La arquitectura de la información, el primer pilar de la experiencia de usuario

La experiencia de usuario (UX, por su sigla en inglés) es una de las actividades digitales que mayor atención recibe en la actualidad. Esto se debe a la alta proliferación de dispositivos y a que las empresas están entendiendo que luchar únicamente en el campo de la atracción de nuevos usuarios, sin preocuparse por la retención, atenta contra sus resultados (atraer sin retener es costoso e ineficiente).

¿Qué es la experiencia de usuario? Existen dos ángulos para entenderla: desde la estrategia y desde la analítica. En el primer caso, el estratégico, es la planeación, diseño y seguimiento de los factores y elementos relativos a la interacción de las personas con los productos o servicios a través de los dispositivos; y en el segundo, el analítico, es la revisión y el análisis de la percepción, positiva o negativa, de las personas cuando interactúan con productos o servicios a través de los dispositivo. En pocas palabras, la experiencia de usuario es la actividad digital que sirve para planear y analizar la interacción entre humanos y aparatos.

La experiencia de usuario, en el caso digital, depende de la arquitectura de la información, la usabilidad, la accesibilidad y el diseño de la interacción. Las cuatro áreas de trabajo son igual de importantes y correlacionadas para la experiencia de usuario, tanto que el trabajo que se realice en una se reflejará en la otra (una buena arquitectura de la información aportará en la usabilidad y así sucesivamente).

Ahora bien, un buen punto de partida en el trabajo sobre la experiencia de usuario es la arquitectura de la información.

¿Qué es la arquitectura de información?

La arquitectura de la Información (AI) es un proceso de análisis e investigación que busca organizar, estructurar y clasificar información para que sea fácilmente encontrada, usada y comprendida por quien la necesita. Es decir, el arquitecto de la información es la persona que se encarga de que los usuarios entiendan con facilidad y rapidez la organización y ubicación de los contenidos dentro del sitio web.

Empezó a usarse en el contexto digital en 1959 por la empresa IBM, pero fue en 1975 que Richard Saul Wurman (fundador de TED talks) usó por primera vez el término “Arquitectura de la información” en su libro “Information Arquitects”; sin embargo, solo hasta 1998, Louis Rosenfeld y Peter Morville, publicaron “Information architecture for the world wide web” (el llamado “Libro del oso polar”) en el que adoptaron el término al ámbito del diseño de sitios web.

¿Cuales son los objetivos de la arquitectura de información?

Su principal objetivo es facilitar la comprensión y asimilación de la información y las tareas que ejecutan los usuarios en un espacio de información definido; adicionalmente, la arquitectura de la información busca:

  • Poner la información a disposición del usuario de una manera clara, relevante y significativa (hacer comprensible lo complejo).
  • Reducir las tasas de insatisfacción del usuario causada por no encontrar lo que busca o necesita.

Los 10 pasos de una buena arquitectura de la información

La arquitectura de la información pretende articular un conjunto de técnicas para ayudar al desarrollo y producción de espacios de información; con el fin de que la asimilación de contenidos por parte del usuario sea eficiente y efectiva, y para que el sitio sea accesible y usable. La arquitectura de la información se encarga de definir:

  1. El objetivo general y especifico del sistema de información (o sitio web).
  2. La definición, segmentación y entendimiento de cada una de las audiencias que usará la información.
  3. El diseño de la interacción entre usuario y herramienta.
  4. El diseño de la navegación de los contenidos.
  5. El etiquetado de los contenidos.
  6. La planificación, gestión y desarrollo de cada uno de los contenidos.
  7. La facilidad de búsqueda y el diseño de la interfaz de búsqueda.
  8. La usabilidad.
  9. La accesibilidad.
  10. La retroalimentación del resultado y los procesos de optimización.

Los 4 sistemas de la arquitectura de la información

Los arquitectos de información deberán trabajar al interior de la organización para construir una buena estructura de contenidos; aclarando y eligiendo 4 sistemas básicos:

1. El sistema de organización de la información: Aquí se debe definir como se agrupan (cuales serás las categorías y subcategorias), organizan (para que sea fácil de encontrar) y priorizan los contenidos (para hacer mas visible lo importante). Existen muchos tipos de sistemas de organización, pero los más reconocidos son: alfabético, cronológico, por temáticas, por ubicación geográfica, por solución o necesidad que satisface, por tipo de audiencia a la que va dirigido, por características físicas, entre otros.

2. El sistemas de navegación: La construcción de la forma como se navega tiene un alto impacto en la cantidad de contenidos consumidos por el usuario. De igual manera, las rutas de navegación ayudan a que el transito a través de la información sea natural y simple. Los principales sistemas de navegación son: jerárquico (cuando la información se anida en carpetas y subcarpetas), matricial (cuando se usan múltiples criterios jerárquicos) y contextual (cuando se usa la relevancia entre contenidos para sugerir la navegación).

3. El sistemas de etiquetado: La selección y unificación de rótulos agrega mecanismos de organización y navegación poderosos y versátiles al sitio web (que aportan alternativas de asociación y consumo de contenidos al usuario).

4. El sistemas de búsqueda: La fácil exploración, búsqueda y recuperación de los contenidos por parte del usuario es una de las principales tareas que debe realizar quien construye la arquitectura de información de un sitio web. Lo que no se encuentra no se puede utilizar.

6 consejos para mejorar la arquitectura de la información

1. Que sea lógico: Cuando construya la arquitectura de la información tome como ejemplo plataformas exitosas y usadas con frecuencia por su audiencia objetivo. El fin de esto es tratar de darle al usuario lo que ya entiende y lo que sabe usar.

2. Que sea escalable: Su sitio web y sus contenidos crecerán. Diseñe una arquitectura flexible que pueda escalar con el tiempo para incorporar nuevos contenidos, secciones o métodos de navegación.

3. Proteja los detalles: Muchas veces los pequeños detalles entorpecen la arquitectura de la información. Sea claro con la elección de las etiquetas, con el nombrado de los contenidos, con las palabras y las formas que usa para comunicar.

4. Limite las opciones: Ofrecer muchas alternativas puede causar confusión en los usuarios. Es preferible esforzarse para comunicar y educar al usuario a hacerlo para generar variantes de navegación o formas creativas de organización (No queremos decir que sea un error buscar formas creativas de organizar o navegar, sino que excederse en alternativas puede ser contraproducente).

5. Trabaje en su buscador: Un buscador robusto, intuitivo y que ofrezca siempre un resultado soluciona cualquier pequeño error en la arquitectura de la información.

6. Agregue herramientas: Existen muchas herramientas tecnológicas que apoyan la arquitectura de la información, úselas y promueva su uso. Un ejemplo de estas herramientas son: los mapas de sitio, la miga de pan, entre otras.

Bibliografía

Algunas definiciones fueron tomadas de Wikipedia.
CLAUDIA CHITIVA. Arquitectura de la Información (para sitios web profesionales). Oct, 2013. Slideshare.
DANI REGUERA BAKHACHE. Arquitectura de información de mi web. Ene, 2014. Slideshare.
VERONICA TRAYNOR. ¿Qué es la arquitectura de la información (AI)?. Abr, 2012. Blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>