Fueron, pero no pillaron a ningún infractor

El periódico del 17 de abril les conté que un lector que vive en Laureles dice que un cruce peatonal entre Unicentro y UPB es usado por motociclistas para ahorrar camino.

La Secretaría de Movilidad realizó una visita de control durante dos días al lugar, en los cuales los guardas permanecieron treinta minutos, sin detectar ninguna infracción.

Los funcionarios informaron que durante este tiempo se ejercieron labores de sensibilización sobre el respeto por las zonas peatonales.

Lo que es tomar medidas y saber remediar

Óscar Montoya, ingeniero de la Secretaría de Movilidad, me escribió para denunciar una situación maluca que le ocurrió con unos empleados de Postobón.

Resulta que Montoya estaba en la zona del Padre Marianito, en El Poblado, revisando unos trabajos hechos por las cuadrillas de señalización, cuando el conductor del vehículo de placas TRF 779 pasó por encima de las señales y, además de dañarlas porque estaban frescas, despegó varias boyas. Según palabras de Óscar, en lugar de ofrecer disculpas, el conductor y sus ayudantes lo que hicieron fue insultarlo.

A mí me parece muy fea esta situación. Para encontrar soluciones envié la queja a la empresa, para ponerlos al tanto y que tomen correctivos.

Postobón me respondió que ellos asumen su responsabilidad y me explicaron que la situación se dio a raíz de los cambios de vías en la zona, que los obligaron a reversar. Por eso invadieron la zona pintada debido al poco espacio para moverse. Según la empresa, “ante el reclamo airado del funcionario, los trabajadores son conscientes de que respondieron de forma incorrecta”.

Por esa razón, el conductor y sus ayudantes me pidieron hacer explícitas sus disculpas a toda la comunidad y la compañía me contó que usará el caso para sensibilizar y capacitar a los demás conductores

Ciudadanos no aceptan que usen las vías públicas como un lavadero de buses

Recibí un mensaje de una ciudadana que está molesta porque en la avenida 80, en los alrededores de Viva Laureles, hay conductores de la ruta Circular Sur que dejan sus buses estacionados en la calle para que se los laven.
Además de que este es un uso indebido del espacio público, la comunidad de la zona se queja porque el hecho de que dejen los vehículos parqueados en el sitio ocasiona congestión en el sector.
De igual manera, y con razón, los vecinos creen que esta actividad le da una mala imagen al barrio, porque el reguero de agua y jabón es diario.
Yo quiero ayudarles a los ciudadanos a encontrar una solución, porque no me parece justo que el mal uso de las vías los perjudique.
Entonces, envié la denuncia a la Secretaría de Movilidad, para que busquen una solución. Me respondió: “Agentes de Tránsito realizarán visitas, con el fin de verificar los problemas de movilidad que se presentan y darle cumplimiento a las normas de tránsito. En cuanto tengamos resultados, los daremos a conocer. La Secretaría agradece a la comunidad la información e invita a los conductores a cumplir las normas”.

Movilidad y Policía trabajan en equipo

En diciembre de 2013 publiqué una historia que se refería al malestar que sienten los habitantes que residen en la calle 41 con la carrera 75, en Laureles, debido a que los Policías que laboran en la Estación del barrio parquean sus motos en la calle y, según los vecinos, entorpecen el paso de los vehículos y no dejan espacio para estacionar los carros particulares de los visitantes.
La Secretaría de Movilidad prometió ejercer controles sobre el asunto, para mejorar la movilidad por dicha zona. Pues bien, cumpliendo el compromiso pactado con la comunidad, la entidad realizó hace un par de semanas visitas de control al sitio señalado, y en la primera de ellas no encontró vehículos estacionados en esquinas ni andenes, u obstruyendo los ingresos o las salidas de los garajes de la zona.
Además, los funcionarios me contaron que se comunicaron con el comandante de la Estación de Policía, Abraham Paz, a quien le explicaron la problemática que viene aquejando a la comunidad del sector por el estacionamiento de las motos particulares del personal de la Policía alrededor de la Estación.
De acuerdo con las fuentes de la entidad, el comandante Paz “mostró total apoyo y con él se acordó sensibilizar al personal uniformado en cuanto a las normas vigentes de tránsito se refiere, para lograr el cabal cumplimiento de las mismas. Adicionalmente, se sugirió estacionar estos vehículos, en el parqueadero interno de la Estación, el cual esta siendo reorganizado”.
También la Secretaría de Movilidad les hace una observación a los vecinos, pues, dadas las condiciones de esta vía y su ubicación, dicen que no cuenta con señales de prohibido estacionar.
Este tipo de respuestas de las entidades oficiales me producen satisfacción, pues son una prueba de que las peticiones de los ciudadanos sí son escuchadas y atendidas.

