Un regalo por cada policía

policia

Me gustó la campaña que adelantó la Policía Metropolitana que entregó 10 mil regalos de Navidad, uno por cada policía miembro de la institución, en sectores de estratos 1 y 2 en los municipios del Valle de Aburrá.
Las entregas estuvieron acompañadas de actividades de esparcimiento, artísticas y musicales con la comunidad. Algunos lugares donde hicieron presencia fueron la parte alta del barrio Niquía, en Bello; y en Medellín en Carpinelo, Carambolas, Castilla y 12 de Octubre y los corregimientos Santa Elena, Palmitas, San Cristóbal y San Antonio de Prado. Para muchos de estos niños a quienes les entregaron regalitos fue el único que recibieron en Navidad.

La Policía protegió la vida de un tigrillo

Hoy quiero contarles que estoy muy contenta porque la Policía Nacional que opera en el municipio de Apartadó logró recuperar un tigrillo que unas personas inconscientes pretendían vender, sin importar que esa especie se encuentre en peligro de extinción.
Las unidades policiales que pertenecen al grupo de Protección Ambiental y Ecológica recibieron llamadas de alerta de la comunidad y se desplazaron al lugar, porque, como me contaron los funcionarios, el animalito se encontraba en un lote dentro de un guacal, oculto detrás de la vegetación de una zona ubicada en un sector periférico de Apartadó.
De acuerdo con la Policía, “la existencia de la especie está amenazada, debido a la caza indiscriminada y a su comercialización ilegal, por lo que es objeto de protección por parte de las autoridades ambientales. El tigrillo será liberado en su hábitat”.
Como lo han podido establecer las autoridades, el leopardus pantales, nombre científico de este animal, tiene un valor estimado de 5 millones 760 mil pesos. Y, teniendo en cuenta que los individuos animales hacen parte del patrimonio natural del país, es ilegal que sean comercializados.
Por esa razón, la Policía le hace una invitación muy especial a los ciudadanos para que denuncien cualquier caso en el que sean testigos de la venta de especies animales o vegetales y, de igual manera, de las prácticas en las que se ponga en riesgo la existencia o integridad de las mismas.
Los ciudadanos pueden colaborarles a las autoridades aportándoles información sobre estos delitos en la línea de atención de emergencias 123, o al policía de su cuadrante.
Recordemos que de nosotros depende proteger los recursos que existen en nuestro territorio y no es justo que por culpa de unas cuantas personas que no piensan, todos salgamos perdiendo la riqueza natural.

Movilidad y Policía trabajan en equipo

En diciembre de 2013 publiqué una historia que se refería al malestar que sienten los habitantes que residen en la calle 41 con la carrera 75, en Laureles, debido a que los Policías que laboran en la Estación del barrio parquean sus motos en la calle y, según los vecinos, entorpecen el paso de los vehículos y no dejan espacio para estacionar los carros particulares de los visitantes.
La Secretaría de Movilidad prometió ejercer controles sobre el asunto, para mejorar la movilidad por dicha zona. Pues bien, cumpliendo el compromiso pactado con la comunidad, la entidad realizó hace un par de semanas visitas de control al sitio señalado, y en la primera de ellas no encontró vehículos estacionados en esquinas ni andenes, u obstruyendo los ingresos o las salidas de los garajes de la zona.
Además, los funcionarios me contaron que se comunicaron con el comandante de la Estación de Policía, Abraham Paz, a quien le explicaron la problemática que viene aquejando a la comunidad del sector por el estacionamiento de las motos particulares del personal de la Policía alrededor de la Estación.
De acuerdo con las fuentes de la entidad, el comandante Paz “mostró total apoyo y con él se acordó sensibilizar al personal uniformado en cuanto a las normas vigentes de tránsito se refiere, para lograr el cabal cumplimiento de las mismas. Adicionalmente, se sugirió estacionar estos vehículos, en el parqueadero interno de la Estación, el cual esta siendo reorganizado”.
También la Secretaría de Movilidad les hace una observación a los vecinos, pues, dadas las condiciones de esta vía y su ubicación, dicen que no cuenta con señales de prohibido estacionar.
Este tipo de respuestas de las entidades oficiales me producen satisfacción, pues son una prueba de que las peticiones de los ciudadanos sí son escuchadas y atendidas.

