Sí, es cierto, en bici somos más felices

Me gustó mucho la frase con la que nos invitaron a todos a disfrutar hoy del Día en Bicicleta en Medellín: En bici somos más felices.

Resulta que me llegó información de la Alcaldía de Medellín, del Índer y del Área Metropolitana para que hoy celebremos este día con un ciclopaseo y mi papá y yo asistiremos a esta actividad.

Nos esperan a 400 personas. Mi tío David también se apuntó. Él tiene una bicicleta viejita, pero estará antes de las 9:00 a.m. en la estación Estadio del metro para la largada.
Me contaron los del Índer, que siempre me envían todos sus comunicados, que el Día en Bicicleta fue aprobado por el Concejo de Medellín por el Acuerdo Municipal 019 de 2012. El objetivo es fomentar en los ciudadanos el uso habitual de la bicicleta para generar una cultura ecológica.

Además, impulsar los sistemas limpios de transporte, estimular los estilos de vida saludable y motivarnos a los ciudadanos para que hagamos un uso frecuente de la bicicleta como alternativa para el deporte y la recreación. Como lo he dicho en anteriores ocasiones cuando he asistido a los ciclopaseos, puede que no aguante todo el recorrido de 16 kilómetros, pero con mi papá y mi tío trataré de hacer el mayor esfuerzo. Ya tengo listos mi casco, los guantes, ropa cómoda y llevaremos agüita en termos para hidratarnos. Sí, es cierto, en bici somos más felices.

¡A cuidar la quebrada La Guzmana!

En el sector de Salento, en el municipio de Bello, están molestos porque consideran que le falta más atención a la ribera de la quebrada La Guzmana.
Habitantes del sector me contaron del colapso que sufre el puente peatonal y también del mal estado de la placa polideportiva.

Pero también entre ellos se autocritican porque algunos de los residentes en el barrio arrojan basuras, escombros y colchones a las orillas de la quebrada.
Admite uno de mis lectores que me envió un mensaje, que les falta sentido de pertenencia.
También me piden que le pregunte a la Alcaldía por compromisos que habían hecho con el anterior gobierno de Bello por un valor de 1.150 millones de pesos en obras para la comuna 3 concertadas con la comunidad.

Definitivamente, la gente debe ser más sensible al cuidado de las quebradas y mantener limpias sus orillas. Ya vemos lo peligroso de las épocas invernales, porque se presentan desbordamientos y daños de enseres en las viviendas.
Por ejemplo, aquí en Medellín, yo he defendido la campaña de cuidar el río y de que no arrojemos basuras.

Sobre el caso de Bello, pregunté en la Alcaldía de la localidad, pero aún no me envían la respuesta.
Una vez la tenga, se las compartiré. Gracias por todos los mensajes de esta semana.

¡Sacan la basura antes de que pase el carro!

Varias veces he criticado la indisciplina ciudadana con las basuras. Me llegó un mensaje de una lectora desde Santo Domingo Savio que hace ver lo que pasa en ese barrio y en otros de la ciudad.

Aquí se los resumo: “Hola Malala, te escribo porque estoy agotada con el manejo de las basuras y la actitud de los ciudadanos en Santo Domingo Savio. Es un caos, se produce basura por montón, pero el problema es la disposición que se hace. La gente deja acumular cantidades de desperdicios que luego son dejados en andenes, mucho antes de que pasen los carros recolectores. Para colmo hay perritos callejeros (otro problema) que rompen bolsas y despliegan papeles, pañales, comida, etc. Queda aún más reguero después de que los recolectores pasan.

Es inaceptable la indiferencia y falta de compromiso de la gente (ni siquiera se preocupan por mantener limpios los andenes de sus propias casas). Sé que es difícil y a veces imposible cambiar las costumbres de las personas, pero tal vez programas de educación pueden ser pertinentes. Cabe recalcar, la ausencia notable de canecas de basura. No sé si puede haber mayor control de las autoridades.

