Masajee su cerebro en el Coloquio de Astronomía

Coloquio Astronomía U de A - Explora

Imaginarse que Titán, una de las lunas (satélites) de Saturno tiene lagos de metano -una sustancia que en las condiciones de la Tierra estaría en estado gaseoso-  en su zona tropical, tal vez no sea una gran sorpresa para muchos: http://goo.gl/A9liZ

Pensar en la posible colisión de Andrómeda, nuestra galaxia vecina, con la Vía Láctea en aproximadamente tan solo 4 mil millones de años, puede no ser un motivo de preocupación urgente, pero es bueno preparase con tiempo: http://goo.gl/1sgz6

Un reality para ir a Marte en el 2023, con tiquete para una misión de ida sin regreso, probablemente pueda interesarle a más de uno que quiera darse unas vacaciones: http://goo.gl/NZUD1

Disfrutar de Time lapses con imágenes sorprendentes de auroras polares…

 

Seguir de cerca un día en la vida del Observatorio W. M. Keck…

 

Y Seguirle la pista a Venus en el tránsito que logró una interesante movilización social en Medellín, pueden ser algunos de los servicios de un verdadero spa del conocimiento.

Estas y otras aventuras, a la altura de las mejores películas de ciencia ficción, se viven cada viernes en el Coloquio de Astronomía U. De A. – Explora. Un espacio inexplorado por muchos y sorprendentemente atractivo para otros, donde con seguridad o al menos en mi caso, nunca se sale igual a como se entró. Es como la montaña rusa, ya sea que se te haga fácil o no, nunca te bajas como te subiste, al menos un poco despeinado.

Debo confesar que cuando me invitaron por primera vez al Coloquio de Astronomía, la imagen que se construyó en mi cabeza fue la de tres o cuatro personajes incomprendidos a los que denominamos ñoños, que probablemente no tienen otra cosa diferente que hacer un viernes en la noche. Pensé en qué ropa debía ponerme para mimetizarme entre el grupo y cómo adoptar una actitud intelectual para pasar desapercibida. Lentes, morral y algunos libros abrazados reforzarían la indumentaria, acompañados de otras estrategias básicas infalibles como sentarme en la última fila, esconderme tras el computador mientras juego Angry Birds y en caso de ser vista, asentir con la cabeza ante el discurso en chino que emitiera el sensei de ese grupo de iluminados. Pero eso sí, nunca, óigase bien, jamás osar levantar la mano para preguntar ante la más mínima presencia de duda (además porque seguro lo tendría que hacer todo el tiempo).

Y por último, en caso de emergencia, fingir demencia.

Esta descripción con un tinte de exageración, me es útil para decirles que tomar la decisión de traspasar la frontera imaginaria que creemos existe entre los gomosos de la ciencia (léase científicos, investigadores, aficionados y demás colados) y quienes caminamos desprevenidos de esos embrollos, puede resultar en una tarea titánica.

Como dijo el escritor argentino Domingo Faustino Sarmiento “La ignorancia es atrevida” y ante el temor de lo desconocido podemos en ocasiones armarnos de prejuicios, estereotipos e imaginarios que nos ayudan a tomar decisiones facilistas que logran hacernos perder de las maravillas de explorar pedacitos de universo.

Muchos son los personajes que nutren cada ocho días el coloquio y que distan mucho de parecer sacados de la película que me inventé inicialmente. Estudiantes de colegios y del pregrado de Astronomía, miembros de los diferentes clubes de la ciudad, aficionados y todo el que quiera asistir, hacen parte de la escena. Sin embargo, hay dos rostros que siempre se verán y aunque no precisamente podamos decir que sean la cara más linda del coloquio, si nos encantan con su pasión y creatividad a la hora de hablar de ciencia:

León Jaime Restrepo (@ljrq10) quien nos muestra semana a semana, una especie de Facebook solar con sus últimas actualizaciones de estado, que nos permite reconciliarnos con el astro rey y reconocer su verdadero rol, muchas veces reducido al de simple guía para saber qué zapatos usar, si empacar la sombrilla en el bolso o si el día será propicio para un exquisito bronceado de camionero.

Jorge Zuluaga (@zuluagajorge) por su parte, con su gran habilidad para divulgar la ciencia, realiza una estupenda selección y análisis de las noticias astronómicas más relevantes de la semana, invita a otros expertos y foguea a los chicos del pregrado de Astronomía, generando una atmósfera de confianza y respeto en la crisálida donde seguramente se gestarán los futuros científicos divulgadores.

Pues bien, lo mío con el coloquio fue amor a primera vista y aunque la relación ha sido algunas veces compleja, créanme que vale la pena pues en este espacio se vale equivocarse, se vale preguntar, se vale asombrarse.

 

Otras cositas para disfrutar

Coloquio de astronomía

http://coloquio-astronomia.wikispaces.com/

Astronomer’s Paradise