Protejamos todos el río Medellín

rio med

César Henao hizo llegar una foto de un “mueble nadando en el río Medellín”, a la altura del Cerro Nutibara. Dice que sintió una profunda tristeza e indignación de que no cuidemos nuestros recursos naturales y ocurran hechos tan lamentables como el de la foto.
Agrega que ha tenido oportunidad de conocer otras culturas y vio el respeto con los ríos y las quebradas.
Esta es una situación que a mi también me da rabia. Varias veces me he referido aquí a la situación del río y no descansaré en llamar la atención. Este río que cruza por todo el Aburrá lo debemos cuidar.
Pero no debe ser por casualidad sino con un compromiso serio. Así como Empresas Públicas de Medellín hace una inversión grande para descontaminarlo, al igual que el Área Metropolitana, nosotros como ciudadanos debemos estar atentos para no tirarle basuras.
Protejamos el río Medellín, cuidémoslo, no le tiremos más basuras.

Más atención para los habitantes de calle

Francisco Javier Montoya Spielman me escribió para proponerme que llame la atención sobre la alta cantidad de población de habitantes de calle que se acomoda a lo largo del Paseo del río Medellín. Lo pude ver con mis propios ojos en estos días con mis papás cuando íbamos en ruta hacia la autopista Medellín-Bogotá.
Ya mi tío David, me venía insistiendo desde el año pasado que escribiera sobre esta problemática de ciudad.
Don Francisco me dice en su mensaje: “Buen día, muy preocupado con la situación de las personas indigentes que deambulan por la orilla del río Medellín. ¿Será que el alcalde o los gobernantes de turno no les preocupa esta situación? Por Dios que hagan algo por esta ciudad y por esas personas”.
Bueno, a propósito de este tema, estuve averiguando y me encontré que la mayoría de estas personas, el 60 por ciento, no es de Medellín. Me dijeron en la Alcaldía que tienen diferentes programas de atención tanto en lo que llaman como Centro Día, cerca a la plaza La Minorista, como programas de resocialización. Hay tres vicealcaldías comprometidas en la atención de los habitantes de calle, aunque admiten los funcionarios que la lucha contra las ollas de vicio en el centro incrementó la presencia de estas personas en la calle. Le oí decir al Alcalde de Medellín, Aníbal Gaviria, que muchas de ella agonizaban en vida ocultas en esas ollas, que el problema es crítico, pero que la Administración seguirá buscando soluciones.

¡A mantener limpio el río Medellín!

Ojalá todos los que vivimos en Medellín nos preocupáramos por la limpieza del río y de las quebradas siguiendo el ejemplo de personas como Luis Alfonso Yepes, quien desde su cuenta de Twitter @luisyepesb mantiene vigentes sus denuncias de lo que pasa en sus aguas y orillas.

Por ejemplo, esta semana denunció, con foto, que siguen bajo el puente de La Aguacatala unas basuras que ya había reportado días antes.

“Nadie se ocupa de la basura evidenciada en el río #Medellín, y mientras no se sienta que hay autoridad, la gente seguirá tirando de todo al río”, dijo en otro de sus trinos.
Esto es un tema que nos debe preocupar. Yo he leído informes aquí en el Área Metro sobre los programas de descontaminación del río, lo que me parece bien. Son muchos los recursos que invierte EPM en la futura planta de tratamiento de Bello.

También leí del convenio que firmó el Área Metropolitana con la EDU para intervenir la canalización y reparar losas deterioradas.

Eso está muy bien, pero todos, las entidades públicas y privadas y los ciudadanos debemos luchar por la limpieza del río y no contaminarlo. Uno mira esas imágenes de París y Londres y sus ríos que las cruzan y da envidia. Pero podemos lograrlo, si todos colaboramos.

¡Ojo con el cuidado del río Medellín!

A mí no me tocó ver cristalino el río Medellín. Desde que tengo uso de razón lo veo así.
Sin embargo, mi papá me ha contado que se han hecho varios intentos por tratar el problema de contaminación, como la planta de San Fernando y el conducto que se construye para llevar las aguas residuales que contaminan el río en el norte de la ciudad hasta la futura planta de tratamiento de Bello, que quedará en el sector de Navarra.

¿Será posible lograr menos contaminación si la ciudadanía no pone de su parte?
Hace algunos días uno de mis amigos me escribió para contarme que la margen del río, entre la estaciones Poblado y Envigado del metro, están muy abandonadas.

Llamé al Área Metropolitana para contarles el problema, pues ellos son la entidad ambiental doliente del río.

Me prometieron que enviarán personal técnico para evaluar la situación y procederán según sus competencias.
Yo estaré pendiente de la respuesta, pues no me gusta la contaminación. Sin embargo, creo que el cuidado del medio ambiente no solo debe estar a cargo de las entidades, sino también de los ciudadanos, que son los más perjudicados.

Una ciudad que huela a limpio

Es cierto, la ciudad está contaminada. Uno lo nota cuando la mira desde lejos. Hay una niebla marrón que la cubre todo el tiempo y suena como si tuviera hambre, un rugido armado por la infinidad de sonidos que hay en la calle. Pero en medio de todo es una ciudad afortunada.

Creo que es una bendición que haya árboles, zonas verdes, quebradas… Este fin de semana me fui de caminata y no tuve que ir muy lejos para explorar lo que considero una verdadera selva. Estuve en el nacimiento del río Medellín y casi no creía lo que veían mis ojos. Agua cristalina y monte enmarañado. Quién podría adivinar que pocos kilómetros más adelante, ese bello riachuelo se transforma en un río triste y sin vida. Ver la naturaleza en su estado puro hizo que se avivaran mis ganas de cuidar hasta los insectos del jardín de mi casa.

A mí me gustaría que todo el mundo tuviera esta misión, pero hay tanta gente indiferente, sobre todo la gente grande que ensucia el agua, tira basura a la calle o corta los árboles.

Yo vivo muy pendiente. Hasta mi mamá ya se ganó un regaño mío porque la vi arrojando aceite por la cañería. ¿No es el colmo? Por lo menos le sirvió para seguir haciendo las cosas bien y darme buen ejemplo. Yo creo que entre todos se puede convertir la ciudad en un lugar que huela a limpio. ¿Me ayudan?