Medellín necesita más y mejores andenes

En mis rondas por la ciudad he visto un problema general de andenes, en parte porque los que existen presentan deterioro o porque son invadidos por talleres y conductores para el parqueo o, también, porque no los hay.

Recién me escribió una lectora, quien me expuso tener problemas de movilidad en la zona alta de El Poblado y hasta tuvo una caída en la Loma de San Julián, que la incapacitó. Cómo así que uno busca caminar y no encuentra suficientes aceras para desplazarse ¡Guácala!

Para entender lo que pasa me comuniqué con la Secretaría de Infraestructura, donde me explicaron que el problema viene de tiempo atrás cuando la ciudad creció en forma desordenada o a los constructores no les exigían compensaciones urbanas, entre ellas los andenes. Hoy, me dijeron, la ciudad tiene 4.800 kilómetros de aceras, de los que la mitad está en pésimo estado y la otra mitad, regular. Arreglarlos, dicen, exigiría una inversión de 630 mil millones de pesos.

Esta administración dispone de una cifra superior a $40 mil millones para los cuatro años y próximamente lanzará el Plan Andenes. La inversión tocará todas las zonas y se priorizarán con la comunidad. Una significativa inversión se hará en el Centro.

Que les devuelvan el espacio a peatones

Es muy maluco tener que usar la calle para caminar y exponerse a ser lastimado por un vehículo, sabiendo que hay aceras que ofrecen mínimas condiciones de seguridad para el peatón, ¡uich!

Lo digo porque muchas veces pasa que las aceras son invadidas para usos diferentes a los de la movilidad del peatón.

En Calasanz, por ejemplo, me contaron algunos habitantes del sector que desde la glorieta de Colombia (subiendo por la carrera 80) hay varios locales comerciales que usan los andenes para ofrecer productos. Incluso me contaron el caso específico de una ferretería que exhibe el material de construcción por donde deben pasar los peatones.

A mí me parece que los comerciantes deberían ser más conscientes del uso que le dan a los espacios públicos, pues está muy bien que vendan sus productos, pero no que afecten a los transeúntes.

Así, que atendiendo la queja de mis amigos de Calasanz, llamé a la gente de Espacio Público. Ellos me dijeron que visitaron la ferretería el pasado sábado e hicieron un comparendo ambiental al propietario.

En cuanto a los otros locales comerciales, la subsecretaría realizará una visita a este sector para revisar las condiciones del lugar y adelantar trabajo de sensibilización.

¡Cuidado con los peatones en la vía!

Como peatones lo mínimo que merecemos es tener seguridad vial: señalización, paraderos para esperar el transporte público y, sobre todo, respeto por parte de los conductores.

Por eso estoy de acuerdo con algunos habitantes de Buenos Aires, que se quejan por la odisea que viven cada vez que salen a la vía ¡Uich!

Mi amiga Ana María me contó muy indignada que en la calle 49 con la carrera 17C, entre las 6:20 a. m. y las 7:00 a. m., los taxis y el transporte escolar obstruyen la acera y, como no hay paradero de buses, a los peatones les toca salir casi a mitad de calle ¡Guácala!

Además me dijo que es preocupante como varios vehículos particulares, sin permiso escolar ni marcaciones, transportan más de cinco niños.

Yo me quedé cabezona con esa denuncia y de inmediato me comuniqué con la Secretaría de Movilidad, pues tanto los peatones como los niños deben tener mínimas condiciones de seguridad en la vía.

Ellos me dijeron que con el apoyo de agentes de tránsito realizarán una visita de control para erradicar la anomalía que se presenta en el sector.
Mientras tanto, esperaré los resultados de la visita y les estaré contando. Ojalá todos los actores de la vía nos comprometiéramos con la vida.

Acera lisa hace caer a más de uno

Sí lo reconozco, a veces ando muy elevada, pongo el pie donde no debo y ¡zaz! quedo extendida en el piso. Esta vez me pasó en Itagüí, afuera de la clínica Antioquia, y como había mucha gente me puse rojita de la pena.

