Qué bueno continuar la Ruta de la Leche

Recuerdan que hace poco los invité a recorrer la Ruta de la Leche y, la verdad, la pasé bastante bien. Con mis papás hicimos el viaje. Los paisajes son muy bonitos, lástima que solo nos alcanzó el tiempo para estar en San Pedro de los Milagros. Hermosas las pinturas en el techo de la Basílica y la réplica de la Pietá.

Entramos al Parque Temático de la Vía Láctea y al estómago de la gigante vaca Manuela. Disfrutamos el paseo. Vuelvo al tema por dos cosas. Primero, leí una noticia aquí en el Área Metro sobre que La Ruta de la Leche, entre San Pedro de los Milagros, Santa Rosa de Osos, Entrerríos, Belmira, Yarumal y San José de la Montaña, fue reconocida como el Territorio Mejor anfitrión del turismo, concurso organizado por la Gobernación de Antioquia. ¡Muchas felicitaciones!

Segundo, me escribió Víctor Gómez Gallo lo siguiente: “Hola Malala, sigo la lectura de tu columna. La Ruta de la Leche quedó seleccionada como propuesta que impulsará el gobierno departamental como Territorio mejor anfitrión del turismo… Qué bueno que continuaras por Belmira, Entrerríos, Santa Rosa de Osos y pudieras apreciar el cultivo de truchas, del tomate de árbol, de mora, paisajes…”

Claro que sí, en un próximo domingo quedamos con mis papás en seguir el viaje.

Un día para disfrutar la Ruta de la Leche

Desde hace varios días mis papás me estaban convenciendo para que cualquier domingo hiciéramos el paseo de la Ruta de la Leche. Listo, les dije esta semana, y me puse a hacer mi investigación sobre lo que encontraríamos en el camino.

Salimos temprano para estar en San Pedro de los Milagros, Belmira y Entrerríos.
Me di cuenta que San Pedro tiene una iglesia con un importante valor histórico que, incluso, la llaman como la Sixtina, refiriéndose a la del Vaticano. Mi tío David me comentó que cuando esté en la iglesia mire muy detenidamente las pinturas en el techo y que aprecie la réplica de la Pietá, la famosa obra de Miguel Ángel.

Luego, les dije a mis papás, tenemos que entrar al Parque Temático Vía Láctea. Yo oí hablar a algunas de mis compañeras que lo han visitado y me dijeron que no dejara de entrar al estómago de Manuela, una vaca gigante, que tiene 8 metros de alto y 16 metros de largo. Anímense a conocer los pueblos.

¡Qué peligro es subir el morro de Jericó

Carlos Ariel Espejo Marín me contó que estuvo en Jericó con su familia conociendo la casa natal de la santa Madre Laura. ¡Qué bueno para él!, pues gozó de este acontecimiento. Pero me dice que le llamó la atención el Morro El Salvador, que lo vio con faldas muy pendientes, de unos 80 o 90 metros, muy graves si se llega a rodar una persona y peor si es un niño o un viejito. “Se escuchaban algunos visitantes manifestando la imperante necesidad de encerrar con malla las barandas y la parte peatonal para que la afluencia de visitantes pueda disfrutar tranquilamente con sus niños”.

Creo que tiene razón, hay manera de evitarles esos peligros a la gente. Carlos Ariel llama la atención de que estos trabajos de protección debieron hacerse muchos años atrás, pero cree que no se hizo porque el sitio no era muy visitado y entonces era inversión no tan necesaria.

Pero ahora las cosas cambiaron y son muchos los visitantes que, se considera, va a tener este municipio, y en su programa está subir al morro.

Sebastián Garcés, director de la Umata, me dijo que agradece mucho las inquietudes y que reconociendo la nueva dinámica que tendrá Jericó, el tema se va a considerar y es posible que se tomen correctivos a futuro.

Me voy a dar una vueltica por el Oriente

Con mis papás habíamos hablado desde hace días que este comienzo de la Semana Santa lo íbamos a pasar en los municipios del oriente cercano de Antioquia.

Empezando por El Retiro. Me dijo mi papá que en este municipio, las celebraciones religiosas son heredadas de los españoles y rodeadas de mucho fervor.

Me gusta que son los niños y jóvenes los que participan para hacerla en vivo.
Luego, por la tarde, iremos a La Ceja, donde están realizando la feria artesanal y me contaron que por la tarde realizarán una retreta, un espacio en el que la Banda de Payuco, la Banda Parroquial y la Banda Sinfónica ofrecerán cada domingo lo mejor de su música. Las retretas se presentarán en el parque desde las tres de la tarde.
Con mis papás también iremos hoy en la noche a uno de los conciertos del Festival de Música Religiosa de Marinilla.

Me gusta mucho el Oriente porque es tranquilo y el clima es agradable, pero yo sé que todos los pueblos de Antioquia viven muy especialmente la Semana Santa.
De pronto, el otro fin de semana voy a convencer a mis papás que nos vamos para Santa Fe de Antioquia o para Jericó. Ahí les voy contando. De todos modos, estos días son para la reflexión en familia y para un buen y merecido descanso.