Masturbación sí, alcohol antes del sexo no: lo dice la ciencia

pere-estupinya

Por: Marggie Riaza
@jardincosmico

 Foto: cortesía ecodiario.eleconomista.es

Sadomasoquistas, tantristas, fetichistas, asexuales, multiorgásmicos, reconocidos científicos del mundo en temas sexuales, entre otros, cuentan sus historias en el último libro del  bioquímico y divulgador científico Pere Estupinyá “ S=EX2. La ciencia del sexo”, una amplia recopilación de conversaciones y experiencias que buscan explicar la sexualidad humana.  Pere visitó Medellín en el marco del Hay Verde del Parque Explora y habló con el Blog Mentes sobre temas como la masturbación, la excitación, juguetes y alcohol durante el sexo:

  • En su libro relata historias personales y muchas otras de investigaciones actuales sobre sexualidad. Durante la lectura uno llega a entender que, en gran medida, una sexualidad satisfactoria es la base de personas y sociedades más felices. Hay muchos esfuerzos, pero el estudio de la sexualidad desde la ciencia es incipiente, ¿por qué es tan difícil hacer investigaciones sobre este tema?

Por pudor. La ciencia forma parte de lo social y aunque algunos científicos crean que están en sus laboratorios aislados, finalmente es la sociedad la que aprueba y financia sus investigaciones. Si la sociedad tiene pudor hacia el sexo, la ciencia también. La ciencia hace parte de la sociedad y si la sociedad es reticente la ciencia también.

  • El estudio de la sexualidad lo han trabajado los sexólogos desde una visión más cultural y psicológica. ¿Qué papel juega la medicina sexual en el tratamiento de desórdenes sexuales?

La medicina sexual como término es nuevo. Antes había ginecología y estaba la urología.  La medicina sexual es más integral, habla de lo biopsicosociológico (biológico-psicológico-sociológico), es una medicina que asume que algunas disfunciones sexuales tienen origen psicológico condicionadas por un entorno social, pero que a veces también esconden problemas físicos, hormonales, de sistema nervioso, entre otros. Por eso la medicina sexual tiene este enfoque más amplio.

 ¿Cuál es la diferencia entre deseo y excitación sexual?

De alguna manera lo que se entiende por deseo es esa ansia de querer tener sexo, es algo más mental, una percepción y la excitación se entiende como algo más físico, de tener los genitales preparados para una relación. Se da que a veces hay deseo pero no excitación. Los científicos cuando diferencian ambas cosas clasifican el deseo como ansiedad mental y excitación como respuesta física.

  • En Medellín el mercado de los juguetes sexuales ha crecido en los últimos años ¿en qué medida éstos pueden mejorar la vida sexual?

Pueden mejorarla mucho, pero es muy relativo. Hay casos concretos en los que personas con problemas de excitación pueden encontrar una estimulación mayor con un juguete, por lo que le ayudaría a conseguir un orgasmo. Pero en general los juguetes sexuales son sólo un aliciente, una cosa extra.

  • ¿Qué es más recomendable, usar afrodisiacos naturales o sintéticos?

Si hay un problema físico, como de erección, lo más recomendable sería un fármaco como el Viagra. De hecho, hay muchos productos naturales que están adulterados con Sildenafil, el compuesto del  viagra. Los afrodisiacos naturales entendidos como generadores de deseo creo que son una especie de placebo o mito. Puede que algunos alimentos te deshiniban, pero es simplemente por el juego que se da en torno a estos porque si tú, por ejemplo, le das a tu novio un plato de mariscos y le dices cuál es el propósito ¡cómo no va a sentir algo diferente!

  • Cuenta en el libro que el alcohol hace que las personas estén mentalmente más excitadas y menos físicamente ¿por qué pasa esto?

Porque el alcohol es un depresor del sistema nervioso, es decir que apaga todo, y como apaga la inhibición te hace sentir más excitado. Es por esto que  la mayoría de los hombres cuando beben poco, tienen muchas ganas de tener sexo pero no les funciona o muchas chicas tienen más ganas pero les cuesta llegar al orgasmo. Lo que pasa es que todo el sistema nervioso está deprimido. Bajo el efecto neto te quita la inhibición y te hace sentir más excitado pero en realidad no lo estás.

  • En el capítulo “Masturbación y desventajas respecto al coito” se mencionan algunos estudios y estadísticas sobre la frecuencia de masturbación para hombres y mujeres. Pero más allá de la regularidad con la que se hace, ¿hay alguna diferencia en el significado que hombres y mujeres le dan a este acto?

Hay varias diferencias, genéricas porque cada persona es diferente. Podríamos decir que el hombre suele hacerlo más por rutina y para descargas puntuales y, de hecho, cuanto menos coitos tiene el hombre más se masturba. Pero en cambio la mujer suele masturbarse más en la medida que tiene más sexo. Es decir: las mujeres no lo usan como un sustituto.