Santo Domingo es un barrio visitado por turistas, así que es vergonzoso que encuentren un basural”.

Ahí está la inquietud de la lectora. Los ciudadanos deben poner su parte y creo que la Alcaldía y Empresas Varias deben aportar a la solución.

Ay, cuidado con los guacamayos del Chocho

Soy muy sensible con los animalitos y me duele que los maltraten o los saquen de sus sitios en los que viven.

Esta semana me interesé por la información que publicaron aquí los compañeros del Área Metro sobre los problemas financieros de la Fundación Orca. Ojalá todos les colaboremos en esa labor y ayudemos a que superen sus dificultades.

También me indignó la fotonoticia que publicaron ayer arriba de mi sección en la que una persona, en Remedios, tiene amarrado un monito en su pie izquierdo. Nunca debe ser una mascota, deben regresarlo a su hábitat.

Bueno, recibí el siguiente mensaje de Ana Isabel Mora: “Hola Malala, te cuento que soy una residente de la urbanización Bosqueadentro que queda ubicada en la loma del Chocho a una cuadra de la transversal Intermedia. En frente de mi balcón, donde actualmente están construyendo, unos guacamayos tienen su nido. En realidad, no sé qué va a pasar con las 6 palmeras que sirven de nido a loros y guacamayos. Te cuento esto, para que por favor investigues y trates de ayudar a que estos pájaros que tanto nos alegran las mañanas, sigan teniendo dónde criar sus pichones”.

Es cierto, cuando paso por las mañanas o al final de la tarde por El Poblado, también he visto esos guacamayos volando y a veces se posan en los árboles del frente. Son hermosos.

Ahí les dejo esta información a las autoridades que corresponden en Envigado para que protejan los animalitos.

Prometen orden en negocios de Niquía

De tanto escuchar estas quejas, pienso que en Medellín y en el área metropolitana nos estamos pasando en comportamientos que afectan la conviviencia de la gente en los barrios y en las urbanizaciones.

Cómo les parece que me escribe mi amiga Eliana para contarme que en un sector de Altos de Niquía, cerca a la Casa de la Justicia, ya no dejan dormir unos comerciantes muy queridos que solo piensan en sus intereses particulares. ¡Guácala!

Pero no sólo alteran el sueño, sino que tampoco se puede ver televisión ni mucho menos conversar con la familia.

¿La razón? Eliana me explica que en este sector hay cuatro cantinas que generan este desorden de alboroto y ruido, porque parece que compitieran a ver cuál pone más duro los equipos de sonido.

Ah, y este concierto de música de carrilera, reguetón y vallenato ya no solo lo ofrecen los fines de semana, sino que muchas veces comienza desde los martes. “Estamos desesperados, no sabemos qué hacer porque no hay quién nos escuche”, cuenta angustiada.

¡Qué tal este abuso con las personas mayores y los niños o con los que no rumbean!

Conté el caso en la Alcaldía de Bello que, muy querida, respondió a través del Inspector Quinto Municipal de Policía, Jesús Albeiro Bedoya.

“Este despacho realizó visita a los locales comerciales ubicados en la av. 42A con diagonal 65, alrededores de la Casa de Justicia, encontrando que varios no cuentan con la documentación exigida para establecimientos públicos. Por lo tanto se citó a los propietarios para iniciar proceso contravencional administrativo y hacer el respectivo requerimiento de Ley…”. Términos raros, pero parece que servirá la denuncia.

El coordinador de espacio público hizo un operativo nocturno y sensibilizó a los vendedores.Ellos se comprometieron a dar buen uso al espacio de todos ¡Bravo!