Policía busca salida a parqueo en la calle

Los habitantes de la comuna 11 que residen en la calle 41 con la carrera 75 se encuentran molestos debido al estacionamiento de motos particulares y de los Policías que trabajan en la Estación del barrio.
La comunidad asegura que los vehículos entorpecen el paso de otros conductores y se quejan porque, en ocasiones, les impiden estacionar los carros particulares de los visitantes.
Además, de acuerdo con la residente del sector, Gloria García, “cuando las ambulancias llegan a recoger un enfermo o a hacerles visitas domiciliarias a los pacientes que viven en los apartamentos aledaños a la Estación, las motos les impiden el paso”.
Por esa razón, los habitantes me pidieron que me comunicara con las autoridades de tránsito para encontrar una solución. La Secretaría de Movilidad me respondió sobre el caso que “los guardas realizarán visitas a la zona, para verificar los problemas de estacionamiento que se presentan en el lugar y darle cumplimiento a las normas de tránsito”.
Además, consulté la otra parte de la historia con el comandante de la Estación, Abraham Paz, con el fin de buscar alternativas para preservar la buena convivencia.
El uniformado admitió que esa problemática se presenta hace dos años, desde que la Estación está operando en el sitio. Además, explicó que “con la aplicación de la norma que restringe la movilización del parrillero hombre en las motos, cada vez retenemos más vehículos de este tipo y, por esa razón, a los habitantes les molesta la situación”.
Según Paz, “las motocicletas permanecen en las afueras de la Estación durante varias horas, mientras los propietarios vienen por ellas, porque, lastimosamente, a este edificio la Alcaldía no le hizo una buena cantidad de parqueaderos”.
Sin embargo, el comandante afirmó que en este momento la dirección administrativa y financiera de la Policía se encuentra haciendo un estudio, para determinar si es posible la construcción de más estacionamientos.
Yo espero que sea posible encontrar una solución a este caso y seguiré atenta para ayudarle a la comunidad.

Denunciemos hechos de corrupción

Indignados, unos ciudadanos me contactaron por Facebook para contarme que el fin de semana salieron a pasear por el occidente del departamento, pero ocurrió, según ellos, un hecho lamentable.
Venían por el Túnel de Occidente y unos policías los pararon para hacerles una inspección. Los uniformados les pidieron que les mostraran el extintor y el botiquín y, de acuerdo con su historia, como tenían dañado el aparato y vencidas unas medicinas, les iban a imponer una multa y a detenerles el vehículo en el que se movilizaban.
Sin embargo, me contaron que los policías les pidieron 20 mil pesos para no reportarlos y, como ellos les dijeron que no tenían dinero, “los uniformados nos respondieron que era mentira porque al requisarnos nos habían sentido plata en los bolsillos”, aseguraron.
Llamé al coronel Jaime Guío para contarle la situación y el uniformado expresó que no tenía absolutamente ninguna información sobre el hecho. No obstante, dijo que “estas quejas es muy fácil decirlas, pero hay que tener pruebas, porque de lo contrario dañan la imagen de la institución. Les recomiendo a los denunciantes que pongan la queja en la Oficina de Atención al Ciudadano, con las debidas pruebas, para hacer la investigación”.

Los Balsos felicita a Policía del barrio

Los habitantes del sector de Los Balsos, por la calle 34, me escribieron muy contentos para contarme que gracias a las denuncias que publiqué en ediciones anteriores sobre la inseguridad en esa zona, la Policía de El Poblado mejoró los patrullajes por el sitio.
Un residente del sector que se llama César me expresó el agradecimiento que sienten los vecinos hacia el comandante de la estación, el mayor Andrés Pulido, porque, según contó el ciudadano, “él ha desempeñado una excelente labor de requisas aplicadas a conductores de carros que circulan por allí”. Entonces, como consecuencia de tales controles, la percepción de seguridad ha mejorado en la comunidad.
Sin embargo, César aprovechó para hacerles una recomendación a los uniformados para que extiendan las requisas a quienes se desplazan en motos por ese punto, puesto que “desafortunadamente es el vehículo que usan los delincuentes para hacer los atracos y fechorías”, expresó.
Me comuniqué con el comandante Andrés Pulido para transmitirle el mensaje de los ciudadanos y el oficial manifestó su gratitud por el reconocimiento de la comunidad.
Sobre la petición de realizar los controles a motorizados, el comandante tomó atenta nota para llevar a cabo la actividad, aunque aclaró que “esas requisas se realizan constantemente por los patrulleros, de ahí que en el momento tengamos más o menos unas cincuenta motos inmovilizadas en la Estación”.