Una señora que pasaba por ahí me dijo: tranquila niña no le dé pena que no es la primera vez que alguien se cae en esta acera. Eso aquí pasa muy seguido. Y es que el problema con ese andén no es mal estado, huecos o sobresaltos, sino que está muy liso.

Entonces me paré, me sacudí y esperé a mi mamá que estaba haciendo una vuelta. Mientras estuve allí vi como más de uno estuvo a punto de descalabrarse y más porque estaba lloviendo.

Entonces le dije a mi mamá que buscáramos a alguien de Infraestructura del municipio para que nos dijeran qué se podía hacer frente al problema.

El secretario de Infraestructura, José Fernando Escobar, me dijo que a ellos no les han llegado cartas con las quejas de los ciudadanos, pero que enviará los más pronto posible a su personal técnico para que estudie la situación de la acera. Luego determinarán quiénes deben responder.

¡No más aceras malas!, piden en la 82

Yo no me imagino que uno esté bien tranquilo caminado por una acera y ¡zaz! se vaya de cabeza al tropezarse con una zanja. Por eso me da mucha rabia tener que transitar por aceras en mal estado ¡Uich!

Justo la semana pasada uno de mis amigos me contó por el blog que en el barrio La Floresta el deterioro de los andenes es tan grande que ya se ven quebrados y no solo causan una imagen fea del sector sino que pueden hacer descalabrar a alguien.

Rodolfo me contó además que el problema se ve en especial en la carrera 82 con calle 45 E, cerca al colegio Santa Rosa de Lima y me dijo que le preocupan los niños y los ancianos que están transitando constantemente por el lugar.

Yo como soy tan peleadora me puse a buscar a los responsables de arreglar esos daños antes de que alguien quede extendido en plena acera. Y los encontré.

Obras Públicas me prometió que realizaría una visita al barrio para analizar la situación. Luego definirá quién realiza los arreglos (ellos, Planeación o la Secretaría de Gobierno).

Además, en esa oficina se comprometieron a reportarme en qué va el asunto.
Por ahora yo sigo con la lupa bien puesta esperando a que las personas de La Floresta puedan caminar tranquilas por sus aceras sin temor a lastimarse y que al barrio no se le dañe el aspecto.

Peatones fueron prioridad en mi lista

Durante toda la semana me la pasé de aquí para allá y cogí a más de uno mal parqueado, menos mal me alcanzó el tiempo para todo, incluso para preparar muy buen los exámenes finales de fin de semestre en el colegio.

Además del recorrido por todo Medellín, donde me fui a buscar los pasacalles que nos tienen saturados en la ciudad y que incluso podrían generar contaminación visual estuve visitando algunos barrios a los que les voy a seguir haciendo seguimiento para ver si así les ayudan con todos los problemas.

En Santa Lucía, por ejemplo, hacen falta aceras y en Obras Públicas, prometieron revisar los planos para saber si se puede hacer algo para solucionar el problema. En Carlos E Restrepo, el exceso de carros parqueados, están obstaculizando el tránsito de peatones, en especial los fines de semana, lo peor es que en ambos casos los abuelitos son los más perjudicados.

También estuve en Itagüí, pues me habían contado varias veces que los resaltos sin pintar estaban a punto de causar accidentes muy graves, afortunadamente el secretario de Tránsito de ese municipio me dijo que se van a poner las pilas para que a fin de año todos estén visibles.

Para la semana que llega tengo nuevos casos para seguirles la pista, porque ¡Uich!, los infractores nunca se acaban, además invitaré a un amiguito para que hagamos un recorrido juntos.

Peatones de Santa Lucía están en peligro

Caminar por la calle es un peligro ante el alto tráfico vehicular que hay en Medellín y por eso ponen las aceras para que los ciudadanos no seamos imprudentes. El problema surge cuando uno no tiene de otra que caminar entre los carros.

José Arismendi, uno de mis amigos del blog, me contó que en el barrio Santa Lucía, en el Sector de la Floresta, no hay buenas aceras y los domingos, cuando la gente sale de la iglesia, tiene que competir con todo tipo de vehículos.

A mí me preocupa mucho ese tema y más porque es una zona muy utilizada por personas de la tercera edad que pueden accidentarse.