En Santa Mónica se quejaron por un semáforo lento y el Tránsito lo arregló

Hace unos días un habitante de Santa Mónica se comunicó conmigo para expresarme su inconformidad a causa de la lentitud del semáforo que está ubicado en la calle San Juan con la carrera 90, en donde a veces los conductores deben esperar varios minutos para poder entrar a su barrio.
De acuerdo con el lector, Luis Carlos Cock, “ese semáforo se queda en rojo hasta tres minutos y, como no hay ninguna explicación sobre los tiempos de espera, los conductores creen que está malo y se lo pasan en rojo”.
La preocupación de la comunidad radica en que esta conducta da pie a la posibilidad de que ocurran accidentes, que podrían afectar a cualquiera de los ciudadanos que por allí se desplazan.
Yo quiero ayudar a los afectados a encontrar una solución, entonces envié a la Secretaría de Movilidad esta denuncia. Las autoridades me respondieron sobre este caso que “analizamos la situación que se presentaba en el semáforo que nos indicaron los vecinos y fueron realizados los correctivos pertinentes en la programación, con el objetivo de mejorar la movilidad del sector. Por eso, le agradecemos a la ciudadanía habernos hecho esta solicitud e invitamos a la comunidad a respetar las normas de tránsito y a circular con precaución en las vías”.

Los piques ponen en riesgo la vida

Un lector de El Poblado me escribió para manifestarme su inconformidad por culpa de los piques que realizan ciertos grupos de motociclistas en la vía Las Palmas.
Me contó que hace unos días subía con su familia por esa zona y, cuando llegaron a los miradores, había alrededor de 500 personas viendo piques. “Los espectadores estaban apostados en la recta que lleva a la intersección con la loma de El Tesoro, tanto en la berma y el carril derecho de subida y de bajada, viendo los piques y piruetas de cuanto motociclista entrara al escenario”, me explicó el ciudadano.
El lector también narró que “quienes íbamos en ese momento por la vía teníamos que ir despacio detrás del motociclista de turno y ser partícipes obligados de sus acrobacias, como si fuera el mejor espectáculo de circo”.
A mí me parece muy delicada esta denuncia, porque estas actividades pueden poner en riesgo la vida de quienes las practican y de otros conductores, y por esa razón les hice llegar el testimonio a las autoridades de tránsito, para obtener una respuesta.
La Secretaría de Movilidad me respondió al respecto que “tenemos conocimiento de la situación que se presenta en la zona y, por esta razón, realizamos semanalmente operativos de control para combatir la problemática”.
La entidad se comprometió a llevar a cabo nuevos controles en Las Palmas y sus funcionarios me aseguraron que, cuando tengan resultados de esa gestión, nos la darán a conocer.
Aprovecho para hacerles un llamado de atención a aquellos motociclistas que cometen estas conductas, pues ellos deben entender que el exceso de velocidad representa un peligro para la vida.
Sería bueno que quienes participan en los piques reflexionen sobre este asunto, sin que sea necesario que la Secretaría de Movilidad o la Policía les apliquen multas por usar las vías de nuestra ciudad para tal fin.
La responsabilidad de preservar la vida no solamente recae en las autoridades, nosotros también tenemos que poner de nuestra parte.

El 3 de febrero comienza nueva rotación de la medida de pico y placa en Medellín

Mis amigos en la Secretaría de Movilidad me contaron que desde el próximo 3 de febrero se inicia una nueva rotación de la medida de pico y placa para vehículos particulares, motos de dos tiempos y taxis en Medellín, por lo que aprovecho para informar a todos cómo va a quedar la prohibición de circulación. Pongan atención para que se programen con los días en que deben dejar el carro en casa durante el horario de la medida.
Los lunes la medida les toca a los vehículos con placas terminadas en 6, 7, 8 y 9, y las motos de dos tiempos con placas terminadas en 4 y 5.
Los martes, el turno es para las placas 0, 1, 2, y 3 en los carros, y 6 y 7 en las motos.
Miércoles, carros de placas terminadas 4, 5, 6, 7 y motos de placas terminadas en 8 y 9.
Los jueves le toca a los carros con placas que terminan en 8, 9, 0 y 1, y 0 y 1 las motos.
Viernes es el turno es de los carros con placas terminadas en 2, 3, 4 y 5, y las motos con placas que terminan en 2 y 3.
Es muy fácil, y acatar la media contribuye a mejorar la movilidad porque ya tantos carros no caben en las vías. El horario es de 7:00 a.m. a 8:30 a.m. y de 5:30 p.m. a 7:00 p.m. de lunes a viernes. Para los taxis, el horario es de 6:00 a.m. a 8:00 p.m., rotando cada dos semanas, siguiendo su propia programación.

