¡Guácala! Qué asco me dan las ratas

A mi me encantan los animalitos y comparto el pensamiento de que hay que cuidar mucho la naturaleza. Sin embargo, cuando hablamos de plagas, la cosa es muy diferente.

Resulta que mi lectora Elena Mora me escribió hace unos días para contarme que a los sectores del Velódromo y del Estadio de un tiempo para acá, según ella, los están invadiendo las ratas.

En sus palabras, las ratas son gigantes y los vecinos han colocado todo tipo de venenos y trampas, pero, Elena cree que “mientras las autoridades no intervengan, cualquier remedio es insuficiente, porque de la canalización los animales pasan a los hogares sin que podamos hacer nada”.

Yo le envié el caso a la Secretaría de Medio Ambiente y la entidad me informó que estos casos son de competencia de la Secretaría de Salud.

Entonces, desde el 31 de julio envié la queja a esa dependencia, pero hasta el momento de escribir este comentario no había recibido ninguna respuesta al respecto.

Sin embargo, quedaré pendiente de esta situación, hasta que la Alcaldía de Medellín les ofrezca soluciones a los ciudadanos como debe ser, porque vivir en medio de la ratas es muy desagradable y puede traer problemas a la salud.

¡No me gusta que las calles estén sucias!

A-1-6269459.jpg

La basura en el espacio público es uno de los problemas más graves que tenemos en la ciudad, porque demuestra la falta de sentido de pertenencia.

Producto de la mala educación, en Los Colores los vecinos están molestos por la incorrecta destinación de desechos. Hace unos días me escribieron para comentarme que los entristece ver un gran basurero que hay en la calle 50 con la 79, que cada día crece.

Yo les doy la razón porque la basura es horrible. Por eso, le envié la queja a Empresas Varias y me dijeron que “revisamos la dirección y es un sitio de recolección diaria, pero está identificado como punto crítico, precisamente, por la poca colaboración de comerciantes y habitantes que sacan los residuos después de pasar el carro.

Insistimos que Emvarias no es ente de control y vigilancia y no impone sanciones e invitamos a los ciudadanos a poner en conocimiento el caso en la Inspección o la Secretaría de Medio Ambiente”.

Me gustan los espacios verdes para la gente y el de El Picacho es un ejemplo

Yo creo que cada centímetro de espacio verde o público que se destine para el disfrute de la comunidad siempre es una buena noticia.
Por eso me gustó una información que me enviaron desde la Secretaría de Medio Ambiente de Medellín en la que me detallan una inversión que se viene haciendo en el cerro El Picacho, en el noroccidente de Medellín.
Lo concreto es que avanzan las obras para el Ecoparque Mirador del Cerro El Picacho, que estará terminado en el mes de abril próximo. El proyecto tiene un costo total de $2.700 millones.
Siempre he tenido muchas preguntas sobre estos espacios de ciudad y mi tío David me ha hablado de los siete cerros tutelares de Medellín, entre los que está El Picacho.
Siempre he querido ir allí donde está ese Cristo grande, pero no se me ha presentado la oportunidad. He estado en otros más cercanos como El Volador y el Nutibara, desde donde la ciudad se ve maravillosa. Pero creo que con estas obras de El Picacho si me voy a animar y pronto iré por allí.
Incluso porque la primera etapa del Ecoparque Mirador del Cerro El Picacho finalizó el pasado mes de diciembre con un costo cercano a los $1.600 millones. Ya tiene un mirador de 362 metros cuadrados, parqueadero, zonas verdes y mobiliario urbano para el disfrute del espacio público.
En esta columna he criticado al Municipio sobre el Cerro Nutibara, pero es justo reconocer esta inversión y la que se hace en todos los cerros.

¡La Guayabala quedó más bonita!

¡Feliz!, así me siento porque la quebrada La Guayabala está toda bonita, gracias a la brigada de limpieza que realizaron el jueves las secretarías de Medio Ambiente e Inclusión Social y las Empresas Varias.
Todo comenzó con una denuncia de la comunidad, que dijo que el sitio estaba sucio y descuidado. Me contaron a mí, lo compartí con mis lectores y esas oficinas decidieron actuar. Parece fácil: escuchar a la gente y trabajar por una solución. Yla quebrada recibió el cariño que se merece como vecina de toda la vida.
Los felicito a todos por la brigada de limpieza y espero que los ciudadanos se comprometan con el cuidado de La Guayabala. No podemos seguir contaminando.

Todos en Belén a limpiar La Guayabala

La semana pasada publiqué una denuncia sobre el mal estado de la quebrada La Guayabala. La comunidad de Belén que habita en la calle 9, entre las carreras 70 y 80, me contó que allí botan basura y escombros de todo tipo.
Por esa razón, la Secretaría de Medio Ambiente se comprometió a desarrollar una actividad de limpieza en el sitio y, de esta manera, mejorar las condiciones del sitio.
Pues los funcionarios de Medio Ambiente me confirmaron que la actividad será mañana, jueves 30, y comenzará a las 8 de la mañana.
El punto de encuentro para comenzar a limpiar será la calle 9 con la carrera 72, por La Mota.
De Medio Ambiente participará una cuadrilla de obreros, quienes harán la limpieza de los retiros de la canalización, más diez guías ambientales que desempeñarán labores de sensibilización.
Empresas Varias estará encargada de la recolección de residuos generados en la limpieza y habrá también dos personas de la entidad haciendo el barrido de la zona.
La Secretaría de Inclusión Social y de Familia se encargará de las labores de barrido y de recolección de residuos, a través del Sistema de habitante de calle, y el Comité de Aseo y Ornato se encargará de la coordinación de la limpieza.
Les cuento que me alegra mucho que la Alcaldía haya escuchado a la comunidad y que todos trabajemos por cuidar la naturaleza, porque del buen estado de los recursos naturales también depende que nosotros tengamos calidad de vida.
Espero que esta actividad de limpieza sirva para mejorar el compromiso de la ciudadanía con el cuidado de la quebrada La Guayabala y, por supuesto, de todas las fuentes de agua de las que disponemos en nuestra ciudad.