Bah: se están tirando en Ciudad del Río

Hace algunos días, un domingo, madrugué a encontrarme con mi amiga Mariela, con la que había acordado ir a Ciudad del Río. Es un sitio espectacular para ir de picnic, de encuentro con amigos o en familia. Pasamos rico, pero salimos un poco molestas, porque nos tocó ver a mucha gente fumando marihuana y emborrachándose. Ella, que va al parque más que yo, me contó que esta situación se ha vuelto común y que por eso ya no asiste con tanta frecuencia, porque, además, de incómodo es un mal ejemplo para los niños que acostumbran a estar ahí con sus familias.

Este es un espacio de sano disfrute y la gente debería respetar a quienes no les gusta sentir el penetrante olor. Mariela, algo liberal dice, que así la dosis personal sea permitida, no es justo que se convierta en algo que afecte a toda una comunidad. Si alguien quiere fumar, que lo haga de tal manera que el olorcito no afecte a todos los que están a su alrededor.

Por eso fui a hablar con el comandante de la Estación de Policía de El Poblado, mayor José Andrés Pulido, quien me expresó que ya han tomado cartas en el asunto haciendo control todos los días, incluso con agentes de tránsito, por lo que ya personas lo han llamado a agradecerle las acciones que está adelantando.

Más civismo pues con las basuras

¡Gás, guácala el olor a basura en las calles y gallinazos, perros y ratas alrededor!
Tiene toda la razón mi amiga Vero, que me escribió protestando por el mal manejo que les dan algunas personas a las basuras en algunos sectores de El Pinal, donde me invitó esta semana para ver el problema que le dejan los vecinos frente a la casa.
El problema empieza cuando algunas personas que viven en el barrio sacan las basuras sin tener en cuenta los días en de recolección. Incluso arrojan escombros, que deberían tener otro manejo.

“Esto ocasiona que los animales, perros y gallinazos, rieguen la basura. Y lo peor es que se mantiene un nido gigantesco de ratas allí. Son montones y horribles, la gente no tiene conciencia de esto”, se quejó mi amiga.

Después de ver a los perros y a los gallinazos regando las basuras por la calle, y sabiendo que mi amiga ya le tiene incluso miedo a las ratas que llegan al botadero, consulté a las Empresas Varias, para saber qué hacer con este problema en el barrio y de paso en otros lugares de la ciudad donde los vecinos tengan los mismos inconvenientes.

Los funcionarios de la empresa que presta el servicio de recolección recordaron que en ese sector del barrio El Pinal, los días miércoles y sábados son los adecuados para sacar las basuras.

Advirtieron que cuando los vecinos se den cuenta de quién es la persona que saca su basura sin tener en cuenta los ciclos de recolección, deben denunciar ante la Inspección de Policía que esté más cercana, para que las autoridades se encarguen de sancionar, si es necesario, esta falta de civismo.

Otra opción para los vecinos del barrio El Pinal y los que tengan el mismo problema en sus calles, es la de comunicarse con la Línea Amiga del Aseo de Emvarias, marcando el número 01 8000 410 400. También pueden marcar el teléfono 470 50 00 y cualquiera de estas dos extensiones: 5041 o 5033. En estos teléfonos la empresa atiende las solicitudes de recolección de escombros, muebles y colchones viejos.

Por favor, más disciplina con las basuras

De nuevo me llegan mensajes relacionados con problemas de basuras y depósitos de escombros en dos lugares de la ciudad.

La primera queja provino de la carrera 86C con calle 76DD, en el barrio Villa Flora (Robledo). Me dicen que padecen hace rato un problema de saneamiento, debido a la proliferación de basuras y escombros en las esquinas. “Muchos vecinos no son conscientes y no tienen la cultura de pagar para botar sus escombros, ni de sacar sus basuras solo los días en que se tiene programado que pase el carro de basura. Se ha contactado a Empresas Varias, para ver si nos colaboraban con sensibilización, charlas y otros, pero no se tuvo una respuesta positiva. ¿Qué se puede hacer?”, comentaron, en su mensaje, los vecinos de Villa Flora.

