Un bello parque ecológico en Envigado

El parque ecoturístico El Salado es un apacible lugar en el sur del Valle de Aburrá, lleno de árboles, senderos peatonales, lugares para el descanso, cruzado por la quebrada La Ayurá que, en esa parte de Envigado, corre cristalina y pura.

Pese al invierno, no pierda la ocasión de acercarse al lugar. Con un grupo de amigos lo visitamos y pudimos vivir sus encantos naturales. No es tan lejos de la zona residencial, pero tampoco muy pegado al municipio. Está en un rincón natural privilegiado.

Los miradores y su zona de comidas son atractivos del lugar, pero hay más. Los charcos constituyen otro encanto. Incluso, llevan los nombres de algunos personajes curiosos que han existido en Envigado, como Julia Talegos, Cosiaca y Sabina La Llorona. ¡Ah! y se me olvidaba que también hay canopy, con 1.380 metros de recorrido, con 11 estaciones y tres niveles de complejidad.

Para quienes disfrutan de asados, sancocho o fríjoles en leña, el parque dispone de los lugares para preparar un buen plato y también todos los insumos. Pero, igual, en la zona de comidas se encuentra una amplia carta de platos típicos.

En los recorridos a pie, uno puede tomar diversos senderos como Las Achiras, Los Lirios, Los Cartuchos, los Agapantos, las Hortensias; la calle de las Flores; la escalinata Floreal o por el bosque de los pinos.

Está a 5 kilómetros del parque de Envigado, por la antigua vía al Salado o por Chinguí. Hay parqueadero, pero si prefiere puede tomar la buseta de la ruta integrada al metro.