinas del Municipio.
Las autoridades invitaron a la gente para que denuncie, ya que esta es una acción fundamental para la seguridad de la ciudad