Así que para poner el problema en conocimiento de las autoridades llamé a Obras Públicas para saber qué posibilidades hay de solucionar el problema. Me contaron que el plan de construcción de aceras involucra a la Secretaría de Planeación y frente a la recuperación del espacio público, a la de Gobierno y que deben revisar bien los planos de la zona para dar una respuesta precisa.

Sin embargo, realizaron una visita y se encontraron con un nuevo problema y es el de la invasión del espacio público, lo que también pone en peligro la vida de los peatones.

Voy a hacerle un seguimiento al sector para que los peatones sean los beneficiados. Al parecer, años atrás, las aceras no eran tan necesarias ya que la circulación de vehículos era escasa. Pero en la actualidad el tráfico es enorme.

Ciclistas invaden las aceras de la 30

Mi amigo Juan Carlos me escribió enojado porque en la acera de su casa, (calle 30 con carrera 70), los carros mal estacionados y los ciclistas que no respetan la vía de los peatones son pan de cada día.

Así que me fui para ver con mis propios ojos a los infractores que, incluso, ponen en peligro la vida de los caminantes.

Y a que no adivinan, vi como cerca de 5 ciclistas en menos de 20 minutos. Transitan muy campantes, de un lado a otro por pleno andén y a nosotros los peatones nos toca caminar por la calle y exponernos a un accidente, es más podemos, incluso, ser atropellados por alguno de estos imprudentes. A eso le sumamos los conductores de carros que, campantes, orillan sus carros encima del andén.
Pues yo que de peleadora lo tengo todo, me fui a poner la queja a la Secretaría de Tránsito de Medellín. El subsecretario de Control, Carlos Alberto Marín, me prometió una visita de control con agentes en estas zonas, para verificar el uso de la vía y si es del caso, hacer llamado de atención y comparendos a los ciclistas y vehículos que se encuentren estacionados en lugares prohibidos.

Así es que Juan Carlos como sus vecinos podrán estar tranquilos porque el Tránsito les pondrá el pare a estos infractores. ¡Misión cumplida!

Un muro amenaza a los peatones en Bello

Desde Bello, Alejandro me escribió muy preocupado porque en el barrio Niquía Camacol, en la avenida 47 A con diagonal 63, un muro está a punto de colapsar.

La pared, que hace parte de una casa, linda con un sendero peatonal en el que podría ocasionar un accidente.

En este momento estoy investigando sobre el tema porque a Alejandro le dijeron que eso era responsabilidad del propietario y él está muy inquieto porque hasta ahora nadie se quiere hacer responsable de este problema.

Estoy tratando de comunicarme con la alcaldesa encargada de ese municipio para que nos explique qué se debe hacer en esos casos.

Pero no se preocupen, ustedes serán los primeros en conocer su respuesta para que esta zona peatonal vuelva a ser tan segura como antes para todos los que la transitan.

El peatón tiene que caminar por la calle

“Malala, quiero que visite con los de Espacio Público los locales de venta de licor de la carrera 70 con la calle 42, donde los dueños de estos se toman toda la acera (calle 42), dejando sin circulación a los peatones y teniendo estos que pasar por la calle.

Sin embargo, la calle está llena de vehículos de los mismos que están en dicho local, en especial cuando hay partido de fútbol.

¿Será que los de la oficina de Espacio Público del Municipio de Medellín no les informan a los dueños de los locales hasta dónde está limitado el uso de establecimientos sin entorpecer la circulación del peatón?”.

Esta inquietud de los lectores se la trasladamos a Gabriel González, subsecretario de Espacio Público de la Alcaldía de Medellín.

El funcionario, muy amablemente, por medio de su cuenta de Twitter (@GabrielEspacio), me envió dos respuestas para compartir con ustedes:

“Vamos a realizar controles y les estaré informando. “Otro tema con relación a esa zona es que en épocas de fútbol se dispara el uso y por ende procedemos con mayores controles”.

Estaré atenta a los resultados de los controles que prometió Gabriel parar darlos a conocer a la ciudadanía en mi sección. Y, claro, los que viven y trabajan por ese sector de la carrera 70 con la 42 le pueden ayudar con más denuncias.