Ubicarán semáforo en cruce peligroso

En ediciones pasadas publiqué una denuncia de los habitantes de Los Colores, quienes se quejaron porque en el cruce de la carrera 74 la calle 53 es difícil transitar.
Después de varios días la Secretaría de Movilidad se comunicó conmigo para contarme que han realizado controles permanentes al problema que se presenta en la zona, que fue denunciado por los vecinos afectados.
Además, la entidad me informó que, junto con el Departamento de Planeación, los funcionarios le han hecho seguimiento a las obras por obligaciones urbanísticas que tiene que ejecutar una constructora que trabaja en esa zona, “específicamente en relación con el semáforo que debería instalar en el cruce de la carrera 74 con calle 53, de acuerdo con el plan de manejo de tránsito”, me informaron en la Secretaría.
Sobre la movilidad en la zona, me explicaron que los profesionales expertos en el tema adelantan un análisis integral en el sector, para realizar un reordenamiento vial.
A mí me parece muy bueno y me alegra que la entidad nos haya puesto al tanto de sus acciones sobre este problema, porque eso demuestra que han tomado nota de las denuncias e inconformidades que los ciudadanos les formulan.
Yo continuaré atenta al caso, para que la administración municipal tome las medidas y proteja la vida de los peatones y, además, para que les exija a las empresas constructoras que cumpla con la edificación de las obras que les exige la Ley y, de esa manera, los transeúntes se sientan más tranquilos al transitar por allí.

Cansados con los tacos en Belalcázar

Aburridos con tanta congestión en la autopista Norte, a la altura del parque Juanes en el sentido sur a norte, los habitantes escribieron para buscar una solución.
Me contó una vecina de la zona, Claudia García, que la congestión se debe a que la autopista Norte pasa de tres a dos carriles en el barrio Belalcázar, como una especie de cuello de botella.
Y, según me agrega, “en el puente peatonal que hay en ese punto paran los buses a recoger pasajeros y, prácticamente, la movilidad queda reducida a un carril”.
Me dicen que a la congestión se suma que en esa vía hay gran cantidad de semáforos y resaltos, de ahí la poca fluidez del tráfico.
La comunidad afectada espera que las autoridades de movilidad tomen medidas para superar los tacos.
Le escribí a la Secretaría de Movilidad de Medellín y me respondieron que la ciudad ha tenido un crecimiento elevado en el número de vehículos, lo que genera “desbordamiento de la capacidad vial”.
Agregó: “La Alcaldía adelanta proyectos viales con los que se busca mejorar las condiciones de movilidad. Para la zona norte, el Plan Vial tiene un proyecto de vía paralela a la Autopista Norte en el costado oriente, que brindará apoyo a la carrera 64C permitiendo distribuir cargas viales. La autopista Norte no posee resaltos, pues la velocidad de operación reglamentaria no lo permite por razones de seguridad vial. Los únicos semáforos que posee en jurisdicción de Medellín son los ubicados en la glorieta de la Terminal del Norte, los cuales han permitido la reducción de la accidentalidad. Agradecemos a la ciudadanía sus aportes y sugerencias para mejorar la movilidad y cuidar vidas en las vías”.

La calle 45 es miedosa para los peatones

Hace un par de días salí a caminar por el Centro de la ciudad y los habitantes de Buenos Aires me contaron sobre su inconformidad por las dificultades que tienen para pasar la calle 45.
Una ciudadana que se llama Martha me contó que, por cuenta del desvío del transporte que circulaba por Ayacucho hacia esta vía, “ha aumentado la congestión de manera tal que se puede experimentar al intentar cruzar la vía a pie. Allí ocurren muchos accidentes y el cruce peatonal es imposible, debido a que no hay pasos peatonales para la gente”.
Entonces, los ciudadanos quieren que la Secretaría de Movilidad analice la posibilidad de ubicar más semáforos en la zona. Si no se puede, que pongan más resaltos y pasos peatonales, porque no aguantan más estar sometidos a este peligro.
Para cumplir mi labor de ayudar a los lectores, le hice llegar esta sugerencia a la entidad competente. Una vez tenga la respuesta de la Secretaría de Movilidad la compartiré con ustedes en esta sección.