  • ¿Se han encontrado enfermedades generadas o ligadas a la masturbación?

No. Hay gente que se obsesiona, como con cualquier otra cosa. Pero efectos negativos de la masturbación ninguno. De hecho, salió en el ABC de españa una noticia que, por influencia de  religiosa de la Universidad de Navarra, insinúa que la masturbación es negativa y esto es completamente acientífico, es sólo una ideología religiosa. Es absurdo, es la anti-educación sexual para los jóvenes.
(leer)

  • Su libro explica que los humanos somos los únicos primates en practicar la fidelidad o monogamia sexual ¿Por qué?

La monogamia sexual es absolutamente cultural. Todas las explicaciones de la biología yo las critrico en el libro porque supuestamente éstas dan cuenta de “con qué instrucciones salimos al mundo”, pero estas “instrucciones” son tan cambiantes por la cultura que por ejemplo, genera el hecho de que formemos parejas estables donde en teoría contenemos el instinto de tener relaciones sexuales con otras personas que no sean nuestra pareja. Esto no es natural, pero no pasa nada con el hecho de que no lo sea, no es grave, hacemos muchas cosas que no son naturales, y está bien, porque por eso somos seres desarrollados.

  • ¿Los besos son más impactantes a nivel fisiológico que las caricias?

El beso humano debemos compararlo con el olfato de los perros. Los animales se huelen mucho porque es una manera de detectar si el otro es una pareja copatible o no, o si hay enfermedades. Nuestro olfato evolutivamente ha perdido fuerza, por eso lo suplimos con el beso. Tiene la misma función  que tiene el olfato en otras especies: comprobar la quimiocompatibilidad y la detección de posibles enfermedades. Siempre que hay un primer beso de dos personas, de manera inconciente se está haciendo una selección de si es una buena pareja o no.

  • A las personas que no sienten deseo de tener relaciones sexuales se les llama asexuales. ¿Esto es una enfermedad o una orientación sexual?

Una enfermedad no, porque no les genera ningún problema fundamental. Es una condición que, actualmente, ellos intentan declarar como una orientación. Así  como el homosexualimo se orienta por el mismo sexo o el bisexualismo por ambos, el asexualismo no se otienta por ninguno. Lo que la ciencia nos dice es que la mayoría de ellos son igualmente felices, entonces no es un problema.

Los asexuales de verdad son los que nacen con esta condición, que al cabo de un tiempo se refuerza. A diferencia de algunas personas que pasan lapsos de su vida sin tener sexo pero que después de un tiempo sí lo tendrán. No es lo mismo.

  • En una ciudad con un ritmo tan frenético como el de Medellín, gran parte de la población se ve afectada por el estrés ¿es cierto que su presencia nos hace menos sensuales?

La hormona que regula el estrés es el Cortisol y no tiene que ver directamente con la sexualidad, no es clave, pero cuando estás estresado se afecta la distribución de la grasa corporal, la manera cómo se acumula grasa, entonces algunas personas engordan. Lo que se ha visto es que la cara también se ve afectada cuando estás estresado, pues los cachetes se hinchan un poco más y el efecto es que te ves más feo o menos sexis. Pero hablamos de un estrés continuo, no de episodios esporádicos. Esta es una investigación de un científico que se llama  David Perret, él lo publicó y ya está avalado.

  • Entre todos los estudios, investigaciones científicas y situaciones que conoció y en las que participó ¿cuál fue la que más le impactó?

El sadomasoquismo, por partes positivas y negativas. Desde lo positivo porque visto de una manera muy neutra puede ser algo muy interesante de incorportar. Pero también vi situaciones extremas que me sorprendieron mucho. Daba escalofrío sólo ver cómo las personas hacían ciertas cosas, acciones de sufrimiento consentido a un grado que a mí, por más abieto de mente que sea, me sorprendieron.

 

Sobre Pere Estupinyá:

Pere Estupinyà es químico y bioquímico. Abandonó su doctorado en genética para dedicarse a la difusión del conocimiento científico. Ha sido Knight Science Journalism Fellow en el MIT y ha trabajado en los Institutos Nacionales de la Salud de Estados Unidos, y como editor del programa «Redes» de TVE. También trabajó como consultor en la Organización de Estados Americanos y el Banco Interamericano de Desarrollo, y ha escrito en diferentes medios de comunicación. Es un omnívoro de la ciencia, y no pierde ocasión de robar cerebros científicos con el objetivo de difundir su preciado contenido. Es autor de El ladrón de cerebros(Debate, 2010), Rascar donde no pica (EnDebate, 2012) y S=EX2, la ciencia del sexo (Debate, 2013).

Sitio oficial: http://pereestupinya.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>