La otra comunicación me llegó desde Campo Valdés, carrera 49 con calle 77, junto a la iglesia El Calvario. Dicen algunos residentes en el sector que ven con preocupación la problemática generada por el mal manejo de basuras, escombros y desechos que, a diario, son arrojados en el parque del barrio, generando malos olores y constante presencia de roedores. Es por eso que solicitan una pronta solución al problema.

Consulté en Empresas Varias de Medellín sobre estas dos situaciones, pero aún no tengo la respuesta de la entidad. Una vez me llegue, se las compartiré en esta sección.
Les recuerdo que esta entidad tiene un servicio especial de recolección de escombros y desecho vegetal, que no están contemplados dentro de la tarifa ordinaria de aseo. Tiene un costo de 2.394 pesos por bulto. Para información o solicitudes del servicio, comunicarse con: Línea Amiga del Aseo, 01 8000 410 400, o en las líneas 470 50 00, extensiones 5033 y 5041. Horarios de atención, lunes a jueves de 7:00 a.m. a 5:00 p.m.; viernes, de 7:00 a.m. a 4:30 p.m.

Yo apoyo el Día sin Carro

Respaldo todas esas campañas que tienen que ver con el mejoramiento del medio ambiente, por eso apoyo el Día sin Carro metropolitano.
Empezando porque me gustó el eslogan: “Apaga el motor, enciende tu corazón”.
Me uno a la invitación a que los ciudadanos dejen los vehículos particulares en casa y utilicen bicicletas, taxis, buses, metro, metroplús y metrocables. Son alternativas de movilidad amigables con el medio ambiente.

¡Ojo! la jornada será de 7:00 de la mañana a 6:00 de la tarde. De la Alcaldía me enviaron información y me contaron que podrán circular vehículos en los que vayan tres personas: el conductor y dos acompañantes, durante todo el recorrido, pero quienes circulen en su carro sin estar exentos serán sancionados con 294.750 pesos.

Les recuerdo que los vehículos que tienen pico y placa continuarán con la medida normalmente. Esta jornada ambiental promueve el uso del transporte masivo, para disminuir las emisiones contaminantes.

También les recuerdo a todos que el Día sin Carro, con carácter obligatorio, se institucionalizó por Acuerdo del Concejo de Medellín No. 21 de 2008, año desde el cual el Área Metropolitana y los municipios del Valle de Aburrá, la Alcaldía de Medellín y el Concejo de Medellín, trabajan juntos para celebrar el Día de la Tierra.

Todos a cuidar El Romeral, en La Estrella

Jorge Marín me escribió para contarme que está preocupado por la reserva de El Romeral, en La Estrella, una zona con mucha riqueza natural en fauna y flora. Dijo que era su costumbre subir los fines de semana a trotar por los senderos naturales, en los que se encontraba, culebras, aves exóticas, ardillas, miles de mariposas, tarántulas, gavilanes.

“Era maravilloso detenerse en el camino a escuchar los cantos del Red-bellied Grackle/Cacique candela, ave endémica de Colombia, o a escuchar al barranquero, hasta que a finales del año pasado empezaron a meter maquinaria para ampliar lo que antes era un sendero a convertirlo en carretera”, dijo. Llama don Jorge a que no se atente contra esta reserva y a preservarla.

Indagué en la Alcaldía de La Estrella y me cuentan que el trabajo es permanente desde diferentes campos por conservar esta reserva. Me contaron que hay una cátedra con ese nombre dirigida a todos los públicos; realizan el Tour Pura Vida, en asocio con el Área Metropolitana; tienen los grupos denominados Cuidá para el mantenimiento de las zonas verdes y hay pedagogía permanente en los planteles. Su preservación es un componente que quedó consignado en el plan de desarrollo de la actual administración.

Le diría a la Alcaldía que les ponga ojo a algunos particulares que a veces no entienden el valor de una zona de este tipo y hacen vías o talan árboles.